La tormenta y la flor de la vida

La frecuencia 13 20 en la flor de la vida
La tormenta, como sello 19, es el equivalente a los círculos pequeños de la flor de la vida, que son también 19. La tormenta es el sello 19 en un Tzolkin que comienza con el dragón.
Su equivalente en un Tzolkin que comenzase con el mono sería la luna.

Todos los datos son importantes. A veces parece que no tienen relación, pero de repente ésta aparece, descubriendo el contenido que estaba encriptado por debajo.
La tormenta, en un Tzolkin que comenzase con el dragón, es el 19, con un significado de resurrección, siendo similar a la luna en un Tzolkin que comenzase con el sello mono.

El significado de la luna es la emoción, el agua, pero también es el soporte material, el cuerpo de la quinta dimensión, como expresa su color rojo asociado a la forma y la materia.
De alguna manera podemos decir que son simultáneas las transformaciones de la tormenta, que implican la liberación de una fuerza resucitadora, con la emoción de la quinta dimensión, que modifica tu cuerpo y activa tu cuerpo de quinta dimensión de gozo.
Podemos hablar de la resurrección del gozo.

Cuando estamos hablando del Tzolkin estamos hablando de la expresión de la frecuencia 13:20.
También la flor de la vida expresa la frecuencia 13:20. Cuando nos situamos en la consideración de los 19 círculos pequeños que dan forma a la flor de la vida, estamos en contacto con esa energía que resucita el cuerpo de gozo, y que está en contacto con el círculo 20, que es el círculo grande que contiene a todos los demás, expresando la 5 dimensión.

La tormenta muestra el inicio de la quinta dimensión. Desde la tormenta estás participando ya de la quinta dimensión, como se puede ver en los 6 círculos pequeños que están ya tocando el círculo grande.
Hay 20 círculos, de los cuales 12 están entrando en el del centro. Son 13 círculos que configuran así la onda encantada.
También configuran 5 niveles. El primero es el círculo interior y el último el círculo grande.
Luego están los tres niveles de 6 círculos, uno más interior, otro intermedio y otro con 6 círculos que tocan al círculo grande además del central. A ese pertenece la tormenta, pero también el mago, el águila, el guerrero, la tierra y el espejo.

A su vez, el año civil, Haab, está expresado con 19 meses. Esto nos lleva también a los 19 círculos pequeños.
Sin embargo, en realidad el año está expresado con 20. Hay 18 vinales, más un pequeño mes de 5 días (uayeb), que consta de dos periodos, uno con 4 días, cada uno representando un color, más otro con el día propiamente fuera del tiempo.
Con lo cual hay 20 periodos, de la misma manera que hay 20 círculos, donde el día fuera del tiempo es el que corresponde al círculo grande.

Eso nos permite encontrar otro significado para la tormenta, que es el de los otros 4 días fuera del tiempo de ese mes corto.
Esos 4 días más el día fuera del tiempo hacen referencia a fuerzas divinas, que en la proto-versión de los egipcios de las pirámides corresponden a Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis, por lo cual están hablando efectivamente de la resurrección, ya que esos 5 días hablan de la resurrección de Osiris.

Es la resurrección de la luz y su multiplicación. Todos estos son procesos interiores de las personas. El acceso a la quinta dimensión es a través de estos procesos; la iluminación consciente de estos procesos.
Estos procesos no pueden ser inconscientes. Saber que existen ya nos inicia.

Gracias y bendición.
Gracias y bendición, y también perdón. La actitud del perdón es un facilitador para el mundo espiritual.
El guerrer@ de la paz no puede tener enemigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *