El ser humano tiene un poder que desconoce

Empezar a creértelo es empezar a estar. Empezar a creértelo y verlo es empezar a vivir algo, es abrirle la puerta a una realidad, que era nuestra pero la desconocíamos.

El ser humano tiene un poder que desconoce. El ser humano tiene el poder de ser feliz y sin embargo lo desconoce. Lo tiene dentro y cree que está fuera. El ser humano tiene un poder maravilloso, gracias a Dios, gracias a la vida, bendito sea.
Bendito sea ese poder, que puede ser expresado como masculino o como femenino. El ser humano tiene un poder dentro que cree que está fuera, y solo cuando lo encuentra empieza a ser humano en plenitud. Cuando encuentra ese poder encuentra la razón de su existencia en esta dimensión: el poder de ser feliz y el poder de hacer felices a las personas.

El ser humano en su interior tiene un poder, que simplemente proyectándolo sin que ocurra nada material, empieza a transformar la realidad.
El ser humano tiene el poder de hacer felices a las personas simplemente mirándolas desde su corazón y amándolas, porque el amor es una vibración que transmite vida.
Gracias.

Conectar con el agua hexagonal

Conectar con el agua hexagonal es prioritario en estos momentos, es decir, conectar con el agua libre de todas esas interferencias que le impiden ser ella misma, y manifestarse así en todos los momentos.
La forma de cristalizar del agua pura es en forma hexagonal, pero cuando entran otras informaciones pierde esa capacidad.

El agua asume plenamente todas las informaciones. No te creas todas las informaciones sin contrastarlas con tu corazón, con tu ser espiritual. Las personas hipersensibles sienten el dolor, la tristeza y la desvalorización de las personas que sufren. Pero esa información no es suya. Solo parece suya cuando están dormidas, es decir cuando su conciencia no se ha despertado. Entonces, el agua asume todas las informaciones porque se adapta, hace suyo todo. Y las personas que son muy agua pierden la referencia de que son agua primordial, es decir, agua creadora.

Entonces, hay informaciones que impiden al agua cristalizar en forma hexagonal. Podemos considerar que eso le impide cumplir su programa y su designio. El agua asume todas las informaciones, pero el agua tiene una misión que cumplir y algunas informaciones le hacen olvidar, le alejan de sí misma y le llevan a una dimensión de la realidad donde pierde su característica generadora, creadora y le lleva a la inacción.

Eso es lo que expresaban los antiguos griegos como el averno. Hay una energía creadora que cuando es atrapada por el averno se queda inmovilizada, porque el averno contiene inmovilidad, dejar de ser. Hay algo que te atrapa y te impide ser.

El agua primordial, que cristaliza en el agua hexagonal cuando su temperatura está bajo cero, forma cristales con forma hexagonal de una belleza armoniosa.
Pero cuando el agua se desorganiza, no cristaliza en forma hexagonal, sino de forma informe; no reproduce formas reconocibles y pierde su esencia.

Esto es importante para el ser humano, que en su mayor parte, hasta en un 70%, es agua. Si se trata de agua que cristaliza en forma hexagonal, la persona tiene plenitud, pero cuando está llena de informaciones que le niegan, es atrapada por el averno.

Por eso es muy importante cortar lazos con el pasado. Cortar lazos con el pasado no significa cortar lazos con lo primordial, porque lo primordial es anterior al tiempo, sino cortar lazos con las informaciones que transcurren en el tiempo, que pertenecen a la realidad material del sufrimiento, donde lo que aparece son las frustraciones, las enfermedades y los miedos, y entonces, volver a conectar con ese agua donde las emociones son de plenitud y sabiduría.
Ese es el agua primordial, el agua de la felicidad y del amor, que son reconocibles como emociones, pero emociones de plenitud y de vida. Esa agua no está impregnada de la información que viene del conocimiento de las informaciones de la enfermedad, el miedo, el odio y la envidia, que son las informaciones que entran en el tiempo.

Entonces, cortar lazos con el pasado es liberar a tu agua de la información del tiempo y conectar con lo atemporal. Es como formatear un ordenador, eliminando todos los errores que se hayan podido introducir y recuperando el programa original. Eso es importante y en este momento es adecuado.

La luz te permite ver las cosas

La iluminación es ver. Iluminar es ver. La luz te permite ver las cosas. Cuando un lugar oscuro se ilumina, aparecen las cosas. La luz no crea las cosas; solo permite verlas.
Así, la iluminación es ver; iluminar es ver; la iluminación es lo que permite ver las cosas.

Entonces, igual que en la dimensión material cuando pones luz ves las cosas materiales, también hay una dimensión espiritual donde aparecen realidades ante tu visión, y eso es la iluminación. De repente tienes una iluminación y es que estás viendo otra realidad; estás viendo la realidad no visible con los ojos materiales.

