¿Dónde está el electrón?

¿Dónde está el electrón? El electrón está con su minúscula partícula dando vueltas en ningún sitio, que es como el equivalente de todos los sitios. En esa dualidad, todo o nada, si no estás en ningún sitio, puedes estar en todos.
Pero no, no eres masivo, no necesitas pelearte con nadie, porque no quieres ocupar un espacio. Siendo tú ocupas ese espacio, pero es el espacio destinado para ti.

Es curioso lo que sucede

Es curioso. Es curioso lo que sucede, es curioso todo lo que pasa. Cuando dices “es curioso lo que sucede”, lo dices desde un cierto nivel de interrogante, porque no sabes muy bien cómo conceptualizarlo, pero también lo dices como quien encuentra la maravilla, algo maravilloso, algo extraordinario, algo mágico, que es satisfactorio, gustoso, pleno.
Entonces, sí, es curioso, es maravilloso todo lo que sucede, solo que necesitas encontrar aquel lugar donde todo es maravilloso. Cuando encuentras el lugar donde todo es maravilloso, lo que sucede es que todo es maravilloso.

Lo material sustenta lo inmaterial

Hay una imagen arquetípica, que es la de Isis con Horus en brazos, que también es María con el niño Jesús en brazos, y también es lo que se expresa con el yin y el yang.
En nuestra dimensión el yin, que es la tierra, la materia, tiene en brazos al yang, sostiene al yang, que es la parte no material, lo inmaterial. Lo material sustenta lo inmaterial.

Tiempo de reinventarse. Tiempo de resucitar.

Tiempo de reinventarse. Tiempo de resucitar.
Hay mucha información disponible, al alcance de la mano, para cualquier persona hoy en día, gracias a la informática y las redes sociales que comunican personas en todo el mundo en tiempo real, o sea en el presente.
Todos los conocimientos, que antes estaban lejanos y difíciles, en templos, en escuelas iniciáticas, junto a maestros ocultos inaccesibles, ahora están en tu bolsillo en tu teléfono. Junto a ti en todo momento.
La sabiduría te acompaña siempre. Dialogar con la sabiduría es reinventarse. Reinventarse con la sabiduría es resucitar.

Resucitar es abrirse a la vida. Dejar que la vida ocupe todo. Permitir que ser siendo sea también plenamente, no a medias o a ratos, en tu conciencia, en tu ser.
Resucitar, reinventarse.

La física cuántica y el camino del Chamán

La física cuántica pertenece al ser humano. Todos los seres humanos participamos en los encuentros que realiza una persona concreta dentro de esa secuencia de hallazgos que va creando y modificando constantemente los contenidos de la física cuántica. Toda la humanidad estamos asociados, sosteniendo la realidad desde algún nivel, porque si la escalera por la que asciende una persona no tuviera peldaños y patas, esa persona no llegaría tan alto.

Toda la humanidad estamos presentes en los hallazgos de algunos sabios excepcionales en su capacidad de abstracción, que van configurando todo ese trayecto que aparece como física cuántica, que, por otra parte, está en permanente modificación.
En eso es diferente de algunos conceptos de otras sabidurías, que son más estáticos. Sin embargo, la física cuántica, sus conocimientos, se modifican cada día, por la aportación de nuevos estudios.

Si nos situamos en la física cuántica, es como el esfuerzo de una persona invidente por explicarse la realidad. Es como una persona invidente, por otra parte excepcionalmente lúcida, que se está explicando aquello que no ve, pero que toca. Y luego hace como reflexiones. Si aquello era así y ahora aparece “asá”, pues entre medias sucede tal o cual cosa.
Esa persona invidente está tratando explicarse cómo es la realidad que no ve, pero que toca. Intenta explicar el vacío entre lo que toca y lo que no puede tocar, y a través de sus consecuencias necesita encontrar esa explicación.

Sinceramente es maravilloso y admirable ese esfuerzo. Es un camino maravilloso.
Pero también existe el camino del chamán, de aquel que ve directamente y no necesita tocar. Ve la maravilla, como algo anterior a que suceda.

