21 de agosto. El sol indica el final de algo pero también da paso a un nuevo comienzo donde todo lo anterior tiene sentido

21 de agosto. SOL Planetario 10. Mago 7 y mono 9 en el tzolkin evolutivo.
Nos encontramos en el final de la columna resonante, de las experiencias al filo de la realidad que conocemos.
En la onda del mono, asociada al nuevo nacimiento consciente, estamos en el tono 10, en el máximo, en la perfección, en el amor incondicional.
Y ahí está el sol, iluminando como un faro nuestras oscuridades, para que las integremos, nutriéndonos vibracionalmente para avanzar en nuestra evolución.
El sol indica el final de algo pero también da paso a un nuevo comienzo (oculto, el dragón), donde todo lo anterior tiene sentido y se va colocando e integrando.

Estamos en una época de dualidad donde la oscuridad acompaña a la luz para facilitar el aprendizaje, que en la actualidad nos está llevando a la creación de una nueva sociedad, que es celeste pero está en la tierra.

Todo está bien. Es tiempo de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *