ONDA DEL MAGO: Del 8 al 20 de noviembre

ONDA DEL MAGO: Del 8 al 20 de noviembre

Es importante considerar la onda del mago, puesto que es la forma en que la persona va a ir evolucionando.

Lo primero que vemos es que la onda del mago es la primera onda blanca, pidiendo que pongas tu atención en lo que significa el blanco como expresión de la parte emocional, que es lo que te permite refinar o encontrar tu ser. A través de la emoción y del desapego refinas tu personalidad, para que se deshaga de los lazos que le unen al depredador, aquello que va contra la vida, y entonces te permita entrar en la sociedad de la estrella, en lo óptimo, en el desapego, en el amor incondicional y en la ley del amor del in lak’ech.
El viento, con esa joya que es la palabra, traduce al corazón y te hace más auténtico, refinándote. El trabajo de refinar es entrar en el tiempo del ser siendo, en el tiempo de la inmortalidad, es decir, entrar en el tiempo saliendo del tiempo. El refinamiento supone que sales del tiempo que te desgasta, te mata y te engulle, para entrar en el auténtico tiempo, que es el del amor.

El oculto del mago 1 es la mano 13, que es el final de la onda del águila, indicando su transcendencia. Pero si miramos el regalo, es decir el tono 2 de la onda, también encontramos al águila, asociada a la creatividad. El águila es el número 2, el siguiente al mago, y sí, valoramos la creatividad como un regalo para potenciar más al mago.
La creatividad está relacionada con seguir tu impulso en el instante en que se produce. Tiene que ver con el impulso y es ahuyentada por el miedo, y también tiene que ver, en el segundo lugar de la onda, con el viento (primer tono 2 del Tzolkin), que es el espíritu y también la comunicación, relacionado con esa capacidad de transmitir la luz a través del sonido de la palabra.
Encontramos algo mágico en la palabra. Consecuentemente, cuando estamos desarrollando la onda del mago, encontramos un regalo para el mago en su palabra.
El regalo del mago es la creatividad. De la misma manera que el espíritu (viento) es imprescindible para reconocer y agradecer la actuación de la solidaridad (onda del dragón), es necesario el regalo de la creatividad para reconocer y agradecer aquello que representa el mago.
El águila está asociada a la visión. La visión y la contemplación son fundamentales para el mago, así como la palabra, sabiendo que las palabras son ondas portadoras de luz.

El espejo se presenta como el tono 5 de la onda del Mago. Da fuerza al estudioso, al que quiere saber, al Mago, al que busca la verdad. La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al mago.
La persona “normal”, es decir “sufriente” y encaminada a ser crónica, vive en una realidad por inercia. El mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
Contemplar la realidad habilita y despierta al mago que está dormido en el interior de cada persona y le abre un camino en su despertar hacia una transcendencia donde se abre el acceso a otra realidad.

La contemplación del mago, que es la contemplación de la realidad, aparentemente puede parecer no activa para las personas que van corriendo detrás de la materia, pero supone máxima actividad y máxima sanación.
La realidad oculta tras la apariencia contemplativa del mago es la acción expresada por la mano, oculto del mago, que parece quizá poco activa pero es porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.
La contemplación del mago es el máximo de salud, máximo de actividad y máxima acción benéfica en favor de la vida.

El primer tono 7 en el Tzolkin está en la primera columna y en la primera onda, y es la mano, la sanación y la canalización. Pero el segundo tono 7 resonante es el sol resonante, situado en la primera columna pero en la segunda onda (onda del mago), mostrando cómo en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
La onda del mago te sitúa como canal de la luz, ya que lo que aparece en séptimo lugar en esa onda, es el sol. Y lo que hace la luz es eliminar la oscuridad, que es el error, la enfermedad y la depresión.
Por ello trabajar voluntariamente en la onda del mago es adentrarse en la sanación, la salud, la iluminación finalmente.

El enlazador en esta onda es un mago enlazador, mago transcendente (tono 13). El mago lo que está aprendiendo es a enlazar, que es la transcendencia de esta onda. La transcendencia, el enlazador, significa que el aspirante a mago ha conseguido su objetivo, que es poder conectar con otras dimensiones siempre. Y la palabra, la fonética (el viento como tono 9), es una fuerza para conseguir esa transcendencia. Toda la humanidad está convocada a ese encuentro con otras dimensiones, sólo que quizá el aprendiz de mago es la avanzadilla.

La perfección del mago, es decir el tono 10 de su onda, nos lleva a la noche, porque soñar la abundancia es la fotosíntesis más poderosa, y, de hecho, puede limpiar todos los karmas, incluso los familiares y los karmas ajenos, porque el mago es alquímico.
En el quinto lugar de su onda está el espejo, que es el que da poder. El manejo del espejo confiere poder al mago, pero el espejo es también espejo-noche (pareja de ocultos), y la noche es soñar la abundancia.

El dragón: solidaridad, energía maternal, cuidar, enseñar…

EL DRAGÓN (libro de los Sellos)

El primer sello es el Dragón y representa la solidaridad, energía maternal, energía femenina, cuidar, enseñar, proteger, nutrir.
También se le relaciona con la madre cósmica, con gestar, iniciar, y con el servicio. Se le considera enérgico y protector, y que trae la memoria cósmica.
En el ser humano es innato y no es cultural la solidaridad. Eso está representado por las neuronas espejo y es absolutamente básico en la enseñanza maya, ya que viene expresado por “tú eres yo, yo soy tu” o “In Lak’ech”. El Dragón significa la solidaridad y es justamente partiendo de ahí donde puede suceder todo. La característica mítica del Dragón significa simplemente que esto es así incluso antes de que tú lo sepas, lo reconozcas, te lo creas o lo vivas, o incluso estés en contra. La solidaridad actúa dentro de ti aun estando en contra de ella, esperando que la autorices.
El Dragón está representado por un glifo que es un recipiente de agua. Luego se le asignarán contenidos, pero visualmente es un recipiente de agua, un vaso de agua. Merece la pena para las personas interesadas en el Tzolkin adentrarse en los puros símbolos, que también son vehículos de significados.
El inicio de Dragón es un inicio mítico, fantástico, maravilloso, ahistorico, incontable, inimaginable e incognoscible. Sólo se puede fantasear y hablar metafóricamente de ello, porque es el inicio antes del ser humano y de su razonabilidad. Pero es un inicio real.
Eso se corresponde con que cuando naces ya existe todo. Cuando naces, naces en lo ya existente. Cuando naces, es el Mono que nace en lo ya existente, el Dragón. De hecho es como una ley. Todo lo que nace en la forma, todo lo que surge, todo lo que se inicia, ha comenzado antes en “lo sin forma”, lo inmaterial.
El Tzolkin es algo que se repite incesantemente, pero que es posible vivirlo desde situaciones diferentes. Es evolutivo y te aporta nuevas posibilidades en cada momento evolutivo. Te acompaña.

EL DRAGÓN ES EL TZOLKIN:
El Dragón es un propósito, algo así como un objetivo. Y tratando de realizar esa solidaridad llega a la iluminación, manifestada por el Sol 13. Si tratas de alcanzar la iluminación sin vivir la solidaridad y la energía femenina, no lo consigues.
El camino hacia la iluminación y la trascendencia comienza por el Dragón: lo que nutre, lo que da vida, lo que enseña, lo que te cuida, lo que te escucha, lo que te acompaña. El Tzolkin une algo que está antes del comienzo, en el Dragón 1, y termina en algo que está más allá del Sol 13.
De hecho todo el Tzolkin es el Dragón, pero en trocitos para poder ser comprendido, porque el asunto es la conciencia. En el Tzolkin, que es información viajando en el tiempo, el asunto es la conciencia.
El Dragón representa el momento de pasar de la nada a algo; el surgir, el aparecer. De alguna manera, todos los sellos van a ser el Dragón. Y esto es así porque el orden en que aparecen los sellos es también un vehículo de información. La numeración completa el sentido del sello.

EL DRAGÓN COMO COMIENZO:
Dragón comienza la secuencia de los 20 sellos, de los 4 colores, de la familia del Dragón, del primer castillo, y Dragón 1 comienza la secuencia de 260 sellos que es el Tzolkin.
Cuando Dragón 1 comienza el Tzolkin, también da comienzo a la secuencia de los tonos y la secuencia de las ondas. El Dragón siempre es el primero de los sellos y como es rojo siempre es el primero de los colores, pero sólo es el tono 1 en la primera de las ondas.
Todas estas posiciones guardan contenidos conceptuales que son expresables en cualquier idioma, porque son para todos. Están puestos de manera que cualquier persona pueda encontrarlos, aunque sólo hable su lengua materna, sea la que sea, porque es para todos. Tzolkin habla a todos en su idioma.
Es importante encontrar estos contenidos para saber quién eres, qué haces, hacia dónde te mueves, con qué cuentas, qué te conviene considerar, donde encuentras sanación, e incluso cómo puedes sanar tu karma personal o familiar, encontrar tu maestría, tu dharma, tu paz, tu felicidad, tu sentido, tu sociedad, tu otro tu o tu otro yo.

EL DRAGÓN Y LA PARTÍCULA DE DIOS:
El Dragón, como la luz entrando en la forma, se parece bastante a lo que los físicos teóricos llaman la partícula de Dios, Bosón W o Bosón de Higgs.
Esta teoría explica cómo las partículas inicialmente no tienen masa, y la adquieren como resultado de moverse en un campo que produce masa.
Esto es bastante parecido a lo que sucede con el Dragón. Decimos que la luz entra en la manifestación, y eso es el Dragón; otras veces decimos “entrando en la forma”. Está claro que la manifestación, la forma y la masa, que es la forma de las cosas en la manifestación, es lo mismo, porque la manifestación es que las cosas tienen un cuerpo.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda del dragón: del 26 de octubre al 7 de noviembre

ONDA DEL DRAGÓN: Del 26 de octubre al 7 de noviembre

Estrella es la última onda del Tzolkin y Dragón es la primera onda, pero van juntas actuando como ondas ocultas o asociadas, ya que cada una contiene los ocultos de la otra. Es decir son simultáneas, pero no de forma evidente sino en una manera no evidente o sea oculta, que no se ve.

Esta es la primera onda, y por lo tanto se convierte en la onda tipo.
En la onda del dragón, por ser la primera, los sellos van apareciendo por primera vez, lo cual otorga a cada sello una impronta, un carácter asociado a ese posicionamiento numérico.
La primera onda también es una propuesta. Te propone cómo llegar al cielo (caminante del cielo 13) desde la solidaridad (dragón 1), y para eso articula esos 13 posicionamientos numéricos que son los tonos, asociados a esos 13 valores presentados por los sellos, que supone un desarrollo gradual.

La primera onda presenta los 13 primeros sellos mientras propone llegar al cielo partiendo de la solidaridad. Lo primero que te cuestiona es acerca de la solidaridad, sobre si es algo referido a tu familia, a ti o qué cosa es.
La onda del dragón también hace aparecer los colores, en el orden apropiado, eligiendo para sí el color rojo. El dragón 1 es el primer kin y es de color rojo, y la onda del dragón es la primera onda, también de color rojo, expresando así que lo primero es rojo.

Cada cosa que vemos por primera vez, lo primero que percibimos es su forma. Cada cosa que tocamos por primera vez, la podemos tocar porque tiene forma. Si fuese un pensamiento, no podríamos tocarlo.
Cada vez que a través de los sentidos nos acercamos a algo por primera vez, percibimos su densidad material, que aparece bajo una forma. De esta manera podemos encontrar que aquello que representa lo rojo también representa la forma de las cosas o las cosas con forma.

Por tanto, al situar lo primero lo rojo también nos sitúa a nosotros en la dimensión de la forma. A partir de ahí, algo espiritual comienza un diálogo y va haciendo aparecer distintos valores conceptuales y estos a su vez los va a relacionar de distintas maneras, para transmitir una comunicación.
Este sería el Tzolkin del cual forma parte la primera onda como primera comunicación.

La propuesta es que desde la solidaridad hay un camino para entrar en otra realidad donde aparece el cielo. El caminante del cielo también es un sello rojo, que representa una conformación de la realidad.

Si decimos que el dragón es solidaridad es debido a que el dragón 1 está unido al sol 13, El dragón 1 está a este lado de la frontera donde lo que aparecen son las cosas con forma, y por eso es el sello 1. Lo que no vemos es que el primer kin, dragón 1, es también el sol 13, sol transcendente, que desde el dragón 1 se encuentra en otra dimensión; no lo vemos, porque no está presente en esta dimensión sino solo a través del dragón 1.

De esta manera el dragón 1 representa a la luz que toma forma, y le añadimos “para cumplir una misión”, porque excluimos que la luz haya tomado forma accidentalmente, sino que aparece para realizar algo, porque eso es lo que comprobamos precisamente a través del diálogo.

LA ESTRELLA: Armonía, ética, estética, sociabilidad

LA ESTRELLA (Libro de los Sellos)

La Estrella está asociada a la armonía, a la ética y a la estética. También tiene relación con la elegancia, la diplomacia y con la justa y perfecta medida. Representa la belleza, pero también la prosperidad.

Es un ser celeste y social, y representa a todas las estrellas, o sea al cielo como sociedad; a la comunidad celeste, tus pares, donde todos son importantes y necesarios, y tienen su función.
La Estrella es el cosmos. Podemos mirar al cielo y verlo como algo lejano, accesible a nuestra vista, pero desde el sello de la Estrella, el cielo está en nuestros pies, porque ese es nuestro suelo.
La Estrella significa encontrar a tus pares, encontrar a otros tú, encontrar que toda la gente es maravillosa. No es que tú seas el Sol y en los demás encuentras errores, quizás disculpables, no. La Estrella es encontrar solo gente maravillosa, y que además todo está bien. Por eso es imprescindible reconocer el error, pero en ti, y sanarte, o sea aprender.
Estás en la Estrella cuando has sanado tus ojos y te has desecho del ego; cuando lo que ves con los ojos externos es tu realidad interior. Si algo te parece raro, mejor pensar que son muy buenos actores más que bandidos, porque tú seguro que eres un buen actor.
La Estrella puede expresar el elemento aire, porque las estrellas son como las moléculas. No tienen una cohesión que las pegue unas con otras, porque eso sería el final de las estrellas, pegarse. Las estrellas actúan como las moléculas, libres, ocupando todo el espacio celeste. Por eso son un ejemplo de las moléculas o seres humanos, pero en otra dimensión. La característica de las moléculas de los gases es que son libres y tienen un movimiento ultradinámico.
Aunque nosotros veamos las estrellas en el cielo como puntos aparentemente fijos, en realidad tienen un movimiento ultradinámico. Quizá por eso nos parecen fijas, porque no tenemos valores para comprender ese movimiento.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

ONDA DE LA ESTRELLA: Del 13 al 25 de octubre

ONDA DE LA ESTRELLA: Del 13 al 25 de octubre

El oculto del dragón 1 es sol 13, que pertenece a la onda de la Estrella. La estrella (tono 1) se convierte en sol (tono 13), que es la luz.

Algo que es pero no se ve, algo que está como oculto dentro de otro algo, es como hablar de sin forma. Lo real sin forma es lo ESPIRITUAL.
Es decir que lo espiritual del dragón como onda sería estrella.
Efectivamente el sol es una Estrella, pero Estrella asocia además el concepto de grupo, de modo que estamos hablando de la sociedad celeste.

El propósito de esta onda es alcanzar la ética, la estética y la armonía, pero sobre todo la colaboración creando la sociedad celeste aquí en la tierra.
A esa sociedad celeste de la Estrella le da fuerza la libertad del ser humano (tono 5, humano).

