14 septiembre 2018: La tormenta mueve todo a su paso, cerrando etapas para dar paso a otras nuevas, facilitando así el resurgimiento

14 septiembre 2018. TORMENTA Espectral 11. Onda de la Luna. Serpiente 11 y Tierra 9 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 4 Caminante del Cielo.

La tormenta mueve todo a su paso, cerrando etapas para dar paso a otras nuevas, facilitando así el resurgimiento. Una tormenta puede representar un final pero también un principio, como el ave fénix que resurge de sus cenizas.

En este día son posibles las grandes transformaciones y los milagros. Las crisis pueden ser curativas, y los procesos, tanto enfermedades graves como accidentes, ser iniciáticos. De hecho, en ocasiones son el vehículo para llevar a cabo actualizaciones en el ADN o en la estructura del ser humano y permitir así la elevación vibracional.

No conocemos la envergadura de lo que está ocurriendo. Confiemos.
Gracias. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *