Es necesario soñar

Es necesario soñar. Gracias sabio pueblo maya, que nos señalas la existencia de lo atemporal como algo fundamental instalado en el interior del tiempo.
Sí, podemos afirmarlo con total rotundidad, apoyados en la experimentación clínica y científica de tantas universidades, donde se ve que al interrumpir el sueño profundo la persona se desestabiliza completamente, incluso terminan manifestando enfermedades físicas y mentales.
Es necesario entrar en el sueño profundo; es necesario soñar; es necesario, como dicen los abuelos o sabios, entrar en la otra dimensión. Todos los días, todas las personas tenemos que entrar en la otra dimensión, gracias a Dios, bendito sea. Todas las personas necesitamos entrar en contacto con una dimensión no material, donde no hay éxitos y fracasos, enfermedad, carencia o abusos.
Es necesario salir de esa realidad y entrar en otra donde lo que existe siempre es gozo, contento, plenitud y maravilla. Eso es lo que sucede en la noche, en el ensueño, bendito sea.
Gracias y perdón

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros, con tu ancestralidad, ya que tu cuerpo es el resultado de la acción de tus cromosomas. Tu cuerpo expresa tus cromosomas, y tus cromosomas expresan a tus ancestros.
Las vivencias de tus ancestros modifican tus cromosomas. Los problemas que hayan vivido tus ancestros y que no hayan sido resueltos adecuadamente producen alteraciones en los cromosomas. Las emociones modifican los cromosomas, aunque esto haya no ha sido conocido por la humanidad hasta finales del siglo XX.

Los cromosomas de todas las ramas familiares han estado viviendo bajo tensión emocional ante los problemas que no resolvían y eso causaba modificaciones en los cromosomas. Ese ha podido ser el origen de muchas enfermedades genéticas, es decir, que están en los cromosomas.
Mientras esto no ha sido conocido, los cromosomas podían ser modificados por las emociones negativas. Pero desde el momento en que esto ha sido reconocido, las personas pueden instalarse en la modificación de sus cromosomas, aportándoles una información elegida conscientemente, a partir de la música, la meditación, las afirmaciones o la repetición de mantras, y también a través de situarte conscientemente en los momentos en que estás viviendo algo maravilloso y reconocerlo. Ese reconocimiento de las experiencias maravillosas también modifica los cromosomas.

Entonces, la conexión con la ancestralidad, a través de la modificación de la información en los genes y cromosomas, aparece abierta en este tiempo desde la conciencia corporal, donde unes la conciencia con el cuerpo; unes la conciencia y te instalas en la información de tu cuerpo.
Cuando reconoces toda la información que tu cuerpo te aporta de gozo, de plenitud; cuando te instalas en el cuerpo y reconoces todo el gozo que te produce simplemente poder moverte, saltar, caminar o ver las cosas maravillosas en tu entorno que te ofrece la madre tierra; cuando la conciencia se sitúa dentro de ti en tu cuerpo y accede desde ahí a hechos maravillosos, entonces has entrado en una alquimia que empieza a modificar las perturbaciones genéticas producidas justamente por lo contrario, por emociones mantenidas que no podían ser resueltas, unas veces por una fuerza mayor, a través de enfermedades y guerras, y otras por la frustración, al no conseguir unos objetivos y vivir forzando el cuerpo para conseguir esos objetivos. Por eso, la conexión con el cuerpo en este siglo XXI es fundamental para reconectarte con los ancestros.
La otra polaridad es la de aquellas personas que viven en lo mental y descuidan y ningunean su cuerpo. Si tú ninguneas tu cuerpo y te da igual que se adentre en la enfermedad, de la mano del no reconocimiento y la frustración, en favor de valores mentales, entonces ahí se está produciendo una polarización extrema, donde el cuerpo está en un detrimento y tú estás situado en un extremo mental, creando una realidad mental desencarnada.

Sin embargo, en este momento vamos hacia la fusión y la integración, hacia aquello que te permite caminar hacia el salto evolutivo, a través de la integridad y de la integración. La integridad tiene un componente moral acerca de tu personalidad y de tu ser espiritual, y la integración contiene un elemento de unión, unión de realidades.
Entonces, por un lado está la integridad, como algo que te unifica y moralmente te mantiene intacto en la impecabilidad, y por otro lado está la integración, que te sitúa en la unión, no en la ruptura.
La unión es el territorio del uno, y el uno es el territorio de la realidad de la maravilla, la realidad Dios.

