Podemos decir que somos la supernova

Podemos decir que la tierra es una supernova que ha explotado, como quien dice que es una supernova que se ha destruido o roto. O podemos decir que la tierra es una supernova que ha dado un paso más allá en su evolución supernova, pero no más allá hacia la ruptura y la destrucción, sino más allá hacia lo maravilloso.
En realidad, en algún momento podemos elegir qué es lo que decimos, pero quizá no siempre lo sabemos. Quizá podemos durante mucho tiempo creer que solamente se puede decir una cosa y esa cosa es la que todo el mundo dice.
Pero también quizá en algún momento te puedes dar cuenta de que puedes elegir conscientemente qué es lo que quieres decir, qué es lo que has visto, como Moisés cuando sube al monte y ve algo y recibe la orden “díselo a los demás”, precisamente porque lo que se dice en esa realidad ordinaria y parece la verdad, es solamente la verdad de esa realidad ordinaria. Pero justamente el despertar de la conciencia te lleva a la montaña. La montaña es el lugar privilegiado donde ir. Hay un momento donde la montaña te llama y decides acudir a la llamada. Por eso podemos decir que estamos en la supernova, evolucionada. Estamos en la supernova que ha dado un paso más allá hacia la maravilla.
Y también podemos decir que somos la supernova.

La tierra es el resultado del agua y la luz. A su vez, el cuerpo del ser humano también lo es

La tierra y el ser humano son el resultado del agua y la luz:

En la antigua Grecia los sofistas enseñaban a defender una opinión y también la contraria, porque eso es perfectamente posible con las palabras. Las palabras permiten hacer una frase con el sí y otra con el no.
También lo vemos cotidianamente todos los días en el mundo de la política, donde los mismos argumentos o sucesos sirven a unos para decir una cosa y a otros para decir la contraria. Incluso el mismo personaje puede decir lo mismo y lo contrario en sitios distintos.

La ciencia está hecha con palabras y por tanto al final son construcciones donde lo que parece absolutamente objetivo quizá no lo sea tanto.
Se admite como científico que la tierra es polvo de una supernova, es decir, una superestrella que en un momento estalla. Ese polvo empieza a compactarse como consecuencia de las fuerzas gravitacionales que existen uniendo las estrellas, incluso cuando la supernova desaparece, y también como consecuencia del agua, que, al oxidar los metales de la supernova, los va uniendo formando masas compactas, en un proceso de millones de años. Claro que hablar de millones de años es una explicación que se da desde este lado de la realidad, porque el año es un concepto humano.

También se reconoce “científicamente” que el agua en la tierra viene de más allá del sistema solar. Por lo menos eso dice la NASA. El agua no lo produce el sol y tampoco el polvo cósmico estelar, sino que viene de más allá del sol.

Son dos explicaciones científicas, pero lo que es seguro es que no ha habido ningún ser humano para comprobarlo ni para verlo. Consecuentemente se mueven en ese terreno de lo absolutamente cierto, para el que quiera decirlo así, pero que tiene bastante de simbólico.
Es decir, en la formación de la tierra coexisten dos fuerzas, una que llamamos agua y viene de más allá de donde estamos, y otra que, aun no teniendo luz en estos momentos, reconocemos como formando parte de una supernova, es decir de un núcleo que emite luz constantemente.

La tierra es el resultado del agua y la luz. A su vez, el cuerpo del ser humano también es resultado del agua y la luz. Es el resultado del agua que viene de más allá y de la supernova, que es el aquí, pero transmutado.
Por lo tanto, si estamos en la tierra, que es polvo de la supernova, estamos en la supernova y somos la supernova, además de agua.

La mujer es redonda como el sol en su intimidad

La mujer es redonda como el sol en su intimidad, porque la mujer es abrazadora.
La mujer es abrazadora porque está encargada de expandir la luz, de crear esa fotosfera que permite que todas las cosas aparezcan. La mujer hace aparecer todas las cosas y las coloca armoniosamente.
En el momento evolutivo en el que estamos es fundamental resituar y reordenar todos los contenidos, y reconocer el valor de la luz, la armonía, la estética y la ética, así como todos los valores que en el código maya se atribuyen a la estrella, como la integridad y el ocuparse de todos, porque claro, la estrella como onda está asociada al dragón.
La energía femenina que reconocemos en el dragón, que es la luz que toma forma, también podemos reconocerla en la estrella y en la energía del día verde.

Por eso es importante que cada persona resitúe esto interiormente, favoreciendo el que haya nuevas leyes, acuerdos y normas en los estados, para que la energía femenina y la energía de la mujer se vean reconocidas, y, como en una carrera de relevos, pasarle el relevo.

Hay un tiempo y hay otro tiempo. Si decimos que hay otro tiempo, pero hacemos lo mismo, estamos en el mismo tiempo.
Ahora es el tiempo de la armonía, la paz y el amor.

Los abrazos en el ser humano también forman un círculo

La otra posibilidad de que aparezca el círculo en el ser humano de forma amorosa es gracias a los brazos, tanto de hombres como de mujeres, porque están hechos para hacer un círculo al abrazar.
Entonces, encontramos que la figura del círculo contiene la resonancia en relación con el amor, pero también con la iluminación.

Actualmente los seres humanos estamos haciendo algo nuevo que lleva apenas 50 años o poco más, que es llenar el espacio que rodea la tierra de objetos que trazan constantes círculos alrededor de la tierra, como son los satélites de comunicaciones, que favorecen justamente la comunicación.
Ahora el asunto es poner en esa comunicación luz y amor.

La mujer adopta la misma forma que el sol

Es difícil hablar de este tema públicamente porque no es un tema de conversación en público, sino en todo caso más bien de ámbito privado, pero creo que vamos a intentarlo.

Por un lado, tenemos al sol, que nos ofrece una imagen circular, pero que en realidad no es un sólido, sino un gas a alta temperatura.
El agua pasa a ser gas debido al calor, que hace que se separen sus partículas, dejando de actuar las leyes que son activas en el líquido y haciendo aparecer las que son activas en el gas.
Lo que ha sucedido es la separación de las partículas, algo que ya sucedía en el agua respecto a lo sólido.
El sólido se separa y aparece el agua, y cuando el agua se separa aparece el vapor. Y cuando todavía por efecto del calor se modifican las leyes del gas, aparece el plasma. Es decir, cada vez las partículas están más separadas y hay más vacío entre ellas.

El sol aparece como una imagen circular. En realidad, no es la imagen de un objeto, que sería el sólido, ni tampoco la de otro objeto más separado como sería el agua, y ni siquiera es la de un gas. La mayor parte de los gases, cuanto más y más se separan, más invisibles se hacen. Pero lo que sucede con el plasma es que en lugar de hacerse más invisible se hace más visible y aparece con la misma visibilidad y contundencia de visión de un objeto, pero en realidad, si consideramos que un objeto es algo sólido, el sol no lo es. Y ni siquiera lo que vemos es el propio gas, sino una emanación de ese gas.

La imagen redonda no la produce el gas, sino lo que llamamos fotosfera, que es un efecto visual producido por una convención. Es como una manifestación de las leyes internas de ese elemento, que le confieren unos bordes nítidos como los sólidos, sin que sea realmente un sólido.
La imagen que adopta es un círculo. Esto es sobre lo que queremos hablar, sobre el círculo, porque en la comparación entre el hombre y la mujer, la mujer sabe adoptar nítidamente la misma forma que el sol; sabe presentarse como un círculo. Es la encargada de ello. La mujer tiene el encargo de reproducir la misma forma que el sol con su fotosfera, que es una imagen circular.
La mujer adopta y está encargada de hacer la fotosfera; es la encargada de ello, de que aparezca esa luz que puede difundirse. Esa figura redonda la adopta, la compone y la hace real en el momento del intercambio amoroso. El yoni formaría la fotosfera y el lingam sería en todo caso el combustible, el gas o la materia del plasma.

Portal 888: la puerta consiste en dirigirse a la luz de la fuerza amorosa que reconstruye la malla

portal 888 astrología
Lo que estamos viendo ahora en el cielo es que Venus retrógrada se dirige hacia el Sol.
Venus por un lado está retrógrada, al igual que Neptuno, Quirón, Plutón y Urano, pero solamente es Venus quien se dirige hacia el Sol.

Esto sucede en el tiempo en que decimos que se abre una puerta, la puerta de los tres ochos, que también puede ser la puerta trina a más allá de lo finito. La puerta trina es como un triángulo, que es donde se suele pintar un ojo, donde “el que ve, te ve”, y “tú ves al que ve”.
Bendición al león. Bendición a Ariel.

Estamos hablando del 8/8/8, que en el Tzolkin es mano 10, de la onda del espejo, es decir, de acceder a la realidad. Por supuesto acceder a la realidad significa ver la realidad, según la ley del amor, donde tú eres otro yo, in lak’ech – ala ken.
Entonces, en ese momento propicio para aproximarse a la realidad, verla, tocarla y sentirla desde la ley del amor es cuando está configurado un portal. Es el momento en que experiencialmente, es decir, según lo que indica el color azul, tu conciencia, que también es color azul, te indica transformaciones, traspasando la puerta cuando vibras desde la incondicionalidad -tono 10 en la onda del espejo-. Y está apareciendo como manik-mano-venado azul, que habla de sanación desde el reconocimiento de las faltas al amor.

El guía en esta configuración es el águila 10 de la onda del enlazador, es decir, una forma de situarte en la incondicionalidad y desde ahí mirar.
El águila 10 es una forma de ver incondicional, que extrae su nutrición y su fuerza de la raíz del propósito del enlazador.
Estamos hablando de que aquello que te guía es la forma emocional de la solidaridad del dragón, que hace aparecer a ese dragón como enlazador blanco.
De modo que ese reconocimiento de las faltas al amor que te produce sanación cuando lo haces desde la incondicionalidad y desde el in lak’ech, viene guiado por la propia solidaridad en forma emocional enlazadora.

Entonces ahora, cuando miramos a Venus, que expresa ese significado amoroso, vemos que la puerta consiste en dirigirse hacia la luz de esa fuerza amorosa, que, como manik, reconociendo sus faltas al amor en el pasado, reconstruye la malla amorosa.
En estos momentos, Venus se dirige hacia el Sol. El amor busca el contento de la iluminación. Y eso va a ocurrir de forma plena también en un momento señalado, como es el 15 de agosto, donde se inicia el segundo vinal, lo cual significa que has podido vivir los 20 sellos contando desde el mago, cuando se produce esa conjunción.

Todo eso forma parte de la puerta, es decir, algo que se presenta a la visión de tu águila. Por supuesto, el 15 de agosto sincrónicamente también se celebra en lo común un viaje, el viaje el alma que ha dicho “así sea” a la voluntad de dimensiones superiores y se dirige a su encuentro.
Es como la entrada trina más allá de lo finito.

También la luna se dirige al encuentro de Venus retrógrado. Por eso sabemos que se trata de algo referente a la luz radiante y también a la luz encarnada en esta dimensión, y que recibe esa luz de dimensiones superiores.
Esta puerta abre esa conjunción y la sitúa también en momentos muy solemnes referentes a la humanidad.

La cuenta del Tzolkin que estamos manejando se asocia con el mes de agosto de un 3113 a.C., que algunos dicen agosto de 3114 a.C., aunque para nosotros es 3113.
También, el viaje enlazador que unía a todos los pueblos se inicia en agosto de 1492. Algunos dicen que para tirarse de los pelos y nosotros que es para que hoy sea hoy y podamos todos vivir el in lak’ech-ala ken, limpiando el karma, es decir, limpiando el pasado para que resplandezca la luz, porque todo lo que impide resplandecer a la luz son hechizos, y nosotros somos limpiadores de hechizos.

Gracias, bendiciones y perdón.

8/8/8 : Una oportunidad de reparación

planetas retrógrados julio agosto 2015
Muchos de los planetas están retrógrados en las cercanías del 8/8/8, que es el portal asociado a la integridad, la armonía y la sociedad de la estrella.

Conviene adentrarse en esa posibilidad que se ofrece, porque cuando los planetas están retrógrados quiere decir que se establece una conexión con el karma. Es momento de revisar actuaciones que han dejado una huella kármica, bien sea en forma personal o ancestral.
Todos esos patrones kármicos están activos en el ADN, de modo que este es un momento donde se puede producir la limpieza del karma y el aumento de la integridad.

Estamos en las cercanías del 8/8/8 y en este momento muchos planetas están retrógrados.
El nodo lunar se ha puesto retrógrado el día 25 de julio, el día sin tiempo. Este nodo hace referencia a la luna y al alma, y por lo tanto al karma, que está asociado al alma, al tratarse de experiencias anteriores acumuladas. Al revisarse estas experiencias se puede replantear una reparación y restauración.
En el Tzolkin que manejamos, eso se asocia a manik-mano, una sanación a través de la reparación de los lazos del amor.