Quizá la sabiduría es haber cometido errores

Quizá la sabiduría es haber cometido errores. Pero la sabiduría no puede ser solo cometer errores, sino haber cometido errores y haberte dado cuenta de que eran errores.
La frase “ese trueno vestido de nazareno” corresponde a la persona que ha cometido barbaridades en un determinado momento de su vida, que se viste de Nazareno, como aquel que acompaña y reconoce lo divino, aunque sea en el nivel del símbolo.
El abuelo es el que sabe, pero no necesariamente el que sabe cuando tiene 5 años, 7, 12 o 15, sino el abuelo que sabe como resultado de todas sus vivencias, entre las que se encuentran sus errores.

Entonces, quizá tenemos que hablar en este momento de los tres Reyes Magos, los tres sabios o The Three Wise Men. Aquello que en español se expresa como tres Reyes Magos en inglés se expresa como Tres Sabios. El sabio en un idioma está expresando lo mismo que en otro idioma es rey y mago.
La sabiduría es una magia, una conexión con la realidad mágica. También estamos diciendo que la sabiduría es una conexión con lo que te sitúa como Rey, entendiendo que el Rey es el que está situado en el centro.
Hay otras muchas posiciones que se van alejando del centro, hasta que llegas a la frontera entre dentro y fuera. Pero eso es un desarrollo en la oportunidad que ofrece el tiempo, donde la persona a través de sus errores se acerca al centro, es decir, a su lugar de poder, y cuando se acerca a su lugar de poder recibe la iluminación.

La iluminación no se estudia. La iluminación es un acercamiento a aquel lugar donde coincide la kundalini del cielo con la kundalini de la tierra. La iluminación es un momento amoroso; es donde la conciencia se encuentra con el amor entre el cielo y la tierra. La iluminación es un elemento vibracional, no un elemento lógico.
La iluminación es vibracional, no es lógica, solo que es REAL con mayúsculas o real con minúsculas, pero la iluminación es totalmente real, modifica la realidad.

Sabemos experiencialmente que lo que dificulta la iluminación es el juicio, es decir, aquel lugar donde existe lo correcto y lo incorrecto.
Algunas personas necesitan entrar en lo absolutamente incorrecto para encontrar la iluminación. Pero también lo que dificulta la iluminación es situarse en la víctima. Situarte en la víctima te cierra la puerta de la quinta dimensión.
Si te sientes víctima y encuentras que al ser víctima eres infeliz y entonces estás fuera de la quinta dimensión, puedes decir como un juego, es decir, conectando con tu niño/a, con aquello incontaminado y puro “elimino, borro, anulo todos los programas mentales que me sitúan como víctima”, “elimino todos los programas que me alejan de mi centro, es decir, todo lo que me aleja de donde se encuentra mi kundalini del cielo y mi kundalini de la tierra”, “elimino desde mi libertad todos los programas y transferencias que me alejan del centro”, “elimino todos los programas que me alejan de ser siendo”.

La sabiduría, wise en inglés, es una traducción en la multi-culturalidad de “ser rey”, donde tienes poder, y “ser mago”, donde tienes magia. Tener poder quiere decir que la realidad responde y corresponde a tu interior, a tus deseos, y entonces es mágica, porque cuando tú deseas algo, sucede.
Tú eres un rey mago cuando eres sabio, y eres sabio cuando eres un rey mago.

Es necesario encontrar la casa

ES NECESARIO ENCONTRAR LA CASA (25/7/2017)
Es necesario encontrar la casa. Si no encuentras la casa estás a la intemperie, y no es que sea nada malo solo que cuando llueve, llueve; cuando hace frio, hace frio; y cuando el sol pega fuerte, pega fuerte. Por eso es mejor encontrar la casa, que es el lugar de poder.

El ser humano tiene una extraordinaria capacidad de adaptación. De hecho, está permanentemente adaptándose. Por eso puede vivir lo mismo en los desiertos que en los polos; en el aire, como los astronautas, o bajo el mar, como las tripulaciones de los submarinos; vestido o desnudo; en cuevas en casas.
La adaptación también es tu casa, solo que en una dimensión de mínimos, con todos los problemas abiertos, o sea sin control por tu parte. La adaptación es “casa”, pero solo en una dimensión donde la conciencia no está despierta. Es decir, es casa, pero en forma reactiva.
La adaptación trabaja en el cuerpo y es la forma de mantenerte sano en los cambios.