La perfección (tono 10) del propósito se alcanza estando alineado, con la tierra y el cielo, pero también con nuestro ser interior. Y cuando esto se consigue, llega la liberación (tono 11), al reflejar la realidad, sin etiquetar ni juzgar.

Lo que nos desafía (tono 2) pero a la vez nos hace avanzar es el trabajo con las emociones. Limpiar las emociones hace que avancemos hacia la luz (tono 13, sol).
El sello oculto del sol es el dragón, luego el trabajo con la solidaridad y la energía femenina está detrás de la iluminación (Dios).
La frecuencia del sol, tono 13 de esta onda, es la conciencia inicial, de la creación. Abrirte a la frecuencia del sol, es sanador. Sabemos que el sol tiene la vibración inicial que no ha sido modificada, y así entramos en contacto con esa vibración. Si una flor tiene una vibración sanadora, la del sol aún más.
El sol está cargado del programa de la creación, y adecuarse a ese programa es abrirse a nacer de nuevo.

Onda evolutiva del águila

ONDA EVOLUTIVA DEL ÁGUILA:

Evolutivamente, cuando situamos el Tzolkin por ondas, la onda del águila corresponde a la fila 19, que tiene un valor de resurrección, ya que se superpone sobre los sellos de la tormenta. La visión de la estrella es resucitadora; algo que aparecía desvitalizado se presenta en plenitud, o sea la resurrección.
La tormenta también es el águila, porque la línea 19 contiene simultáneamente a los sellos de la tormenta y a los de la onda del águila. Esa es parte de la fuerza transformadora de la visión.

COLUMNAS 12 Y 13:
En las columnas, el águila se encuentra en la unión enlazadora entre las columnas 12 y 13.
Por una parte, tiene los contenidos del tono 12, que expresa al humano como sello y a la semilla como onda, conteniendo el programa que en su expansión te lleva a lo óptimo, al castillo verde y a la sociedad de la estrella.
La presencia en el final de la columna 12 aporta al águila, como onda y como impulso evolutivo, la característica imprescindible de colaborar con todo lo existente. La creatividad del águila, su intuición y visión sacan su fuerza del estado evolutivo en el cual la persona se ha entregado al programa, siendo su actitud de colaborar con TODO LO EXISTENTE.

Por otra parte, la onda del águila que se inicia en la columna 12 no acaba ahí, sino que enlaza con la columna 13, expresando la transcendencia. Es decir, la onda del águila eleva hasta los niveles de la transcendencia la actitud de colaborar con todo lo existente. Esta actitud, que aparece en la conciencia de algunas personas asociada a la expansión de la conciencia, enlaza con la transcendencia a través del tiempo expresado por la onda del águila, que está enfocada en la contemplación de la sociedad de la estrella.

El águila expresa los contenidos de la onda del viento (onda anterior), que significa comunicación y también Huracán o el corazón del cielo, y aparece como la estrella (onda siguiente).

ONDA ASOCIADA:
La visión del águila en sentido retrógrado se expresa en la onda del mago (onda asociada), uniendo al águila 1 con el enlazador 13. De esta forma, la visión del mago trascendente expresada por el enlazador 13 también aparece en el desarrollo de la onda del águila.

El Águila (Libro de los Sellos)

EL ÁGUILA (Libro de los Sellos)

El Águila está asociada a la visión, intuición y creatividad.
La creatividad está relacionada con seguir tu impulso en el momento en que se produce. Puede ser ahuyentada por el miedo, pero entonces nunca sabrás lo que hay detrás.
Cuando escuchas la intuición te conviertes en una persona creativa; la intuición es como habla tu ser sabio contigo.
Cuando nos perdemos en los detalles, el Águila nos ayuda a recuperar una visión más general, haciéndonos conscientes del punto del camino en que nos encontramos, y permitiendo observarlo con cierta distancia, sin apegos, con la sabiduría que nos ha aportado el Mago, que es el sello anterior y su onda oculta, innovando y disfrutando con ello.
El Águila, la creatividad, quiere decir que eres creador, que hay algo activamente creador en ti siempre. Es ancestral porque está siempre, no depende de ti. Pero como eres libre, puedes crear y de hecho creas negatividades basadas en miedo, odio, envidia, egoísmo, donde lo que predomina es la falta de conciencia.

EL SELLO OCULTO:
Como sello el Águila está asociada al Enlazador de mundos. Y la Noche tiene como onda asociada la del Enlazador.
Pero el Enlazador es el sello 6, que corresponde a la sexta columna, donde están los portales. Por lo tanto la Noche-Águila abre los portales de las dimensiones, es decir la Noche-Águila es enlazadora con otras dimensiones.
Cuanta más creatividad, más te favorece para entrar en conexión o enlazar con otras dimensiones.
La característica del Enlazador es unir, enlazar con otras dimensiones, encontrar, y para eso hace falta desapegarse mucho del ego. Con lo cual, la creatividad está asociada al resultado de encontrar formas de vida más allá de los límites restringidos, que son, entre otras cosas, los del ego.

