Da igual cómo se produce la cosa, el caso es que la cosa se produce

Da igual cómo se produce la cosa, el caso es que la cosa se produce. Da igual como lo encuentras o quizá ni siquiera lo encuentras y te cae directamente encima, el caso es que entras en contacto con ello. En ese sentido es muy gráfica la historia del descubrimiento de América.

Parece ser que personas que habían viajado a extremo oriente, tales como China o Japón, y certificaban la existencia de esos lugares, donde había tantas sustancias importantes para las sociedades de aquel tiempo, informaban de la existencia de una ruta, que era la que utilizaban las caravanas. Era una ruta larga, con muchas interferencias, pero siempre decían que esos países terminaban en el mar.
La propuesta de Colón era atravesar el mar para llegar al otro extremo donde estaban esos países que llamaban Cipango (Japón), China o la India. El caso es que, entre tanto, en ese intento se encuentran con América.

Pero lo importante es que se produce ese encuentro, porque los seres humanos no están hechos para la separación, para estar distanciados, para ser enemigos o para el aislamiento, sino que hay algo que les une a todos. La vida, de una manera u otra, propicia el encuentro y hace que suceda, aunque sea a través de un “error”. Tampoco podemos asegurar que sea un error, porque hay quien dice que los templarios, y Colón era la máxima autoridad templaria de Portugal, conocían la ruta a América. Por tanto, lo que hacía Colón no fue un error exactamente.
Marco Polo y muchos viajeros habían llegado hasta China y sabían que de otro lugar (Cipango- Japón) venían barcos. Entonces, el error podría ser pensar que América era el lugar que Marco Polo llamaba Cipango.

Pero el hecho es que el encuentro de América y el enlazamiento entre el viejo y el nuevo mundo es un ejemplo de cómo suceden las cosas. Las cosas que tienen que suceder y que conviene que sucedan, primero se insinúan en la mente y en el corazón, en el aspecto espiritual de determinadas personas; se sitúan en esa dirección, incluso en contra de la opinión de sus conciudadanos del momento, a veces siendo objeto de burla por su intento.

Lo primero que sucede es que hay personas que se mueven en una dirección. Podemos estar hablando de la telepatía, aunque ya la telepatía está bastante comprobada, pero también de la teletransportación o la bilocación, de moverse en el tiempo y por supuesto de la activación de las células madre sanadoras, desde el ensueño, desde las imágenes que creas. Hay personas que se mueven en esa dirección y sabemos que es una dirección adecuada. De hecho, está abierto para todos.
Lo primero que sucede es que hay personas atraídas por otras realidades y dedican grandes esfuerzos a esto, pero después lo que sucede es que de una forma u otra se accede. Es decir, aquello que estaban buscando, aparece, se realiza.

Hay quien habla en contra del pensamiento positivo, porque dice que es como una evasión de la realidad. Nadie que haya buscado la maravilla en la vida ha sido defraudado por la vida. Nadie que haya mirado su vida con bendición, incluso en los momentos difíciles, ha sido defraudado por la vida, sino al contrario, ha recibido más vida todavía, porque “al que tiene se le dará”.
Gracias. Bendición.

Somos sacerdotes de nuestro linaje y nuestros cromosomas

Decíamos que no acogerse a la solución más fácil suele ser una estrategia desde la conciencia que te aproxima al éxito.
Esto es válido para el dolor físico pero también frente a situaciones sociales, laborales o afectivas.
Hay una puerta, que puede ser encontrada. Pero tu puerta es solamente para ti y se abre a través de tus vivencias experienciales, tus experiencias desde la conciencia y tus vivencias desde una conciencia despierta.
Abrir la puerta forma parte de la experiencia. No es un asunto teórico.

Para ello es conveniente agrupar, mestizar y unir. Es la puerta del in lak’ech, que es útil en todas las circunstancias.
Por eso nos acercamos siempre al Tzolkin con respeto y agradecimiento, y por eso nos acercamos igualmente a todas las personas con respeto y agradecimiento.
Todas las culturas son mi cultura, todos los códigos son mi código y todas las etnias son mi etnia.

