Mes febrero 2018: días especiales para la meditación y la activación del amor incondicional

MES FEBRERO 2018 (Extracto del calendario 2018)

El mes de febrero comienza con el mago 7, como un canal mágico de la sociedad de la estrella, donde todos los seres humanos son luminosos. Y termina con el dragón 8 de la onda del mago, reforzando tu integridad cuando conectas con la solidaridad.

En este mes finaliza la onda de la estrella, con el sol 13, la iluminación transcendente. Te introduce en una nueva realidad que reconocemos como el sexto sol. Una parte de tu ser puede estar en niveles transcendentes, aunque también puede ser que recomiences las experiencias del Tzolkin o que esto sea algo intermitente y en ocasiones estés arriba y en ocasiones abajo. Además, se desarrolla toda la onda del dragón, que te pide solidaridad para que aparezca el caminante del cielo 13, la transcendencia de la quinta dimensión. También comienza la onda del mago, que es el que ha encontrado esa integridad en la solidaridad.

Hay un eclipse de sol parcial el día 15, en estrella 8. Esta señal muestra cómo estamos ciertamente en la realidad de la estrella, donde todos los seres humanos son luminosos cuando estamos en la integridad. Hay un refuerzo de todo lo que significa integridad en este mes. El comienzo del mes, el eclipse y la conclusión del mes, como fruto final, nos sitúan ante la integridad (sello 8 o tono 8). De alguna manera muestran que la integridad es un inicio. Cuando te atreves a ser íntegro estás abriendo la puerta a las energías transcendentes y por tanto estás entrando en un mundo transcendente.
Son días especiales para la meditación y la activación del amor incondicional.

El Tzolkin en el 2018: transformación, conciencia y el tiempo presente, el aquí y el ahora

El Tzolkin en el 2018 (Extracto del calendario 2018)

El año común 2018 comienza con la noche 2 de la onda del viento y acaba con la mano 2 de la onda del enlazador. De esta manera todo el año se tiñe de azul. El azul muestra transformación, conciencia y de manera muy especial el tiempo presente, el aquí y el ahora, es decir, todas las cosas concretas que haces: cómo te adaptas a los acontecimientos, cómo huyes, cómo propones, cómo respondes, pero a través de hechos concretos. Esos hechos concretos son los que te transforman, haciendo aparecer algo que podemos llamar karma o dharma. Tus acciones producen restitución o rotura de la malla de amor que une a todas las personas. Este es un año azul y va a estar lleno de acontecimientos, de pruebas o de milagros, de acciones donde tú eres agente o paciente.
El año 2018 comienza con la noche, de tal manera que todo el año es propicio desde el ensueño y la conexión con tu interior, asociado a las imágenes de abundancia para todos. “Para todos”, porque sabemos que nadie puede ser enemigo, de modo que es necesario encontrar la restitución de los enemigos al in lak’ech. Los enemigos también forman parte de aquello que se expresa como “tú eres otro yo”. También son tú, solo que hay algo incomprensible, una rotura que necesita conciencia y reconocimiento de cuándo has actuado contra el amor. Si el espejo te presenta un enemigo, busca dónde tú y tu ancestralidad habéis estado rompiendo la malla del amor desde el ego.

El año va a acabar en la mano 2, la mano enlazadora que une y restituye la unión. Es la mano enlazadora que sana. El dos corresponde al otro. Tú eres el 1 y el otro es el dos. Es un año para ensoñar al otro, sanándole en tu interior y produciendo sanación en lo que te rodea.
El año 2018 contiene la referencia a los sellos 20 y 18. Hay una iluminación clara del espejo. Pero tan 18 es el espejo como el viento, porque el espejo es el sello 18 pero el viento es la onda 18. Decimos que el sello responde a tu diálogo interior, a tus decisiones interiores, mientras que la onda ya se sitúa en el terreno grupal.
Encontrar al espejo o reconocer al espejo es entablar el diálogo con dimensiones superiores. Por eso vemos cómo el espejo se transforma en el viento. Lo que expresamos con el 18, en una secuencia que llega al 20, es cómo el espejo se transforma en viento creador.
Este año, 20-18, se inicia desde su color azul de transformación, en la onda del viento, del diálogo con las demás personas. Es un tiempo de transmutar y de hacer aparecer la realidad a través del diálogo, porque las acciones forman parte del diálogo y tú eliges la impecabilidad y la sanación de lo que antes aparecía como dañado, negativo y malo en todo y todos lo que te rodean.
Es la sanación de las circunstancias a través de la impecabilidad de la acción con el otro.