A continuación del sello 7 aparece el sello 8, de tal manera que la reparación favorece la integridad, porque un sello es consecuencia del otro. Cuando uno se completa, aparece el otro; cuando hay completa reparación de los daños al amor se integra la armonía, aparece la sociedad de la estrella y todo es armónico y bello.
El dos, que a veces se considera como un desafío, para nosotros es un regalo. Al completar algo lo que aparece es un regalo. Por eso el otro y el dos son un regalo.

En estos momentos hay una oportunidad de reparación. Puede haber muchos encuentros con una característica kármica, donde al estar alineado con el corazón amoroso de la vida, reparas, porque tu acción es impecable. Hay muchos encuentros ahora en los que se abre una puerta de reparación y una puerta de alineación con el corazón amoroso de la vida. Lo que se produce es reparación y eso favorece la armonía.
Puedes encontrarte con personas, y depende cómo actúes estarás conectando con la sanación (venado) y también con la integridad, porque tú vienes a reparar.
Estás vivo en este tiempo y eres la reparación de un linaje.
Ahora se abre la puerta de la armonía que favorece la integridad.

Venus se ha puesto retrógrado el 26 de julio, con el inicio de este periodo que rige el calendario maya, indicando la calidad de la vivencia.
La vivencia actual es una vivencia de reparación del amor.

El Tzolkin es una elipse, similar al movimiento de la tierra alrededor del sol

El Tzolkin es una elipse.
El Tzolkin puede ser representado gráficamente como una elipse, es decir, algo similar al movimiento de la tierra alrededor del sol. La tierra, en su desplazamiento anual entorno al sol tiene dos momentos que son los más alejados de la elipse, y otros dos donde la elipse se aplana y representan la máxima cercanía.

Su traducción en el ritmo de las estaciones está en relación con los equinoccios y los solsticios. Hay dos momentos, en los inicios del invierno y de su opuesto el verano, en los que el día o la noche son muy largos, estando en los extremos más alejados de la elipse.
Hay otros dos momentos en que los días son iguales y la luminosidad y la oscuridad se equilibran, que son los equinoccios de primavera y otoño. En esos momentos los días son prácticamente iguales a las noches, aunque depende del lugar de la tierra en el que estés, pero la tendencia es esa.

De la misma manera, vemos que el Tzolkin describe un movimiento en sentido fluyente del 1 al 260, que se inicia en un extremo con el DRAGÓN 1, con el sello 1 y el tono 1, y concluye en el punto más alejado que es el SOL 13, sello 20 y tono 13.
Hay otros dos momentos en que esos dos mismos sellos aparecen con el tono 7 (DRAGÓN 7 y SOL 7), encontrándose el tono 7 en el centro de los tonos. Encontramos en los dos extremos opuestos de la elipse al sol 7 y al dragón 7, que tienen en común con el inicio de la primavera y del otoño que la luz es igual; no es la más grande ni la más pequeña, sino que está en el centro.
Mientras, los tonos 1 y 13 indican los extremos máximos, donde la luz es máxima o mínima.

Los tonos 7, que son opuestos y hablan de lo mismo, están equilibrados y corresponden a la primavera y al otoño, mientras que los tonos 1 y 13 están extremados y corresponden al invierno y al verano.

De esta manera, encontramos que hay una representación del movimiento en elipse del transcurso del tiempo, que es una traducción del movimiento de la tierra en el espacio.
Claro, hemos utilizado 260 del Tzolkin donde la tierra utiliza 365. De esa manera nunca van a coincidir.
Sin embargo como son 260 rápidamente se alejan de esa ubicación, quedando deslocalizados, y no se corresponden en el tiempo.

Podríamos preguntarnos qué utilidad tiene una forma de medir el tiempo que no se corresponde con los movimientos de los astros, aunque diseñan lo mismo y son un símil.
Aquí las preguntas abren puertas. Cuando encuentras la respuesta adecuada, como sucede con las preguntas de la esfinge, hay algo que se abre, poniendo en evidencia el poder mágico de ampliar la realidad, la vivencia y la vida que contienen las palabras, y también su poder creador, que es el poder creador del pensamiento.
Seshat, que está representada por una estrella, es la divinidad egipcia de las palabras. Como “diosa” es la representación conceptual del poder del hombre despierto, que evolutivamente busca su conexión desde el interior con la profundidad de la vida. Ese poder pertenece al hombre desde el momento en que lo encuentra.

