Feliz enlazamiento, feliz año (vídeo)

Feliz enlazamiento
Feliz año
Una reflexión sobre este fin y principio de año, que viene enlazado desde el día fuera del tiempo, 25 julio 2017, que fue noche 11 (onda del c.cielo) y tierra 4 (o.mago).
Esa noche 11 se une ahora con mañana, 1 de enero, similar al día fuera del tiempo, que será noche 2 y tierra 8.
Gracias

Sobre el día fuera del tiempo

Pregunta: Tengo un amigo y los nietos de una amiga que nacieron el día fuera del tiempo… Ellos desconocen y yo me di cuenta este último día fuera del tiempo. Que me podes contar sobre las personas nacidas ese día

Respuesta:
No todas las tradiciones calendáricas mayas tienen un día fuera del tiempo. Hay tradiciones que fundamentalmente cuentan días, agrupándolos de 20 en 20, y así obteniendo vinales, tunes, katunes, sin preocuparse en contar en años.

Solamente las naciones de nativos americanos que manejan el año, no los tunes, katunes, etc., y por lo tanto les interesa saber cuándo empieza y cuando acaba el año, hacen una referencia al día fuera del tiempo, que es el periodo en que se sincroniza la nueva alineación donde comienza el año.
Contando de 20 en 20 llegan a 360, que son 18 X 20, y entonces quedan 5 días y una fracción para los 365 días y cuarto, aproximadamente, que es la duración del año.
En esos 5 días, uno contiene la esencia del rojo, los siguientes la esencia del blanco, azul y amarillo, y el quinto día contiene la esencia del verde. Ese es el día fuera del tiempo, que está asociado a la quinta energía.
Digamos que en el tiempo normal del año hay siempre 4 energías que cíclicamente van rotando, rojo-blanco-azul-amarillo, pero que en realidad son 5 si nos situamos en una dimensión superior.

En las visiones del viejo mundo se hablaba también de 5 energías, correspondientes a la tierra, el agua, el fuego y el aire, que eran las energías de la dimensión ordinaria y también están presentes en la astrología, pero había una quinta energía que es la correspondiente al éter, al cielo. Esa energía celeste es la que corresponde al color verde del día fuera del tiempo, que está hablando de conexión con dimensiones superiores, con la energía de la quinta dimensión.

Las personas que nacen en ese día fuera del tiempo van a tener un kin, como todas las personas, que va rotando cada año, pero que siempre es de la familia del día verde expresado por la noche, la estrella, el caminante del cielo y el espejo.
De esta manera, todas las personas que nacen el 25 de julio, que también está dedicado a Santiago, van a representar las energías de esa familia, que contiene la visualización y el ensueño de la noche, la sociabilidad de la estrella, la facilidad de ampliar la realidad a través de la exploración, y el reconocimiento del otro a través del espejo, la ley del amor y el in lak’ech.
Esta familia podríamos llamarla angélica porque muestra esa conexión con la quinta dimensión.

La “casa” es el lugar de poder

Es necesario encontrar la casa. Si no encuentras la casa estás a la intemperie, y no es que sea nada malo solo que cuando llueve, llueve; cuando hace frio, hace frio; y cuando el sol pega fuerte, pega fuerte. Por eso es mejor encontrar la casa, que es el lugar de poder.

El ser humano tiene una extraordinaria capacidad de adaptación. De hecho, está permanentemente adaptándose. Por eso puede vivir lo mismo en los desiertos que en los polos; en el aire, como los astronautas, o bajo el mar, como las tripulaciones de los submarinos; vestido o desnudo; en cuevas en casas.
La adaptación también es tu casa, solo que en una dimensión de mínimos, con todos los problemas abiertos, o sea sin control por tu parte. La adaptación es “casa”, pero solo en una dimensión donde la conciencia no está despierta. Es decir, es casa, pero en forma reactiva.
La adaptación trabaja en el cuerpo y es la forma de mantenerte sano en los cambios.

Eso mismo sucede en la realidad espiritual, solo que entonces tu conciencia tiene que estar despierta. Cuando tu conciencia esta despierta y gobierna la adaptación, entonces estás en tu lugar de poder, donde llueve cuando dices que llueve, hace frío cuando dices que hace frío y hace sol cuando dices que hace sol.
Así, estás en tu lugar de poder cuando dices qué es lo que está pasando. Pero no necesitas decirlo con palabras, porque lo dices en un lugar donde no se puede mentir. Lo dices desde las imágenes que aparecen en tu interior y que determinan tu vibración. Tu vibración depende de lo que sientes y de lo que ves, o sea de las imágenes que aparecen en tu interior, y ahí no se puede mentir. Si vibras, vibras; vibras en lo que vibras. Si con palabras dices que vibras en otra cosa, solo te engañas a ti.