Calendario 2018

Enero 2018: es importante ensoñar, bendecir y reconocer en tu exploración la maravilla en todo lo que te rodea

ENERO 2018 (Extracto del calendario 2018)

El mes de enero comienza con la noche 2 de la onda del viento y acaba con un eclipse de luna en un día caminante del cielo 6. En algunos lugares es un eclipse total de luna, con lo cual muestra cómo se trata de una alineación perfecta, donde se ponen en línea el sol, la tierra y la luna, resaltando el valor del día.
El mes de enero, que comienza con esa invitación a ensoñar al otro, termina con la aparición del caminante del cielo 6 de la onda de la estrella. De alguna manera, el ensoñar al otro, como expresa la noche 2, te convierte en ese caminante del cielo que al explorar la realidad está abriendo una puerta a la magia.

Este mes de enero está situado plenamente en el castillo verde. Viene lleno de maravillas y bendiciones: bendiciones desde la onda del viento y maravillas desde la onda del águila. Hace aparecer a ese caminante del cielo que explorando abre la puerta a la magia resonante de la sociedad de la estrella.

Por eso es importante ensoñar, bendecir y reconocer en tu exploración la maravilla en todo lo que te rodea.

Calendario 2018

Recapitular y enlazar en este final de año

Recapitular y enlazar. Estamos acabando el año 2017 de la Era que nos invita a encontrar lo común, lo que nos une a todos, que ya de por sí es una manifestación enlazadora. El año que se quiere denominar de la Era Común actúa desde una visión que enlaza mundos, pidiéndote que encuentres lo que te une a los demás seres humanos.
En este momento nos quedan por delante los 20 sellos hasta que se acabe el año y es un momento apropiado para recapitular, porque hay muchas pistas en tu pasado encaminadas a abrir este presente. Encontrarlas es útil para saber quién eres, cuál es tu lugar de poder, el lugar donde eres real, y salir de lo que no eres, que parece tan real pero que te ata al sufrimiento y a la frustración, porque si tratas de ser lo que no eres, nunca conseguirás ser.

En estos momentos, desde esta página donde invitamos a enlazar tradiciones, conviene mirar y desencriptar los contenidos que se asocian al inicio del Tzolkin. Para la tradición de los abuelos, benditos sean, el inicio del Tzolkin sucede como mono 8, haciendo referencia a las 4 parejas ancestrales de abuelos, como se cita en el Popol Vuh, que también son los 4 Heh que se nombra en la tradición de los egipcios de las pirámides. Los 4 Heh también forman parejas y colaboran con Shu en separar o unir el cielo y la tierra, dejando siempre ese centro para que tú te sitúes, uniendo el cielo y la tierra, que también es separando, para que aparezca la oportunidad de vivir, o sea de acertar o errar, a las personas que están despertándose.
Esa es la labor de Metatrón, ángel que ha sido humano, o de Hércules, que también entra en el cielo desde su condición mortal.

Para los abuelos el Tzolkin comienza el mono 8, pero su origen está en la noche 13. El mono 8 expresa la alegría y la inocencia cuando vives con integridad tu programa personal, ya que pertenece a la onda de la semilla. La semilla es “se tú”, y cuando “eres tú” desde la integridad, que es desde la inocencia, entonces comienza algo. Cuando eres íntegro en ser tú, se abre una puerta a otra realidad, a la realidad expresada por el Tzolkin, donde vas a dialogar con dimensiones superiores. Es un inicio.
Ese inicio tiene su origen en la noche 13. Es decir, la noche 13 eres tú cuando las imágenes que creas en tu interior son transcendentes. De modo que para ser tú (estamos hablando de todas y cada una de las personas, no solo de los que nacen como mono 8 ) lo que necesitas primero, de forma previa, es ser transcendente en tu ensueño. Ese ensueño transcendente que expresa la noche 13 tiene a su vez una raíz, que está expresada como mono 1, nuevo nacimiento.

De modo que el mono 8 nos retrotrae al mono 1, nuevo nacimiento, donde has encontrado la transcendencia en el ensueño y has vivido los 20 sellos, porque desde el mono 1 al mono 8, están los 20 sellos, desarrollando la onda del mono, nuevo nacimiento, en su totalidad, más la onda de la semilla, que es tu programa, hasta su forma resonante, que es el perro, el amor incondicional resonante, tono 7. Para ser íntegro en tu programa, mono 8, has tenido que vivir esos 20 sellos, de modo que cuando estamos hablando del mono 8, estamos hablando también del mono 1.

Entonces nos damos cuenta de que el mono 1 es el antípoda del dragón 1, con el que empieza la otra tradición de los mayas yucatecos. Nos está pidiendo una recapitulación, primero hasta que encuentras tu transcendencia en el ensueño, pero después, una segunda recapitulación hasta que conectas con el nuevo nacimiento.
Este oráculo que inicia el Tzolkin de los abuelos también contiene otra información, y es que estás en un viaje al futuro donde tu destino aparece como tormenta 3 de la onda de la tierra. Es decir, es importante ser íntegro en tu programa, que te permite encontrar ese destino que vemos con el tono 3, que significa servicio. Encuentras que la tormenta, los hechos milagrosos y la resurrección son la forma de ser útil a tu grupo.
Tiene una raíz que es la tierra 1, que expresa esa alineación con el corazón amoroso del cielo y significa que has encontrado ese lugar, tu lugar de poder, donde eres el corazón del cielo en esta dimensión, porque tu corazón está alineado con ese gran corazón que genera la vida.
Entonces, eres voluntario para eso, porque ni en broma querrías no serlo. Ante la plenitud se acaba el engaño y el auto engaño.

Ahí está describiendo un viaje vertical, pero también hay una coordenada horizontal, que es la que presentan los dos ayudantes, la serpiente, que es la energía de la luz que está en tu interior, y la tierra, expresando cómo relacionarte en la horizontal, es decir, con las demás personas.
Ahí vemos esa energía kundalini que está en tu programa, justamente para relacionarte con el otro, y también la tierra, que ahora aparece como propósito. Están mostrando la energía de la onda de la serpiente, porque esos 13 sellos, sin tener en cuenta el tono, pertenecen a la onda de la serpiente.
De modo que permitir la elevación de tu kundalini está asociado al mono 8. De esta manera vemos que esta propuesta, donde el Tzolkin como territorio espiritual comienza, es totalmente complementaria de aquella que sitúa el comienzo del Tzolkin como territorio espiritual en la luz cumpliendo una misión (dragón), que nos presenta la energía oculta, que es el sol 13 como final del Tzolkin, haciendo aparecer como asistentes al mono 1 y al espejo 1: el conocimiento del “tú eres otro yo” y la experiencia del nuevo nacimiento, que son las dos ondas centrales del Tzolkin.