Ese es el motivo por el que es una gestación, una recreación del ser humano donde estas cuestiones se plantean por medio de los símbolos.
Los símbolos son cuestiones: qué ves cuando miras al símbolo. Cuando avanzas meditativamente y te asientas en el diálogo con dimensiones superiores, vas naciendo e incorporando esa realidad plena del ser siendo.

La cuestión que se plantea es porqué un símil del movimiento de la tierra, cuando diseña el año en algo que se deslocaliza del año, se hace independiente del tiempo, pero conteniendo al tiempo. Está hablando de la posibilidad de otro tiempo; del mismo mecanismo del tiempo desde otra actitud.
El tiempo de 260 del Tzolkin, que bien podemos considerar como tiempo sagrado, no precisa una localización del sol y la luna.

El Tzolkin se inicia con un sello de la familia portal, que es donde está el agua (luna), el programa de la creación (semilla) y también la resurrección (tormenta), que es la conexión con el Dios creador que produce la vida incluso en la muerte. Es fácil producir vida en la vida: coges semillas vivas y crece la vida; coges óvulos o espermatozoides vivos y crece la vida. Pero ¿y si los espermatozoides, los óvulos o las semillas están muertos? El ser siendo, incluso en esa situación también crea la vida y no necesita el vehículo formal. Es un nivel diferente.

El tiempo sagrado del Tzolkin, donde te conectas con el ser siendo despertando a esa realidad, está expresando una puerta con la característica de la familia portal; hay una actitud asociada a las características de la familia portal por donde entras a la vivencia del tiempo sagrado: la emoción, el agua y la luna (luna) te llevan al cielo, transcendiendo la parte forma o material de la tierra; el programa (semilla); la posibilidad o capacidad del dios creador para crear la vida incluso desde la muerte (tormenta); y un cuarto elemento (mago), que es una actitud donde están representadas plenamente las características humanas.

La luna es una luna y puede ser atribuida al ser humano, al igual que la semilla y la tormenta, pero el mago es el ser humano.
El mago, como aprendizaje, recuerdo, redescubrimiento, iniciación y discipulado tiene dos asociaciones, una con la sanación y el reconocimiento a las faltas al amor de la mano, que es su sello oculto, y otra con la onda del águila, es decir el acceso al ver de la estrella.
El Tzolkin de 260 que expresa el tiempo no tiene una puerta determinada por la situación en que se encuentra el sol o la tierra, sino una puerta en relación a la actitud del ser humano: el reencuentro con la emoción, el discipulado como seguir, iniciarse, escuchar y aprender de forma que se produce un recuerdo, pero también como búsqueda de aquellos momentos en que has sido enemigo del amor, y una disposición para ver de forma diferente.

Los eclipses son de alguna manera una llamada de atención al despertar

Este mes contiene dos eclipses, siendo los eclipses momentos donde la habitual alternancia sol-luna se ve interrumpida o modificada, apareciendo entonces lo no habitual.
Ante lo no habitual, la persona se despierta en un grado u otro, aunque simplemente sea porque se activan los escáneres elementales de la supervivencia.
Lo habitual te duerme y lo inhabitual te despierta, en forma primaria. Si eres conductor y vas por una vía nueva que desconoces, aumentas tu atención. Incluso si eres peatón viandante y de repente te encuentras en una calle o lugar que no conoces, aumentas tu atención, dándote cuenta de que estás perdido o distraído, a no ser que estés caminando sin rumbo y entonces también vas con atención mirando cosas nuevas.

De modo que los eclipses son de alguna manera una llamada de atención al despertar.
En este tiempo, en que nos encontramos en la primera primavera después de la finalización del año maya 2012-2013 donde se anunciaban grandes cambios, hay dos eclipses, que están situados sobre contenidos fundacionales asociados al ser humano, que se reconoce unido a todos los seres humanos.
En este mes de abril aparecen un eclipse de luna y un eclipse de sol. Eso ya solo a muchas personas les incita a mirar.
El eclipse de luna se superpone sobre una fecha especialmente significada, porque la luna llena de primavera es la luna llena de la libertad y traduce la Pascua. Por debajo, de modo no visible a no ser que investigues y mires más profundamente, se encuentra la nave de Isis, con todos sus contenidos asociados a la inmortalidad y a la resurrección, y como una actualización emergente, es decir hacia fuera de la pascua de la libertad, aparece la pascua de la resurrección.

