Dar sentido a la energía masculina

DAR SENTIDO A LA ENERGÍA MASCULINA (5/9/2016)
Podemos preguntarnos qué sucede con la energía masculina entonces, ¿está minusvalorada? No, en absoluto. Abrir el tiempo de la armonía, el amor y la energía femenina no desprecia a la energía masculina. Al contrario, en todo caso le permite descansar, disfrutar y gozar; le quita el peso y el estrés.
Si queremos poner un ejemplo de la energía masculina hasta ahora, diríamos que la energía masculina llega a una montaña, la hace trocitos y se la lleva en camiones. Le da igual la belleza, porque no la necesita. No necesita que lo que está haciendo sea armónico o bello en sí mismo; simplemente lo hace, porque le va a producir un beneficio.
Eso es útil cuando está adecuadamente dirigido. Por eso, parte de lo que tiene que hacer el ser humano es aprender a dirigirse y dar sentido a lo que hace.

En ese sentido sería como la materia del magma o del plasma, que es necesaria para que haya una fotosfera y una luz, pero no se ocupa de la luz. Y así, no hace aparecer las demás cosas, porque la luz es la que hace aparecer las cosas al permitir ser vistas, y entonces ya empezar otro tipo de procesos.
Hay un tiempo en que esa energía de la acción era fundamental, por ejemplo para que llegásemos al día de hoy, donde es posible que todos los humanos estén conectados.
En muchos casos ha hecho falta hacer barbaridades, como guerras, destrucciones, saqueos de otras culturas e incluso de la madre tierra; se ha procurado conseguir lo que se quería sin tener en cuenta los ecosistemas. Pero ahora, no. El tiempo de esa fuerza bruta ya ha pasado, y ahora es el tiempo de la armonía. No se pueden “cargar” la fuerza bruta de la armonía.
Cuando hablamos de la “fuerza bruta”, no lo decimos en el sentido de que no sea inteligente, sino de que no es sensible o amorosa, y solo procura ser eficaz, aun siendo muy inteligente.

La inteligencia no necesita ser emocional. Pero ahora, el nuevo tiempo da paso a la inteligencia emocional, que devuelve la belleza y acaba con todo lo que no sea ético en las relaciones entre las personas, todo lo que no sea justo, ecológico o rompa la relación con el orden del cosmos, y que acaba con todo lo que no sea amoroso y egóico en la relación entre las personas.

Entregar el testigo a la energía femenina es reconocer que la energía femenina es redonda como el sol porque está hecha para abrazar. Tiene esa sensibilidad que hoy merece potenciar en lugar de suprimir: la sensibilidad del amor y la empatía.

El mecanismo que pone en marcha el abrazo

EL MECANISMO QUE PONE EN MARCHA EL ABRAZO (5/9/2016)

El mecanismo que pone en marcha el abrazo no es la ley, o sea, la obligación, ni la fuerza, o sea el dominio, sino el amor. Quien se sitúa en esa circunstancia bajo su poder o bajo una exigencia legal, está fuera de juego y no está en el tema.
Parecerá algo, pero no es nada. No pertenece a lo óptimo. No existe. Sólo sub-existe.
Y si hay pasividad en lugar de abrazo, tampoco hay nada.
Y si el hechizo en la mujer le lleva a no abrazar, tampoco hay nada.

La mujer es redonda como el sol

LA MUJER ES REDONDA COMO EL SOL /5/9/2016)
La mujer es redonda como el sol en su intimidad, porque la mujer es abrazadora.
La mujer es abrazadora porque está encargada de expandir la luz, de crear esa fotosfera que permite que todas las cosas aparezcan. La mujer hace aparecer todas las cosas y las coloca armoniosamente.

Hay un tiempo y hay otro tiempo. Si decimos que hay otro tiempo, pero hacemos lo mismo, estamos en el mismo tiempo.
Ahora es el tiempo de la armonía, la paz y el amor.

Los abrazos luminosos

LOS ABRAZOS LUMINOSOS (5/9/2016)
La otra posibilidad de que aparezca el círculo en el ser humano de forma amorosa es gracias a los brazos, tanto de hombres como de mujeres, porque están hechos para hacer un círculo al abrazar.
Entonces, encontramos que la figura del círculo contiene la resonancia en relación con el amor, pero también con la iluminación.

