25 junio 2017: El cielo está a nuestro alcance, más cercano que nunca, para vivirlo en la tierra

25 junio 2017. CAMINANTE DEL CIELO Resonante 7. Onda de la mano. Espejo 2 y Noche 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 13 kej.

En este día, según indica el tono 7, hay una facilidad para explorar caminos nuevos convirtiendo lo imposible en posible. Se pueden modificar los patrones limitantes mentales, las convenciones sociales, el “no puedo” o “no soy capaz”. En este día podemos canalizar energías posibilistas, abriendo caminos nuevos y, lo más importante, disfrutando con ellos.
El cielo está a nuestro alcance, más cercano que nunca, para vivirlo en la tierra.

Quizá sea buen momento para recapitular, tomando conciencia de los errores que hemos cometido en relación al amor (onda de la mano), es decir, cuándo hemos actuado desde el miedo, la inseguridad o el ego; cuándo no hemos sido capaces de actuar desde el amor; o cuándo la confusión ha sido superior a la claridad.
Simplemente tomar conciencia de ello hace que resulte más fácil cambiar de patrones y actitudes mentales, y entonces, avanzar hacia ese cielo en la tierra que nos está esperando.

Desde el nawal aparece la mano en forma transcendente (mano 13), como resultado final de la elevación de la visión (onda del águila)
Entrar en el presente, con conciencia (color azul) nos eleva y sana.

Gracias por estar ahí. Bendiciones.

La sabiduría y el amor de las partículas subatómicas

LA SABIDURÍA Y EL AMOR DE LAS PARTÍCULAS SUBATOMICAS (Del libro en preparación “Tiempo de Ser”)
Las partículas subatómicas están, pero no necesitamos saber dónde, porque no son una creación nuestra sino que estaban antes, por lo menos antes de este despertar de la conciencia, que termina asumiendo una identidad.
Las partículas subatómicas están y simplemente es necesario saberlo y reconocerlo. No necesitamos que estén inmóviles o quietas, esperando a que las miremos, algo por lo demás prácticamente imposible y por tanto carente de sentido. Pero están.

El paso posterior es reconocer que están haciendo exactamente lo adecuado.
Su programa, actuación y su decisión de hacer, hagan lo que hagan, no es resultante de una orden, creación o deseo nuestro, sino que están. Pero el siguiente paso para la expansión de la conciencia individual, por donde quizá se va a asomar el todo, es reconocer que están haciendo exactamente lo adecuado, conveniente y necesario para sostenerte y apoyarte en tu acción, sea cual sea ésta.

Reconocer la sabiduría de estas partículas es reconocer la sabiduría de la creación y reconocer su ser espiritual sabio.
Reconocer la existencia de algo que no ves es adentrarte en lo que hay más allá de la forma, y eso solo lo puedes hacer reconociendo también su sabiduría, y en el nivel máximo de sabiduría, reconociendo su amor.
Aunque sabiduría y amor parecen dos cosas diferentes, posiblemente el máximo de la sabiduría esté en el amor, no en el antiamor. Es decir, el máximo de sabiduría conlleva también el máximo de amor.

Entonces, estamos entrando en algo donde lo que se mueve no es visible pero sí reconocible a través de un diálogo interno, porque las acciones también son parte de un diálogo. El diálogo puede ser de palabra, pero también de hechos, que es el lenguaje de los símbolos. Es decir, puede ser a través de palabras pero también a través de palabras no formuladas o telepáticas, pero que se traducen en acciones.
Por ejemplo, si haces una reverencia o un gesto de respeto con la cabeza, ese hecho es también una palabra. Si respetas esa fuerza sabia de máxima sabiduría que también traduce el amor, y lo reconoces a través de un gesto exterior, tiene un valor similar al que tuviera una palabra.

Por eso en algún momento de la historia se ha utilizado el hecho simbólico y gestual, y en algún momento ha comenzado la acción expresada a través de la palabra. También antes se expresaba a través de la palabra, pero hay un paso que está traduciendo una expansión de la conciencia, donde no es necesario gestos exteriores sino una actuación interior, que traduce el diálogo interior.

Ese diálogo interior e invisible, solamente conocible por tu conciencia, te sitúa en el interior de la realidad, más allá de la forma, donde se mueven estas fuerzas que has reconocido como sabias y amorosas, con una sabiduría toti potencial, que abre todas las posibilidades y se traduce en hechos milagrosos, donde lo que sustenta es el amor pero también la plasticidad de posibilidades de la realidad.

En la realidad hay un momento donde las leyes saltan, son innecesarias y no funcionan, y entonces se producen hechos milagrosos, absolutamente fuera de los contornos que delimitan las leyes como posible.
Cuando entras en el diálogo interior estás interactuando de forma dialogante con esa fuerza todopoderosa y omnisciente y amorosa que crea la vida.