Pero en este territorio también existe una opción fácil que te aleja de la puerta, que es la guerra y la opción que niega al otro, que también eres tu (ala ken, in lak’ech), el derecho a existir.
Cada vez que desde un código se predica aparentemente la eliminación de otro, podemos determinar “esa raíz la elimino”, “no la riego”. Esa raíz parece fácil porque con el odio y la venganza se consigue un nivel de gratificación que parece alejar el miedo, pero realmente no lo es, porque no pertenece al castillo verde.
Todo aquello que no está en lo óptimo, no es real, sino hechizo. Todo aquello que no está en el castillo verde, en lo óptimo, en la sociedad de la estrella, en la sociedad de seres celestes, en el cielo y en el paraíso, no pertenece a lo óptimo. Si no pertenece a lo óptimo, no es real, sino puro hechizo.
Acogerse a eso, aunque produzca un cierto desahogo maldecir o vengarte, cierra la puerta y te aleja de lo óptimo.

Actualmente, gracias a Dios, somos sacerdotes de nuestro linaje y nuestros cromosomas. Estamos aquí para bendecir desde nuestro linaje; somos bendecidores representando a todas las personas de nuestro linaje.
Los linajes que existen ahora en la tierra están totalmente enlazados. Todas las personas, por pura que parezca su etnia, tienen cromosomas de otras etnias.

Ahora mismo la masa crítica enlazadora ya está presente y lo que es necesario es situarte en el lugar sagrado; revestirte de lo sagrado y bendecir.
Por eso todo lo que reclama guerra y asocia la guerra con la santidad sabemos que no es cierto y que no pertenece al cielo.
Es necesario honrar y bendecir.
Gracias. Perdón. Bendición.

No acogerse a la solución más fácil suele ser una estrategia desde la conciencia que te aproxima al éxito

No acogerse a la solución más fácil suele ser una estrategia desde la conciencia que te aproxima al éxito.
No acogerse a la solución más fácil, que entonces sería como una rendición o consideración del “no puedo” como parte de tu realidad, te privaría del desarrollo de todo el proceso, que es iluminativo y requiere tu conciencia.

Cuando te acoges a la solución fácil puede ser que evolutivamente no abras la puerta, porque es rendirte y excluir otras posibilidades, y te mantiene en lo cómodo en lugar de conectar con tu ser interior abriendo los escáneres espirituales, soportando esa incomodidad, amándola como parte del proceso del despertar y reconociéndola dialogando.

Nos referimos a la solución fácil que te permite abrir la puerta por ejemplo a lo que supone la analgesia ante un dolor. Podría ser un dolor crónico repitiéndose constantemente, donde la analgesia únicamente consigue camuflarlo, pero para conseguir un efecto cada vez requiere aumentar la dosis.

En un momento determinado es conveniente centrarse meditativamente, abrir el diálogo con el dolor y hacerle preguntas concretas.
Aun en el caso de que no obtuvieses unas respuestas claras el primer día, es interesante mantenerse en ese diálogo y repetir.
Abandonar, desaprender o eliminar los patrones limitantes no es lo mismo que dar al interruptor de la luz y tener ya la bombilla encendida. Desmontar esos hechizos requiere más tiempo, porque se trata de una profunda catarsis, de un renacimiento o resurrección completo.

La expansión de la conciencia (guerrero) está asociada a la iluminación de la kundalini (serpiente)

La sombra del árbol s
El guerrero es el sello oculto de la serpiente.
Cuando consideramos al guerrero siempre lo relacionamos con la kundalini iluminada. La expansión de la conciencia la asociamos a la iluminación de la kundalini.

Sin embargo, puede haber también una cierta complacencia que lleve a confundir el significado de la kundalini como energía de luz. Por eso es apropiado precisar su significado.
En estos momentos en que el preguntador te muestra y devuelve la conciencia de tu linaje, es importante expresar con un poco más de claridad la relación entre el guerrero y la serpiente.
El guerrero con su preguntar es similar al preguntador, dando forma a la luz. La iluminación de la kundalini o kundalini luminosa está asociada a la expansión de la conciencia, que es el resultado de la tarea que hace el guerrero a través de sus preguntas y su cuestionamiento. Está dando forma a la luz.

La serpiente es el rojo, que es la forma y la materia, dándole una materia o asiento material a la luz y permitiendo que encarne. La serpiente en esta consideración es la materia y el cuerpo de la luz.
La familia Polar contiene al sol, la serpiente, el perro y el águila. Es la familia de la luz, siendo la serpiente el rojo del sol.
La forma material que adopta la luz es expresada por la serpiente, que es lo rojo.
La forma emocional de la luz es el amor incondicional y la incondicionalidad. Por eso aparece lo blanco, que es el perro, expresando el mundo emocional-espiritual, la emoción espiritual y el mundo de las emociones espirituales.
En el nivel azul está el águila y en el amarillo, el sol.