Actualmente los seres humanos estamos haciendo algo nuevo que lleva apenas 50 años o poco más, que es llenar el espacio que rodea la tierra de objetos que trazan constantes círculos alrededor de la tierra, como son los satélites de comunicaciones, que favorecen justamente la comunicación.
Ahora el asunto es poner en esa comunicación luz y amor.

El abrazo femenino

El abrazo femenino (5/9/2016)
Es difícil hablar de este tema públicamente porque no es un tema de conversación en público, sino en todo caso más bien de ámbito privado, pero creo que vamos a intentarlo.

Por un lado, tenemos al sol, que nos ofrece una imagen circular, pero que en realidad no es un sólido, sino un gas a alta temperatura.
El agua pasa a ser gas debido al calor, que hace que se separen sus partículas, dejando de actuar las leyes que son activas en el líquido y haciendo aparecer las que son activas en el gas.
Lo que ha sucedido es la separación de las partículas, algo que ya sucedía en el agua respecto a lo sólido.
El sólido se separa y aparece el agua, y cuando el agua se separa aparece el vapor. Y cuando todavía por efecto del calor se modifican las leyes del gas, aparece el plasma. Es decir, cada vez las partículas están más separadas y hay más vacío entre ellas.

El sol aparece como una imagen circular. En realidad, no es la imagen de un objeto, que sería el sólido, ni tampoco la de otro objeto más separado como sería el agua, y ni siquiera es la de un gas. La mayor parte de los gases, cuanto más y más se separan, más invisibles se hacen. Pero lo que sucede con el plasma es que en lugar de hacerse más invisible se hace más visible y aparece con la misma visibilidad y contundencia de visión de un objeto, pero en realidad, si consideramos que un objeto es algo sólido, el sol no lo es. Y ni siquiera lo que vemos es el propio gas, sino una emanación de ese gas.

La imagen redonda no la produce el gas, sino lo que llamamos fotosfera, que es un efecto visual producido por una convención. Es como una manifestación de las leyes internas de ese elemento, que le confieren unos bordes nítidos como los sólidos, sin que sea realmente un sólido.
La imagen que adopta es un círculo. Esto es sobre lo que queremos hablar, sobre el círculo, porque en la comparación entre el hombre y la mujer, la mujer sabe adoptar nítidamente la misma forma que el sol; sabe presentarse como un círculo. Es la encargada de ello. La mujer tiene el encargo de reproducir la misma forma que el sol con su fotosfera, que es una imagen circular.
La mujer adopta y está encargada de hacer la fotosfera; es la encargada de ello, de que aparezca esa luz que puede difundirse. Esa figura redonda la adopta, la compone y la hace real en el momento del intercambio amoroso. El yoni formaría la fotosfera y el lingam sería en todo caso el combustible, el gas o la materia del plasma.

Onda evolutiva de la tormenta

ONDA EVOLUTIVA DE LA TORMENTA:

La onda de la tormenta, al ser la séptima onda, evolutivamente se va a situar en la séptima fila, donde está la MANO.

Cuando comparamos el propósito de esta onda, tormenta 1, que está en la cuadrícula 79 en el Tzolkin tipo, con el kin que aparece en esa misma posición (cuadrícula 79) en el Tzolkin de las ondas, encontramos en ese lugar el ESPEJO 4 de la onda del águila.
Esto significa que la transformación es evolutiva cuando se hace desde la ley del amor o in lak’ech. Cuando miras la realidad, cualquier cosa que te suceda desde los ojos del amor, produce un momento evolutivo.
El propósito de la tormenta 1 es evolutivo asociado a la ley del amor del espejo actuando desde la visión del águila. Claro, la visión amorosa del águila es incompatible con una mirada desde el miedo, desde el juicio o desde el beneficio propio como forma de huir del miedo. De modo que hay una forma de mirar en el propósito de la tormenta que es evolutiva.