Con emergente hacia fuera queremos decir que lo que era un hecho vivido en la familia se presenta como algo dirigido a todos los seres humanos, de modo que hay una escalera ascendente donde un ser humano tiene una experiencia personal iluminatoria, es decir se ilumina, y transmite esa iluminación a sus hijos, y sus hijos a sus hijos, y los hijos de los hijos transmiten esa iluminación a sus hijos, y estos a sus hijos. De modo que hay una progresión de la transmisión de esa experiencia, pero mientras sucede dentro de la familia en forma creciente, también aumenta en forma mucho más creciente todo el entorno ajeno que corresponde a la humanidad, y en un determinado momento lo conveniente es la transmisión, no a la familia sino a lo ajeno a la familia. Ese momento es el que da inicio a la Era Común, y ya la Pascua y la nave de Isis no es hacia la libertad sino hacia la resurrección, incluyendo a todos y más exactamente a “todos sin excepción”, o sea a todos-todos.

Para la comprensión del asunto, se produce también la necesidad del desarrollo de la ciencia del alma, entendiendo que psicología es ciencia del psiquis, que es el alma.
En un determinado momento se accede a lo transpersonal, que es traducible en el código Tzolkin al descubrimiento del espejo. El espejo como sello da fuerza al mago, que es quien recibe la información del Tzolkin, y el espejo como onda te lleva al nuevo nacimiento, es decir a la experiencia de la Pascua en sus dos vertientes, ya que estando el amor en el programa del arquetipo humano, solo es libre el ser humano cuando ama.
El ser humano es libre cuando es libre para amar, y el descubrimiento del territorio del amor es el del territorio de la libertad.

A partir de un determinado momento ya no era un valor para el matrimonio el tener hijos para perpetuar la especie o el que fuesen una garantía de seguridad, beneficiosa simplemente porque daba seguridad económica. La mujer, o sea la energía femenina, podía ser sacrificada y transformada en objeto, comprable y vendible, y se podía llegar a pensar que era benéfico incluso santo que un hombre rico sustentase como esposas a varias mujeres, sobre todo porque fuesen pobres, y que era generosidad el que la riqueza usase el matrimonio de la pobreza. Pero la riqueza puede ser generosa con la pobreza sin poseerla, simplemente dándole una parte de su riqueza. Otra cosa se llama abuso de la pobreza, donde para sobrevivir abandona el ser persona para ser cosa.

Cuando se produce un eclipse de luna, que en este caso es total indicando así su grado máximo, es porque la luna llena entra en el territorio de lo que se denomina nodo, que es donde la órbita de la luna se sitúa en la eclíptica u órbita de la tierra, lo cual sucede cada 6 meses, estableciendo así un eje nodal.
Ese eje nodal es el que opone también el verano con el invierno y la primavera con el otoño, y también el que opone la nochebuena con la noche de San Juan, o el cumpleaños del mundo con la Pascua. Es decir, que el eje nodal es algo conocido en muchas tradiciones.

Pero lo que nos interesa es resaltar que el eje nodal se refiere a la limpieza del karma.
En este 2014, en un momento de inicio o fundacional, también sucede una limpieza del karma, porque en el día de la luna llena, Marte, que está retrógrado desde hace tiempo, llega a sus momentos más cercanos a la tierra, siendo Marte el regente del signo astrológico asociado el nuevo nacimiento, Escorpio.
Marte también es regente del inicio de la primavera, porque es el regente de Aries, que también es conocido como Nisán y que a su vez es el propio inicio del zodiaco.

Así, Marte, asociado con la guerra, también conviene asociarlo como INICIO. Inicio como Aries, y nuevo nacimiento, que es nuevo inicio, como Escorpio.
Marte se pone conjunto con la Luna en su viaje retrógrado, mientras que la Luna se dirige precisamente hacia el signo que significa el nuevo nacimiento, que es Escorpio, estando situado el Nodo exactamente donde se unen Escorpio y Libra, que es donde se va a producir esa señal del eclipse total de Luna, indicando hacia donde se dirige la humanidad, que es hacia un nuevo nacimiento.

En el otro extremo, el Sol, desde Aries se está dirigiendo hacia Tauro, hacia el otro extremo nodal que está en la frontera entre Aries y Tauro.
Esa frontera entre Aries y Tauro y entre Escorpio y Libra es donde por un lado está el territorio de Marte, y por otro lado el territorio de Venus, es decir amor-guerra.
Mientras lo que representa la guerra se dirige al territorio del amor, lo que se ilumina por la entrada del sol es también el territorio del amor asociado a Venus como regente de Tauro. El sol ilumina Tauro mientras Marte abandona su territorio para dirigirse a territorio de Venus. Y Isis o la luna llena se sitúa justo en esa frontera.

