24 julio 2017: Estamos cerrando un año que ha sido intenso y lleno de oportunidades transformadoras

24 julio 2017. VIENTO Planetario 10. Onda del Caminante del Cielo. Tierra 4 y Serpiente 3 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 Aj.

Este es un día en el que podemos integrar en la comunicación a nuestra parte más espiritual, expresando así lo que sentimos y lo que somos. La palabra adquiere así más fuerza y se vuelve amorosa (tono 10). Es la palabra perfecta, que convierte al caminante en caminante del cielo.

Estamos en el último día de este año maya 2016 que, como tormenta 11, ha llenado de oportunidades transformadoras todo el periodo. En este día también aparece la tormenta como sello oculto, siendo por lo tanto un cierre de año intenso. Los cambios, interiores y exteriores, se mantienen hasta el final

El 25 de julio será el día fuera del tiempo y el 26 de julio comenzará el nuevo año maya, como semilla 12. Son días para recapitular.
Gracias y bendiciones.

La mujer es el águila y tiene que llevar al colibrí cada vez más alto

LA MUJER ES EL ÁGUILA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

La mujer es el águila y tiene que llevar al colibrí cada vez más alto hasta llegar al borde, a la frontera dimensional de la vida, donde comienza el mundo divino.

La mujer es el águila y tiene que llevar al colibrí en su vuelo cada vez más alto, pero antes el colibrí tiene que ser el colibrí, recuperando el alma, desapegándose del ego, soltando y siendo ligero, y abriendo el corazón.

La mujer es el águila y Maat, y entonces lleva al colibrí donde comienza el cielo, y desde ahí el colibrí entra en el interior al corazón del cielo.

Claro, que quizá el hombre pudiera ser el águila y la mujer el colibrí, pero da igual, donde “tú eres yo” y “yo soy tu”, ¿dónde está la frontera?

El vuelo del águila y del colibrí borran las fronteras.
Ese quizá es el segundo colibrí, el que entra en el corazón del cielo.

23 julio 2017: Estamos en el tercer día fuera del tiempo, asociado a la energía femenina, amorosa y maternal, que impulsa la energía vital

23 julio 2017. DRAGÓN SOLAR 9. Onda del Caminante del Cielo. Semilla 4 y Serpiente 9 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 2 Tzikin.

Estamos en el tercer día fuera del tiempo, asociado a la energía femenina, amorosa y maternal (dragón), que impulsa la energía vital (serpiente, tono 13). Son días de intensidad, donde se puede recapitular y colocar todo lo sucedido en el año maya.
De forma evolutiva estamos conectando con lo que somos, elevando nuestra kundalini en unión con la kundalini de la tierra, antes de comenzar el nuevo ciclo del año maya.

Estamos en el camino, fluyendo. No hay marcha atrás.

Gracias. Bendiciones.

La kundalini, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar

LA KUNDALINI (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)
La kundalini, como la savia de los árboles, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar. La primera tarea para el trabajo con la kundalini es abrir los chakras superiores para propiciar el descenso de la luz, que es la kundalini celeste.

En nuestro código determinamos que la fuerza que va desde la tierra al corazón del cielo es ascendente, aunque desde un código celeste sería descendente, porque el centro estaría en el lugar celeste, y siempre lo que va hacia el centro es descendente.
Así, en nuestro código, del centro de la tierra hacia fuera, es decir, de los pies a la cabeza del ser humano, decimos que es ascendente.

La primera tarea es abrir la puerta a la kundalini celeste, para que descienda por el cuerpo hasta conectar con la tierra. Y en un segundo momento, abrir la puerta a la kundalini de la tierra, para que ascienda y vaya a buscar a la kundalini celeste del cielo.

Entonces es preciso abrir en primer lugar los chakras superiores, progresivamente hasta abajo, incluyendo a ser posible chakras espirituales de naturaleza no corpórea, y posteriormente abrir los chakras inferiores para favorecer el ascenso.
Eso evita muchos problemas, como que la energía se quede retenida en chakras superiores, pero sin enraizamiento, lo cual provoca alejamiento de la realidad.

Esa doble apertura, a una fuerza descendente, que se incorpore al interior de la tierra, y una segunda apertura a una fuerza transcendente que vaya a buscar lo celeste, evita muchos problemas.

El corazón es el lugar privilegiado y de intercambio de estas dos energías. A partir de ahí, del cuarto chakra y del timo en la proximidad del corazón, se puede comenzar a nutrir los distintos cuerpos del aura; los distintos cuerpos aurales pueden ser meditativamente nutridos desde el corazón y el cuarto chakra, favoreciendo su expansión, limpieza y descarga.

La luz descarga y limpia, y la tierra lo devuelve. Cualquier cosa que generaba un problema, al contacto con la tierra se ve alquimizado y se transforma, devolviéndolo la tierra con vitalidad.

Por eso el tercer paso, después de conectar conscientemente con la energía celeste y la energía de la tierra, es abrir el corazón a la kundalini del cielo, a la energía Dios, a la paz y al amor.
Es el tercer punto meditativo, que configura una nueva realidad, nutriendo al espíritu y al ser.

22 julio 2017: La transformación da paso al crecimiento y al florecimiento

22 julio 2017. SOL Galáctico 8. Onda del Caminante del Cielo. Perro 3 y Serpiente 2 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 1 Ix.