La parte oculta del guerrero está creando un cuerpo de luz.

Resucitar significa hacer posible lo imposible. Por eso es uno de los atributos del creador, Huracán

agua y juncos s
El ESPEJO (sello 18) está detrás de la TIERRA (sello 17). Primero está la tierra, donde la madre hace otro yo, otro ser y otro corazón, y luego está el “tú eres otro yo” del espejo. Esa actitud en lo rojo, físico y visible es la misma que en el espejo. Es emoción, pero es necesario traducir.

Estas dos experiencias forman parte del significado de la TORMENTA (sello 19), que es una entrada, como explica el azul, en el presente.
Hay una enseñanza a través de la tierra, una enseñanza a través del sello del espejo y una ejecución de esa enseñanza a través de la tormenta: cómo vivir frente a aquello que parece imposible, que te obliga a replantearte las cosas.

Resucitar significa hacer posible lo imposible. Por eso es uno de los atributos del creador, de Huracán.
Hacer posible lo imposible es uno de los cuestionamientos del preguntador, porque el miedo te roba el alma y te hace esclavo, y entonces no te nutres de la luz, como los hijos, sino del miedo.
Descargar el miedo te produce un gozo, por el alivio que supone soltar la tensión interior, mientras que cuando te nutres del amor, es dar amor lo que te nutre.

Cuando desplegamos los ocultos, ponemos de un lado los sellos del 1 al 10 y del otro los sellos del 11 al 20. La luz (el SOL) es la parte oculta de las cosas (DRAGÓN).
Las cosas están compuestas de luz, y la luz está compuesta de cosas.
En el segundo nivel lo que encontramos es el VIENTO, que es el espíritu, la comunicación, la lengua, la expresión y la bendición. El viento está asociado a la TORMENTA.
De alguna manera está expresando al dios creador, Huracán. La palabra es creadora, configura la realidad y hace posible lo imposible. Es el valor de los mantras, las oraciones, la bendición, el pronunciar el nombre sagrado como hijo, es decir con amor y desde el amor.
Quizá si lo haces desde el miedo también recibas desde el amor un “contento”, porque el amor es compasivo y es tu padre y tu madre.
El amor es padre y madre, y cuando lo reclamas siempre aparece.

Vemos cómo la palabra y la comunicación están llenas de aquello que hace posible lo imposible, y cómo esa fuerza resucitadora y recreadora, esa tormenta, está llena de palabras.
Pero hay una diferencia entre los dos, porque el viento aparece como segundo sello en la manifestación. Por eso una de las primeras enseñanzas es la de hablar y dirigirse a lo sagrado y a las demás personas como algo fundamental en la educación.
Esto decimos que aparece en lo visible, en los sellos del 1 al 10, que forman parte de un ascenso o evolución.
Sin embargo en la parte oculta de las cosas, donde está la luz, es donde está también la tormenta, esa fuerza. Igual que vemos que la palabra está llena de aquello que hace posible lo imposible, vemos que aquella fuerza también está llena de palabras.
Por eso es importante la palabra. La palabra del corazón es la palabra del hijo, pero la palabra del miedo y del engaño, de no acudir en ayuda del otro, la palabra del vago o del ego, no están en la fuerza que hace posible lo imposible.

Por eso hay un momento donde podemos oír palabras, entenderlas y comprender su significado, pero podemos oír la tormenta y no entender su significado.
La tormenta tiene un lenguaje y las crisis tienen un lenguaje, que es necesario comprender desde el hijo, es decir, desde el amor.

Como decíamos, los dos elementos que van antes de la tormenta son el espejo y la tierra.
Desde el “tu eres otro yo” puedes entender a la tormenta, y en la tierra vemos a la madre y a todas las madres voluntarias para la vida, que producen un hecho milagroso que es hacer aparecer otro corazón. La madre, como quien desdobla su corazón, y la madre tierra, como quien desdobla el corazón de Dios. La alineación y el voluntario te permiten acceder al lenguaje de la tormenta.

Cuando eres hijo, todo es tuyo. Cuando no es tuyo, es porque no eres hijo; lo has olvidado

Es importante encontrar y dialogar con el preguntador, porque viene a decirte que eres Sa-Ra, hijo de la luz, y que es la luz tu alimento.

