Onda evolutiva de la semilla

Onda evolutiva de la semilla:

Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8:
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

Onda de la semilla: Del 14 al 26 de octubre

ONDA DE LA SEMILLA: Del 14 al 26 de octubre

El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

Onda evolutiva del Mono

Onda evolutiva del Mono

La onda del mono se va a situar evolutivamente como onda 11 sobre los contenidos de todos los sellos del mono (sello 11).
También, al colocarse en el Tzolkin por ondas se va a situar en las columnas 7 y 8.

El mono 1 se superpone a la tierra 7, y desde ahí comienza una secuencia en tono resonante.
Si vemos las ondas asociadas a estos sellos con tono 7, están definiendo el cuarto castillo completo (tierra, perro, noche y guerrero); el quinto castillo completo (luna, viento, águila y estrella) y las dos primeras ondas del primer castillo (dragón y mago).
De esta forma, la onda del mono une los contenidos del cuarto y quinto castillo con los del primero.

Las vivencias que produce un nuevo nacimiento son las resonantes de la cuarta dimensión o cuarto castillo, y las de la quinta dimensión, castillo verde o quinto castillo.
Todas esas vivencias están implícitas y abiertas a la experimentación, asociadas al mono 1 y su oculto perro 13, la incondicionalidad transcendente.

Desde lo azul del castillo azul, o sea desde el mono, vuelve a conectar con el dragón. En realidad, son lo mismo (familia cardinal: dragón, enlazador, mono y guerrero), y hay que leer al mono como dragón a través de las vivencias. El dragón es la luz entrando en la forma para cumplir una misión, también como expresión de la paz amorosa que es la energía femenina.
La energía femenina puede ser una energía de la belleza, pero es sobre todo la belleza amorosa y la belleza de la paz. Es contraria al despedazamiento estético, porque es innecesario. La belleza es vibración en una realidad expandida. Detrás de la cirugía estética hay miedo y patrocinio del abuso. El aborto no puede ser un método anticonceptivo y la esterilización no es una solución para la humanidad, sino todo lo contrario. Perdón.

Los Uros dicen de sí mismo no ser hombres sino antes de los hombres. O sea, están antes de que haya hombres y pertenecen al antes, como el dragón.
Contiene algo maravilloso como concepto atemporal. Nadie es lo que parece ni lo que aparece, sino que el ser está dentro.

TIERRA 7:
En la onda del mono hay un sello especialmente relevante, que es el kin tierra 7.
La tierra 7 es siempre resonante, porque se va a superponer sobre el mono 1, centro del telar y centro de la columna resonante, pero sobre su huella se va a situar el águila 7.
Ese punto que denominamos tierra 7, como canalización del voluntario, es especialmente importante en esta onda del nuevo nacimiento, estando vinculado al mono 1. Ser voluntario al orden divino es un nuevo nacimiento.
Pero también sobre ese lugar se va a situar el águila 7 de la onda de la luna, ya que solamente se puede ser voluntario asociado a un nuevo nacimiento como resultado de un ver.

Es algo instantáneo y fulgurante, que no proviene de tu hemisferio lógico, sino del castillo verde (onda de la luna). Eres voluntario no porque seas maravilloso y condescendientemente bueno, sino porque lo que ves es maravilloso y tú lo eres, dentro de la maravilla. No eres el creador; lo eres porque la maravilla es.

Cuando tierra 7 se coloca donde está el mono 1, el mono 1 se va a donde está el mono 11, en el lugar 1 de la línea horizontal 11.
José Arguelles era mono 11, pero en su psicrono y en su alma también es mono 1.

Gracias Uros y gracias alma mono 1, siendo mono 11.

Onda del mono: Del 1 al 13 de octubre

ONDA DEL MONO: Del 1 al 13 de octubre

La transcendencia en esta onda del mono, de la alegría, inocencia y del nuevo nacimiento, se obtiene al ensoñar la abundancia (noche).
Para llegar hasta allí, nos da fuerza desde otras dimensiones los cambios y las transformaciones, que son las características de la tormenta (tono 9).
El desafío o aprendizaje son en este caso el libre albedrío y los pensamientos elevados.
El caminante del cielo se sitúa como tono tres en la onda del mono. Su energía solidaria, expansiva, es para todos los seres humanos, y es una manifestación del servicio. De tal manera que es tal la energía del caminante, que esto sólo es posible, en toda su extensión, después del nacimiento espiritual; después de que el ser humano reconoce el espíritu dentro de sí.

INTERPRETACIÓN:
Podríamos decir que el mono es esencialmente resonante.
La onda del mono ocupa la segunda parte de la columna resonante, lo que le otorga una característica de resonancia intrínseca consustancial independiente de su intento: haga lo que haga, intente lo que intente, el mono es resonante.