A su vez, el kin tormenta 1 se va a posicionar sobre el kin 7 para dar inicio en el Tzolkin de las ondas a la horizontal 7, que contiene a la tormenta como onda. Esto nos va a dar el otro valor evolutivo de las grandes transformaciones que expresa la tormenta, y es lo que representa la MANO 7, que es la forma en que es canalizado, tono 7, el propósito de la onda que es el dragón, o sea la solidaridad.
Lo que hace evolutiva la capacidad de producir grandes transformaciones es ser mirada con los ojos de la ley del amor, o sea del “tú eres otro yo”, y canalizar la solidaridad expresada por el dragón, que es ni más ni menos “luz cumpliendo una misión”.
Cuando actúas solidariamente para que la luz pueda cumplir su misión, produces instantáneamente transformaciones evolutivas, por lo que estás en la tormenta.

La mano 7 nos permite encontrar aún un acceso evolutivo. Sabemos que la mano es el venado azul, que también colabora activamente con la ley del amor a través del reconocimiento de las faltas contra el amor, ya que solo pueden caminar por la sierra madre –gracias caminantes de la sierra madre, gracias humildes maestros del venado azul, gracias, perdón y bendiciones- aquellos que han reconocido su abuso sobre el otro, o sea su falta de amor en hechos concretos y no como un bla bla bla más. Ese reconocimiento es iluminativo. Gracias pacíficos maestros de lo sagrado.
En la onda de la tormenta encontramos esas dos grandes ayudas para reconocer qué es evolutivo.

EVOLUTIVOS DEL MONO 13
En el nivel transcendente, la onda nos va a llevar hasta el mono, el nuevo nacimiento, ya que la tormenta termina en el mono 13, que es justo una de esas filas que hemos encontrado como resonantes, es decir, capaces de producir un nuevo nacimiento.
La resonancia es una repetición del sonido, que se hace como sinónimo de la vida; es una renovación de la vida y de eso es de lo que habla el nuevo nacimiento.

Los evolutivos del mono 13 son la MANO 13, donde vemos que la actitud presente en la mano y su traducción en los contenidos del venado azul van a ser transcendentes, y el ÁGUILA 5, justamente la visión que antes aparecía asociada al espejo.
El águila 5 da fuerza al mono 1 en la columna resonante.

De esta manera encontramos que tanto el propósito como la transcendencia de esta onda están asociadas al nuevo nacimiento, cuando se les deja participar a los contenidos del venado azul, o sea de la mano, y a la visión amorosa del águila y del espejo.

COLUMNAS 4 Y 5
La onda de la tormenta ocupa los dos últimos lugares de la columna 4 y los 11 primeros de la columna 5. De modo que parte de los contenidos evolutivos de esta onda están asociados al tono 5.
El tono 5, junto con el 1, 9 y 13, presenta la característica de ser del mismo color en todas las ondas que el propósito. En todas las ondas los colores van a aparecer 3 veces, excepto en los tonos 1, 5, 9 y 13, donde aparecen 4 veces. Las ondas de los guías van a ser también de ese mismo color.
Por eso, sabemos que el tono 5 está asociado a la acción de los guías, y eso le da fuerza al propósito, ya que el propósito y la consecución de ese propósito hasta llegar a su transcendencia es el trabajo de los guías. De alguna manera los guías son fuerzas que impulsan la evolución desde dimensiones superiores; son fuerzas angélicas. Desde el tono 5 y su tono oculto asociado, que es el 9, los guías actúan de forma más práctica para impulsar la evolución. El tono 1 contiene un propósito, pero los tonos 5 y 9 son fuerzas.
De esa manera vemos que la tormenta se asocia con una fuerza evolutiva, siendo fácil colaborar con ella. A veces, lo mejor es no hacer nada y decir “amen”, “soy voluntario”, “sí, quiero”.

La onda contiene dos sellos situados en la cuarta columna y los otros 11 en la quinta columna. Esto permite la repetición intencionada y por tanto comunicadora de los dos sellos evolutivos que aparecen en la cuarta columna, que son el espejo 4 y el mono 4.
Así como aparecen de forma evolutiva el espejo 4 y el mono 4, van a aparecer el espejo 5 de la onda del mago y el mono 5 de la onda de la mano, mientras que todos los demás sellos solo aparecen una vez.
Esto nos sitúa sobre la línea del nuevo nacimiento, dándole especial importancia de nuevo al espejo y al mono, que ya han aparecido asociados en los anteriores comentarios.

También permite encontrar el lugar donde se cruzan los dos componentes evolutivos de la onda de la tormenta, que son la fila 7 y la columna 5, dando un lugar de especial relevancia en esta onda al kin 87, representado por la mano 9, es decir la mano impulsando hacia la transcendencia.
Cuando colocamos la onda de la tormenta en el Tzolkin de las ondas, en la cuadrícula 87 encontramos a la NOCHE 5. De esta manera vemos que el ensueño, es decir el soñar la abundancia para todos también colabora en la fuerza evolutiva de la tormenta.
La mano 9 está situada en el Tzolkin de ondas en la posición 167, que en el Tzolkin tipo está ocupada por la mano 11 de la onda de la tierra.
Así, cuando ensueñas la abundancia como actividad evolutiva, de forma voluntaria e intencionada, y le dedicas un tiempo a esa actividad, estás actuando como el tono 11 de la onda de la tierra, que expresa liberación por haber cumplido tu misión.

Hay una misión evolutiva por ensoñar la abundancia, como hay una actitud evolutiva al mirar desde el espejo, desde la ley del amor y al reconocer tu desamor.

Limpiar karmas ancestrales

LIMPIAR KARMAS ANCESTRALES (26/2/2017)
Sí, con la intención mantenida se “limpian karmas ancestrales”, porque la intención genera una actitud.
Ante una “estafa, traición o dolor” puedes actuar reactivamente como si tuvieras un enemigo, y entonces tratar de eliminarlo y de conseguir una satisfacción a través de una revancha, pero entonces no aparece el amor, sino lo contrario.

Cuando actúas reactivamente eres como el dragón de komodo, que trata de machacar a su oponente o ponerlo en fuga. La actitud reactiva es contraria al amor, pero cuando te sitúas en el in lak’ech y reconoces que el otro eres tú, es como si estuvieras corrigiendo a tu hijo pequeño que está haciendo una trastada y le dices “no, así no es, hijo, es de esta manera”.
Entonces, ante una traición, una estafa o un daño del que sea, para restablecer y limpiar el karma necesitas situarte desde el amor, y en lugar de acusar, excusar. Puedes decir “esta persona está aprendiendo, no sabe”. Es similar al “padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.
El perdón restaura la malla y limpia el karma. Muchas veces parece difícil, pero si sitúas la intención lo empiezas a hacer posible, y así termina por ser real.
Por eso es un auténtico trabajo de conciencia y desde la lucidez lo mejor es amar el proceso, sin ni siquiera querer que termine cuanto antes.

La tormenta: Está asociada a cambios repentinos, transformaciones y renovaciones

LA TORMENTA (Libro de los Sellos)

La Tormenta está asociada a cambios repentinos, transformaciones y renovaciones; cataliza la autogeneración y acelera los procesos. Actúa favoreciendo el renacimiento, como en el ave Fénix, que resurge a partir de sus cenizas.
La Tormenta significa, en la forma más simple, cambios. Podrían ser cambios de humor, confusión, pero en realidad cuando se trabaja con conciencia aporta facilidad para descubrir tesoros, incluso resucitar.
Hablar simplemente de cambios puede ser caos, pero los cambios de la Tormenta significan precisamente salir de la confusión a la luz, porque la Tormenta es el sello anterior al Sol. Y en un trabajo evolutivo que comenzase en el Dragón y terminase en el Sol, justamente el paso previo al Sol, pero posterior a todos los demás sellos, es la Tormenta.
Normalmente se asocia Tormenta con crisis y crisis con dificultades que quisieras evitar. Y así es o suele ser en una cultura asociada al dolor y al sufrimiento, donde el hipotálamo está tan cargado de recuerdo del dolor que cualquier cosa te duele, y donde dolor y “lo conocido” pasan a ser lo mismo, de modo que necesitas el dolor, que es “lo conocido”, para que no aumente la angustia de lo desconocido.
Pero la conciencia de la realidad más allá del velo supone una sanación del dolor acumulado sin conciencia.
La Tormenta no es repetir. Por ese motivo, las crisis son estupendas, y cualquier persona que ahora se encuentre en el mayor sinsentido de su vida, está cerca de la puerta que le permitirá encontrar el mayor sentido de su vida.
La Tormenta es la resurrección, las grandes transformaciones, vitalidad desbordante. Pero si no sabes qué hacer, te da miedo; si no hay conciencia, piensas que la Tormenta son catástrofes.
Si no estamos en esta dimensión de las ondas, Tormenta significa simplemente crisis, cambios bruscos, no necesariamente exitosos, sino más bien lo contrario, por ejemplo accidentes y peleas. Es decir, algo propicia que cambies urgentemente. Si estás sordo terminarás por enterarte; la solución siempre está muy cerca, en la Tormenta.
La energía de la Tormenta no está hecha para aburrirse, sino que está asociada a grandes trasformaciones, y lo insólito está siempre cerca, de modo que conviene interiorizarse para entenderlo.
La tormenta augura cambios, resurrecciones, transformaciones totales hacia la vida. Es el momento de remover lo que te impide vivir, entendiendo que vivir es sinónimo de ser feliz, de dar gracias, de bendecir, de mirar y sólo ver amigos, sólo ver cosas maravillosas que te rodean.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda de la tormenta: transformaciones repentinas y sanadoras