Nos encontramos en el segundo de los cinco días fuera del tiempo, llamados epagómenos por los egipcios. Son días de ajuste o preparación antes del nuevo año maya.
El sol ilumina con fuerza este día, transmitiendo toda su luz e intensidad, para que podamos encontrar con claridad el camino a transitar, superando patrones mentales y limitaciones personales, familiares o sociales. Cuando hay luz ya no tiene sentido el “no puedo”, “no soy capaz” o “no encuentro el camino”.
Es un día de expansión, de encontrar nuestro sitio y conectar con lo que somos.

Está acabando un ciclo y pronto comenzará otro. También en nuestra vida puede suceder así.
La transformación del año maya 2016, tormenta 11, dará paso al crecimiento y florecimiento de la semilla 12 en el año maya 2017.

Gracias. Bendiciones.

Onda evolutiva del Caminante del Cielo

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:
Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4:
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

21 julio 2017: El cielo cada vez está más cerca de la tierra. En este día favorece las transformaciones

21 julio 2017. TORMENTA RESONANTE 7. Onda del Caminante del Cielo. Tierra 3 y Serpiente 8 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 13 Aj.

Estamos en un momento donde los cambios no solo son posibles sino esperados. Se trata de grandes transformaciones, que pueden cambiar nuestro mundo interior y exterior, aunque quizá no seamos conscientes totalmente, como sucedió en el año 2012, cuando una puerta se abrió a nuestra conciencia y se hizo posible el inicio del cambio ascensional.

Quizá sean solo palabras y no suceda nada. Solo cada uno de nosotros podemos comprobarlo mediante la vivencia. Al menos podemos estar abiertos a que sucedan las resurrecciones y milagros. Quién sabe, quizá sea hoy el momento.
Sabemos que en el interior de la tormenta está el espíritu (viento, sello oculto), guiando y facilitando los cambios.

De forma evolutiva estamos elevando nuestra energía vital, conectando con el corazón del cielo y el corazón de la tierra. Desde la tradición de los abuelos se ve complementado con el caminante del cielo transcendente (13 Aj).

El cielo cada vez está más cerca de la tierra.

Gracias. Bendiciones.

El caminante del cielo

EL CAMINANTE DEL CIELO (Extracto del Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.
No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.
Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.
Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.
Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

LA ONDA 13:
Como final de onda, el 13 indica transcendencia. Pero el Tzolkin también muestra la onda 13, que comienza en la Tierra y termina en la Luna.
El uno siempre es Dragón, pero el trece es como sello, es decir de forma individual, un Caminante del cielo, y como onda, es decir como asunto grupal, Tierra.

LA ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO:
El Caminante del cielo, en su onda propia termina en la Serpiente, y la Serpiente es energía, kundalini, una energía de elevación, pero asociada al gozo.
Hay un intercambio de contenidos entre la situación del sello en el lugar 13, y la situación del propósito, Caminante del cielo, como onda en el lugar quinto, que es el de la Serpiente.
Por ello, Caminante del cielo siempre es energético. Su gozo, su expansión, su exploración del espacio son enclave de plenitud y de fuerza. Y su conexión es directa con el Dragón, porque el Dragón es rojo, y el Caminante del cielo también es rojo y un inicio, sólo que en otro nivel.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012-2013.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero ni por la publicidad ni por las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La serpiente, con su cabeza levantada, es un ejemplo de iluminación

Reescribir la historia es pasar de la serpiente al águila. Es pasar de esa serpiente, ese gusano, al águila.
El águila ya no huye, pero verás que una serpiente siempre huye cuando la miras.
Si miras al águila, se acerca, dando vueltas cada vez más cerca.
Es el paso de abajo a arriba; es una elevación.

Cuando decimos que el águila ya no huye quiere decir que cuando evolutivamente te sitúas como águila estás en un momento en que no huyes. Has dado el salto evolutivo y has abandonado el territorio donde la relación con la vida te situaba a la defensiva y entonces fácilmente huías, que es lo que está representado en la serpiente como inicio.

La serpiente que huye está en el nivel más bajo, pegado a la tierra, pero hay un momento en que la serpiente se eleva y ese movimiento es el inicio del águila. La serpiente o la cobra, con su cabeza levantada, es un ejemplo de iluminación, y podemos considerarlo como el primer paso del vuelo.

20 julio 2017: La interacción con el otro muestra cuáles son nuestras heridas, pero también cuáles son nuestros dones

20 julio 2017. ESPEJO Rítmico 6. Onda del Caminante del Cielo. Semilla 3 y Serpiente 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 E.

Es un día para amar, pero quizá desde un punto de vista diferente: amar al otro desde nosotros, o a nosotros desde el otro, porque la ley del espejo es la ley del amor, donde “tú eres otro yo, y yo soy otro tú” (in lak’ech).
Decíamos el otro día que enjuiciar es una forma de marginación o de exclusión, pero si el otro es un espejo nuestro, también sería una forma de separarnos o excluirnos nosotros.
Es como cuando no queremos o podemos perdonar y guardamos algún rencor. Quizá, sin darnos cuenta, estamos dañándonos internamente, enganchándonos a algo del pasado que nos impide acceder al presente y mirar el futuro.

La interacción con el otro nos muestra cuáles son nuestras heridas y hechizos, pero también cuáles son nuestros dones y facilidades.
Limpiar el espejo, eliminando distorsiones, es una puerta para vivir la realidad del cielo aquí en la tierra (onda del caminante del cielo). Y es posible. Ahora, en este momento. Con amor.

Gracias. Bendiciones.