EL COLOR AZUL:
Lo azul, expresado por la Noche, la Mano, el Mono, el Águila y la Tormenta, aparece por primera vez como sello en la Noche, como expresión de inocencia y puro corazón, y culmina con dos sellos de elevación como son el Águila y la Tormenta, los cuales están en el cielo.
En las ondas aparece en primer lugar en la Mano, que es canalizar, como realización y al mismo tiempo como sanación y autosanación.
El fuego no puede ser reprimido. El fuego, cuya misión es generar luz, “dar a luz”, no puede ser reprimido. Y por eso el Dragón se muta en un nuevo inicio, un nuevo nacimiento, que es el Mono, pero es energía femenina de dar a luz.
Azul es transformar y Noche trasforma desde el ensueño, Mano trasforma sanando, Mono trasforma jugando, Águila trasforma creando y Tormenta trasforma re-creándose.
Pero Azul también es el presente.

LA FAMILIA:
El Águila pertenece a la familia de la luz, junto con la Serpiente, el Perro y el Sol.

Tanto en la cultura olmeca, como en la tolteca, maya y azteca existe la serpiente emplumada como expresión de un concepto de ser supremo, o sea Dios.
Parece que para los toltecas y aztecas y otros mexicas, porque hay infinidad de variantes, el nombre con que era usualmente conocido era Quetzalcóatl, mientras que para los mayas el nombre sería más bien Kukulkán.
Pero el nombre no es lo más importante sino el significado, ya que todo el asunto contiene un sentido trascendente trasformador.
El Águila, la Serpiente emplumada, Quetzalcóatl, pertenece a la familia de la Serpiente, Perro, Águila y Sol.
El Águila eres tú mismo, con la kundalini expandida. La kundalini- sello 5, más el amor – sello 10, es el Águila – sello 15, y el vuelo del Águila te lleva a la iluminación.
Estos sellos conforman la familia de la luz y son conceptos que se complementan, de modo que la luz es energía, amor y creatividad; todos son luz. De modo que al hablar de Serpiente hablamos del Sol, porque los cuatro son Sol, pero al hablar de Serpiente emplumada hablamos de una trasformación que sólo se puede hacer con la ayuda del Perro, el amor.
El Perro corresponde al amor, la Serpiente emplumada también contiene una referencia como energía amorosa, y el Sol es presentado en una relación polar con la energía del amor incondicional. Con lo cual toda esta familia podría tener una relación con Venus, a donde se va Quetzalcóatl. Y así aparece la luz como algo amoroso.

EL CASTILLO VERDE:
El Águila como onda forma parte del castillo verde, junto con las ondas de la Luna, el Viento y la Estrella.
Hay un camino que se abre a tu intento para llegar al campo del ser siendo. Empieza con la LUNA, es decir con el agua como forma, como cuerpo. La Luna es un espejo; es espejo de la luz del Sol. Y la emoción te construye desde los ojos de Dios, que son las neuronas espejo, como ser humano.
En segundo lugar está el VIENTO, la comunicación desde las neuronas espejos, desde la empatía; el viajero del vehículo Dragón, el espíritu.
En tercer lugar está el ÁGUILA, que es la otra formulación de la energía divina, porque el Águila es la Serpiente emplumada, Quetzalcóatl, y como azul está hablando de un presente. Es activar, vivir esa energía, ese presente del vuelo, que precisa del desapego. Precisa soltar lo que te pega a la materia y reconocer en la materia la luz realizando un servicio.
La expansión de Quetzalcóatl crea la sociedad celeste, porque la Estrella es una sociedad de Quetzalcóatl, siendo una característica imprescindible de Quetzalcóatl la integridad. Y así encontramos que la ESTRELLA es el objetivo.

La Serpiente emplumada, es decir el Águila, onda 19, te lleva a encontrar esa sociedad celeste representada por la Estrella, onda 20, o sea la iluminación.
Las Águilas vuelan juntas. Es el momento del vuelo de las Águilas. Cuando las Águilas vuelan, se acercan al cielo. El siguiente paso es la sociedad de las estrellas.
El Águila, en el castillo verde, se reconoce como un ave que puede quedarse quieto en el cielo, estático. Estático significa inmóvil, pero también significa “en éxtasis”. El Águila es una experiencia extraordinaria que comienza con el desapego. El Enlazador, que es su ser oculto, tiene que ver a la vez con atar y desatar, enlazar y desapegar. Y el estático del Águila es un poco lo mismo, la máxima quietud y el máximo movimiento.
Y es muy importante para las personas, cuando transitan esta onda, experimentarla, y para las personas que nacen con este sello, experimentarlo.
El Mago, como onda está unido al Águila, de modo que cuando vemos el Águila en el quinto castillo, es aquel Mago que inició su tarea en el primer castillo; es tu ser espiritual, celeste, siempre vivo en ti, el que te espera, el que te atrae a la transcendencia, al cielo, y finalmente, al encuentro y al reconocimiento de tus pares en la Estrella, o sea a la luz transcendente, Sol 13.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

