30 de agosto. El poder del mago reside también en su empatía para conectar con el/lo otro

30 de agosto. MAGO Resonante 7. Viento 13 y Sol 10 en el Tzolkin evolutivo
En el día de hoy tenemos la posibilidad de conectar con el subconsciente colectivo, transmutando lo que ya no tiene sentido, y atrayendo las nuevas energías, que son necesarias para la nueva sociedad que estamos creando.
Ya está hecho, por lo que sabemos que es posible, pero a la vez tenemos que crearlo, desde la atemporalidad.

La sabiduría consiste en parte en saber adaptarse a las nuevas energías, situaciones y personas, situándonos cada vez más en el papel del mago, que es capaz de conectar con la realidad más allá de la apariencia y la forma, pero sin agarrarse o asociarse a un tiempo/espacio concreto o finito.
La realidad es mucho más amplia de lo que se ve aparentemente, por lo que las alternativas a nuestro alcance también son muy superiores a lo que inicialmente pensamos.

Desde el interior de cada persona estamos sanando ese subconsciente colectivo (mano, sello oculto). Es un trabajo personal con una gran implicación grupal, y por supuesto mucho más gratificante, al ser posible compartir y acompañar. De hecho, en estos momentos es necesario esa interacción y ayuda mutua para crear la malla luminosa entre todos los seres humanos, y sostener así energéticamente el salto evolutivo.

El poder personal del mago reside en su interior amoroso, pero también en su empatía para conectar con el/lo otro.

Gracias y perdón. In lak’ech

Tradiciones hermanas del 29 de agosto. Hay una invitación a explorar, dentro de la impecabilidad de la acción

29 de agosto
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 29 de agosto. Caminante del cielo y mano.
El kin del día es el caminante del cielo 6, que pertenece a la onda de la estrella. Nos presenta una vivencia de la quinta dimensión, ya que la estrella es la última onda del quinto castillo, que hace referencia a la sociedad de las estrellas, la sociedad de los seres de luz.
La quinta dimensión aparece como un escenario donde las personas han evolucionado y se han hecho transparentes a la luz, es decir, no tienen estrategias a la hora de relacionarse, porque la transparencia a la luz te convierte en telépata permanente y en canal permanente, traduciéndose exteriormente cualquier cosa que piensas y sientes.
Precisamente por eso es por lo que es necesario todo el trabajo anterior de eliminar hechizos y pensamientos limitantes, y también vivir esas experiencias iluminatorias que expanden tu conciencia y te unen a todo, porque la luz es amorosamente unitiva y las personas en esa dimensión son luz.

En la imagen del nawal vemos la mano con la fuerza 12, que pertenece a la onda del guerrero. La onda del guerrero es la última onda del cuarto castillo, que expresa la cuarta dimensión. Es justamente donde estás haciendo ese trabajo de eliminar hechizos y expandir la conciencia.
La mano, que vemos asociada a la impecabilidad de la acción, o a la acción sana, también contiene un elemento imprescindible de la cuarta dimensión como es restaurar la malla que te une a todos los seres humanos y a la realidad, al reconocer cuándo estás actuando en contra del amor, y entonces a favor del ego.
El miedo excluye el amor, porque favorece el instinto de supervivencia que está asociado al ego. Cuando no sientes amor, no estás unido a la vida a través del amor, poniéndose en marcha un proceso ciego de supervivencia. Esa ceguera es la que desactiva la conexión con la luz y con las neuronas espejo.

Por eso la iluminación es una apertura de los ojos; es la apertura al ver. Eso está recogido en algunas tradiciones como el ojo de Ra, pero no es imprescindible asociarlo con ello, aunque sí con la apertura de la visión del amor, porque Ra es el amor: cerrar el ojo del odio y abrir el ojo del amor; cerrar el ojo del miedo y abrir el ojo del amor.
Al ojo de Ra también le podemos llamar águila, que ve la maravilla. Ese es el momento en que estamos, en la apertura del ojo que ve la maravilla.

En la imagen que nos presenta el día vemos al caminante del cielo con tono 6, que nos indica que hay una puerta a la quinta dimensión a través de entrar con conciencia en la exploración de las posibilidades, dentro de la impecabilidad de la acción, que es lo que expresa el nawal.
Aquí, la impecabilidad de la acción precisa que es una forma de colaborar con todo lo existente (tono 12). Hay una invitación a explorar todas las formas dentro de la impecabilidad de la acción, colaborando con todo lo existente.
Eso es justamente lo que te sitúa en la frontera de las dimensiones.

La forma evolutiva, donde vemos la luna 13 y la luna 11, nos sitúa en el agua y en la emoción.