24 junio 2017: Soltando lo que ya no tiene sentido para asumir desde la libertad el propio camino

24 junio 2017. HUMANO Rítmico 6. Onda de la mano. Serpiente 2 y Noche 12 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 keme

En este día nos encontramos ante una oportunidad de sanación (onda de la mano). Pero aunque la puerta está ahí, al alcance (el tono 6 es una puerta) de la mano, el ser humano es libre para atravesarla o no. Quizá le de miedo acceder a lo desconocido o tema perder la seguridad de lo que ahora cree tener, pero la oportunidad es grande y cada persona está intuyendo la grandeza de lo que hay más allá.
En cualquier caso la libertad es uno de los dones que posee el ser humano en este camino de maduración que le acerca a los pensamientos elevados.

Desde el interior hay un trabajo de limpieza emocional (luna, sello oculto). Precisamente en algunas tradiciones la noche de San Juan es el momento propicio para soltar lo que ya no tiene sentido: bloqueos emocionales, actitudes repetitivas, patrones mentales…
Pero no se trata solo de soltar lo que ya no sirve sino de que el ser humano se reconozca como tal, asuma su propio camino y conecte con su luz interior, desarrollando y compartiendo sus dones.

Estamos en el camino. Gracias y bendición.

Relativizar, flexibilizar y deslocalizar

RELATIVIZAR (Del libro en preparación “Tiempo de Ser”)
Se trata de relativizar, es decir, flexibilizar y deslocalizar.
Una vez que la conciencia, el espíritu, el alma o el ser interior reconocen la existencia de partículas subatómicas, ya no se trata de tener ideas fijas de las cosas, sino posibilistas, porque en definitiva sabemos que las partículas subatómicas están, y eso es lo importante, saber de su existencia.
Pero, aunque digamos que están ahí, no sabemos dónde exactamente, al menos de la misma manera en que sabemos dónde está aparcado mi coche en la calle, porque las partículas subatómicas que están, son y forman parte de la realidad real y profunda, no están quietas. Nada está quieto; la vida no es inmovilidad y mucho menos rigidez.

Las partículas subatómicas diseñan la realidad. Sabemos que están pero no necesitamos saber exactamente dónde. Es una realidad que requiere el aprendizaje de la flexibilidad mental y por tanto también de la flexibilidad empática, que no es exigente. Se parece un poco al agua, que no necesita ninguna forma precisa pero se adapta a cualquiera.

Al aproximarse al Tzolkin también conviene hacer un ejercicio de flexibilidad, de deslocalización y des-rigidez. Hay un Tzolkin tipo que tiene un comienzo, pero también es posible que haya tantos Tzolkin como personas, y por tanto con tantos comienzos como personas. El descubrir el Tzolkin personal, que comienza el día que tú naces, es importante.
Hay un determinado momento en que la cosmovisión incluye las partículas subatómicas, la teoría de las cuerdas y la comunicación lumínica del ADN – todo eso también es cosmovisión- , y entonces la rigidez es contraria al Tzolkin.

El Tzolkin requiere un aprendizaje y un desaprendizaje. Es importante saber que las cualidades descritas por el Tzolkin están o son, pero es también importante abrir las posibilidades, ya que de esa manera estás abriendo tu propia cosmovisión personal o visión personal de la realidad.

Se trata de revivir o activar a tu Tezcatlipoca, limpiando tu espejo.

23 junio 2017: Hoy podemos conectar con la sabiduría de nuestro niño interior

23 junio 2017. MONO ENTONADO 5. Onda de la mano. Humano 2 y noche 5 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 11 Kan

Nos encontramos en el quinto día de la onda de la mano, que está asociada a la acción sana, a la impecabilidad de la acción, a entrar en el presente con intensidad y conciencia y a pedir perdón, si así lo sentimos, por las faltas cometidas respecto al amor.
Y en este quinto día vemos que lo que da fuerza a la acción y la convierte por lo tanto en sanadora es la alegría y la inocencia (mono). Cuando entramos en el presente sin prejuicios ni etiquetas, sin condicionantes previos y sin expectativas, sin miedos ni angustias, nuestra acción es sanadora.

Es un buen día por lo tanto para sacar a nuestro niño interior, para atrevernos a ser “políticamente incorrectos”, desde el amor (perro, sello oculto) y la inocencia.
Quizá hoy podamos soltar responsabilidades, cargas y presiones, abandonando la inquietud o inseguridad por el mañana, dedicándonos a sonreír y reír, a jugar.
De esta forma estaremos conectando con nuestra sabiduría interior, que aflora desde el niño interior, porque no es producto de los últimos años sino de todas las generaciones que han vivido antes que nosotros y de todas nuestras vidas anteriores.

Hoy podemos conectar con la sabiduría de nuestro niño interior.
Gracias. Bendiciones.