Lo que se produce tiene recurso al código Tzolkin, porque en ese momento la luna puede ser vista con el color rojo, entendiendo que aquello que se inicia con la luna roja es el castillo verde.
Kármicamente son necesarios muchos trabajos internos en colaboración con la libertad y con la resurrección, porque lo que no te permite ser libre y resucitar son contenidos internos, entendiendo que el amor, que traduce una emoción que te libera y haces bien en escucharla, es un estado de conciencia. De modo que no se ama por emoción en plenitud, sino se ama por acceder evolutivamente a la realidad del amor.

Si solamente amases emotivamente, amarías traduciendo tus gustos o lo que te da satisfacción. Pero el amor en plenitud, es decir desde lo óptimo, no es una recompensa sino una totalidad, una forma de ser y estar, y entonces se produce una alquimia, porque también amas a tu enemigo, es decir a aquella persona que crees momentáneamente que es tu enemigo, y eso traduce evolutivamente el nivel de lo óptimo, porque puedes encontrar como aun siendo enemigo de lo óptimo, lo óptimo siempre te da amor, y eso también es un despertar.

El sol en tauro traduce los valores, que también pueden ser riqueza y dinero, porque pueden ser materiales o espirituales según sea una persona, y se sitúa desde el nodo sur precisamente iluminando qué son los valores y qué es el dinero.
El sol en este momento está en Aries, que es donde se produce el eclipse, pero el Nodo y el caminar del sol es hacia Tauro.
Hay una iluminación de los valores, pero la orientación se marca hacia el otro extremo nodal y lo que significa es volver a nacer.

El Dios de la guerra, retrógrado, pasa a situarse en el lugar del otro, donde lo que debe reinar es el amor

La Luna el día 14 de abril se sitúa en el grado 13 de Libra, conformando de esta manera una versión de la gran cruz cardinal en su forma más exacta.
Pero como el movimiento de la Luna es muy rápido, al día siguiente ya entra en el signo de Escorpio, y esto sucede precisamente en luna llena, es decir que como si la Luna no tuviese bastante trabajo con mostrarse como llena, decide previamente formar la gran cruz, en su forma más exacta.

La primera versión de la gran cruz en su forma más exacta se realiza gracias a esa velocidad de la Luna, precisamente en un día tan señalado donde se unen distintos estratos culturales, siendo el hecho cultural el menos importante ya que en realidad son estratos vivenciales, donde en relación a esa fecha muchas personas aún hoy en día se juegan la vida, por ser judíos o por ser cristianos.
A lo largo del tiempo, muchas personas han manifestado la existencia de una vida superior a esta vida aparente, diciendo que aquello que sucedía, que ha sucedido o está sucediendo es transcendental para toda la humanidad y en definitiva para la vida, porque el ser humano es el espectador de la vida.

Todo sucede para él, por él y en él. Toda la vida, toda la plenitud aparece en vivencias humanas, al menos en la dimensión humana, que contiene en un espejo a la dimensión Dios. Quizá no sea en un espejo, sino la posibilidad de adentrarse en la vivencia, justamente para atraer más vivencia a las demás personas, es decir para que todos estén más vivos.
Cualquier cosa que ves aparece para que la veas, aunque no creas que todo lo que sucede lo ves, ya que por ejemplo no puedes ver millones de neutrinos que atraviesan tu cuerpo cada segundo, pero sí puedes ver una gran cruz en el cielo, por lo menos en el cielo de tu ordenador.

De modo que lo que haga la Luna en la primera luna llena de Nissán, en la Pascua de resurrección o en Navigium Isis, parece importante, por lo menos para las personas tocadas por la maravilla.

Encontramos que el día 14 la Luna se sitúa en el grado 13 de Libra y de esa forma precede a Marte, retrógrado, 9 días antes de su llegada a ese punto.
Hay una secuencia.
Primero la Luna, en luna llena pero antes de haber llegado a su plenitud, dibuja con total precisión la gran cruz cardinal.
Después, en menos de 24 horas entra en el signo de Escorpio, y esta Luna trabajadora, eficiente y dialogante, hace aparecer el triángulo de agua.