Las imágenes que creas espontáneamente en tu interior son tú casa y puedes trabajar con ellas dialogando, no negándolas.
El trabajo interior veraz, desde la integridad, limpia la casa, y cuando la casa está limpia es tu lugar de poder. Tu lugar de poder es donde tu vibración es alta.

El espejo no es una espada ni un cuchillo para hacer sacrificios humanos, sino la ley del amor y el “in lak’ech”

Amor y comunicación son lo mismo. Quizá para un cartel, un monitor de televisión o un anuncio no lo sea, y la comunicación no sea nada. Pero para un ser humano, sí.

En la realidad dual donde se encuentran Quetzalcóatl y Tezcatlipoca podemos encontrar, como forma de expresión, figuras que asustan y provocan miedo, como pueden ser fieras, o sea animales fuertes, con garras y dientes. Pero eso quizá está hablando de una sociedad que se siente más segura cuanto más miedo provoca en la otra persona. Eso está traduciendo al espejo, Tezcatlipoca, pero solo en tercera dimensión, que es la dimensión del ego brutal, o sea del miedo y la falta de conciencia.

También podemos encontrar esa realidad dual representada, no por fuertes animales salvajes que asustan -que indican que la realidad no es amorosa sino depredadora-, sino por medio de la luz y del amor, como constituyentes de esa realidad y también de tu personalidad y de tu ser. Y entonces, encontrar que el espejo no es una espada ni un cuchillo para hacer sacrificios humanos, sino la ley del amor y el “in lak’ech”.

La luz y el agua viajan juntos. En la tradición de las pirámides encontramos que todos los conceptos que denominamos dioses y con los que explicamos aspectos de la realidad, aparecen formando parejas: Ra y Athor, Isis y Osiris, Geb y Nut, Shu y Tefnut.
Todos son Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.

Está claro que en esta tradición, que nos ha llegado filtrada por pueblos guerreros, pero muy guerreros, en constantes guerras territoriales y guerras civiles, no aparece la figura femenina en esa dualidad, porque está traduciendo un nivel equivalente al de Seth y Osiris o Caín y Abel, sobre todo porque en el momento de la confluencia de civilizaciones los que mandaban eran los guerreros, y los hombres sabios del conocimiento de la realidad Dios no podían expresar la energía femenina con claridad, sino solo bajo un velo. Pero hoy es el momento de quitar el velo y de reconocer la energía Dios en la energía mujer.
Los que cortan cabezas, o sea realizan sacrificios humanos, maltratan a la mujer, o sea a la humanidad, o sea a Dios.

Cualquier enfermedad individual es un hecho social y un fracaso social

Hay una gran confusión. Los datos están mezclados formando galletas/cookies tóxicas.

La confusión se presenta visual y gráficamente, a través de las enfermedades autoagresivas y autoinmunes, donde las propias defensas se transforman en tus principales enemigos; incluso las células madre pueden dar origen a tumores.

Esto sucede en el nivel individual, pero que también traduce el nivel social y grupal. En esto es muy claro el Tzolkin: hay sellos que hablan de lo individual y hay ondas que hablan de lo grupal. Muchas personas, siguiendo el Tzolkin, deberían deslindar estos conceptos, porque el objetivo es la sociedad de la estrella, la sociedad celeste y no el individuo poderoso.

Por eso hay algo gráfico, fácilmente visible, en lo que le sucede a una persona, porque está traduciendo el entorno en que vive. De hecho, cualquier enfermedad individual es un hecho social, un fracaso social. CUALQUIER ENFERMEDAD ES UN FRACASO SOCIAL.
Es un fracaso, pero también es un termómetro sensor, que está diciendo que no estamos en el sitio.

Puede parecer incongruente decir que la historia de los gemelos y la historia de Jesucristo narran lo mismo. Para personas que sean “anticristianas” puede parecer hasta algo ofensivo, claro que el anticristianismo es fácilmente una expresión de tu daño emocional, porque el cristianismo es una invitación a todas las personas a la magia y vivencia del mago, pero del mago del Tzolkin, o sea a conseguir que tu corazón no pese y mágicamente, es decir espiritualmente, nazcas a ser hijo de Dios.
La historia de los gemelos que cuenta el Popol Vuh, que posiblemente muchas personas lo conozcan solamente de oídas, narra lo mismo: cómo los gemelos acaban con las enfermedades, es decir cómo sacan a la humanidad el daño.