Pero la propuesta para el mono desde el Tzolkin no es ser resonante, que lo es, sino ser consciente, ya que puede no estar siéndolo hasta que decide serlo, quizá como una iluminación.
La conciencia desde el mono te despierta en otra realidad; te franquea el espejo, o sea el velo; desvela el velo.

Eso es lo que viene a significar el lugar 11, asociando el contenido del 11 como tono, el gozo que produce el cumplimiento de la misión, o sea el gozo que produce vivir.
Vivir es gozoso cuando no estás sometido al miedo, o sea cuando eres tú.
Cuando eres tu conectado con todo lo existente, no tienes miedo, porque lo que te une a lo existente es amor, lo que tienes es amor y el amor es gozoso.
Vida y amor es lo mismo, por lo menos en la dimensión de lo real. En otras dimensiones quizá sea lo contrario, afortunadamente, porque la iluminación es ese momento donde puedes elegir, porque claramente “puedes elegir”.
El tono 11 contiene esa explicación y el mono también.

Hay un nivel dimensional donde es necesario recordar, para posicionarte en relación a lo existente, como que tienes que cumplir una misión. Esa es una propuesta para romper el aislamiento del miedo y esas cosas raras. Eres necesario. Algo te reclama para sacar de ti lo mejor y se apoya incluso en tu ego, que te dice que eres el mejor, pero en realidad en un siguiente paso te das cuenta que no tienes que hacer nada, solo rendirte, porque la realidad es maravillosa. No necesitas pelear ni siquiera contra los malos, solo ser tú –gracias uros-.

Es una llamada al despertar, a encontrar que la vida se te ofrece cuando dejas de huir, cuando dejas de protegerte del miedo.
Claro, hay muchas variantes. La variante del miedo también admite la envidia, que es miedo a no disponer o tener aquello que veo que otros tienen; el miedo a ser menos y que los demás sean más; otras fantasías perturbadoras; el miedo a que si son muy grandes quizá me pisen y me pase como a las hormigas; o simplemente el recuerdo del dolor.
La vibración subconsciente de la debilidad trae al presente el recuerdo del dolor, y eso es catastrófico porque te paraliza, y cuanto más miras hacia allá, más te hundes, como las arenas movedizas.
Es importante recurrir al águila-enlazador y, mirando en otra dirección, crear un puente. Hay un águila asociado a cada persona, que forma parte del ser siendo. Ese águila te introduce en el ser siendo, en la experiencia vivencial de la vida como pura maravilla, siempre amorosa. No es porque yo o el ego haga maravillosa la vida, sino porque la vida en sí es maravillosa y yo formo parte de ella de forma intrínseca.

Eso tiene que ver con el mono y con la experiencia del nuevo nacimiento, que también es una iluminación, ya que el oculto del mono es el perro, que pertenece a la familia de la iluminación y de la luz. El amor incondicional es luz, porque pertenece a la familia donde está el sol. Por ese motivo la persona que es mono tiene en algún momento que despertar a la luz. Y todos los elementos de su familia son luz: el enlazador es águila, el dragón es sol y el guerrero es serpiente.
El asunto es súbito, instantáneo, pero la base del mono y por tanto de la luz es la solidaridad y la energía femenina.

LOS UROS:
En nuestros días todo esto tiene mucho que ver con los Uros del lago Titicaca, que no son Uros sino Jasoni, porque Uros y otros nombres que se les da son despectivos. Ellos son gente del agua, de aquello que viene más allá del sol. Gracias hermanos Uros, abuelos Uros, tatarabuelos Uros, porque algo viene de más allá del sol y también de más allá del humano.
Jasoni quiere decir hombres del agua. Tiene mil grafías, porque es una palabra fonética y puede ser escrito de la forma que quieras. Estamos hablando de un pueblo pacífico, que como el agua, no pone resistencia. Son maestros, porque esto es imprescindible para la estrella.
Hay una resonancia con aquel hombre del agua que buscaba el vellocino de oro, Jasón. Alguien les llama Uros, Chipayas, que ellos saben que son nombres despectivos, pero también son Jasonis, héroes.

Los Urros o Uros no se han extinguido, todo lo más, fusionado. Perviven. Gracias Jasones, héroes de la paz.

Onda evolutiva del espejo

ONDA EVOLUTIVA DEL ESPEJO


La onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Como decíamos, colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo. Ese lugar lo ha determinado previamente en el Tzolkin tipo el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

COLUMNAS 6 Y 7:
También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo del que estamos hablando es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, que no es la luz interior dormida o tapada por un velo.
La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.

Onda del espejo: del 18 al 30 de septiembre

ONDA DEL ESPEJO: Del 18 al 30 de septiembre

La onda del espejo está asociada a la onda del mono, ya que los ocultos de los sellos de la onda del espejo están en la onda del mono.
Reflejar la realidad, para conseguir su propósito, está siempre acompañado por la alegría y el juego.

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.
De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.
La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.
Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.
Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.
La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es de reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.