Primero, le señala a Marte, que por una parte es el Dios de la guerra y por otra es el regente del signo de Escorpio, un lugar en un signo cardinal que representa al otro, pero que además está gobernado por Venus, o sea por el amor. El Dios de la guerra, retrógrado, pasa a situarse en el lugar del otro, donde lo que debe reinar es el amor.
Entendemos y reafirmamos que retrógrado indica precisamente que se trata de una oportunidad de limpiar el karma, y en este caso añadiríamos que es el karma personal, porque está hablando de la relación con el otro. Es un buen momento para recapitular.

En el otro extremo de la línea cardinal se encuentra Urano, que tiene una relación con lo nuevo, ya que fue descubierto en relación con la revolución francesa, la independencia de América, el inicio de la edad moderna, etc.
De modo que la Luna señala activamente ese lugar adecuado para Marte, que es el dios de la guerra pero que también es regente de Escorpio, asociado al nuevo nacimiento. Cualquier persona que no es capaz de amar necesita regenerarse, volver a nacer y ser regenerado desde el amor, encontrando aquello en ti que te abre a algo nuevo.

Siguiendo con la secuencia, al día siguiente se produce la Luna llena en plenitud, y entonces Plutón también se vuelve retrógrado. Cuidado, solo estaba retrógrado hasta ese momento Marte, pero entonces también Plutón se vuelve retrógrado.
Plutón también es regente de Escorpio, donde se va a dirigir la Luna para formar el triángulo emocional del agua. Al ponerse retrógrado está hablando de una liberación del karma, especialmente asociado con la profundidad interior de las personas y de la sociedad, ya que a Plutón, descubierto en 1930, se le asocia con la introspección, el auge de la psicología y la psiquiatría, y el conocimiento de los estados alterados de conciencia, siendo reconocido de alguna manera como regidor de los encuentros emocionales, es decir de la profundidad del alma.
En la mitología era el de señor del hades, del lugar de los muertos, y la línea cardinal que dibuja, es la que une la sociedad y la familia. Así, está hablando de transformaciones por aumento del contenido espiritual de las personas en la sociedad, pero también de una profundización en la vida que entra en el territorio de las personas que ya ha transcendido, de modo que aquí la limpieza kármica, que por un lado es social, por otro es ancestral. Plutón de alguna manera expresa cómo los que llamamos difuntos están vivos, incluso seguramente ayudándonos.
Plutón se sitúa en Capricornio, enlazando con Júpiter en Cáncer, que expresa justamente la regencia de la Luna, pero también las raíces, es decir la posibilidad de viajar a través de la información de tus cromosomas.

La Luna en primer lugar hace aparecer en plenitud el día 14 la gran cruz cardinal, marcándole a Marte su lugar adecuado para la limpieza kármica, y después, el día 15 entra en luna llena, donde se superpone la Pascua, la resurrección y la nave de Isis.
Entonces Plutón se pone retrógrado para producir esa limpieza kármica en los niveles profundos donde ya no se trata de tu relación con otra persona, necesitando limpiar la falta de amor con que quizá has tratado a otras personas, sino que se trata de hacer una limpieza kármica de los contenidos ancestrales pero también de tu situación con Dios, limpiando el espejo hacia la profundidad, no en lo horizontal como en el caso de Marte, donde se trata de tu relación abusiva con el otro, sino en tu relación con Dios, donde se trata de tu relación abusiva con Dios, lo que lleva emparejado cambios en la sociedad y limpieza del ADN.

A continuación, la Luna empieza a transitar por Escorpio, cuyos dos regentes colaboran en el proceso, y primero va a dibujar el triángulo de agua por su relación con Neptuno, que se encuentra en los primeros grados de Piscis, lo que permite establecer un orbe aceptable entre la Luna, en los primeros grados de Escorpio, Neptuno en los primeros grados de Piscis y Júpiter en el grado 13 de Cáncer.
A continuación, en poco tiempo, en su avance por el signo de Escorpio la Luna va a conectar con Venus y con Quirón, mostrando así que se trata de algo relacionado con la sanación, porque aparece Quirón, que te permite entrar en la inmortalidad, y relacionado con el amor, porque se presenta Venus.

No solo está activado el triángulo de agua, sino que todos los regentes de los signos de agua están ocupando lugares activos.

Por ese motivo es un tiempo favorable para cantar, sobre todo en buena compañía, pero también para visitar a personas que estén sufriendo, y para restaurar lazos y cooperar con todo lo existente, porque esa cooperación es catárquica y fundacional.

Sí, gracias y perdón.