Cuando la luz está asociada a la emoción amorosa, no se agota

Apoyándonos en el valor arquetípico del símbolo diseñado en la plaza de San Pedro, podemos reconocer que hay una columna resonante, que es el lugar por donde pasa el sol en su camino de este a oeste, y que está flanqueado por los dos bloques de columnas circulares techadas. Encontramos esta expresión también en el Tzolkin en la columna 7, donde hay dos fuerzas, una que va del dragón, o sea de la luz entrando en la forma, hacia el sol, que aparece como expansión y transcendencia en el sol 13, y otra, retrógrada, que va justamente desde el sol hacia el dragón 1, es decir allí donde emerge esta fuerza como propósito de solidaridad y energía femenina.

De esa manera, encontrar la fuerza retrógrada queriendo actuar en el interior de cada persona, es un desvelamiento; es parte de retirar el velo, y para eso ayuda el reconocimiento del mandala personal, cuya lectura se puede hacer en parte desde la plaza de San Pedro.

Entonces vemos que hay una fuerza vertical, que une la fuerza retrógrada del despertar con la fuerza iluminativa descendente. Contiene dos manos, que traducen una forma de hacer desde el corazón -la mano es chakra del corazón-, habiendo en una un regalo y en otra una multiplicación de un regalo, porque no estamos en un territorio de fuerzas simples, sino de fuerzas multiplicativas.
El asunto desborda la lógica. No se puede gobernar desde el hemisferio lógico, que solo maneja lo que conoce. Se trata justamente de quitar el velo y entrar más allá de lo conocido.

Un ejemplo de qué podemos ver en la plaza de San Pedro es el sepulcro de Pacal Votan. El obelisco es la cruz que sujeta a Pacal Votan y que quizá es traducible por un árbol, ya que las manos del árbol son generosas y dan cosas y oxígeno, y hay un regalo y una multiplicación del regalo.
Pacal Votan está como voluntario y como tierra, y todos los árboles son como obeliscos y por tanto maestros del amor. Son seres vivos y generosos. Son multiplicativos.

Incluso en el plano más material el árbol es un maestro del amor, porque la unión entre el árbol y la tierra es una unión amorosa, donde es imprescindible la presencia del agua.
El árbol, en su unión amorosa con la tierra, atrae el agua del cielo, que es una expresión del agua primordial, ya que el agua proviene de más allá del sol.
De alguna forma, el agua que viene más allá del sol, también te lleva más allá del sol, al cielo.

La mujer es la dueña del agua. En el momento de la concepción rompe aguas y en el clímax también. El agua –mayim- viene del cielo –samayim-, entendiendo que samayim une el sol con el agua; el cielo contiene el agua luminosa y el mundo emocional es auténtica expresión de la luz.
Desde el estado evolutivo actual consideramos la luz como producto de una combustión, pero de esa manera la luz parece como asociada a algo que se agota. Sin embargo cuando la luz está asociada a la emoción amorosa es cuando estamos hablando de la auténtica luz, que es un agua que el que la bebe nunca vuelve a tener sed.

Pacal Votan con la cruz simboliza lo mismo que está en la plaza de San Pedro, lo masculino y lo femenino fusionados, expresando el amor y la ascensión

En una vista desde arriba de la plaza de San Pedro en el Vaticano, o sea a vista de águila o a vista de pájaro, podemos ver un Tzolkin.
La plaza de San Pedro tiene una estructura redonda dentro de la cual hay un monolito, pero en el suelo de la plaza se puede apreciar que hay dos líneas que forman una cruz y a su vez dos líneas que forman una X.

En la figura del Tzolkin, considerado como un mandala o un símbolo en sí mismo, encontramos la X, que se inicia en el dragón 1, dragón 7, sol 7 y sol 13, con líneas diagonales que van hacia el centro. Esa parte del mandala del Tzolkin está reproduciendo de alguna manera el espejo, que contiene una X.

El centro del Tzolkin forma como un rombo, y en su centro-centro está el nuevo nacimiento. Pero el nuevo nacimiento y el centro-centro están determinados por una línea vertical, que es la columna 7 o resonante, y por una línea horizontal formada por las filas 10 del perro y 11 del mono. Son la localización visual del doble espejo contenido en el Tzolkin, donde la parte de la derecha se refleja y reproduce en la parte de la izquierda, y la parte de arriba se refleja y reproduce en la parte de abajo.
En ese doble espejo el dragón 1 encuentra al sol 13. Si fuera un espejo simple, el dragón 1 se reflejaría en el dragón 7 (de izquierda a derecha) o en el sol 7 (de arriba a abajo), pero en el doble espejo se refleja en el sol 13.