La iluminación e iluminar es ver y hay momentos en que ves otra realidad. Hay momentos en que ante tu contemplación aparece otra realidad, compuesta de realidades que no necesitan ser materiales, pero no por eso dejan de ser reales.
Por eso se puede afirmar que existe una realidad no material, a la cual accedes en esos momentos de iluminación.

Mantenerse en contacto o adentrarse en esa realidad que ves en los momentos de iluminación ya es un acto voluntario. La realidad espiritual o segunda realidad aparece ante ti en los momentos de iluminación. Permanecer en ella o adentrarte en ella, ya es un acto voluntario.
A través de la evocación puedes volver a conectar y entonces instalarte en esa realidad.

Actualmente muchas personas están entrando en contacto con la realidad espiritual, donde están presentes todos sus ancestros y toda la humanidad trascendida. Muchas personas lo saben, lo reconocen, lo viven, mientras que otras se preguntan “¿por qué yo?”
Sí, tú eres importante, para la luz, para la trascendencia, para la humanidad, para el arquetipo, para la realidad espiritual. Tú eres importante.

La conexión con las emociones es la vuelta al cielo

La conexión con las emociones es la vuelta al cielo. Conectar con las emociones es el camino de regreso de Pulgarcito. Es el camino de regreso al cielo, a la maravilla, de donde todos los seres humanos venimos y procedemos.

Por eso es importante conectar con la inocencia. En la inocencia hay carencia, falta de todas esas informaciones catastróficas que ha aprendido el ser humano en la tierra, donde se ha olvidado de su origen. Conectar con la inocencia es una experiencia de nuevo nacimiento. Es reconectar con el alma.

La exploración del cielo es similar al reconocimiento, honra y respeto de la energía femenina

Podemos surfear y divertirnos sobre la ola. Eso significa que podemos subirnos a la ola y dejarnos llevar por ella, gozando. Podemos subirnos al agua y disfrutar con su fuerza, sin miedo. Sí, podemos dejarnos llevar por el agua sin miedo.
Eso es importante especialmente en un año que nos habla del agua cósmica. Podemos dejarnos llevar por el agua cósmica y entonces disfrutar plenamente. Si nos situamos ahí con total convicción encontramos nuestro lugar de poder, nuestro lugar de bendición.

Los seres humanos como arquetipo en esta encarnación acabamos de enviar una sonda al sol. Todos los seres humanos como arquetipo nos dirigimos al sol a 700.000 km/hora. Sí, podemos hacerlo, podemos acercarnos al sol.
Eso significa también que nos estamos acercando a la esencia de la mujer, si situamos a la mujer como el cielo y al hombre como la tierra, como decían aquellos abuelos de las pirámides. Para los egipcios, la mujer era el cielo y la mujer era la tierra.

Hoy, sincrónicamente, tratamos de llegar tan profundo como podemos al cielo y nos atrevemos a dirigirnos al sol, que está en el cielo.
La carrera espacial comienza a finales del siglo XIX, cuando los científicos trataban de crear cohetes que con un combustible líquido llegasen al espacio (Konstantín Tsiolkovski).
En esos tiempos, en el parlamento inglés se iniciaban los movimientos en favor de darle capacidad de voto a las mujeres. Estamos hablando de Inglaterra, el paradigma de la democracia. Las mujeres en Inglaterra no podían votar en el siglo XIX y empezaron a votar a inicios del siglo XX, pero solo si eran mayores de 30 años, es decir, con muchas limitaciones.

Por otra parte, no fue hasta 1926 que el estadounidense Robert Goddard diseñó un cohete de combustible líquido práctico.
Paralelamente, en 1918 se permitió el voto a las mujeres mayores de 30 años que reunieran ciertas condiciones, como ser ricas o universitarias. Pero la igualdad llegó en 1928, cuando las mujeres pudieron votar desde los 21 años. Es decir, a la realización de cohetes con combustible líquido.

Desde entonces, las mujeres han ido ganando derechos y consideración, al mismo tiempo que el hombre ha llegado a la luna y las sondas se dirigen a distintos planetas y actualmente al sol.
La exploración espacial se desarrolla de manera simultanea al reconocimiento de los valores de la mujer.

Por eso auguramos que en estos momentos en que la sonda se dirige al sol, la consideración de la mujer va en aumento. Incluso en los países cuya “ley” obliga a ser dependiente de un hombre, sea su padre, su marido o su hijo, nos dirigimos hacia una afirmación y un reconocimiento de esa energía, que sucederá desde la propia energía de la mujer en esos lugares.

La exploración del cielo es similar al reconocimiento, honra y respeto de esa energía, gracias a Dios. Se trata de la empatía, de limpiar el espejo, de adentrarse en el espejo. Se trata de vivir dentro del espejo.
Cuanto más vamos al cielo más encontramos a la mujer y más encontramos lo divino los seres humanos.
Gracias a Dios. Bendición.