Cuando desplegamos los ocultos, los 20 sellos se enlazan de dos en dos formando una palabra, o mejor dicho 10 palabras, revelando cómo las cosas son luz, pero también cómo la luz está llena de cosas.
Por eso, si necesitas cosas, realmente lo que necesitas es luz. Cuando eres luz, vienen todas las cosas. Todas las cosas que necesitas vienen cuando eres luz.

Cuando eres hijo, todo es tuyo. Cuando no es tuyo, es porque no eres hijo; lo has olvidado. Quien te da de comer te hace esclavo. Te da lo tuyo pero te hace creer que se lo debes.

La falta de luz aleja las cosas, porque las cosas son luz.
La luz atrae a las cosas.

Es importante encontrar al preguntador porque viene a certificar tu linaje y a recordarte que eres hijo de Dios

creciendo en la roca s
Es importante encontrar al preguntador, porque está. Está siempre.
Es importante identificar y reconocer al preguntador, porque eso es encontrarlo.
Es importante encontrarlo porque viene a certificar tu linaje y a recordarte que eres hijo de Dios.
Viene a recordarte que eres hijo del amor y por tanto eres el amor; eres amor.
Viene a recordarte que eres hijo de la libertad y de la plenitud, porque eres plenitud y eres libertad.
Por eso es importante identificar a la conciencia expandida que permite la iluminación.

Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo

Cuando no hay salud ni alegría, tampoco hay amor.
Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo, que solo sirve en la dimensión de la forma, pero que la realidad es espiritual y conectar con ese ser espiritual es parte de la tarea. También esa tarea está asignada a través de la obesidad.

En la obesidad hay una rotura de la forma, apareciendo una debilidad. Cuando la forma y la red de colágeno se rompen aparece la obesidad, expresando que hay una debilidad en la materia.
Hay un no reconocimiento de la forma material como luz cumpliendo una misión. La obesidad está expresando un no cumplimiento de la misión, que quizá sea genético, de los antepasados, siendo la tarea de conciencia la que puede restablecer el lazo.

Cuando las personas no han cumplido su misión como seres de luz se traduce en la red de colágeno, red de materia o red de cubos, algo expresado en el Tzolkin con el color rojo.
Cuando la persona o la ancestralidad no han cumplido o han ignorado la misión, entonces esta red y todo lo que representa lo rojo (solidaridad, dragón, cubo,…) aparece débil y rompible.

Por eso el trabajo con los hechizos es restablecer la malla de colágeno, la red de colágeno y la red entre las personas.
Es importante la solidaridad, expresada en el DRAGÓN; la emoción, expresada por la LUNA; la iluminación de la kundalini, expresada por la SERPIENTE; el voluntario de la TIERRA; o el CAMINANTE DEL CIELO, es decir, la exploración de la transcendencia. El caminante del cielo es un explorador pero también es el 13, la transcendencia, y entonces podemos asociarlo a la exploración de la transcendencia, una actitud que prioriza los valores transcendentes y espirituales.
Todo esto, asociado al rojo, forma parte de la solución a este problema.

Hay algo de hechizo en la obesidad, pero también algo de misión y compromiso vital

Hay algo de hechizo en la obesidad, pero también algo de misión y compromiso vital.
Hablamos de hechizo en el sentido de que la obesidad para ser transmutada o transformada requiere algún tipo de trabajo o limpieza espiritual sanadora.
Encontrar esos lugares donde es necesario efectuar la limpieza espiritual es importante para la persona.

Lo que estamos diciendo es que la obesidad no se vence ni elimina desde el exterior, aunque también. Es necesario realizar cambios en la dieta y en el ejercicio, pero es importante el cambio interior, conectando con el ser o doble espiritual que está en la realidad de lo óptimo.
Y entonces es cuando puedes realizar una modificación en la forma, que responde a patrones espirituales y se mantiene hasta que modificas tu planteamiento espiritual y amplías tu dimensión espiritual.
Cuando modificas la forma a través de agredir al cuerpo, por ejemplo con la cirugía, estás consiguiendo una aparente victoria, pero en realidad el problema continúa, a veces en forma de adición a las cirugías, como vemos en tantas personas que están declarando su adicción a la cirugía o esclavitud, donde todo su esfuerzo va dirigido en esa dirección, estando atrapados por una idea de sí mismos que encubre una carencia de ser.