Estos cuatro puntos, que son las cuatro esquinas, están dibujados en negro en el Tzolkin y son las líneas de portales. Pero el centro propiamente es donde se junta la columna 7 con la horizontal 10-11, que forman una cruz en vertical-horizontal.
Las líneas dibujadas en negro son visibles, pero la columna resonante y las filas 10-11 no son visibles sino reconocibles; son visibles espiritualmente, pero el dibujo en negro sobre blanco está hecho en las diagonales.
De esa manera el Tzolkin contiene el rombo de la estrella en el centro, que es el lugar ascensional, y en la plaza del vaticano está ocupado por el obelisco.

La X en el Tzolkin expresa el espejo, pero también con sus 4 direcciones visibles expresa la dimensión de la tierra en la horizontal de la tierra, donde es preciso e imprescindible evolutivamente vivir la ley del espejo, la ley del amor, del “tú eres otro yo”, que representa una forma de vivir equivalente a lo que se puede reconocer como cuarta dimensión.
Ahí está el obelisco y en el Tzolkin es el nuevo nacimiento a la quinta dimensión, el acceso a dimensiones superiores, la elevación.

Estamos hablando del Vaticano, que, junto con Jerusalén, es el centro temporal donde da comienzo la era común. El Vaticano da soporte a la era común como temporalidad. Todas las personas estamos unidas, queramos o no, en una forma de contar el tiempo que tiene su origen en el Vaticano.
Más atrás tiene su origen en aquello que sucedió en Jerusalén, que a su vez estaba traduciendo aquello que sucedió en la salida de Egipto, que está superpuesto sobre un conocimiento velado del acceso a la inmortalidad, a la vida permanente, al soy siendo.
Entonces, en esta vista sobre la que unas personas se sienten vinculadas emocionalmente y otras lo rechazan emocionalmente, encontramos una sincronía acerca del Tzolkin.

En su forma más interna encontramos una expresión del amor, algo que significa lo femenino rodeando a lo masculino, que es el acto del amor, en la columna resonante, en la resonancia.

También esto se superpone con la imagen de Pacal Votan en su sepulcro. Pacal Votan está ocupando el lugar que ocupa la plaza, que es la tierra, la X que expresa el lugar donde la ley es el amor, la ley del espejo. Y la columna, el monolito de la plaza de San Pedro, está representado en el sepulcro de Pacal Votan con la cruz.
Entendemos que Pacal Votan con la cruz simboliza lo mismo que está en la plaza de San Pedro, lo masculino y lo femenino fusionados, expresando el amor y la ascensión.

La estructura redonda que rodea el monolito, como se puede ver, no está unida. Hay una parte redondeada y otra parte redondeada, las dos como en espejo, pero están separadas, aunque en la plaza sí aparece dibujado el círculo completo.
Esta parte que está separada y se reproduce en espejo, también podemos encontrarla en el Tzolkin, porque la columna resonante no contiene portales y en ese sentido es similar. En el Tzolkin vemos dos estructuras, separadas justamente por la columna resonante.

En la imagen podemos ver la cruz, formada por los dos espejos, y los cuatro rumbos, que son como la imagen de portales. Pero también hay una imagen de la separación, que aparece en el Tzolkin y que es la columna resonante.
Ese vacío está expresando en el Tzolkin la columna resonante, el lugar donde sucede el nuevo nacimiento, lo cual le da una vibración diferente de la vibración donde está dibujada la X.
Es decir que la columna resonante contiene ya implícitamente una expresión de lo que también está expresado por el castillo verde, el lugar de la transmutación.

Evolutivamente el inicio del castillo verde es también el inicio de la resonancia y por tanto aporta una explicación acerca de qué podemos entender por castillo verde

El inicio del castillo verde es la luna 1, y cuando lo vemos desde la óptica del Tzolkin evolutivo encontramos que, como inicio de la onda 17, corresponde en el Tzolkin tipo a la TIERRA 4, que es el sello que aparece por primera vez en la horizontal 17 en la primera columna o columna tipo, es decir programa.
Justamente este sello, tierra 4, es también el guía que te introduce en la columna resonante asociado al dragón 4.
Es decir, evolutivamente el inicio del castillo verde es también el inicio de la resonancia y por tanto aporta una explicación acerca de qué podemos entender por castillo verde.
Solamente estás en lo verde cuando eres resonante, entendiendo que la columna resonante está expresando que estás alineado con el corazón del cielo y con el corazón de la tierra, exactamente como un rayo de sol bajando perpendicularmente hacia la tierra.

También desde estas páginas hemos relacionado este sello, tierra 4, con la imagen que aparece en la tumba de Pacal Votán
Pacal Votan aparece en posición horizontal y tiene una cruz en dirección vertical sobre su cuerpo. La cruz como expresión del árbol, con sus cuatro brazos, hace referencia a la semilla 4 y a la tierra 4, presentes en la primera columna o columna tipo.
La tierra 4 está hablando del voluntario, pero en conexión con una fuerza interior que denominamos autoexistente, como todo lo relacionado con el 4. Pero, al hablar de “interior” está expresando que hay una forma, que en este caso ha comenzado como luz cumpliendo una misión, pero también habla de otras dimensiones, siendo justamente la conexión con la autoexistencia la que te introduce en la plenitud de dimensiones superiores, porque la autoexistencia está en el programa y conectar con tu programa autoexistente es conectar con esta fuerza de la vida sin fin, que está cumpliendo una misión.

Pacal Votan horizontal con su cruz vertical está diciendo que, aunque no lo digan nuestros ojos, el programa es luz, y cuando dejas actuar al programa, dejas actuar a la luz, y cuando tu conciencia conecta con el programa, abre libremente todo tu ser a la luz, y eso te introduce en lo verde.

La luna 1 también corresponde evolutivamente con el águila 11. La luna 1 está en la horizontal 9, que corresponde al sello de la luna, en el lugar donde se cruza con la vertical 11, de modo que ese 11-9 en las ondas sería el tono 11 de la onda 9, que es la onda de la serpiente y corresponde a la luz interior ascendente que también reconocemos como kundalini.
El tono 11 corresponde justamente a la actitud de aquella persona que está cumpliendo una misión sin referencia a que le aplaudan desde el exterior, sino cumpliendo una misión desde el interior; es decir, a la liberación que siente una persona que sigue su interior.

Es como la imagen que expresa Noé, quien siguiendo un diálogo interior construye un arca. En su momento eso le produce una gran expansión de conciencia, que arrastra en su expansión a toda la vida. Pero para hacer esto no se referencia en su exterior, que incluso le es hostil, sino en su interior.
Esa actitud también se ve asociada con el castillo verde, y a esto es lo que en la página denominamos agente secreto.

De modo que la actitud del agente secreto, que permite la ascensión de la kundalini a través de su forma de ver, y también la actitud del voluntario expresado por la tierra 4, son lo que te franquea el acceso al castillo verde.
Gracias y perdón.

El dragón 4 expresa que la solidaridad y lo que denominamos energía femenina como energía de acogimiento es lo que propicia el surgimiento de la realidad

¿Qué significa el dragón 4?
El dragón 4, por su sello es la solidaridad y la energía femenina en un sentido amplio. Si añadimos el tono 4, significa que dentro del enlazamiento que es la onda encantada, la solidaridad y la energía femenina aparecen en el cuarto lugar, respondiendo a CÓMO conseguir el propósito, que es el espejo.
El dragón 4 expresa que la solidaridad y lo que denominamos energía femenina como energía de acogimiento es lo que propicia el surgimiento de la realidad, ya que el espejo lo que significa es la realidad, cuya ley es el amor.

El dragón 4 tiene como realidad oculta lo que está expresado como sol 10, aportando otro contenido en relación a la profundidad de la realidad que denominamos oculto, porque uno es la realidad superficial y el otro la realidad en profundidad. Es decir, uno es ver a una persona y poder reconocerla por sus rasgos, lo cual supone un cierto nivel de conocimiento pero superficial, y otro es conocer a una persona en cuanto a gustos, capacidades, opiniones y sentimientos. Toda esa realidad es una realidad que no se ve.

Para que realmente el dragón aparezca como 4 en plenitud, en su interior tiene que expresar el sol 10, donde el sol es la energía de la luz en su forma más expandida y el 10 significa perfección. Pero no significa que la luz esté totalmente expandida en favor de la propia luz sino que aparece como décimo lugar del mono, es decir como perfección emanada del propósito que es el mono.
Entonces, en ese sol 10 lo que está apareciendo es algo nuevo. No es que produzcas más luz, sino que tu actitud interior está favoreciendo que entre más luz en tu sistema, de modo que tu actitud de propiciar el cómo lograr el propósito del surgimiento de la realidad amorosa, es decir de la realidad del in lak’ech, interiormente está llevando a su máxima perfección la expansión de la luz en el interior, lo cual se traduce en la entrada en lo nuevo.