ONDA DE LA TORMENTA: Del 12 al 24 de enero

La energía del amor incondicional va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta) a la energía de los cambios sanadores.
Según avanzamos desarrollando ese amor incondicional, se van produciendo sanaciones, a menudo repentinas, en nosotros y en otras personas, hasta llegar a alcanzar la sabiduría del espíritu, en su vertiente comunicadora (viento, tono 13), y la alegría (mono, tono 13 en la onda oculta).
Las transformaciones y los cambios, por lo tanto, no tienen que implicar un camino de sufrimiento y dolor, sino que van dirigidos a alcanzar la alegría, el juego y la inocencia.

La onda de la tormenta es la de las transformaciones repentinas y sanadoras.
Partiendo de una dinámica de cambios bruscos, regeneraciones y auto-sanación, estamos caminando hacia la alegría y el juego. La sanación nos ayudará a encontrar la alegría (tono 9 da fuerza al 13).
Aquí nos desafía precisamente lo que nos libera en la onda oculta: la elevación de conciencia, fusión e iluminación. Para crecer, tendremos que “rendirnos”, en su concepción más positiva, ante la luz.
El servicio a los demás es nutrir y proteger (dragón, tono 3).
Para realizar esos cambios sanadores, esta onda nos recomienda utilizar la comunicación y la palabra, siempre desde el espíritu (viento, tono 4).
La fuerza la podemos obtener visualizando la abundancia, en este caso concreto creando y creyendo en las sanaciones repentinas, en los milagros (noche, tono 5).
Para liberarnos y descargar tensiones, es importante la limpieza de las emociones (luna, tono 11).

La tormenta es la onda séptima, expresando los contenidos del tono 7 resonante.

La tormenta se asocia a grandes transformaciones, a reinventarse y a resucitar. Eso no quiere decir que todas las grandes transformaciones sean evolutivas. Las múltiples transformaciones pueden ser simplemente la forma en que actúa un estafador, que cambia de nombre y de aspecto para no ser reconocido y conseguir sus logros depredadores. Además, en ocasiones las grandes transformaciones son ocurrencias desastrosas.
Una gran transformación puede ser encontrar un entorno maravilloso y urbanizarlo para venderlo y así hacerte rico, despreciando la flora, la fauna y la belleza majestuosa de la madre tierra en aquel entorno.
Sin embargo, encontrar el valor evolutivo, es decir, aquello que te permite acceder al encuentro de tu alma, es importante.

La realidad aparece sola

LA REALIDAD APARECE SOLA (17/2/2017)
La realidad aparece sola cuando tú modificas tu interior.
La realidad, que es la expresión de dimensiones superiores y del corazón amoroso de la vida, o sea de Dios, quiere comunicarse contigo. El problema es que el ego distorsiona la realidad y te impide esa comunicación. Entonces, la evolución que sucede al despertar el ser espiritual es desmontar toda esa visión de la realidad creada desde el ego y abrirse a la realidad de dimensiones superiores que viene a ti.
No necesitas hacer nada, porque tú no la creas, de modo que el trabajo es desmontar los conceptos que has creado para sentirte seguro, y lo otro aparece, porque siempre te acompaña. Y, de hecho, posiblemente ya has venido a esta encarnación con esa conexión abierta a cumplir tu misión.