Hay un camino de la tierra al cielo (año maya luna 13)

Hay un camino de la tierra al cielo, porque hay un camino de la tierra a la luna. En el mundo simbólico hay un camino de la tierra a la luna, que es lo mismo que decir que hay un camino de la tierra al cielo, porque la luna está en el cielo para cualquier persona que está en la tierra.

En el mundo simbólico de los mayas aparece un camino que une la tierra y el cielo. Esto sucede en la onda 13, que es la onda de la tierra, cuyo final es la luna como tono 13.
También en las vivencias del viejo mundo Jacob nos habla de una escalera al cielo por donde bajan los ángeles. Sucede justo cuando Jacob se transforma en Israel, mostrando cómo esa escalera que comunica arriba y abajo transforma a la persona. La forma en que Jacob expresa ese cambio es asumiendo el nombre de “fuerte con Dios”. Nos está indicando que esa transformación, que de alguna forma es un despertar, es fundamental, porque en el lenguaje de acierto y fracaso, o éxito y pérdida, la debilidad no es éxito y tampoco es acierto. Solo es acierto la debilidad que se transforma en fuerza. La experiencia de la debilidad para Jacob se transforma en “fuerte con Dios”.
Todo el mundo puede verlo. Todo el mundo puede verlo. Todo el mundo puede verlo.

En el mundo maya el propósito de la tierra que te lleva a la luna como forma trascendente, nos sitúa ante la onda 13. Nos está diciendo, con esa asignación al 13, que estamos ante la trascendencia.
La escalera que une la tierra y el cielo, o la tierra y la luna, es trascendente. ES LA TRASCENDENCIA. Es la onda 13, que significa trascendencia.

Nadie puede acceder a la trascendencia sin transitar por ese TAO que muestra la onda 13. Comienza con el voluntario para llegar al agua cósmica, que es justo el año en que estamos. Estamos en el año del agua cósmica, que se inicia con el voluntario. Se inicia en tu pasado. Aunque no te hayas dado cuenta, el asunto ya se ha iniciado. Ya estás en ese camino. Borramos el “ya”; estás en ese camino.
Eso quiere decir que, aunque quizá no estés en ese camino, está abierto para ti. El asunto está abierto para ti. Es importante saberlo, porque el camino está hecho para ti, porque tu lugar está en la trascendencia.

Sencillamente estamos hablando de este año. Sencillamente, estamos hablando de ti. Sencillamente, hoy hemos enviado una sonda al sol. Sencillamente la humanidad como arquetipo está dialogando muy conscientemente con la luz.

Gracias. Bendición. Elige ser feliz. Sí, elige ser feliz, para que todos puedan ser felices.

La mujer crea el mundo

Paseando a la orilla de un pequeño lago inadvertidamente escuché una conversación entre dos pequeñas ranas.
Una decía “la mujer crea el mundo y el hombre lo habita, porque si fuese el hombre el que lo creara primero crearía a la mujer, para que creara el mundo, y entonces poder habitarlo él. Por eso creo que es la mujer la que crea el mundo y cuando ya ha creado todas las cosas, crea al hombre”.
Y la otra respondía “bueno, quizá no sea verdad, pero es cierto”.

Hay que agradecer a la persona que te permite ser tú

Hay que agradecer a la persona que te permite ser tú. Quizá eres como una computadora muy bien programada para hacer muchas cosas, pero si no hay una persona o simplemente un dedo que te pone en marcha, no eres nada; eres una cosa más encima de una mesa. Quizá eres como un CD que contiene unas melodías maravillosas, pero si nadie lo pone en marcha eres un plástico más en un mundo de plásticos. Por eso hay que agradecer a las personas que activan tus emociones, que te escuchan, que te preguntan, incluso en ocasiones que te incomodan y te impulsan a moverte.

Siempre que existe un contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque la persona aun no tenga despierta su conciencia

La multitud de idiomas y por tanto fronteras expresa esta realidad en que vivimos, en medio de frustraciones, estrés, miedo, angustias, enfermedades, desengaños, etc.
Pero en dimensiones superiores o dimensiones elevadas no hay idiomas y todas las personas se comprenden solo con mirarse. Por eso, cualquier persona que voluntariamente, incluso sin darse cuenta de porqué, cómo o cuando trate de que las personas se comprendan y que los idiomas se entiendan, está trabajando contratada desde dimensiones superiores aunque quizá no lo sepa.
De tal manera que lo está haciendo bien, porque siempre que existe ese contrato con lo óptimo, el resultado está en lo óptimo, aunque esa persona aun no tenga despierta su conciencia y quizá simplemente crea que está trabajando en un trabajo más, es decir, asociado a una retribución y a una titulación.

Cuando la persona añade su conciencia de voluntario al proceso entonces abre una puerta en la realidad y muchas de las cosas que le hacían sufrir se transforman en maravillas.

Gracias a todos los traductores, facilitadores, difundidores y personas que colaboran a que nos entendamos unos con otros.