Eso mismo sucede en la realidad espiritual, solo que entonces tu conciencia tiene que estar despierta. Cuando tu conciencia esta despierta y gobierna la adaptación, entonces estás en tu lugar de poder, donde llueve cuando dices que llueve, hace frío cuando dices que hace frío y hace sol cuando dices que hace sol.
Así, estás en tu lugar de poder cuando dices qué es lo que está pasando. Pero no necesitas decirlo con palabras, porque lo dices en un lugar donde no se puede mentir. Lo dices desde las imágenes que aparecen en tu interior y que determinan tu vibración. Tu vibración depende de lo que sientes y de lo que ves, o sea de las imágenes que aparecen en tu interior, y ahí no se puede mentir. Si vibras, vibras; vibras en lo que vibras. Si con palabras dices que vibras en otra cosa, solo te engañas a ti.

Las imágenes que creas espontáneamente en tu interior son tú casa y puedes trabajar con ellas dialogando, no negándolas.
El trabajo interior veraz, desde la integridad, limpia la casa, y cuando la casa está limpia es tu lugar de poder. Tu lugar de poder es donde tu vibración es alta.

El conflicto te prepara para encontrar la solución

El conflicto, que de alguna manera es lo indeseado, es lo que te prepara para encontrar la solución, que es lo deseado.
El conflicto, que es lo indeseado, decimos que es lo que te prepara, lo que hace posible que encuentres la solución auténtica, porque la persona en un conflicto simplemente quiere agarrarse a algo que le permita sobrevivir, pero no sueña, no cree posible, no favorece la plenitud, solo la supervivencia.

De esta manera, el conflicto, que deshace todas tus seguridades, es el que te facilita conectar con tu ser espiritual, que sí conoce la solución. El conflicto, rompiendo la seguridad, no permitiendo que te agarres a una rama para seguir flotando, es el que te permite encontrar la solución.

De alguna manera estamos hablando de la Nochebuena y la Navidad.
Encontrar la solución en la noche, que es el conflicto, es la que te lleva al día, a la Navidad.

Si mañana nace Jesús su kin natal sería sol 8

Curiosamente si mañana nace Jesús su kin natal sería sol 8. Sin embargo, de cualquier manera, si hubiese nacido un 24 de diciembre de cualquier año, su kin anual sería sol 8. Es decir, cuando se considera que Jesús nace el 24 de diciembre, se está diciendo que se mueve en la familia del sol, águila, perro y serpiente.

Parece singular esa coincidencia donde la sincronía nos presenta a Jesús asociado al sol y a la luz, también al amor incondicional, a la visión de la maravilla y al vuelo de la serpiente emplumada que conecta dimensiones.

Hay una especial sincronía en esto, porque es difícilmente buscada, pero en este momento además nos encontramos con que, según la otra tradición, la de los abuelos, lo que aparece es el mago.
El día 24 de diciembre de 2018 es simultáneamente sol y mago. Es luz y además también es una invitación a expandir la realidad compactada y ver más allá de la apariencia, ver más allá del juicio.

Lo que se pretende en una celebración como esta es encontrar que tu esencia divina nace en ti, nace en tu conciencia. Significa que encuentras aquello que siempre ha estado pero que desconocías. Entonces, podemos considerar que conectar con lo divino en tu interior es entrar en la multidimensionalidad. Conectar con tu ser interior es despertar a la multidimensionalidad, estar vivo y despierto en distintas dimensiones.

Independientemente de conceptos religiosos, vivimos y sentimos que la humanidad se dirige a la multidimensionalidad, a la conexión con su ser espiritual. En este momento eso aparece descrito como integridad en la luz, que es cuando como un caminante del cielo expandes la realidad al explorar lo real, y también cuando se despierta en tu interior el mago.
El mago ve la realidad más allá de la apariencia, y su mano, que es su energía oculta y su acción, es trascendente.

Si se despierta tu mago, tu acción es transcendente y tu luz es íntegra (sol 8), es también porque tu solidaridad es activa y abre puertas a la resonancia.
Entonces, por un lado nos encontramos con el mago 1-mano 13 y por otro con el sol 8-dragón 6.
La luz necesita la solidaridad y la magia necesita la impecabilidad de la acción.
Y mañana es su día.