El Mago representa la sabiduría, la atemporalidad e incluso la magia

mago
EL MAGO (Extracto del Libro de los Sellos)
El Mago representa la sabiduría, la atemporalidad e incluso la magia. También tiene un significado de aprender, o de aprendizaje e iniciación.
Representa un ajuste hacia la atemporalidad, el nacimiento a una realidad más allá del tiempo, un aprendizaje hacia la sabiduría. No es necesario hacer, sino observar y escuchar. Y todo esto lleva, quizá a veces incomprensiblemente para nosotros, hacia la realización y la sanación.
El Mago, cuyo oculto es la Mano, habla en términos iniciales de atemporalidad, de encantar, etc., pero si rescatamos el significado asociado al oculto, podemos decir que la característica del Mago es el aprendizaje. El Mago podemos relacionarlo con el aprendiz de Mago. Y ese aprendizaje en su forma oculta es la Mano, algo realizador y sanador.
Evidentemente la característica de atemporalidad es fundamental, porque el tiempo como condicionante te limita las posibilidades y te engaña. La atemporalidad es un descubrimiento. Cuando entras en el Mago es porque de alguna manera reconoces la atemporalidad como la realidad. No eres un suceso fortuito con una duración limitada, sino que en tu interior está la inmortalidad, la atemporalidad. Por eso nosotros relacionamos el Mago con el aprendizaje, asociándolo con la salud, con la vida, porque te va deshaciendo de lo temporal, que es la muerte.

EL SELLO OCULTO:
El Mago y la Mano son ocultos entre sí; detrás de la sabiduría y atemporalidad del Mago, está la sanación, y viceversa.
La herramienta del Mago es la Mano, sólo que la Mano contiene varios significados posibles. Como séptimo sello, es canalizar, y canalizar es recibir y emitir, es decir que el Mago está recibiendo información de otra dimensión. Y desde ahí actúa, realiza o sana, que son los otros significados. Veámoslo con más detalle.
Para hacer algo hay que aprender, pero también se deduce del Tzolkin que para aprender hay que hacer, hay que realizar, estando el aprendizaje unido a la práctica.
Por otra parte el aprendizaje es una oportunidad de sanación y quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal. Hay un nivel de existencia donde aprender es sanarse. Salir del error es sanarse; una información verdadera te trasforma y te sana, o “la verdad os hará libres”.

EL NÚMERO 2:
El Mago es la segunda onda, que es la acción del espíritu, refinando. Por eso el diálogo con el espíritu es fundamental.
La segunda onda del Tzolkin solo aparece aceptando y realizando la primera, la del Dragón, que es imprescindible para que la segunda onda ocupe su lugar.
El Dragón, o sea la luz cumpliendo una misión, tomando una forma, también viene a enseñar algo, de la misma forma que tu madre te enseña a hablar, a comer y a comportarte. Y eso viene expresado por el Mago. Y la madre también te enseña a rezar, o sea la madre también te introduce en lo atemporal.
Al ser la segunda onda del Tzolkin, el Mago está relacionado con los desafíos y con las oportunidades. El Mago con su sabiduría nos regala la oportunidad de ver las cosas bajo un enfoque diferente. Todo conlleva una oportunidad, pero el trabajo es percibirla.

Se puede adquirir el e-book por 5 euros (pago seguro en paypal) en:

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *