La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia

LA NOCHE (Libro de los sellos)

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer.
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento).
Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

EL SELLO OCULTO:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.
La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

EL TONO 3:
El primer tono 3 que aparece en el Tzolkin está asociado a la Noche. En Noche siempre hay servicio. Hay una gran generosidad, creatividad, disfrute y realismo a través del ensueño.
Y recordemos que el servicio como tono tres siempre está asociado con la liberación como tono once.
Ver lo mejor, soñar, permitir la abundancia, configurar la realidad como abundancia es el tono tres, la misión de todos y de cualquiera. Así se presenta desde lo atemporal, eso que te busca desde realidades superiores.

EL COLOR AZUL:
Lo azul aparece por primera vez en la Noche, asociado al fuego, al presente y a la transformación.
Todas las experiencias del azul te transforman, que es lo propio del azul: la experiencia del ensueño de la NOCHE, la canalización de la MANO, el osar desde la inocencia del MONO y la creatividad del ÁGUILA.

LA FAMILIA:
La Noche pertenece a la misma familia que la Estrella, el Caminante del cielo y el Espejo.
Estos sellos son los únicos que pueden estar en el día fuera del tiempo, día de Santiago. Además tienen la característica diferenciadora de que sus sellos ocultos pertenecen a su misma familia, por ejemplo el oculto de la Noche es el Espejo.
Por estas razones a esta familia se le puede denominar familia fuera del tiempo, familia verde o incluso familia angélica.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda de la noche: Del 9 al 21 de agosto. Ensoñar la abundancia para todas las personas

ONDA DE LA NOCHE: Del 9 al 21 de agosto

En esta onda se llega desde la ensoñación de la abundancia (noche, tono 1) hasta la visualización elevada (águila, tono 13).
El desafío (semilla, tono 2) es acertar con el momento oportuno para la visualización, dejando madurar las circunstancias hasta llegar a la creatividad.
La misión en esta onda (serpiente, tono 3) es elevar la energía personal luminosa, aumentando la capacidad de meditación y ensueño de los seres humanos
En este camino, a la visualización le da fuerza la realización en su vertiente sanadora (mano, tono 5), siendo la creatividad reforzada por el juego y la alegría (mono, tono 9).

INTERPRETACIÓN:
En la noche se sueña la abundancia desde esa dimensión óptima que significa lo verde: el día verde, el día sin tiempo, la familia del día verde y la quinta dimensión.
Soñar la abundancia desde esa quinta dimensión se ve reforzado desde la mano (tono 5).

En esta relación entre la mano y lo expresado por la noche, que contiene la vivencia de la quinta dimensión, se nos plantean dos acepciones.
Por una parte, hacer bien y sanar, y por otra aparece una resonancia maravillosa con la actividad de los huicholes y sus ceremonias, donde es imprescindible reconocer las faltas al amor.

En la primera formulación, al estar en un color azul se trata de experiencias vivenciales pidiendo hacer algo para activar el contenido. La forma de sanar y hacer de la mano, en la medida que traduce las cosas buenas y la abundancia que estás ensoñando, es la forma directa de hacer todo lo que puedes en favor de ello. De alguna forma refuerzas el propósito de esta manera.
En la otra formulación, se trata de reconocer dónde has roto la conexión con lo óptimo a través de tu falta al amor. Restablecerlo es volver a conectar con lo óptimo, y de alguna manera le da fuerza, porque los contenidos de la ensoñación entonces se ven revitalizados al poder fluir.
Cuando se restablece la conexión le da sentido a ese ensueño.

Onda evolutiva del perro

ONDA EVOLUTIVA DEL PERRO

Al superponer el Tzolkin de ondas, donde cada onda ocupa una fila, sobre el Tzolkin tipo, encontramos que la onda del perro aparece sobre los sellos del mago.
La onda del perro está asociado a los contenidos del mago, que suponen que hay un cierto aprendizaje, afinación o adiestramiento al situarte en esa vibración, pero partiendo de una respuesta personal a una propuesta.
La primera onda, que va del dragón al caminante del cielo en la columna 1, es una propuesta dirigida a cualquier persona de cómo partiendo de la solidaridad y la energía femenina se puede acceder a la transcendencia de la vivencia del cielo.
La segunda onda empieza con el mago y es la respuesta a esa pregunta. Si te interesa dices “sí, quiero” y ahí comienza la intervención del dos, que en este caso somos los seres humanos en esta dimensión, respondiendo a la propuesta.

COLUMNAS 9 Y 10:
Al mismo tiempo, la onda del perro en el Tzolkin tipo, que ocurre en los 11 últimos lugares de la columna 9 y los dos primeros de la columna 10, se sitúa en el Tzolkin de ondas en los tonos 9 de las 11 últimas ondas, completándose con los dos tonos 10 de las dos primeras ondas, en la columna 10.
Es decir, la onda del perro está relacionada con el sello del mago y al mismo tiempo con los tonos 9 y 10, pero fundamentalmente con el tono 9.

El tono 9 significa una fuerza que proviene de dimensiones superiores y que ayuda al pleno desarrollo del propósito, impulsándolo hacia la transcendencia. El tono 9 es una ayuda para lograr la transcendencia.
De esta manera encontramos que hay algo en el perro y en su característica de amor incondicional que en sí es una fuerza dinámica, programada para lograr la evolución de cada individuo y de la humanidad en su expansión hacia la transcendencia.
El amor incondicional es una fuerza ascendente que te arrastra. En un coche sería como cambiar la marcha para lograr más potencia con menos esfuerzo. Meter la cuarta o quinta marcha permite ir más ligero con menos gasto energético. Simplemente metes la marcha y el vehículo ya funciona en ese rango.

El primer sello de la onda, el perro en tono 1, tiene dos expresiones evolutivas, el mago 1, que está marcando ese comienzo como respuesta a la propuesta, y el enlazador 9.
Necesitamos incorporar el contenido del enlazador 9 para comprender qué es el amor incondicional expresado por el perro 1. Vemos que en la incondicionalidad y en el sí quiero adentrarme en el cumplimiento y realización de esa propuesta, hay una fuerza proveniente de dimensiones superiores que te impulsa hacia la transcendencia.
Por un lado hay un reclamo en la actitud del mago, asociado al sí, “sí quiero que suceda tal cosa”, y por otro lado hay una promesa de recibir una fuerza extra que te impulsa al logro de la transcendencia.

Hay que resaltar la secuencia de nueves en esta onda del perro, que son fuerzas procedentes de dimensiones superiores que impulsan hacia la transcendencia. Esa sumación de 11 tonos 9 te impulsa al encuentro de lo expresado por dos tonos 10, el perro 10 y la noche 10.
El perro 10, en la columna 10, expresa el 10 de la onda del dragón. Es decir, esa fuerza proviniendo de dimensiones superiores representada por el tono 9, visualmente conecta con la perfección, tono 10, del amor incondicional, cuya raíz y propósito está en la solidaridad y energía femenina.
En el caso de la onda del perro, el dragón que se encuentra en la columna 10 es el dragón 12, es decir la solidaridad en favor de todo lo existente. Ese contenido hay que añadirlo si queremos comprender y realizar la incondicionalidad del perro.

Todos esos tonos 9, que impulsan desde la forma evolutiva del perro hacia la transcendencia, van a concluir en la noche 10, es decir que la forma transcendente evolutiva del amor incondicional supone una perfección del ensueño. La perfección puede parecer un término que asusta y alguien decir “yo no puedo”, pero perfección es intercambiable con el contenido de incondicionalidad. Perfección e incondicionalidad son lo mismo.
Así, la perfección de la noche, que es el lugar 13 de la onda evolutiva del perro en la columna 10, es traducido por el ensueño incondicional o la incondicionalidad a través del ensueño.

De tal manera que encontramos que en la incondicionalidad de la onda del perro hay una intención, como expresa el mago; una fuerza de dimensiones superiores, como expresan los tonos 9; un enlazamiento con dimensiones superiores como expresa el enlazador 9, primera versión del perro 1; y también ensueño.
La incondicionalidad requiere soñar la abundancia para todos. Y en este caso la prueba o comprobación es soñar la abundancia para tu enemigo concreto, o para aquel que te molesta o que simplemente no te quiere, que actúa como un ángel activando la transcendencia.

El Perro se relaciona con el amor incondicional. Representa el amor profundo, verdadero, respetuoso, no invasivo

EL PERRO (Libro de los Sellos):

El Perro se relaciona con el amor incondicional. Representa el amor profundo, verdadero, respetuoso, no invasivo.
Es perfecto en sí mismo, al corresponder al tono 10 de perfección.
Es el amor que surge desde nuestro corazón, de forma espontánea, sin obligaciones ni deudas; con alegría, desde nuestro niño interior.
No está asociado al sufrimiento ni al dolor, sino a la alegría del Mono, que es su oculto.
El amor es el fin del mundo, por lo menos del plano, y se puede vivir en un mundo plano descubriendo que eres más feliz y tienes mejor salud y hasta prosperidad cuanto más pacífico, tolerante, respetuoso, solidario y cosas así seas y enseñes a tus hijos. Pero si el intento es hacia el amor y además incondicional, a lo que te aproximas es al final de un mundo plano y el comienzo de la elevación, o sea a las puertas de otra dimensión.
Hay por lo tanto otro valor asociado al Perro–amor, y es su valor vibracional, como puerta de acceso a dimensiones superiores.
El amor, o sea el Perro, es como un espejo, pero un espejo como el de Alicia en el País de las Maravillas, o sea el acceso a otra realidad.
El Perro ocupa justamente la horizontal 10 y es un final, porque la horizontal 11, o sea la que sigue a la 10, ya no continúa sino que refleja, apareciendo los ocultos en una relación especular, siempre sumando 21. El Perro, horizontal 10, y el Mono, horizontal 11, son lo mismo como ocultos que son, y ocupan la línea del horizonte. El horizonte es la frontera del cielo, y ese es el lugar del Perro.
El Perro, onda 14 del Tzolkin, ocupa el segundo lugar en el castillo 4, el lugar del desafío o del regalo. Como onda segunda su verdadera naturaleza es similar al Mago, que es la segunda onda del Tzolkin, o sea supone aprendizaje, desafío y regalo, y como es blanco supone refinar, pero la madurez, o sea el trabajo realizado, es la expansión de la conciencia para poder acceder a la quinta dimensión, éter o cielo.

EL NÚMERO 10:
La primera vez que aparece el Perro en el Tzolkin es como tono diez, que significa lo perfecto, perfección, de modo que su presencia en el programa inicial representado por la primera onda ya nos informa de que el amor incondicional es lo perfecto, la perfección, por lo menos en esta dimensión.
Otra cosa es dotar de contenido esa información, o sea saber qué es amor incondicional. Pero incluso desde la tercera dimensión más egótica e insolidaria, el amor solo lo podemos asociar a paz, tolerancia, respeto, colaboración y cosas así con las demás personas. De modo que la propuesta desde el Tzolkin es que lo perfecto no es que todo sea tuyo, ni que tú seas el más poderoso, sino que la perfección está en la relación que mantienes con los demás.
El Perro como sello 10 habla de perfección, y perfección habla de proceso.
Es decir que el amor es la perfección en esta dimensión, pero no es algo hecho, sino algo que se va haciendo, o sea una consecuencia de un proceso perfeccionante de descubrimiento.
El amor es un descubrimiento y un trabajo. Es un descubrimiento y un trabajo porque eres libre. Libre para quererlo o rechazarlo. Es un descubrimiento como posibilidad y es una tarea, un trabajo realizarlo.
El número diez, al que normalmente asociamos la perfección y el amor incondicional, también necesitamos asociar su valor de Espejo (onda número 10). En el 10 aparece la línea del horizonte, lugar donde el Perro (10) se transforma en Mono (11); lugar donde el amor se trasforma en alegría; lugar donde cumplido con el amor se inicia el ascenso a la iluminación.
El Perro 10, animal terrestre, inicia el ascenso elevándose como Mono, animal que habita elevado sobre el horizonte en los árboles. Pero los árboles son la fotosíntesis, la iluminación. El Espejo ayuda a ese cumplimiento.
El Espejo es también un diez, es la perfección que te lleva a la onda central, donde te sanas y te iluminas.

EL SELLO OCULTO:
Pero hablar del Perro en el Tzolkin únicamente como amor incondicional o perfección es demasiado esquemático, aun siendo válido. El Perro está asociado al Mono, que es su oculto, y siendo el Mono lo que expresa la alegría, está claro que también hay que hablar de alegría, porque no es posible hablar de amor sin alegría.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda del Perro: La vivencia desbordante e inclasificable que supera totalmente tu razón

Onda del Perro: Del 27 de julio al 8 de agosto.

La onda del perro habla de una vivencia desbordante e inclasificable. Una vivencia que supera totalmente tu razón pero que te hace feliz, como es el amor. El propósito es amor; lo que se propone es realizar el amor incondicional.
El desafío que nos hace crecer se encuentra en el sello del mono, es decir en conseguir disfrutar desarrollando el amor incondicional, sin que para nosotros sea un arduo trabajo, obligación o responsabilidad. ¿Somos capaces de amar con alegría?
La alegría del mono es una alegría como un regalo, sin esfuerzo, como algo asociado a esa experiencia del amor. El amor siempre es incondicional.

El tono tres de esa onda, el humano, presenta el servicio, que es lo que indica el tono tres, como algo libre. Encontrar la libertad encontrándote. Para vivir el amor es imprescindible que la entrega, que es lo que puede traducir el servicio, sea libre. Entrega a lo que eres. Saber quién eres es como reconocer tu servicio. Reconocer tu servicio es reconocer cómo puedes contribuir a la felicidad general.
Para el Tzolkin el servicio, tono tres, está unido al tono once, que te indica cómo puedes liberarte, ser libre. Ser tú es ser libre. Claro que para entregar libremente tienes que previamente ser libre.
Una entrega sin ser libre no te haría feliz. No serías feliz ni nadie sería feliz. Tampoco en tu cercanía, porque todos te deberían todo.
Darías, pero anotándolo todo, y tendrías muchos deudores. Y de eso no es de lo que habla el asunto este.

En el tono cuatro de la onda aparece el caminante del cielo, que explica cómo realizar el amor incondicional; es la fuerza que permite realizar el amor incondicional.
En esta onda es fácil (guerrero, tono 7) la expansión de la conciencia, y la liberación (sol, tono 11) se consigue mediante la fusión y elevación de la conciencia.

ONDA OCULTA:
El amor todo lo puede, y su onda asociada es la tormenta, los hechos milagrosos. La onda del perro habla del amor y está asociada a la onda de la tormenta. Amor y transmutación. Necesidad de transformación y necesidad de amor.
La tormenta es perro. La crisis-tormenta es amorosa. El perro, sello 10, es una tormenta, o sea el amor resucita.
La tormenta como onda expresa cambios profundos, totales, resucitar. El amor todo lo puede, todo lo trasforma. Las dos ondas van juntas, quizás son la misma, como Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, los gemelos
El oculto del mono dos es perro doce. La alegría a través del amor, que se expresa colaborando con todo lo que existe.

Onda evolutiva de la tierra

ONDA EVOLUTIVA DE LA TIERRA:

La onda de la tierra es la número 13 y por tanto, al colocar el Tzolkin por ondas se instala sobre los kin del caminante del cielo en el Tzolkin tipo.
La onda 13 es la tierra y el sello 13 es el caminante del cielo. Por ese motivo, sobre cada lugar que ocupa un kin del caminante del cielo se va a instalar un kin que pertenece a la onda de la tierra.

De alguna manera, los contenidos asociados al caminante del cielo se suman a los de la tierra. Podemos decir claramente que la tierra es un caminante del cielo.
Pero también se suman los contenidos asociados al 13 como transcendencia, como final de un proceso, donde la conciencia se ha visto implicada porque ha querido hacer ese proceso y es el momento en que ese proceso llega a su culminación.
El caminante del cielo es una expresión de la transcendencia, como lo es también la onda de la tierra.

Por lo tanto, en la onda de la tierra están presentes los contenidos del caminante del cielo y del tono 13 de la transcendencia.

COLUMNAS 8 Y 9:
Además, en el posicionamiento por ondas, también están presentes los contenidos asociados a las columnas 8 y 9. La onda de la tierra está presente en el final de la octava columna, en los cuatro últimos lugares, y en la novena columna, en los nueve primeros lugares.

Esto le confiere a la tierra por una parte los significados asociados al 8. El 8 como tono es una manifestación de la integridad. El 8 como sello (la estrella) es la ética, la estética y la sociedad de la estrella, y el 8 como onda es el humano.
La integridad es una forma de belleza y de comportamiento con las demás personas. Es algo humano, propio de la sociedad de la estrella. Todo eso está asociado al 8, y la onda de la tierra ocupa los lugares finales de la columna 8.
La columna 8 está ocupada por la onda completa de la semilla, que significa el programa. La integridad forma parte del programa. El ser humano intrínsecamente es íntegro, bello y ético, con un comportamiento que agrada y gusta. Te gustan las personas que se comportan de una determinada manera y te sientes bien interactuando con las demás personas, y eso es propio de la sociedad de la estrella, que es el tono 8, y forma parte del programa.
Cuando el programa llega a su máxima maduración, a su final, es cuando a esos contenidos del programa se añade el que la persona lo vive como un voluntario, que es lo propio de la tierra. La tierra le aporta a esa columna 8 la voluntariedad.

El ser humano puede tener un comportamiento íntegro, pero la integridad también supone que tú lo estás eligiendo. Una bola redonda cae por su propio peso por una pendiente, pero eso no es integridad. Eso forma parte del programa, pero no es la integridad humana.
En la integridad humana hay una consciencia que quiere hacerlo así, y cuando aparece esa consciencia para actuar en unión con el impulso interior del programa, aparece para la persona una plenitud.
Eso forma parte del caminante del cielo, que actúa voluntariamente. Por eso se asocia con la tierra, que es esa plenitud que proviene de la integridad, y que te va a conceder lo que significa el tono 9, que es un poder que te impulsa a la transcendencia. La realidad te empodera.

Ese contenido está expresado en la onda de la tierra, porque el voluntario de repente se empodera. Por eso es Quetzalcóatl, con su contenido de rey y voluntario, y eso es lo que está expresado en la tierra, el empoderamiento.
La semilla, en la columna 8, significa el programa, pero cuando el asunto es voluntario hay un empoderamiento. Cuando te sitúas en tu centro alineado, sientes el poder, porque eres íntegro.
El íntegro no es víctima sino un humano con poder. Ese poder quizá le hace estar presente en una situación adversa, pero donde él no es víctima sino voluntario; es necesario pasar por ahí para otras personas, para el arquetipo.
Esos son partes de los contenidos de la tierra, ese empoderamiento.

La onda 13 de la tierra está uniendo la onda 12 del programa (semilla) con la onda 14 del amor incondicional (perro). El empoderamiento permite vivir la incondicionalidad; es el eslabón que te permite entrar en la vivencia del amor incondicional; es el empoderamiento del amor. Eso forma parte de la tierra, como onda desde el Tzolkin.

SELLO 17 Y ONDA 17:
La tierra (sello 17) tiene como transcendencia a la luna, por lo que también podemos asociar la tierra con el inicio del castillo verde, cuando está en forma transcendente como luna (onda 17, comienzo del castillo verde). Cuando la persona que está situada en la tierra, sea o no su sello, porque el Tzolkin está abierto a todas las personas, está viviendo como voluntario, alineado y en forma transcendente, es cuando vivencia el castillo verde.

Los cuatro primeros pasos de la tierra como onda suceden con una vibración similar a la que contiene el castillo verde, porque la integridad y ese empoderamiento son una pertenencia al castillo verde; son un empoderamiento que te faculta para posteriormente vivir la incondicionalidad; es un paso.

La tierra: Es un ejemplo del voluntario

LA TIERRA (Libro de los sellos)

La Tierra favorece la alineación del humano con el propósito de la vida y con el centro de la galaxia, propiciando la unión de las energías terrenales y espirituales en el corazón del ser humano.
Esta alineación es la que provoca las sincronías, otra de las características del sello Tierra.
La Tierra, con su magnetismo, nos atrae y provoca el alineamiento, no sólo con un objetivo de supervivencia, sino también de protección, cuidado, fuerza. Es un trabajo de estar centrado en uno mismo, pero también de conectar con la Tierra y con dimensiones superiores.
La Tierra tiene características similares a nuestro cuerpo y recuerda a una madre. El acercamiento a la madre Tierra, nos da fuerzas para seguir el camino al cielo. La madre Tierra nos sustenta y no sólo en el plano físico o material. Nos protege y nutre, y nos sirve de vehículo, como el cuerpo, para realizar nuestra misión. Como una madre, siempre está presente y nos acompaña en nuestros procesos.
Todos formamos parte de una malla energética, que va evolucionando de forma colectiva: la tierra, el ser humano y también la luna.
La Tierra nos sustenta, pero es la que vuela, pues orbita. Es el paso intermedio en una escalera al cielo; un peldaño para la conciencia, para ascender al cielo.
La Tierra, desde el punto de vista de lo que cae, sirve para enterrarte, pero desde el punto de vista evolutivo es un peldaño al cielo. Está esperando la maduración; ayuda a que todo madure.
Para las personas materiales es un lugar material y contiene dolor; un lugar donde te puedes hacer daño fácilmente. Pero para las personas en estado evolutivo, es un lugar donde encontrar el espíritu, en el cuarto castillo, y entonces es un peldaño de ascensión al cielo. De hecho la Tierra es maestra en el volar, porque la Tierra vuela.
La Tierra no pide nada a cambio y por mucho que la abandonemos, agredamos o ignoremos, siempre está ahí, proporcionándonos cobijo y alimento. Pero no espera recompensa, sino sólo compartir nuestros procesos, y que nuestra evolución sea también la suya.
La Tierra, que no es de nadie sino que se entrega a todos los seres humanos, sin excepción y sin juicio, es decir sin valorar aptitud, moralidad, sabiduría o belleza. La Tierra, que nos protege y nutre en nuestro camino interior de evolución, es un ejemplo del voluntario.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

ONDA DE LA TIERRA: Del 14 al 26 de julio

ONDA DE LA TIERRA: Del 14 al 26 de julio

Una de las características de la tierra es la alineación, y el sol, en el tono 4, nos indica cómo conseguirlo, mediante la elevación de conciencia y la luz.

El final de la onda es la luna, asociada a la purificación de las emociones.
El vehículo terrestre está formado por la tierra y la luna como planeta doble. El Tzolkin muestra la onda 13 comenzando en la tierra y terminando en la luna. Es un 13, un caminante del cielo (sello 13) y un lugar de transcendencia.
La tierra y la luna están unidas como un principio y un final.
A partir de ese momento comienza la onda 14, pasando más allá del velo a través del amor incondicional.

En el centro de la onda aparece como exposición de lo que viene canalizado la capacidad de crear a través de la visualización y el ensueño.
Si logras situarte a través de tu intento en la tierra-luna como vehículo celeste, te abres totalmente al ensueño y a la canalización (noche, tono 7).

El tono 2 es el espejo, la realidad como regalo.
Como servicio, tono 3, están los grandes cambios de la tormenta, la resurrección, la transformación y el reinventarse. Si te adentras en esta meditación es para producir cambios en tu entorno, en las personas que quieres, y sobre todo en las que no quieres, porque estamos en territorio del hombre y del tejido de luz.

La forma en que estás trabajando en esta onda a favor de todo lo que existe, tono 12, es a través de la estrella, la belleza, la armonía y la sociedad celeste.
Para ti es totalmente sanador, porque el tono 11 o “cómo puedo liberarme” presenta a la mano y la sanación. Esta actividad en beneficio de cualquier persona, de potenciar la red humana de cariño y amor, te sana.

Esta onda es la del enlazador perfecto, es decir el enlazador en tono 10.

La tierra, según el sentido que le damos, es fundamentalmente el voluntario.

Inicialmente lo primero que sucede es que quieres interactuar con el Tzolkin. No es que hayas oído hablar del Tzolkin y hasta ahí llegue la cosa, sino que algo ha resonado en ti que ha despertado tu interés, y ese interés ha ido creciendo hasta que de alguna forma ha establecido un diálogo con esos contenidos, que son como el whatsapp, donde puedes volver a ellos y continúan, ya que no se van.
Es fácil que, haciendo tu vida normal en los momentos de tranquilidad, de sosiego y de calma, interactúes con esas informaciones y observes cómo, por su simple presencia, te modifican formas de ver la vida, de considerar las cosas y hasta de alguna forma de ser. Te hacen más real y te abren más posibilidades y enfoques para considerar las cosas, con lo cual también influye sobre las demás personas de tu entorno.
De manera que el interés puede haber ido creciendo y entonces te encuentras ante situaciones que se resuelven modificando tu actitud inicial, donde te niegas o te peleas, presentándote una solución o salida cuando actúas con una actitud de voluntario.

La tierra se asocia con la conexión y alineación con el centro. Podemos darle un nombre, ya que da la impresión de que para determinadas personas el nombre es lo más importante del asunto. Sin embargo lo mejor es experimentalmente poner la conciencia, aunque no lo puedas expresar con palabras y menos aún poseas el mantra o el nombre, que pueden ser muchos nombres, porque hay muchas lenguas e idiomas.
Aun sin el nombre puedes conectarte con ello, porque es vibracional. El nombre puede ser vibracional, pero desde luego lo que es vibracional es el alma.

Entonces, cuando el alma percibe y entra en ese terreno vibracional, con nombre o sin nombre el asunto sucede. Cuando te alineas con el corazón amoroso del cielo, por decirlo de alguna manera, y con el centro de la realidad, que siempre es amorosa, estás expresando la tierra.
Pero esa alineación supone una actitud de voluntario. Te colocas voluntariamente en ese lugar, enfocando tu voluntad de encajar en ese punto vibracional.
Eso es lo que determina la propuesta del sello de la tierra.

Por otra parte, la onda 13 de la tierra se puede traducir como caminante del cielo, sello 13.
Caminante del cielo también contiene como otro nombre posible a Quetzalcóatl, claro que nosotros podemos usar el nombre o podemos serlo, porque serlo, aún sin nombre, es más importante, pero el nombre ya tiene esa vibración.
Quetzalcóatl está hablando de despertar algo que existe en el humano como posible y que sucede cuando llega a la transcendencia y se coloca en esa alineación.
Eso en una terminología puede ser Quetzalcóatl, un nombre celeste, un vuelo más allá de las formas, es decir que no vives pegado a la materialidad, sino que puedes desplazarte más allá, donde las cosas no te afectan y no son lo más importante en tu vida.
Puedes volar cuando entras en una dimensión donde lo más importante no son las cosas sino los asuntos espirituales; donde hay realidad pero no rigidez.

Una de las características de las partículas subatómicas, de los átomos y de la materia en general es la rigidez. La forma necesita una cierta dureza e inmovilidad, porque si no, no serían formas sino algo cambiante.
En niveles transcendentes uno puede ser voluntario para ser muy rígido, pero en el nivel evolutivo que está la humanidad en estos momentos la alineación con el corazón del cielo no pone a la conciencia del ser humano en la rigidez, sino en la evolución.

El entusiasmo borra el agotamiento

EL ENTUSIASMO BORRA EL AGOTAMIENTO (Subiendo la montaña o la impecabilidad sin esfuerzo)
El entusiasmo borra el agotamiento y elimina el cansancio y el hastío.
Normalmente el agotamiento es el resultado de la obligación, de sentirte obligado
a hacer algo por circunstancias ajenas, donde muchas veces las razones están
fuera de ti.
Es como dar una imagen correcta y adecuada, y ese esfuerzo agota, porque
cuando haces algo que está conectado con tu propio ser en tu interior, con tu ser
espiritual, no te agota sino al contrario, te entusiasma.

El entusiasmo borra el agotamiento. Puede ser que estés agotado, habiendo
“gastado” tu energía sin recibir esa nutrición que viene de la malla de la realidad
amorosa, y sin embargo hay algo que te entusiasma y borra ese agotamiento.
Es importante encontrar y reconocer esos momentos de entusiasmo,
luminosidad y lucidez, que te sitúan en tu auténtico ser. Explorar esos territorios
te informa acerca de ti.
Es importante explorar esos territorios asociados en ocasiones a personas y en
ocasiones a visiones de la realidad, donde te sientes implicado de manera directa
desde tu interior, y esa implicación te nutre.
El agotamiento normalmente es el resultado de una obligación, por la que desde
alguna parte de tu ser no te sientes libre sino esclavo, obligado por las
circunstancias en su hechizo.
Por eso, revindicamos la vía del entusiasmo como parte del camino hacia lo óptimo y la sociedad de la estrella.

El amor es la verdad

EL AMOR ES LA VERDAD (Libro “Subiendo la montaña o la impecabilidad sin esfuerzo”)
El amor es una emoción, pero no es una emoción. Es la verdad.
El amor es una emoción y actúa en el terreno de las emociones, provocando cascadas emocionales y respuestas fisiológicas, a favor de la vida o huyendo de la vida.
Pero dejar al amor, que es la verdad, solo en el territorio de las emociones, es una reducción, y de esa manera le privas en parte de su potencialidad. Mientras que reconocer la realidad de verdad en el amor no le priva de sus características como emoción, sino que, al contrario, las potencia, porque reconocer la verdad te hace más real y más cierto.


Puedes solicitar el e-book o libro para ordenador o tablet en calendariomaya@viatzolkin.com. Pago seguro con paypal, 5€