Es como si no fueran nada salvo que tengan esa imagen. Pero están diciendo que en su interior no encuentran nada, algo que suele estar asociado a angustia, ansiedad, depresión e infelicidad, aunque en apariencia estén triunfando.

Decíamos al principio que también puede haber en la obesidad una misión, asociada a la expresión de la felicidad. La persona puede ser feliz independientemente de su aspecto y hay personas que vienen a encarnar y dar soporte a ese argumento.
Las personas somos como argumentos en ocasiones. Hay algo en las personas que expresa su interior, pero también hay algo que sirve para expresar el nivel espiritual de la vida, que es cuando interpretas qué te quiere decir tal presencia o tal otra.

En ese sentido, hay personas que vienen a dar sentido a que no es el aspecto exterior el que es importante, sino la realidad interior.
Hay como un pacto vital y el error sería caer en la esclavitud de la forma.
Por eso es muy importante limpiar los hechizos, ya que si caes en la esclavitud de la forma es como consecuencia de un hechizo, y limpiarlo es parte de la tarea.

Lo importante es la armonía. En la estrella estamos hablando de la ética, la estética y la armonía.
Hay una armonía que no sigue los dictados de la moda. Una persona puede ser perfectamente armónica con un volumen, y absolutamente desarmónica sin él, tratando de tener un cuerpo esquelético, pero sin armonía, al no haber salud ni alegría.

En la cuarta dimensión es importante la paciencia ante la burla e incluso ante la agresión, pero como experiencia personal

Burlarse de los seres humanos y tirarles piedras es similar.
Tirarle piedras a una persona es herirla y no respetarla, y burlarse de una persona es lo mismo.
Pero la culpa no es en ningún caso de la piedra. Podríamos pensar que la piedra es un ángel que te ayudará a despertar cuando te sobrevenga la conciencia y despiertes a lo que hacías.
Eso, en realidad, es lo importante.

Por eso en la cuarta dimensión es importante la paciencia ante la burla e incluso ante la agresión, pero como experiencia personal. No se trata de que la sociedad tenga que hacerlo, sino como experiencia personal, donde es posible que tu defensa de la paz sea criticada, ya que el grupo busca la defensa del grupo, como supervivencia.

En este punto tenemos que recordar al creador del símbolo de la paz, CND, que surgió como respuesta a las armas atómicas precisamente en Pascua de aquel año.
Su creador, Gerald Holtom, que podríamos traducir por “Tomás el del agujero” (Hole-Tom), el que comprueba la realidad del agujero de la agresión en el Cristo, fue un pacifista en un tiempo en que no estaba de moda serlo.
Durante la segunda guerra mundial Holtom se negó a ir al frente. Estaba claro que el nacismo era una amenaza contra la humanidad y concretamente contra Gran Bretaña, ya que estaban bombardeando el país sin piedad. Sin embargo, esta persona eligió la paz como experiencia personal, sufriendo el desprecio de sus conciudadanos.
Pero también es un ejemplo de cuarta dimensión, donde tú haces lo que tienes que hacer.

Es importante saber y decir que agredir a una persona a través de la burla es similar a agredirla físicamente.
Una persona puede creer que lo hace por gracia, porque cree que es importante ocupar un lugar en el grupo como gracioso, buscar un reconocimiento y que le quieran por ser gracioso. Quizá en realidad sea un artista y actuando de esa manera esté frustrando su creatividad. Es importante que busque por qué engaña a su ser espiritual, por qué se engaña a sí mismo como persona consciente y por qué en general engaña, ya que lo que dice para ridiculizar a una persona normalmente es mentira.

Quizá esta persona tenga una fuerza creativa y esté expresando su represión y daño interno.
Es un niño herido y lo que importa es que conecte con su niño divino. El niño divino no se ríe nunca de nadie, pero el niño herido sí, por eso, porque está herido.

Pero lo importante es la paz, el despertar y en algunos casos la paciencia, que desarma al agresor.
Una buena actitud para una persona que sufre escarnio es reconocer que él también es el otro, el que le agrede con su burla. Decir “tú eres yo” quizá está devolviendo la paz kármica, donde tienes que perdonar a tu agresor porque kármicamente también tú eres un agresor.

En todo caso, gracias, gracias, gracias, gracias y perdón.