De esta manera el dragón 4 con su oculto el sol 10 están expresando algo en relación a cómo encontrar esa realidad amorosa cuya ley es la ley del espejo, o sea la ley del in lak’ech, y cómo abrirte a la luz.

Pero eso sería así simplemente si solo existieran sellos y tonos. Si además existen columnas y filas, hay un contenido en el dragón 4-sol 10 por superposición espacial.
No todos los Tzolkin, calendarios o cuentas del tiempo donde figuran los 20 sellos que llamamos mayas, se expresan con la figura de las 13 columnas y 20 filas.
De hecho la mayoría no lo hacen, y si en algún caso sucede no es por la transmisión de una tradición, sino como consecuencia de la energía que se movió a finales del siglo XX y las enseñanzas del señor Arguelles.

En la posición en que aparecen el dragón 4 y el sol 10 ya no hay dos espejos sino uno solo. Corresponde a la posición de un hombre de pie sobre la tierra, cuando un rayo de luz emanando del centro del sol al corazón de la tierra le atravesara perpendicularmente de cabeza a pies.
Es decir que la posición en que se une el corazón del sol y el corazón de la tierra es exactamente la misma en la que un solo rayo de sol puede situarse ocupando la mayor parte del cuerpo de un ser humano.
Eso también parece un lugar especial en la relación entre el hombre y la luz.

Si vamos a la figura de Pacal Votan en su sepulcro y suponemos que Pacal Votan es la tierra, esa sería la posición en que se encontraría la cruz, de tal manera que Pacal Votan nos está indicando justamente la columna resonante, pareciendo que está invitando a cada persona a encontrar su columna resonante.
Por un lado, Pacal Votan, adoptando la posición de la tierra, señala la tierra, que nosotros interpretamos como voluntario, como actitud adecuada, pero por otra parte también al sostener desde la tierra esa línea vertical, que es la que comunica el centro de la tierra con el centro del sol, está indicando la columna resonante. Precisamente parece como si la actitud del voluntario fuese donde apareciese como real la resonancia, o sea el nuevo nacimiento.

La secuencia de los 13-20 con sus líneas de portales, que nosotros llamamos Tzolkin, es un objeto similar a los mandalas, es decir una representación simbólica del macrocosmos y el microcosmos. No es un calendario; no es que no solo sea un calendario, sino que no es un calendario. Es una representación de la totalidad, es decir del microcosmos y macrocosmos donde también aparece el tiempo.

Esa representación del macrocosmos y del microcosmos está en forma de arquetipo, pero también existe asociada a una persona concreta, que quizá seas tú o yo.
Cada persona concreta tiene su propio acceso y su propio escenario, y cuando estás utilizando el Tzolkin 13-20 aparece una columna resonante adecuada a cada persona.
Esa columna resonante que sostiene Pacal Votan, o sea el voluntario, está muy relacionada con el número 4, que significa el cómo. La actitud del voluntario te lleva a encontrar el cómo.
El CÓMO tipo de la columna resonante, que se produce desde la onda del dragón, se abre con el dragón 4, de la onda del espejo, es decir con la actitud del in lak’ech, lo cual produce la perfecta iluminación interior.

El dragón 4 y el sol 10 son ocultos entre sí, pero en el resto de posibilidades de las columnas resonantes personalizadas no son ocultos de la misma manera, aunque sí son ocultos resonantes.
Las personas que nacen en la onda del mago van a crear una columna resonante que se inicia con el mago 4 (onda del mono) y acaba con el caminante del cielo 10 (onda semilla). Es decir que estas personas entran en la resonancia cuando su interior expresa el caminante del cielo 10, que es la realidad oculta resonante del mago 4.
El mago 4 sería lo que explicaría el cómo lograr el propósito del osar, de la alegría y del nuevo nacimiento, y al considerar la luz que sostiene Pacal Votan, encontraríamos que es la actitud del caminante del cielo perfecto, que no tiene límites y cuyo explorar perfecto es un osar y un gozar perfecto, porque esa exploración perfecta que se le puede atribuir al caminante del cielo, en realidad expresa el gozo de la plenitud.