La edad es atemporal

La edad es atemporal. La edad es temporal en el mundo lógico, pero la edad es atemporal. Puedes tener 15 años temporales o 15 años atemporales. Puedes tener 60 años temporales o 60 años atemporales. Puedes 80 años temporales o 80 años atemporales.
Lo mejor es conectar con tus años atemporales. Lo mejor es conectar con tu ser atemporal. Ese es el que está fácilmente en la bendición, el que está fácilmente en la paz.
Sí, francamente, con toda libertad, lo mejor es conectar con ese ser que está en la alegría, en el gozo, en la plenitud, porque ahí el tiempo no pasa.

¿Existe el amor?

Podemos preguntarnos si existe el amor. Podemos preguntarnos si el amor da vida.
En algún momento, desde la integridad de la persona, es importante que haya una respuesta, porque la respuesta es “sí, existe”.
Si tu respuesta ha sido “no existe”, entonces, osa, atrévete a pedirle a Isis, a Miguel, a Rafael que vayan en favor tuyo. Rafael son las hadas. Pídele a tu hada madrina lo que necesitas.

Podemos preguntarnos ¿existe Isis?

Podemos preguntarnos ¿existe Isis?, o decir “Isis no existe”.
Isis busca los trozos de su marido Osiris, troceado, y lo reconstruye. ¿Existe o no existe? El amor, ¿existe o no existe? ¿El amor da vida o el amor no da vida?

En algún momento es importante situarte ante esa pregunta: ¿el amor da vida o eso son tonterías?, ¿existe o no existe?

¿Existe el arcángel Miguel y el ejército?, ¿existen las células madre y las defensas, todo a favor tuyo, o no existen?

Sí existen, claro que existen.
En el nivel máximo necesitan que existas tú, que estés despierto y lo afirmes.

Hay que dejar que las cosas se tambaleen

Hay que dejar que las cosas se tambaleen. Cuando la cosa va de tambalearse, hay que dejar que se tambalee, porque por mal que parezca que están las cosas, siempre están bien, ya que hay un orden debajo de todo.
Hay un orden personal, que es imperfecto y muchas veces se pone desde el miedo o la carencia. Y hay un orden perfecto, que no coincide la mayor parte de las veces con el personal, hasta que te entregas a él.

Entonces, por mal que estén las cosas, siempre están bien. En cuanto abandonas los criterios de éxito y corrección, y te sitúas en la consideración de la maravilla que sucede por sí sola, porque todo lo que sucede es maravilloso, entonces todo se coloca y todo está bien.

La dualidad pertenece a la realidad en la que el ser humano está presente

De alguna manera estamos instalados en la dualidad. La dualidad pertenece a la realidad en la que el ser humano está presente.

Conviene saber que es totalmente adecuado y necesario expresar tu verdad, decir claramente cuál es tu interior, qué es lo que crees, desde dónde creas la realidad. Es conveniente expresar tu realidad, tu creencia.
Pero también es importante honrar. Expresar tu realidad es como el uno, mientras que honrar, respetar y escuchar la otra posibilidad, otra posibilidad u otras posibilidades, es el dos. Entonces, te instalas fácilmente en la dualidad. No intentas huir. Estás, expresas tu verdad y honras. Escuchas otra posibilidad.

Porque si quisieras trascender la dualidad solamente afirmando tu realidad, te estarías instalando en la rigidez y estarías obligando al dos, es decir, a la otra opinión, a camuflarse, simplemente a no ser detectada.

Es importante expresar, pero también es importante honrar.

Hay un ejército que te defiende permanentemente

Hay un ejército que te defiende permanentemente. “Ejercito” quiere decir fuerza, fuerza poderosa. Hay un ejército o fuerza poderosa que te defiende permanentemente, que te cuida y protege permanentemente, incluso cuando duermes, estás distraído, te equivocas, eliges mal o pierdes el rumbo.
Estamos hablando de un ejército como fuerza, y fuerza es energía. El ejército es visible, la fuerza se siente. La energía no se ve, a veces no se siente, pero es algo totalmente real. La energía pertenece al lenguaje y escenario de la ciencia; pertenece al lenguaje tecnológico e hiperpractico de hoy.

Hay una energía, en otra terminología un ejército, que te protege permanentemente, incluso cuando duermes, estás distraído o equivocándote, eliges mal o vas contra ti. Y ese ejercito son tus defensas.
Hay una fuerza organizada, como un ejército, que te defiende permanentemente. Tiene varias líneas de acción. Primero actúa a través de microorganismos, sobre todo bacterias amigas. No son solo bacterias, sino que hay toda una vida microscópica organizada que no eres tú pero que te cuida y te protege permanentemente.

Luego hay otra línea de defensa que proviene de tu propia química, mediada por tus genes y cromosomas que aparece en forma de hormonas, enzimas, linfocitos, macrófagos, etc.
Esta línea defensiva, este segundo cuerpo de ejército está en conexión con tus ancestros y con tus karmas y responde a patrones instalados, que tú puedes modificar, sanar o recuperar a través de TU INTEGRIDAD, a través de tu acción integra, tu palabra integra y tu pensamiento íntegro.
Luego hay otro nivel, otra línea más profunda y es la que representan las CÉLULAS MADRE.

El primer nivel, el de los microorganismos, tiene que ver con la higiene, con la alimentación, con el agua, el aire, etc. Se sanea con cosas externas: buena alimentación, buen agua, buen oxígeno, ejercicio, etc.
El segundo nivel, el de la química interna relacionada con los cromosomas y por tanto con los ancestros, se sanea con integridad, con agradecimiento, con perdón y con honra.
Pero el nivel más profundo dónde actúan las células madre se sanea desde lo sagrado.

La sabiduría expresada por las tradiciones habla del arcángel Miguel como el jefe de un ejército. En parte, esto es como un lenguaje místico-religioso, pero en realidad es también una expresión de ciencia, por cuanto es el resultado de una práctica, es decir, de sucesos que ocurren en la vida real, solo que ese conocimiento científico habla de Miguel como jefe de un ejército antes de que el lenguaje científico conozca la existencia de células madre.
Hablar del arcángel Miguel es como hablar de las células madre cuando ni siquiera sabes que existen células madre. Pero la experiencia sí existe y cualquier persona invocando al ángel Miguel consigue vencer enemigos poderosos y reconstruir la vida.

Por eso es importante reconocer que hay un ejército poderoso que te cuida permanentemente; es importante reconocer que toda la vida, que toda la fenomenología y todo lo que sucede está en favor tuyo.
Todo lo que existe y ha existido está en favor tuyo y te está mirando. No se trata de que vayas al bar, limpies tu casa o compres ropa bonita, sino que de alguna manera se trata de que despiertes la realidad de lo sagrado, es decir, que permitas y desees el despertar de tu ser espiritual, llevando a toda la humanidad contigo.

Limpiar el agua es eliminar todas las transferencias

Limpiar el agua, limpiar tu agua, es eliminar todas las transferencias, todas las informaciones y todas las creencias acerca de qué es la realidad que vienen transferidas y se instalan desde la infancia temporal o la infancia de la conciencia y son aquello que te coloniza y te hacer creer que la realidad es de una determinada manera, porque es la forma de pertenencia al grupo, lo que crea la realidad de grupo, que tu asumes sin contrastarlo. Eso es una transferencia.

Entonces, limpiar el agua es limpiar todas esas transferencias. Teniendo en cuenta que el ser humano es un 70% u 80% agua, esa limpieza es fundamental, porque te saca de ser simplemente reactivo y te pasa a ser consciente, es decir, a ser libre, a elegir desde tu libertad, desde tu conciencia y no a reaccionar según los programas que tienes instalados, que han entrado y se han instalado sin tu aquiescencia consciente, sin tu afirmación consciente, sin que tu quieras o creas que sea así.

Todo eso forma tu sistema de creencias reactivo, no contrastado. Forma tu sistema de creencias como transferencia. Recuperar eso es parte de recuperar la libertad, que es lo que te reconecta con tu ser alado, lo que te devuelve tus alas, lo que te despega, te desapega, lo que te permite elevarte.

En parte es una tarea personal, pero también en parte es una tarea en favor del colectivo de la humanidad, del arquetipo. En parte es una tarea personal que te lleva al gozo y a la plenitud personal, pero en parte es una tarea que concierne a la humanidad, al ser humano total.

El ser humano total se está elevando. Cuando te instalas en tu parte ser humano, como arquetipo, estás entrando en el presente. Entonces, hasta tu propio gozo se expande.