29 de agosto. Los límites y resistencias en realidad son hechizos

29 de agosto. CAMINANTE DEL CIELO Rítmico 6. Luna 13 y Sol 3 en el Tzolkin evolutivo
Nos encontramos ante una puerta (tono 6) a través de la cual podemos explorar, de forma gozosa, todo lo que hay más allá de la realidad aparente. Los límites que creíamos existían y nos impedían avanzar, pertenecen a una realidad que ahora podemos transcender, al atravesar esa puerta que nos lleva a lo óptimo.
Cuando nos hemos desprendido de los hechizos que distorsionan nuestra visión y hemos comprendido que las emociones nos ayudan a crecer, es cuando podemos expresar y compartir nuestra propia luz, reconociéndonos como seres de luz.

¿Cuál es el límite?, ¿hasta dónde podemos llegar?, ¿qué nos dificulta o impide avanzar?
Si nos alineamos con el corazón del cielo todos los límites y resistencias pueden desaparecer, porque también son hechizos y no tienen consistencia en la realidad más allá de la forma.

Podemos acceder a la otra realidad. Demos una oportunidad a la sociedad, a cada uno de los que estamos construyendo la nueva sociedad.
Gracias y perdón. Yo soy otro tú.

¿La emoción es una respuesta química?

¿LA EMOCIÓN ES UNA RESPUESTA QUÍMICA?
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”).
Quizá creemos que estamos hablando de emociones y de lo que estamos hablando en realidad es de vivencias.
Quizá pensamos que las emociones son el resultado de la química del cuerpo y que la serotonina o la dopamina te producen bienestar o felicidad, y que la adrenalina te dispara actitudes de ataque o huida, de modo que la química que produce el cuerpo favorece estados de ánimo.

Pero quizá de lo que estamos hablando es de la respuesta a las vivencias, es decir, a hechos que suceden en presente. Ese es el territorio de las vivencias experienciales, y según sea la actitud con la que entras en presente en esa vivencia experiencial, tu cuerpo va a producir esa reacción química.

¿Es la emoción la que se asocia a la respuesta química o es la actitud la que despierta esa cascada hormonal?
Porque si es la actitud, se trata de un trabajo espiritual, pero si la respuesta química es la que despierta un estado emocional, entonces pudiera ser que se arreglase con cuatro complementos alimenticios, que si un poco de litio, melatonina, complejo de la vitamina b o un poco zinc.

Si es la actitud, entonces el asunto es de conciencia. El intercambio, la oxidación-reducción que sucede en presente, puede traducir la conciencia. Si hay que producir melatonina, la produce, porque el viaje de las partículas subatómicas es hacia el oro y el platino, es decir hacia la supernova. Y, por cierto, se lo conoce bien.

En el Tzolkin el 52 es un número de poder, y también el 73

En 52 años se viven 73 Tzolkin, de 260 días cada uno.
52 es un número de poder del Tzolkin, que corresponde por un lado a los días de un castillo, y por otro lado a los 52 años, que es el tiempo que tardas en volver a situarte en tu kin de nacimiento, y que también da origen a los 52 posibles inicios de año.
De este modo vemos que 52 es un número Tzolkin que corresponde a vivir todas las posibilidades de tu kin, recabando toda la información posible, para al volver a repetir las experiencias, hacerlo con una conciencia plena.
Eso traduce también las 73 veces que vives cada uno de los kin del Tzolkin, de tal manera que el 73 también es un número de poder, de recibir una información completa.

Encontramos que también son 73 vinales los que hay en un periodo de 4 años, es decir, de bisiesto a bisiesto (365 días X 4=1460; 1.460/20=73). Todos los bisiestos inician el periodo el 1 de marzo y ese día siempre es el sello humano.
Como sucede cada 4 años, o con un ritmo de 4, en los 3 otros años aparecen los otros sellos de la familia (tierra, viento y mano), pero a los 4 años vuelve a ser humano, incluso aunque no sea bisiesto. Es el ritmo de 4, que es con el que aparecen los sellos de la familia.
De esta forma, cada vinal en este periodo lo vas a vivir 73 veces, de la misma manera que en un periodo de 52 años vives 73 veces todo un Tzolkin.

Eso hace que cada vinal se pueda equiparar a un Tzolkin. Hay una información compactada disponible a la conciencia abierta a esa posibilidad. Y eso es de lo que se trata.
En este día, que es humano 5, iniciamos un nuevo vinal que es el número 10 de este periodo entre bisiestos. Si cada vinal es similar a un Tzolkin, cada día del vinal es similar a una onda, de modo que hoy puedes vivir todas las experiencias asociadas a la onda del dragón.