Año 2018: busca dónde tú y tu ancestralidad habéis estado rompiendo la malla del amor desde el ego

AÑO 2018

El año común 2018 comienza con la noche 2 de la onda del viento y acaba con la mano 2 de la onda del enlazador. De esta manera todo el año se tiñe de azul. El azul muestra transformación, conciencia y de manera muy especial el tiempo presente, el aquí y el ahora, es decir, todas las cosas concretas que haces: cómo te adaptas a los acontecimientos, cómo huyes, cómo propones, cómo respondes, pero a través de hechos concretos. Esos hechos concretos son los que te transforman, haciendo aparecer algo que podemos llamar karma o dharma. Tus acciones producen restitución o rotura de la malla de amor que une a todas las personas. Este es un año azul y va a estar lleno de acontecimientos, de pruebas o de milagros, de acciones donde tú eres agente o paciente.
El año 2018 comienza con la noche, de tal manera que todo el año es propicio desde el ensueño y la conexión con tu interior, asociado a las imágenes de abundancia para todos. “Para todos”, porque sabemos que nadie puede ser enemigo, de modo que es necesario encontrar la restitución de los enemigos al in lak’ech. Los enemigos también forman parte de aquello que se expresa como “tú eres otro yo”. También son tú, solo que hay algo incomprensible, una rotura que necesita conciencia y reconocimiento de cuándo has actuado contra el amor. Si el espejo te presenta un enemigo, busca dónde tú y tu ancestralidad habéis estado rompiendo la malla del amor desde el ego.

El año va a acabar en la mano 2, la mano enlazadora que une y restituye la unión. Es la mano enlazadora que sana. El dos corresponde al otro. Tú eres el 1 y el otro es el dos. Es un año para ensoñar al otro, sanándole en tu interior y produciendo sanación en lo que te rodea.
El año 2018 contiene la referencia a los sellos 20 y 18. Hay una iluminación clara del espejo. Pero tan 18 es el espejo como el viento, porque el espejo es el sello 18 pero el viento es la onda 18. Decimos que el sello responde a tu diálogo interior, a tus decisiones interiores, mientras que la onda ya se sitúa en el terreno grupal.
Encontrar al espejo o reconocer al espejo es entablar el diálogo con dimensiones superiores. Por eso vemos cómo el espejo se transforma en el viento. Lo que expresamos con el 18, en una secuencia que llega al 20, es cómo el espejo se transforma en viento creador.
Este año, 20-18, se inicia desde su color azul de transformación, en la onda del viento, del diálogo con las demás personas. Es un tiempo de transmutar y de hacer aparecer la realidad a través del diálogo, porque las acciones forman parte del diálogo y tú eliges la impecabilidad y la sanación de lo que antes aparecía como dañado, negativo y malo en todo y todos lo que te rodean.
Es la sanación de las circunstancias a través de la impecabilidad de la acción con el otro. 

Se puede adquirir por 5€ en su versión digital y 14€ más gastos de envío (salvo en Madrid, que no haría falta) en papel, como calendario de mesa.
Tamaño A5. Contiene los kines y una interpretación de cada mes.
Permite consultar el kin de cada día, sus ondas, ver cuándo se repite el kin de nacimiento, cuándo comienza un Tzolkin, cuando entramos en el centro del telar, etc.
Más información en:

Calendario 2018


(34) 697.666.252 (Ana, whatsapp), calendariomaya@viatzolkin.com

Mes diciembre 2017: perfección, amor incondicional y libertad para todo este periodo desde el ensueño

MES DICIEMBRE 2017 (Extracto del Calendario del año 2017)

Diciembre comienza maravillosamente como humano 10 de la onda de la noche, augurando perfección, amor incondicional y libertad para todo este periodo desde el ensueño, y termina como viento 1. El humano tiene una palabra de luz poderosa y una palabra de bendición.
El mes contiene en su totalidad la onda del guerrero, de la expansión de la conciencia, deshaciéndote de todos los hechizos mentales que te atan al pasado, y la onda de la luna, que es la conexión con tu emoción que te introduce en el cielo, en el castillo verde.
Este mes sucede la alquimia del guerrero que conecta con su emoción.
El solsticio es el 21 de diciembre, en el humano 4 de la onda de la luna. Expresa cómo se conecta con las emociones para entrar en lo óptimo (tono 4), y es cuando eres libre, liberándote de los prejuicios y de todo lo que no eres tú y crees que tienes que ser para que te respeten.
La luna llena es el 3 de diciembre como mago 12, despertando desde el ensueño al mago.
En este año maya, semilla 12, se está viviendo la conexión con tu programa realizado en dimensiones superiores que libera el florecimiento. Enlaza con la semilla 3 con que se inicia el 2 de enero el año común, siendo el día 1 como un día fuera del tiempo.
Tu florecimiento es útil a toda la humanidad, al arquetipo.

El Tzolkin en el 2018: La iluminación clara del espejo

El Tzolkin en el 2018:

El año común 2018 comienza con la noche 2 de la onda del viento y acaba con la mano 2 de la onda del enlazador. De esta manera todo el año se tiñe de azul. El azul muestra transformación, conciencia y de manera muy especial el tiempo presente, el aquí y el ahora, es decir, todas las cosas concretas que haces: cómo te adaptas a los acontecimientos, cómo huyes, cómo propones, cómo respondes, pero a través de hechos concretos. Esos hechos concretos son los que te transforman, haciendo aparecer algo que podemos llamar karma o dharma. Tus acciones producen restitución o rotura de la malla de amor que une a todas las personas. Este es un año azul y va a estar lleno de acontecimientos, de pruebas o de milagros, de acciones donde tú eres agente o paciente.

El año 2018 comienza con la noche, de tal manera que todo el año es propicio desde el ensueño y la conexión con tu interior, asociado a las imágenes de abundancia para todos. “Para todos”, porque sabemos que nadie puede ser enemigo, de modo que es necesario encontrar la restitución de los enemigos al in lak’ech. Los enemigos también forman parte de aquello que se expresa como “tú eres otro yo”. También son tú, solo que hay algo incomprensible, una rotura que necesita conciencia y reconocimiento de cuándo has actuado contra el amor. Si el espejo te presenta un enemigo, busca dónde tú y tu ancestralidad habéis estado rompiendo la malla del amor desde el ego.

El año va a acabar en la mano 2, la mano enlazadora que une y restituye la unión. Es la mano enlazadora que sana. El dos corresponde al otro. Tú eres el 1 y el otro es el dos. Es un año para ensoñar al otro, sanándole en tu interior y produciendo sanación en lo que te rodea.

El año 2018 contiene la referencia a los sellos 20 y 18. Hay una iluminación clara del espejo. Pero tan 18 es el espejo como el viento, porque el espejo es el sello 18 pero el viento es la onda 18. Decimos que el sello responde a tu diálogo interior, a tus decisiones interiores, mientras que la onda ya se sitúa en el terreno grupal.
Encontrar al espejo o reconocer al espejo es entablar el diálogo con dimensiones superiores. Por eso vemos cómo el espejo se transforma en el viento. Lo que expresamos con el 18, en una secuencia que llega al 20, es cómo el espejo se transforma en viento creador.

Este año, 20-18, se inicia desde su color azul de transformación, en la onda del viento, del diálogo con las demás personas. Es un tiempo de transmutar y de hacer aparecer la realidad a través del diálogo, porque las acciones forman parte del diálogo y tú eliges la impecabilidad y la sanación de lo que antes aparecía como dañado, negativo y malo en todo y todos lo que te rodean.
Es la sanación de las circunstancias a través de la impecabilidad de la acción con el otro.

http://viatzolkin.com/calendario-2018/

Ya está disponible el calendario para el año 2018

Ya está disponible el calendario para el año 2018, de enero a diciembre.
Puedes adquirirlo por 5 euros en formato digital en
http://viatzolkin.com/calendario-2018

También podemos enviártelo en papel (14€ más gastos de envío) si estás en España. Unidades limitadas

Más información y solicitudes en calendariomaya@viatzolkin.com

Mes Noviembre 2017: La palabra está hecha para salir de la guerra y entrar en la paz

MES NOVIEMBRE 2017:

El mes de noviembre comienza con viento 6 de la onda de la tierra. La conexión con los ancestros y con los árboles es ahora muy clara y va a ser transcendente para muchas personas, que por fin van a encontrar su sitio, van a entender su vida y van a reconocer su misión, con lo cual todo va a tener más sentido y van a sentirse muy fuertes, porque los ancestros, personas transcendidas y ángeles están cada vez más cerca. Muchas personas van a sentirse muy fuertes, porque van a encontrar su poder enlazador y su poder sanador, siendo la palabra fundamental para todos los procesos.

Es un momento en el que puedes llamarte por tu nombre para despertarte y ser tu, pero también puedes bendecir a todas las personas, a tus hijos, tus padres, tus amigos y tus hermanos, porque el espíritu y la fuerza de la palabra este mes están muy despiertos.
Pero sobre todo hay un trabajo importante que es bendecir a todos tus enemigos, para que se instale la paz en tu vida. La palabra está hecha para bendecir y despertar un mundo maravilloso que está dormido. La palabra está hecha para salir de la guerra y entrar en la paz. La palabra está hecha para salir de la tristeza y entrar en la alegría.
Cada vez estamos más cerca de algo maravilloso y transcendente.

El mes termina en mono 9 de la onda de la noche. Aquello que comienza en la palabra se dirige a la alegría.
Es importante vencer la resistencia interior y hacer esa experiencia. Esa experiencia es para ti y cuando la hayas hecho se lo puedes contar a otra persona, devolviéndole el poder de bendecir, que te convierte a ti en un mago amigo de lo alto, el que despierta el ka y el espíritu, y te libera del miedo.

La luna llena es el 4 de noviembre como serpiente 9 de la onda de la tierra.

Año 2018: Todo el año se tiñe de azul

Todo el año se tiñe de azul. El año común 2018 comienza con la noche 2 de la onda del viento y acaba con la mano 2 de la onda del enlazador.
De esta manera vemos cómo todo el año se tiñe de azul. Sabemos que el azul muestra transformación, pero también conciencia y, de manera muy especial, el tiempo presente, el aquí y el ahora, es decir, todas las cosas que haces. No las cosas que piensas ni que conoces, sino las cosas concretas que haces: cómo te adaptas a los acontecimientos, cómo huyes, cómo propones, cómo respondes, pero a través de hechos concretos.
Esos hechos concretos son los que te transforman. Los hechos concretos hacen aparecer algo que podemos llamar karma o dharma. Tus acciones producen restitución o rotura de la malla de amor que une a todas las personas. Este es un año azul y va a estar lleno de acontecimientos, de pruebas o de milagros, de acciones donde tú eres agente o paciente.

El año 2018 comienza con la noche, de tal manera que todo el año es propicio desde el ensueño y la conexión con tu interior, asociada a las imágenes de abundancia para todos.
Por el mismo enunciado, “abundancia para todos”, sabemos que nadie puede ser enemigo, de modo que es necesario encontrar la restitución de los enemigos al in lak’ech. Los enemigos también forman parte de aquello que se expresa como “tú eres otro yo”; también son tú, solo que hay algo incomprensible. Hay una rotura, que necesita conciencia y reconocimiento de cuándo TÚ has actuado contra el amor. Si el espejo te presenta un enemigo, busca dónde tú y tu ancestralidad habéis estado rompiendo la malla del amor desde el ego.
El año va a acabar en la mano 2, la mano enlazadora que une, que restituye la unión. Es la mano enlazadora que sana. El dos corresponde al otro. Tú eres el 1 y el otro es el dos. Es un año para ensoñar al otro, sanándole en tu interior y produciendo sanación en lo que te rodea.