ONDA DEL ÁGUILA: Del 30 de septiembre al 12 de octubre

ONDA DEL ÁGUILA: Del 30 de septiembre al 12 de octubre

El águila como sello está asociada al enlazador de mundos. Significa que cuanta más creatividad, más te favorece para entrar en conexión o enlazar con otras dimensiones.
El enlazador es un sello un tanto complejo porque se le suele atribuir folclóricamente una relación con la muerte. A mucha gente le gusta hablar de la muerte, pero realmente no sabemos si la muerte existe o es una forma de hablar y se podría hablar de transmutación u otras posibilidades. Pero a mucha gente le gusta hablar de la muerte, porque están cerca a través de que no se sienten bien. No están llenos de vida y entonces están cerca de esa carencia.
Nosotros preferimos hablar del enlazador en relación con el desapego, que es una forma de muerte del ego, y sobre todo con la capacidad de enlazar con otras dimensiones, de encontrar cosas nuevas, como en el viaje de Colón, que pertenece a la onda del enlazador.
La creatividad de la onda del águila la asociamos a algo parecido a lo que ha impulsado ese gran encuentro. La característica del enlazador es unir, enlazar con otras dimensiones, encontrar, y para eso hace falta desapegarse mucho del ego. Con lo cual, la creatividad está asociada al resultado de encontrar formas de vida más allá de los límites restringidos. Los límites restringidos son los límites, entre otras cosas, del ego.

El servicio en esta onda es colaborar con el alineamiento con la tierra (tono 3), y al acceso a otras dimensiones se llega mediante la iluminación y la comunicación desde el espíritu (tonos 6 y 8).
El águila es el regalo del mago, pero además es su onda asociada u oculta.

La creatividad se desarrolla al mismo tiempo que aprendes, pero lo importante es que la onda del mago te conduce a enlazar como trascendencia del aprendizaje, y este enlazar trascendente es equivalente a sanar trascendente.
La onda del mago acaba en el enlazador 13, a la vez que la onda del águila acaba en mano 13, y uno traduce al otro.
La sanación iniciada por la luz del reconocimiento humilde del error, libera la creatividad maniatada precisamente por el error, por el miedo, o por una información equivocada, o sea por algo que te impide ser tu mismo y reconocerte en el otro, o sea amar, o sea la plenitud. Y la plenitud sí que es la creatividad a raudales.
Es imprescindible reconocer el error, pero en ti, y sanarte, o sea aprender.

El mago, como onda está unido al águila, de modo que cuando vemos el águila en el quinto castillo, es aquel mago que inició su tarea en el primer castillo. Es tu ser espiritual, celeste, siempre vivo en ti, el que te espera, el que te atrae a la transcendencia, al cielo. Y finalmente, el sol.

INTERPRETACIÓN:
El águila se asocia con la visión, y con la visión aparece la creatividad, que es una ampliación de las posibilidades, y la intuición, que es una visión sugerida desde dentro.
Una característica importante del águila es su capacidad enlazadora. En la propia visión se establece para todas las personas la posibilidad de establecer un enlazamiento que tiene una realidad sólida muy consistente, no visible en el mundo de las apariencias, pero sí muy real, de modo que la visión enlazadora crea la realidad de un auténtico y real puente con otras dimensiones o incluso con otras personas.
La simple visualización de una persona te une con ella de un modo totalmente real, sobre todo con tu intento.

También es importante reconocer en el águila una expresión del tiempo, que te va a decir dónde te encuentras, pero en la realidad real. Esto es debido a su color azul, que significa el tiempo, la conciencia y la activación de la transformación.
El águila, dentro de los sellos azules ocupa el cuarto lugar del azul, por lo que como sello la activación de la visión te va a situar en una realidad de cuarta dimensión.
La auténtica intuición, creatividad y visión enlazadora, como sello expresan algo relacionado con el 4, que es algo que podemos reconocer como cuarta dimensión, donde la persona ya está despierta y su modo temporal de estar despierto contiene el momento evolutivo transformador, en preparación para el acceso a la quinta dimensión.

Pero el águila como onda azul se presenta en el quinto lugar. La vivencia de la onda del águila ya contiene elementos de quinta dimensión, y por ese motivo se sitúa como expresión del tiempo del castillo verde.
La onda del águila es la onda azul del quinto castillo, expresando la atemporalidad y las transformaciones asociadas al quinto castillo.
El águila como sello, que es la cuarta vez que aparece el azul, está viendo al guerrero (siguiente sello), la expansión de la conciencia, pero como onda está viendo la expansión que se produce en la sociedad de la estrella (siguiente onda).

EL TONO 7 RESONANTE:
La onda del águila canaliza la solidaridad y la del mago la iluminación. Cualquier conocimiento que no amplíe tu solidaridad, no te ilumina sino que más bien te oscurece.
El tono 7, tono resonante, significa CANALIZAR. Lo que aparece en el tono 7 es algo que viene facilitado desde el cielo o dimensiones superiores de la vida. Es algo que viene canalizado.
Luego el tono 7 en cada onda muestra qué cualidad resulta ser canalizada desde el propósito origen de la onda. Así podemos VER qué facilita, qué canaliza cada sello. Sólo tenemos que colocarlo como propósito, es decir como comienzo de onda o como tono 1.
Así encontramos que el mago 1 tiene como tono resonante al sol 7 y el águila 1 al dragón 7.
Por ello el mago te lleva a la iluminación sin esfuerzo, sin darte cuenta porque es canalizado, mientras que el águila, la creatividad, sirve para canalizar la solidaridad.

Onda evolutiva del viento

ONDA EVOLUTIVA DEL VIENTO:

Uno de los componentes evolutivos de la onda del viento viene por su situación en el Tzolkin de las ondas en el nivel 18, es decir el ocupado en el Tzolkin tipo por el sello del espejo, o sea “tú eres otro yo” o la ley del amor.
El viento y el espejo contienen realidades similares, ya que el viento como espíritu da soporte a la realidad, creándola. Por eso dejar entrar el viento en tu vida es una sanación y en muchos casos un auténtico despertar resucitativo.

La onda del viento se desarrolla en su totalidad en la columna 12.
“Tú eres otro yo” como expresión del amor y “colaborar con todo lo existente” son los dos componentes evolutivos que animan el contenido de la onda del viento en un nivel transcendente.

FILA 18, EL ESPEJO:
El espejo (sello 18), que es donde se sitúa la onda del viento evolutivamente, se encuentra y expresa el tercer castillo, que es el castillo del nacimiento al tiempo real. El viento es una forma del espejo.

El espejo es la onda 10, que se asocia con la perfección, pero en la autenticidad, o sea en el programa, en algo que no es el resultado de un esfuerzo sino que expresa y toma forma desde la dimensión del ser siendo, de la gratuidad, de la facilidad y del desvelamiento de la realidad.

Cuando la perfección es el resultado de un esfuerzo, o sea de una dificultad y muchas veces de una competencia, estamos haciendo aparecer como expresión de la realidad cuántica -esa realidad donde tú eres parte de algo que en todas sus partes es igual a ti- el mundo de la guerra, la pérdida, la insatisfacción, la imposibilidad y todos sus corolarios, es decir la envidia, el odio, el miedo, la prostitución, la esclavitud, la infamia, etc.
Entonces, aparece la perfección asociada a la imperfección y no a la vida, pero la perfección es la vida en plenitud, que es la vida del ser siendo. Es decir, ser es fácil, solo tienes que ser, que es lo que eres.

De modo que no hay error. La asociación con el esfuerzo te sitúa en el error, por eso podemos encontrar que justamente es la autenticidad de ser tú mismo, es decir, canalizar lo real, de lo que se trata.
Es decir, no hay una competencia, porque nadie quiere usurpar tu realidad; no se trata de conseguir una plaza entre millones de aspirantes, porque tu plaza solo es para ti. Solo tú llenas ese lugar. Por eso se trata de que lo llenes.

La perfección (10) en el Tzolkin pertenece al color blanco. En el Tzolkin tipo la fila 10 la ocupan los sellos del perro, que es la perfección porque en ese lugar es donde también se produce el nuevo nacimiento.
Pero el nuevo nacimiento es algo que sirve cuando lo enfocas desde un ángulo. Desde otro ángulo lo que sucede, en el 11, es ese nacimiento como entrada en el tiempo consciente. El nacimiento que expresa el 11 es el nacimiento donde tu luz interior, expresada por la serpiente, tu kundalini, vive según la ley del amor del espejo. Y eso produce el nacimiento como ingreso en el tiempo real del amor con que tú has sido llamado a la vida desde dimensiones superiores o exactamente desde el ser siendo, lo cual está expresado con la onda de la semilla.

COLUMNA 12:
De forma evolutiva podemos encontrar que la onda del viento transcurre por completo en la columna 12, de modo que contiene un impulso interno que expresa que toda actividad espiritual evolutivamente contiene una determinación de colaborar con todo lo existente.
El viento evolutivamente colabora con todo lo existente. Tú estás haciendo una actividad realmente espiritual cuando tu decisión ya no es sanar mis cosas, mis proyectos o los de MI gente, sino que trabajas intencionadamente con todo lo existente, reconociendo tu vinculación no solo con una concreción de la realidad, que son tus circunstancias, sino con la realidad expandida que contiene la realidad de lo óptimo, o sea de dimensiones superiores.
Eres un colaborador.

Toda persona que nace en la onda del viento, según va expandiendo la conciencia va recuperando su condición de colaborador activo en favor de todo lo existente, o sea su vocación interna y creadora. Por eso su actividad se realiza en tiempo real de forma sanadora, rescatadora y resucitadora.

CASTILLO AZUL:
La onda del viento tiene mucha relación con el tercer castillo, castillo azul, formado por las ondas de la serpiente, el espejo, el mono y la semilla.
Decíamos que la onda del viento se relaciona evolutivamente con la columna 12 y también con el sello del espejo. Ahí aparecen la semilla (onda 12), con su onda asociada de la serpiente, y el espejo y su onda asociada del mono.
Cualquier cosa que queramos considerar acerca de la onda del viento, conviene asociarlo a aquello que sucede en el tercer castillo.

El Viento: La palabra y la comunicación

EL VIENTO (Libro de los Sellos)

El Viento está asociado a la palabra y a la comunicación en general, transmitida desde el espíritu. Y la comunicación tiene que ver con esa capacidad de transmitir la luz a través del sonido de la palabra.
Las palabras son ondas portadoras de luz, vehículos del espíritu.
El primer acuerdo tolteca se refiere a la “impecabilidad de palabra”, y nos recuerda la importancia de lo que decimos y cómo lo decimos, y de su conexión con el espíritu. El Viento es el espíritu. En la tradición taoísta el Viento es el Chi y en la tradición de los nativos americanos es Manitú, que es el espíritu, y el gran espíritu es Gitchi Manitú, que es el equivalente de Dios Padre. También Manitú es simplemente Dios. MAN-I-TU, man/hombre y tú.
El dueño de las palabras es el espíritu; el dueño de los sentidos, de los significados, es el espíritu, el Viento, el regalo –por ser el número dos-, el maestro, Manitú. Todo es correcto.
En la naturaleza el Viento es una fuerza enlazadora que une territorios incluso lejanos entre sí. El Viento transporta las nubes y lleva agua a otros lugares, ayuda a las aves en sus migraciones, impulsa las velas de los barcos para que enlacen ciudades y países, transporta semillas que a veces tienen formas para poder volar o ser arrastradas con la ayuda del Viento. De esta manera aparece el Viento en la naturaleza como algo benéfico, al servicio de la vida y enlazador.
De la misma forma, las personas Viento unen personas, difunden conocimientos y su vocación está en la expresión y la comunicación, sin olvidar la característica de desafío rompedor que existe en el Viento.
Estamos en el momento del Espíritu. Y el espíritu no reconoce fronteras, ni siquiera fronteras del conocimiento. Todos los conocimientos ocultos hoy salen a la luz. Y personas aun no siendo mayas debemos conocer ese conocimiento oculto en esta sabiduría. Porque en esa interacción, para nosotros liberadora, es también en espejo liberadora para los humanos étnicamente mayas.
Y de repente, cosas que siempre han estado delante de nuestras narices, empezamos a verlas, porque un velo las ocultaba. El velo de la repetición, el velo de lo correcto y lo incorrecto, el velo de que la sabiduría le pertenece en exclusiva a un pequeño grupo de personas que son los que saben.
Pero el Viento, o sea el espíritu, está dentro de cada persona que quiera escucharlo, más allá de los formalismos, porque hace las cosas como quiere.
Sólo la comunicación desde el espíritu es auténtica. Y sólo lo auténtico existe. “Existe” es un término muy grande y dentro contiene un término pequeño como “subsiste”. Solo lo que existe, subsiste en la adversidad, o sea en la prueba. Y es por lo tanto el camino a la vida, o sea al ser.
La verdad es un camino al ser, pero la verdad es comunicación, es Viento, porque la verdad no es algo que te guardes para ti.

EL VIENTO Y EL ALFABETO FONÉTICO:
El Viento, la comunicación es mestizaje, es fusión, sin fronteras. Como el agua.
Entendemos que la aparición del alfabeto fonético supone una revolución para la humanidad, y es un camino para hoy, o sea para llegar al siglo XXI, porque solamente con un lenguaje fonético sería posible internet y las redes sociales, que son una revolución aun hoy para el ser humano porque le permite ser humano, o sea expresarse, hablar, comunicarse, y permite entrar al Viento en la historia, en el tiempo, o sea al espíritu, y eso supone un salto cuántico, un salto dimensional. La conciencia es un salto dimensional.
El Sello Oculto
Como sello, el Viento es el oculto de la Tormenta, que actúa favoreciendo el renacimiento, como el ave Fénix, que resurge a partir de sus cenizas. Y la fuerza del espíritu es la que está detrás de todos los cambios.
Hoy en día el encuentro con cualquier manifestación del espíritu hace resucitar al afortunado. Y esa es la tarea propuesta para cualquier persona que nace Viento, que es el espíritu y la comunicación, porque desde dimensiones superiores toda comunicación es manifestación del espíritu, o sea de la verdad, del amor.
La crisis viene en nuestra ayuda, gracias a Dios. La crisis se empeña en que seamos felices, gracias a Dios. Y ese conocimiento del ser espiritual de la tierra, del sol, de los árboles, del águila, del perro, del viento, tal vez sea parte del mensaje maya para avanzar en la evolución.
Tanto la Tormenta como el Viento son un portal en la segunda columna, que corresponde propiamente al Viento, de tal manera que la Tormenta se encuentra muy a gusto en la segunda columna, porque la Tormenta es un Viento, sólo que es un Viento que no deja nada en su sitio; lo mueve todo. Pero después de la tormenta sale el sol.

EL NÚMERO DOS:
El Viento contiene al otro, el dos, el segundo en aparecer. Pero contiene también la comunicación, porque inevitablemente al aparecer el otro comienza la comunicación entre los dos, aun sin palabras. El otro es necesario.
En el Tzolkin el dos se presenta en una primera aproximación como un desafío, como algo tal vez molesto, incómodo, pero que va a sacar de ti lo mejor, por eso es un maestro. Realmente es un regalo.
Como Viernes para Robinson, el “tu” es un regalo para el “yo”. El otro siempre es un regalo. Siendo un desafío, pero es un regalo. Cuanto más estás en el ego, más incomodidad, la incomodidad del desafío, aparece en el otro. Quizá no siga tus planes, pero solamente tus planes pueden no ser seguidos por el otro, cuando tus planes son los planes de tu ego, donde el otro no es “otro yo” ni “yo, otro tu”, sino que el otro es cualquier cosa para mí.
Para el náufrago arrancado de sus planes y arrojado al desconocimiento, es un regalo, como Viernes para Robinsón, algo que le hará cambiar y salir del aislamiento, del miedo.
El tono dos es propiamente el desafío, que en realidad es un regalo porque te ayuda a ser tú en plenitud, a evolucionar. El sello dos Viento, representa el espíritu, de modo que de alguna manera hablar de Quetzalcóatl y Tezcatlipoca es hablar de cómo encontrar el espíritu, reconocer el espíritu y fusionarte con él, o sea entrar en la dimensión espiritual.

EL LIBRO DE LOS SELLOS