Por otra parte, los 73 vinales, que serían equivalentes a los 73 Tzolkin que vives en 52 años, los podemos traducir a casillas del Tzolkin.
El kin 73 del Tzolkin es el caminante del cielo íntegro, en tono 8. Es la integridad que te transforma en un caminante del cielo, que podemos decir es lo que sucede a los 52 años.
De esta manera, al atribuir a cada Tzolkin de los 73 y a cada vinal de los 73, la equivalencia con un día del Tzolkin, al comenzar el vinal 10, estarías en el perro 10, amor incondicional perfecto.

Así, nos situamos en un periodo de tiempo que puede ser simplemente un día, pero que también puede contener todas las vivencias de un vinal y también todas las vivencias de un Tzolkin completo, con la característica del amor incondicional.

Tradiciones hermanas del 28 de agosto: La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía

28 de agosto
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 28 de agosto. Humano y Enlazador
El kin del día es el humano 5 y el nawal es el enlazador de mundos 11. El humano habla de la libertad y también del ser humano.

El enlazador presenta un simbolismo más complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs.
Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.

Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.
La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.
La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.

Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva.
Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.

En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos.
Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.

Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.

El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.
En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.

En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad.
En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO.
Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores.
Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

28 de agosto. La fuerza del agua y la emoción, y la fuerza de la luz acompañan al ser humano

28 de agosto. HUMANO Entonado 5. Guerrero 13 y Sol 9 en el Tzolkin evolutivo.
El ser humano está en expansión, en un proceso de maduración que le lleva a ser sí mismo, a crecer y a florecer (sellos y ondas de color amarillo). Y todo eso lo hace creando una malla que le une al resto de seres humanos, porque es la humanidad la que está evolucionando, junto a la tierra, con la fuerza de las emociones que surgen desde su interior (luna, sello oculto).
La fuerza del agua y la emoción, y la fuerza de la luz acompañan al ser humano.

Quizá la característica más destacada en estos momentos sea el libre albedrío del que dispone el ser humano en su proceso creador de la nueva sociedad. Es posible errar, realizar ajustes y explorar. Todo sirve, menos quedarse en un rincón, es decir, sin interactuar con los demás o sin vivir la vida.
Aprovechemos las experiencias que tenemos a nuestro alcance, desde el amor.

Gracias por vivir de forma activa, creando sociedad.
Perdón por sentir en algún momento que “no puedo”.

Onda evolutiva de la estrella: la vivencia de la transcendencia, más allá de la forma

onda evolutiva estrella
ONDA EVOLUTIVA DE LA ESTRELLA:
La onda de la Estrella, que como sello se asocia con la belleza, la ética, la estética y la armonía, encuentra su lugar en el Tzolkin en la columna 13 y más concretamente en los 13 últimos sellos.
De este modo, cualquier contenido que queramos darle a la estrella como onda debe incluir la expresión de la transcendencia, que es lo que se atribuye al tono 13.
La onda de la estrella es una vivencia de la transcendencia, como algo espiritual más allá de la materia y de la forma. A este contenido se le añade, como expresión de la sociedad de la estrella donde encuentras a tus pares, el de la pluralidad, donde uno y todos los unos gozan, viven y se nutren de la presencia de los otros, o sea de los demás.

También nos recuerda, posiblemente con algún nivel interrogativo, cómo en los libros sagrados de la tradición sagrada el primer nombre con que se expresa la realidad Dios es con un plural: Elohim. El uno aparece como plural, quizá para incluirte en el uno sin dejar de ser tú.
El uno incluyente de Elohim mantiene abierta siempre la puerta al despertar, donde tú te reconoces en él, invitándote precisamente a entrar en la realidad, ya que uno de los contenidos que expresa el espejo es “ser la realidad”, pero la realidad del amor.
Al mirarte en la realidad del amor permites que el amor te transforme y ahuyente el miedo, dejando fuera todo lo relativo al depredador, que es aquel que busca la vida fuera del amor, o sea en la dominación.
La estrella, cuyo contenido es que encuentras a tus pares, también está hablando de la realidad uno, que se realiza de forma plural. Este es un contenido que está asociado a la transcendencia.

Evolutivamente, todos los tonos 13 de las 13 últimas ondas van a aportar un contenido a la onda de la Estrella, por su situación en la columna 13.
El 13 como tono expresa la transcendencia y como sello el gozo del caminante del cielo. La onda 13 es la tierra, cuyo propósito es la actitud del voluntario, donde quizá podamos encontrar que se trata del voluntario para el amor. La luna 13 es la transcendencia en la onda de la tierra, encontrando el voluntario la emoción como algo transcendente.

Por otra parte, la onda 20 de la estrella, evolutivamente, es decir cuando ordenas el Tzolkin siguiendo las ondas, se va a situar sobre las casillas que ocupan el sello 20 del sol. De modo que uno de los contenidos de la onda de la estrella es el sol.
Los valores del 20 son propiamente los que aporta el sello del sol como luz, pero también como la parte no visible de la luz, ya que el 20 como vinal sería el día sin tiempo, que puede ser traducido a Neftis como la parte no visible de la realidad visible: sincronías, repeticiones, sucesos fortuitos, el que nazcas en un sitio, el que encuentres a una persona, etc. Todo eso entra dentro de los sucesos transcendentes cuando lo miras adecuadamente, reconociendo la actuación de lo uno múltiple sin forma.

Se trata de olvidarse de la guerra y afianzarse en la paz, que nutre la pluralidad y es una expresión de la transcendencia.

Tradiciones hermanas del 27 de agosto: eliminando la adición al esfuerzo y al sufrimiento

27 de agosto
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 27 de agosto. Mono y Serpiente.
El kin del día es el mono 4, que expresa cómo lograr el propósito de la estrella. Nos dice que a través de la recuperación de la inocencia y a través de la alegría es como logras el propósito de la estrella de la sociedad de seres de luz.
Al mismo tiempo, el nawal del día es la serpiente con la fuerza 10, que expresa cómo tu kundalini se ha expandido al nivel de la perfección, lo cual te produce una sensación de alegría y de plenitud.

TZOLKIN EVOLUTIVO:
Si miramos los evolutivos nos pueden contar la misma historia con otras palabras. Todos los sellos de la onda de la estrella, al colocarlos por ondas, que es lo que expresa el Tzolkin evolutivo, van a hacer aparecer los tonos 13 de las 13 últimas ondas. Esto es debido a que la onda de la estrella se sitúa en la columna 13, ocupando los 13 últimos lugares, que en el Tzolkin evolutivo van a estar ocupados por los tonos 13.
De esta forma, aparece la onda de la estrella como llena de transcendencia; todo en la onda de la estrella es transcendente.
Ese es el momento que estamos viviendo y conviene resituarse en ello.

Al mismo tiempo vemos que la serpiente 10 de la onda del guerrero, en el cuarto castillo, se sitúa en la columna 11.
Los cinco primeros sellos de la onda están en la columna 10, indicando que la vivencia de la onda del guerrero se inicia desde la perfección y el amor incondicional, de modo que el amor incondicional es imprescindible para que se inicie el guerrero. Pero la onda va a concluir en la columna 11, donde aparecen los 8 siguientes sellos, mostrando que hay un paso desde el amor incondicional a la emisión de luz.
El amor incondicional resulta ser una liberación, y entonces emites luz. Por eso es importante situarse en ese amor incondicional que es liberador, no que supone un esfuerzo. Porque ese esfuerzo contaminaría la incondicionalidad y le impediría emitir luz.

Eso es parte del trabajo en la cuarta dimensión, eliminar la adición al esfuerzo y al sufrimiento, eliminar la adición a decir que la vida es adversa, incluso cuando yo soy buen@.
Pensar que la vida es adversa y que tú eres buen@ imposibilita el gozo y entonces imposibilita la luz.
En realidad, es parte de los hechizos. Ante la dificultad, lo mejor es decir “amen”, que significa “lo que tenga que ser, que sea”. De eso es un maravilloso maestro Viktor Frankl, que también contiene en su nombre una profecía: la victoria y el triunfo es la franqueza, la libertad, el no tener miedo. Gracias maestro.

27 de agosto. Es buen momento para celebrar lo que somos y donde estamos

27 de agosto. MONO Autoexistente 4. Noche 13 y Sol 2 en el Tzolkin evolutivo.
Para crear la nueva sociedad celeste en la tierra no todo son responsabilidades y obligaciones, sino que el proceso se basa (tono 4) en la alegría, desde la inocencia, que une a las personas, enriqueciendo y colaborando en el proyecto común.
Las estrategias no son necesarias en los procesos personales, pero tampoco en la relación con las personas. De forma evolutiva basta con ensoñar la abundancia para todos, de forma transcendente. Simplemente esto ya es transformador.

Es buen momento por lo tanto para mantener encuentros, dando gracias y celebrando lo que somos y donde estamos, apoyándonos y acompañándonos mutuamente en el camino, riendo, bailando o cantando.
Dejemos que nuestro cuerpo exprese la alegría, desde el amor (perro, sello oculto), que nuestros ojos brillen y que nuestra sonrisa ilumine.

Gracias por compartir camino. Gracias por compartir la alegría.