7 enero 2018. La luna es un ejemplo de integridad y coherencia. No necesita protagonismo, pero está activa y centrada en sí misma

7 enero 2018. LUNA Galáctica 8. Onda del Viento. Guerrero 12 y Espejo 2 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 1 noche.

El Tzolkin nos muestra hoy a la luna como ejemplo de integridad y coherencia. No tiene luz propia, pero sabe cómo recibir la del sol y reflejarla, iluminando su entorno cercano y lejano. No necesita protagonismo, pero está activa y centrada en sí misma.
Es como el agua, que fluye y se adapta a su entorno, sin perder su esencia, siendo plenamente lo que es. Pero para eso tiene que estar limpia y no estancarse.

Las emociones son la puerta del cielo, pero solo cuando han sido limpiadas, aceptadas e integradas. Así, cuando la persona ha limpiado las emociones, eliminando la neblina que le impide percibir con claridad la realidad, puede ser libre (humano, sello oculto) y disfrutar de su esencia.
La libertad no es real si no hay una conciencia despierta.

Gracias. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *