Onda del espejo: El espejo es resonante donde existe la perfección y la forma, pero también es una expresión del amor incondiciona

Onda evolutiva del espejoLa onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Nosotros pretendemos mirar desde el humano del siglo XXI, unido a todos sin excepción, y, desde la ignorancia, queremos decir que “mi verdad” no es mejor que otra, y que ni siquiera es mía, sino que más bien se trata de escuchar, pero escuchar como mirando, y entonces, quizá con precaución, comprobar que aquello que aparece es sólido.
Y luego más, como el color azul, que siempre está, pero de forma ajena a la quietud; está, pero no está quieto. El estar del azul no es pasivo, por tanto está y no está. Si te distraes, no está, pero si le escuchas, le ves.

Bueno, como hablamos desde nuestra ignorancia, la cosa no tiene mucha importancia. Lo que está claro, incluso si miro para otro lado, es que colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo, y que ese lugar lo ha determinado previamente, en el Tzolkin tipo, el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo -el espejo del que estamos hablando- es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, no la luz interior dormida o tapada por un velo.

La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.
El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.

Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste.
Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.

El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.
Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

La presencia del guía en los sellos está mostrando su potencia evolutiva

evolutivos y guías
La forma de contar el tiempo en América, que ha dado lugar a múltiples calendarios asociados a cada una de las naciones americanas, dando distintos nombres a la misma ubicación en la secuencia de los 20 sellos, está basada en la repetición de 20 símbolos, siempre en el mismo orden. Arguelles significó de manera especial a la cultura maya con esta secuencia de los 20 sellos para medir el tiempo –gracias Arguelles, gracias Pueblos maya-.
Sin embargo, esta forma de medir el tiempo, que tiene su origen en una sabiduría muy antigua, que transciende el tiempo y tiene múltiples variantes, presenta también una fórmula donde no solamente está presente la secuencia 20, sino también la secuencia 13, agrupando los 20 sellos de 13 en 13, que se repiten hasta completar el año.

En un año van a aparecer 28 secuencias de 13 sellos más un día fuera del tiempo, pero también 18 secuencias de 20 sellos, más 5 días fuera del tiempo.
El día fuera del tiempo que se forma con las 28 repeticiones de 13 símbolos corresponde siempre con el quinto día de la secuencia de las 18 repeticiones de 20 + 5, otorgándole a este día una significación especial.
Hay formas calendáricas que no consideran relevante la agrupación de 13 en 13, y únicamente escuchan la secuencia de los 20 sellos. En esto también Arguelles significó de manera muy especial la secuencia de 13 sellos, propiciando que muchas personas retomasen dentro de sus propias culturas ese ritmo.

Cuando en la secuencia de los 20 sellos se asocia como guía el ritmo 13, encontramos un sentido más profundo en su configuración.
El sello 1 es el mismo en la secuencia de 20 y en la que aparecen los 20 de 13 en 13. Es decir, el dragón o como quiera que llamemos al número 1 va a aparecer como guía del dragón.
El sello 2, el viento, aparece asociado al mago (14=1+13) como guía, es decir el viento tiene como guía al mago.
El sello 3, la noche, aparece asociado al 7 (14+13 = 27; 27-20=7), es decir, la noche tiene como guía a la mano.
El sello 4, la semilla, aparece asociado al 20 (7+13= 20), el sol.
Y así sucesivamente.

Esto sucede así en la primera columna, manifestando el guía.
Pero cuando colocas el Tzolkin según sus ondas, encuentras que en la primera fila, que en el Tzolkin tipo está ocupada por el dragón, aparece la onda del dragón, siendo el guía del primer sello el dragón.
En la segunda fila, que en el Tzolkin tipo corresponde al viento, en el Tzolkin según sus ondas aparece la onda del mago, siendo el mago también el guía de la primera presentación del viento, segundo sello.

Lo mismo sucede con todos los demás, de modo que la presencia del guía en la secuencia de los 20 sellos, que es la primera vez que aparecen cada uno de los 20 sellos, está mostrando también su potencia evolutiva.
Por ejemplo, el guía del viento 8 no es el mago sino el enlazador 8, pero en esa casilla se va a situar, al colocar el Tzolkin por ondas, un representante de la onda del mago, y lo mismo sucede con todas las demás ubicaciones de los sellos.

Otro ejemplo es la serpiente 1, que va a tener como guía a la serpiente 1. Sin embargo, la energía del caminante del cielo, que es el guía de la primera vez que aparece la serpiente (serpiente 5), como representación de la kundalini del caminante del cielo también va a estar, puesto que ese mismo lugar lo ocupa el espejo 6, de la onda del caminante del cielo.
De modo que es necesario tener presente para el desarrollo de la propia kundalini, la presencia del espejo, que está reflejando al caminante del cielo.

El águila 1, cuyo guía es el águila 1, se sitúa sobre la horizontal 15, que en el Tzolkin de ondas está ocupado por la noche; en concreto se encuentra sobre el mago 12, que es la forma 12 de la onda de la noche.
De modo que el águila, que la primera vez que aparece en la primera columna está asociado al ensueño, a la abundancia y a recuperar el poder creador que expresa la noche, también en su forma de águila 1 hace referencia a ese poder de la noche, precisando que su misión como vivencia experiencial traduce al mago 12 de la onda de la noche.

Descubrir quién eres, sin importar la aparente relevancia, que solo le daría fuerza al ego y no a la transcendencia y a la plenitud

En contestación a una pregunta sobre los evolutivos del sol 13:

La referencia evolutiva del sol 13 es también el sol 13 en las dos posibilidades, la que activa las neuronas espejo y la que activa las células madre, es decir, la que despliega la realidad que muestra la unidad con las demás personas y con todo, y la que despliega la realidad de la plenitud desde tu ser.

Sol 13 es la resolución final de toda la propuesta que se inicia con el dragón 1, y expresa por un lado la transcendencia, tanto por ser el sello 20 en su forma transcendente como por ser la transcendencia de la onda 20.
Si al 20 le damos un valor de plenitud, porque es la sumación de todas las posibilidades, encontramos que sol 13 expresa plenitud y transcendencia máximas. Por tanto, esa es la actitud evolutiva: iluminación, transcendencia y plenitud. Actuar desde ahí es plenamente evolutivo.

Al considerar este sello y su ubicación en el tablero del Tzolkin, se puede encontrar una orientación para el trabajo personal en esa dirección. Precisamente los guías son parteros en esta plenitud y en esta transcendencia. Quizá por eso es precisamente en este sello donde su relevancia, para la traducción de la clave que expande las dimensiones, es más relevante.

El guía del sol 13 es la semilla 13 de la onda del humano.
Al desplegar la onda del sol encontramos que la semilla, desde su tono 5 le da fuerza al sol, algo que parece contradictorio desde la lógica -por eso sabemos la relevancia mistérica de esta configuración, donde uno de los aspectos importantes es considerar que nada es lo que parece, desde los valores de dominio y privilegio de las dimensiones que se mueven actualmente en la dimensión humana.-
La semilla aparece como infinitamente menos poderosa que el sol. Sin embargo, el programa diseñado en dimensiones superiores, en esta configuración, muestra cómo lo aparentemente inferior da fuerzas a lo aparentemente superior. En todo caso, la semilla 13 habla de un programa diseñado en dimensiones superiores, que en su nivel transcendente lleva al Tzolkin, A TODO EL TZOLKIN, a su plenitud.

Por ello es de suma importancia en los momentos iniciales en que la persona trata de resonar con el Tzolkin, ponerse de acuerdo y en paz con el programa, es decir consigo mismo, descubrir quién es, sin importar la aparente relevancia, que solo le estaría dando fuerza al ego y no a la transcendencia y a la plenitud, y mucho menos a la iluminación.
De hecho el sol también es una energía grupal y no un liderazgo. Solo aparentemente es un liderazgo.

Recuperar la maravilla del programa es fundamental.
Descansar en el programa es fundamental.
Pero al mismo tiempo vemos que la semilla 13, que expresa el programa transcendente, lo hace dentro de la onda del humano, de modo que como humano en el nivel transcendente le estás dando fuerza al sol transcendente, abriendo el acceso a todos los demás seres humanos a esa realidad desplegada de la iluminación transcendente.
La presencia de la semilla 13, guía del sol 13 con el que finaliza el Tzolkin, en la columna 6, le da a este sello y al concepto asociado la característica portal. Desde la transcendencia, todos los seres humanos son portales –gracias, portal-.

Cuando situamos la traducción evolutiva de la semilla 13, volvemos a encontrar al sol y a la estrella, es decir los contenidos de la iluminación y de la plenitud asociada al 20. Uno de los contenidos evolutivos de la semilla 13 es la estrella 1, de la onda de la estrella evidentemente, y el otro, la serpiente 6 de la onda del sol.

Merece la pena reforzar en las personas que nacen en un día sol 13 los contenidos de su guía y de su activación portal.

En el amor incondicional hay una fuerza dinámica programada para lograr la evolución de cada individuo y de la humanidad en su expansión hacia la transcendencia

Onda evolutiva del perro

ONDA EVOLUTIVA DEL PERRO
Al superponer el Tzolkin de ondas, donde cada onda ocupa una fila, sobre el Tzolkin tipo, encontramos que la onda del perro aparece sobre los sellos del mago.
Al mismo tiempo, la onda del perro en el Tzolkin tipo, que ocurre en los 11 últimos lugares de la columna 9 y los dos primeros de la columna 10, se sitúa en el Tzolkin de ondas en los tonos 9 de las 11 últimas ondas, completándose con los dos tonos 10 de las dos primeras ondas, en la columna 10.
Es decir, la onda del perro está relacionada con el sello del mago y al mismo tiempo con los tonos 9 y 10, pero fundamentalmente con el tono 9.

El tono 9 significa una fuerza que proviene de dimensiones superiores y que ayuda al pleno desarrollo del propósito, impulsándolo hacia la transcendencia. El tono 9 es una ayuda para lograr la transcendencia.
De esta manera encontramos que hay algo en el perro y en su característica de amor incondicional que en sí es una fuerza dinámica, programada para lograr la evolución de cada individuo y de la humanidad en su expansión hacia la transcendencia.
El amor incondicional es una fuerza ascendente que te arrastra. En un coche sería como cambiar la marcha para lograr más potencia con menos esfuerzo. Meter la cuarta o quinta marcha permite ir más ligero con menos gasto energético. Simplemente metes la marcha y el vehículo ya funciona en ese rango.

Al mismo tiempo la onda del perro está asociado a los contenidos del mago, que suponen que hay un cierto aprendizaje, afinación o adiestramiento al situarte en esa vibración, pero partiendo de una respuesta personal a una propuesta.
La primera onda, que va del dragón al caminante del cielo en la columna 1, es una propuesta dirigida a cualquier persona de cómo partiendo de la solidaridad y la energía femenina se puede acceder a la transcendencia de la vivencia del cielo.
La segunda onda empieza con el mago y es la respuesta a esa pregunta. Si te interesa dices “sí, quiero” y ahí comienza la intervención del dos, que en este caso somos los seres humanos en esta dimensión, respondiendo a la propuesta.

El primer sello de la onda, el perro en tono 1, tiene dos expresiones evolutivas, el mago 1, que está marcando ese comienzo como respuesta a la propuesta, y el enlazador 9.
Necesitamos incorporar el contenido del enlazador 9 para comprender qué es el amor incondicional expresado por el perro 1. Vemos que en la incondicionalidad y en el sí quiero adentrarme en el cumplimiento y realización de esa propuesta, hay una fuerza proveniente de dimensiones superiores que te impulsa hacia la transcendencia.
Por un lado hay un reclamo en la actitud del mago, asociado al sí, “sí quiero que suceda tal cosa”, y por otro lado hay una promesa de recibir una fuerza extra que te impulsa al logro de la transcendencia.

Hay que resaltar la secuencia de nueves en esta onda del perro, que son fuerzas procedentes de dimensiones superiores que impulsan hacia la transcendencia. Esa sumación de 11 tonos 9 te impulsa al encuentro de lo expresado por dos tonos 10, el perro 10 y la noche 10.
El perro 10, en la columna 10, expresa el 10 de la onda del dragón. Es decir, esa fuerza proviniendo de dimensiones superiores representada por el tono 9, visualmente conecta con la perfección, tono 10, del amor incondicional, cuya raíz y propósito está en la solidaridad y energía femenina.
En el caso de la onda del perro, el dragón que se encuentra en la columna 10 es el dragón 12, es decir la solidaridad en favor de todo lo existente. Ese contenido hay que añadirlo si queremos comprender y realizar la incondicionalidad del perro.

Todos esos tonos 9, que impulsan desde la forma evolutiva del perro hacia la transcendencia, van a concluir en la noche 10, es decir que la forma transcendente evolutiva del amor incondicional supone una perfección del ensueño. La perfección puede parecer un término que asusta y alguien decir “yo no puedo”, pero perfección es intercambiable con el contenido de incondicionalidad. Perfección e incondicionalidad son lo mismo.
Así, la perfección de la noche, que es el lugar 13 de la onda evolutiva del perro en la columna 10, es traducido por el ensueño incondicional o la incondicionalidad a través del ensueño.

De tal manera que encontramos que en la incondicionalidad de la onda del perro hay una intención, como expresa el mago; una fuerza de dimensiones superiores, como expresan los tonos 9; un enlazamiento con dimensiones superiores como expresa el enlazador 9, primera versión del perro 1; y también ensueño.
La incondicionalidad requiere soñar la abundancia para todos. Y en este caso la prueba o comprobación es soñar la abundancia para tu enemigo concreto, o para aquel que te molesta o que simplemente no te quiere, que actúa como un ángel activando la transcendencia.

Se llega a Tutmosis III, Thot 3, Hermes Trismegisto o Tres Reyes Magos desde la emoción celeste

Mono 1 - Mono 3 - Hermes Trismegisto - Tres Reyes Magos
MONO 1 – MONO 3.
Moverse por el mundo de los símbolos es moverse por el mundo de las resonancias, o por el mundo de la lógica si nos referimos a la lógica contundencia de las resonancias.

Mono 1 es claramente un babuino 1, o sea Thot. Claro que Thot es la sabiduría, pero Jesucristo también es la sabiduría -que no se ofendan las personas religiosas, porque solamente hablamos desde nuestra ignorancia y encima no pretendemos ser serios. De hecho, nos aburren las series. Sí, podemos estudiar las repeticiones para ver si ganamos a la banca a la ruleta, pero nunca vamos al casino-. Santa Sofía, esa maravillosa catedral existente en Turquía, está dedicada a Jesucristo como santa sabiduría, ya que Sofía, que actualmente es un nombre de mujer, significa sabiduría.
De modo que Mono 1 puede ser Thot 1 y sabiduría 1. Santa Sofía significa lo mismo que el mono 1, ya que es el nacimiento de lo divino.

Esto ya lo hemos dicho, pero, ¿qué pasa con el mono 3?
El mono 3 es la primera vivencia experiencial del castillo verde, ya que es la primera representación de lo azul en el castillo verde, que está asociado al dodecaedro del éter o del plasma de las estrellas, a lo óptimo y a la sociedad celeste.
Al mono 3 podemos llegar en sentido fluyente desde la luna 1, que representa las emociones en el nivel celeste del castillo verde, confiriendo a ese mono que significase sabiduría, el concepto de sabiduría santa o celeste por estar en el castillo verde.

También encontramos al MONO 3 como THOT 3, que entonces sería TUTMOSIS III, que es el faraón que se alimenta de Isis como árbol. Recordamos que los árboles son maestros. Para los seres humanos los árboles son entidades donde actúan las dimensiones superiores como maestros, porque siempre son benéficos.
En mono 3 encontramos una sincronía con Tutmosis III, con una equivalencia de Thot 3, donde se une el nacimiento con el 3, pero también la característica de ser REY de Egipto, o sea faraón, que tiene entre sus títulos el ser hijo de Dios. El Faraón es hijo de Sa-Ra, hijo de Dios.
Aquí hay una nueva sincronía, ya que el faraón hijo de Dios recibe un nombre femenino en el idioma que actúa como enlazador en el mundo -enlazador entre todas las culturas en el nuevo mundo, da igual que provengan de los que entran en América por Asia como los que entran por Oceanía o por Europa-, que es Sa-Ra, o sea Sara, hijo de Dios.

Mono 3-Tutmosis III. Pero Thot también es Hermes, por lo que estaríamos hablando de Hermes III, que es Hermes Trismegisto. Todo esto nos sitúa ante una experiencia vivencial que inicia la vivencia del castillo verde, y este es el momento apropiado, porque también los tres Reyes Magos son un Mono 3, por cuanto que Tutmosis III es “Rey III” o “3 reyes”, y no tres reyes cualquiera sino presentes en el nuevo nacimiento o nacimiento de lo divino ante la conciencia expectante.
Lo divino nace ante la conciencia expectante. Si la conciencia no está expectante, no se entera, luego no sucede. En el nivel azul solo sucede lo que es experimentado, que es atendido expectantemente, o sea con la conciencia despierta y mirando.

Como deciamos, a este Tutmosis III, Thot 3, Hermes Trismegisto o Tres Reyes Magos se llega en sentido fluyente desde la emoción celeste, que es la emoción transcendente del voluntario (la luna es el 13 o la transcendencia en la onda de la tierra). Hay una convalidación entre la tierra (sello 17) y la luna (onda 17), que se sitúa como onda sobre la horizontal 17 donde están los sellos de la tierra, estando el propósito de la onda de la luna justamente en el sello tierra 4, es decir actuando como un voluntario.
A su vez, la luna 1 (fila 9 y columna 11) se va a situar sobre el águila 11 (onda 9 y tono 11) de la onda de la serpiente.

Es decir, la luna 1 contiene referencias a la kundalini de la serpiente y al voluntario de la tierra.
Desde ahí en sentido fluyente te encuentras con el mono 3 de Hermes Trismegisto, los Tres Reyes Magos y todo lo demás.
Pero también hay un acceso desde el oculto, que iría en sentido inverso proviniendo del dragón 13, que es la forma transcendente de la luna 1. Es una solidaridad transcendente, pero también una energía femenina transcendente, porque es esa energía femenina que asociábamos con Sara y con Sofía, pero también con María, que es Miriam.
Esa energía en sentido inverso, es decir proviniendo de lo oculto, cuando llega al mono 3 lo encuentra en el lugar once desde el dragón 13. Esto significa que en un sentido tiene una característica de servicio, es decir que entras allí como un servicio o misión, como los Tres Reyes Magos, pero también hay un servicio desde lo oculto, placentero, gozoso y liberador, asociado al tono 11, resaltando la ubicación de la luna 1 en la columna 11.

El castillo verde empieza desde algo que podemos denominar 11, que es el resultado de un intento mantenido que recibe su premio. El dos es un regalo y el once, que también es un dos, es un premio y también un regalo.
El castillo verde es ambas cosas, un premio y un regalo; solo hay que estar despiertos.

Onda evolutiva de la tierra (I): la tierra es un caminante del cielo

ONDA EVOLUTIVA DE LA TIERRA (Primera parte)
La onda de la tierra es la número 13 y por tanto, al colocar el Tzolkin por ondas, se instala sobre los kin del caminante del cielo en el Tzolkin tipo. La onda 13 es la tierra y el sello 13 es el caminante del cielo. Por ese motivo, sobre cada lugar que ocupa un kin del caminante del cielo se va a instalar un kin que pertenece a la onda de la tierra.

De alguna manera, los contenidos asociados al caminante del cielo se suman a los de la tierra. Podemos decir claramente que la tierra es un caminante del cielo.
Pero también se suman los contenidos asociados al 13 como transcendencia, como final de un proceso, donde la conciencia se ha visto implicada porque ha querido hacer ese proceso y es el momento en que ese proceso llega a su culminación.
El caminante del cielo es una expresión de la transcendencia, como lo es también la onda de la tierra.

La tierra, según el sentido que le damos desde esta página, es fundamentalmente el voluntario.
Inicialmente lo primero que sucede es que quieres interactuar con el Tzolkin. No es que hayas oído hablar del Tzolkin y hasta ahí llegue la cosa, sino que algo ha resonado en ti que ha despertado tu interés, y ese interés ha ido creciendo hasta que de alguna forma ha establecido un diálogo con esos contenidos, que son como el whatsapp, donde puedes volver a ellos y continúan, ya que no se van.
Es fácil que haciendo tu vida normal, en los momentos de tranquilidad, de sosiego y de calma interactúes con esas informaciones y observes cómo, por su simple presencia, te modifican formas de ver la vida, de considerar las cosas y hasta de alguna forma de ser. Te hacen más real y te abren más posibilidades y enfoques para considerar las cosas, con lo cual también influye sobre las demás personas de tu entorno.
De manera que el interés puede haber ido creciendo y entonces te encuentras ante situaciones que se resuelven modificando tu actitud inicial, donde te niegas o te peleas, presentándote una solución o salida cuando actúas con una actitud de voluntario.

La tierra se asocia con la conexión y alineación con el centro. Podemos darle un nombre –da la impresión de que para determinadas personas el nombre es lo más importante del asunto-, sin embargo lo mejor es experimentalmente poner la conciencia, aunque no lo puedas expresar con palabras y menos aun poseas el mantra o el nombre, que por otra parte pueden ser muchos nombres, porque hay muchas lenguas e idiomas.
Aun sin el nombre puedes conectarte con ello, porque es vibracional. El nombre puede ser vibracional, pero desde luego lo que es vibracional es el alma.

Entonces, cuando el alma percibe y entra en ese terreno vibracional, con nombre o sin nombre el asunto sucede. Cuando te alineas con el corazón amoroso del cielo, por decirlo de alguna manera, con el centro de la realidad, que siempre es amorosa, estás expresando la tierra.
Pero esa alineación supone una actitud de voluntario. Te colocas voluntariamente en ese lugar, enfocando tu voluntad de encajar en ese punto vibracional.

Eso es lo que determina la propuesta -cada sello es una propuesta- de la tierra. Y esa propuesta, ese voluntario se va a traducir como caminante del cielo.
Caminante del cielo también contiene como otro nombre posible a Quetzalcóatl, claro que nosotros podemos usar un nombre o podemos serlo; serlo, aun sin nombre, es más importante, pero el nombre ya tiene esa vibración, no decimos lo contario.
Quetzalcóatl está hablando de despertar algo que existe en el humano como posible y que sucede cuando llega a la transcendencia y se coloca en esa alineación.
Eso en una terminología puede ser Quetzalcóatl, un nombre celeste, un vuelo más allá de las formas, es decir que no vives pegado a la materialidad, sino que puedes desplazarte más allá, las cosas no te afectan y no son lo más importante en tu vida.

Tú puedes volar cuando entras en una dimensión donde lo más importante no son las cosas sino los asuntos espirituales, donde hay realidad pero no rigidez.
Una de las características de las partículas subatómicas, de los átomos y de la materia en general es la rigidez. La forma necesita una cierta dureza e inmovilidad, porque si no, no serían formas sino algo cambiante.
En niveles transcendentes uno puede ser voluntario para ser muy rígido, pero en el nivel evolutivo que está la humanidad en estos momentos la alineación con el corazón del cielo no pone a la conciencia del ser humano en la rigidez, sino en la evolución.

En el Tzolkin evolutivo tú eres, en tu despertar de conciencia, el sujeto agente, de modo que te permite participar de forma voluntaria consciente

Evolutivo 15 noviembre 2014
Compartimos la contestación a una pregunta sobre el Tzolkin evolutivo, por si alguien mas estuviese interesado.

El Tzolkin contiene 260 casillas, que se inician con el dragón. En cada columna van apareciendo los 20 sellos, finalizando con el sol.
El Tzolkin contiene 13 columnas, cada una de 20 sellos, y 20 filas donde cada sello aparece en 13 tonos diferentes.
Si colocamos el Tzolkin por ondas, podríamos situar en la primera fila los 13 sellos de la primera onda, en la segunda línea los 13 sellos de la segunda onda, y así hasta completar en la fila 20 los 13 sellos de la onda 20, completando los 260 kin.

De esta forma, por ejemplo el día 15 de noviembre, que es dragón 4 (fila 1, columna 7) en el Tzolkin tipo, por una parte se corresponde con la MANO 7 (onda 1, tono 7) del Tzolkin de ondas. Por otra parte, si buscamos el dragón 4 (onda 10, tono 4) en el Tzolkin evolutivo y trasladamos esa posición al Tzolkin tipo, encontramos al PERRO 5 (fila 10, columna 4).

Cuando en lugar de considerar las 20 fuerzas horizontales como el lugar de asiento de los 20 dioses, colocamos en cada uno de esos niveles horizontales las ondas, nos encontramos con el TZOLKIN EVOLUTIVO, que ya no está hablando de la fuerza del vector, energía o Dios que haya en cada sello -con un ritmo de 7, que tiene un significado de canalización y sanación asociados al tono 7 resonante o a la mano, sello 7-, sino que estamos situando un enlazamiento transcendente, ya que la onda es un enlazamiento transcendente de 13 sellos, donde ya no cuenta únicamente el valor individual de cada sello sino el valor que aparece dentro de esa colectividad de 13 sellos.
Al situar cada onda como desarrollo del propósito, tono 1, hasta que llega a su forma transcendente, que es el tono 13, lo que aparece ya no son 13 tonos de un mismo sello, cada uno actuando de forma independiente, sino 13 sellos unidos expresando un contenido propio, porque cada sello en la onda adquiere un nuevo contenido por su posición en la onda.
De esa forma ya no es un Tzolkin de sellos y cómo esos sellos van siendo canalizados resonantemente, sino que es un Tzolkin de ondas donde tú eres, en tu despertar de conciencia, el sujeto agente, de modo que te permite participar de forma voluntaria consciente.

Onda evolutiva del enlazador de mundos

La onda del enlazador es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.
Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino otro, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.

No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa.
Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión.
El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.

Cuando sitúas la onda del enlazador en el Tzolkin de ondas, aparece en el sexto lugar, es decir, los 13 tonos de la onda del enlazador se superponen con las 13 formas en que aparece el enlazador. De esta manera el enlazador es como un diccionario, o sea una traducción.
Podemos encontrar los 13 tonos de la onda encantada traducidos, pero de cualquier onda encantada, bajo la forma del enlazador, en las 13 formas en que aparece.
La luz toma una forma para cumplir una misión y eso es el dragón, pero el enlazador es la segunda formulación de esa luz que ha tomado una forma para cumplir una misión. Por eso las 13 formas del enlazador, asociado numéricamente a los 13 tonos, también son una expresión de la luz cumpliendo una misión.

De modo que cuando encontramos que el enlazador 6 es la PRIMERA forma del enlazador, vemos que en el propósito del enlazador, enlazador 1, siempre subyace su característica de 6, que es una puerta por su referencia a la columna 6, asociada a las columnas de Hércules y puerta a la inmortalidad.

La SEGUNDA vez que aparece el enlazador es como enlazador 13 y se superpone al segundo tono de la onda del enlazador, que es la mano 2.
De esta manera, el enlazador asocia el tono 2 a la transcendencia, pero también a la mano. En ese sentido unimos, con alguno de los cien ojos con que se debe considerar el Tzolkin, la presencia de nuestros amados peregrinos de la sierra madre, redimiendo sus ofensas al amor como expresión del arquetipo humano, es decir, haciendo un acto sagrado del juicio de Osiris en favor de toda la humanidad. La mano azul siempre nos trae a la presencia el venado azul, y en concreto la mano 2 es el venado azul como otro, es decir, todo lo que tú puedes hacer por el otro sin esperar recompensa en esta dimensión, solamente por reconocer lo sagrado en el otro.

La TERCERA vez que aparece el enlazador, que como 3 hace referencia a la misión, es como enlazador 7. En esa resonancia aparecen los contenidos de la estrella 3, o sea de la sociedad celeste.
La tercera presentación de la onda del enlazador es la estrella 3 y se superpone sobre el enlazador 7.

La CUARTA forma, que es la que va a decir el “cómo”, o sea cómo ser puerta, aparece adoptando el propósito de enlazar, enlazador 1. Cuando tu propósito es ser enlazador estás creando una puerta, estás abriendo una puerta a la inmortalidad del otro. Si esa es tu decisión, el suceso vendrá después, desde dimensiones superiores, porque tú solamente necesitas abrir la puerta.
Lo que se superpone con el enlazador 1 como cuarta expresión del enlazador, es la luna 4 y aporta la emoción expresada por la luna, como expresión del “cómo” ser enlazador. De modo que el enlazador 1 es una expresión de la emoción.

La QUINTA vez que aparece el enlazador, correspondiendo al tono 5 de la onda del enlazador, que es lo que va a dar fuerza a ese propósito, está expresado con un tono 8, enlazador 8, que es la integridad en el propósito. Da igual tu debilidad personal, porque no es una cuestión de voluntad, sino que es algo que sucede en el corazón, esa alineación desde tu corazón con el corazón del cielo.
El tono 8 es una puerta, porque corresponde a la columna 8, que también es una de las columnas de Hércules. Lo que aparece ahí es un programa o diseño realizado en el corazón de la realidad Dios.
Si la integridad es ser tú mismo, la realidad que está dentro de ti es la semejanza de Dios, y lo que te aleja de esa semejanza de Dios es justamente lo que te hace pesar en el juicio de Osiris, que es el odio, el miedo, la envidia, etc., y lo que te devuelve a esa integridad es el amor. Por eso, es lo que da fuerza al propósito como expresión del tono 5.
La quinta expresión del enlazador es el enlazador 8, de la onda de la tormenta, que es una de las expresiones de Huracán, y en la onda del enlazador es el perro 5.
De modo que el enlazador 8, que da fuerza al propósito, también es traducido por el perro 5; es como decir que el amor incondicional siempre va a dar fuerza al propósito enlazador.

La SEXTA presencia del enlazador es con el tono 2, enlazador 2, y ahí vemos cómo el dos y el seis van unidos, donde el 6 es una de las columnas de Hércules. Está asociado con el mono 6, conteniendo esa puerta, que también está presente en el enlazador, una referencia al osar.
El mono, además de ser una forma del dragón, también es una forma del enlazador (familia Cardinal).
El mono 6 como sexto tono de la onda del enlazador también se va a situar en la sexta columna de Hércules.

La SÉPTIMA formulación del enlazador es el enlazador 9, que es una forma resonante del enlazador, ya que es la forma en que aparece en la columna resonante impulsando hacia la transcendencia. Sobre este enlazador 9 se superpone el humano 7, que es el séptimo tono de la onda del enlazador.

En el enlazador 3, que es la OCTAVA vez que aparece el enlazador, se unen los contenidos del servicio, desde la onda de la semilla, y de la integridad, justamente con el caminante del cielo 8. La integridad del caminante del cielo se superpone sobre el enlazador 3 de la onda de la semilla.

En la columna 9, es decir la NOVENA presentación del enlazador, está el enlazador 10, que es la forma donde se expresa la perfección y el amor incondicional del voluntario, ya que es el tono 10 de la onda de la tierra, y se superpone en esa expresión de amor incondicional del voluntario con el mago 9. Esa expresión del amor incondicional del voluntario que aparece en la novena presentación del enlazador, en la onda del enlazador aparece como mago 9.

Pero en la DÉCIMA presentación del enlazador lo que se ve es el enlazador 4 de la onda de la noche. La décima forma en la columna que expresa justamente el amor incondicional, es con el tono 4 de la onda de la noche que expresa el ensueño, es decir aparece con algo que significa “cómo”. El enlazador 4 es el enlazador que actúa como la noche, y aparece como el águila 10, o sea como una forma de enlazar las cosas a través de la visión amorosa. La visión amorosa de la realidad es una forma enlazadora perfecta.

El enlazador 11 es la DECIMOPRIMERA vez que aparece el enlazador. Hay un gozo en esa forma oculta de cumplir tu misión con respecto al otro, propia del enlazador, que no olvidemos es una expresión de la solidaridad del dragón pero también de la alegría y desinhibición del mono y que también es como la luna, ya que la luna 4 es similar al enlazador 1. La traducción del enlazador 11, como decimoprimer lugar de la onda del enlazador, es el guerrero 11. También hay una expansión de la conciencia gozosa en ser enlazador.

La DÉCIMOSEGUNDA forma en que aparece el enlazador es como enlazador 5, dándole fuerza al viento, y siendo traducido por la tierra 12, o sea ese voluntario en favor de todo lo existente.

Precisamente el enlazador 12, en favor de todo lo existente, aparece en DÉCIMOTERCERA posición. El enlazador 12 se sitúa en la columna 13 y contiene una forma de colaborar con todo lo existente desde la onda del águila, es decir a través de la forma de mirar, a través del ver. Hay un ver amoroso que es transcendente. El tono 13 de la onda es el espejo 13.

La otra forma en que aparece la onda del enlazador es precisamente en la CUARTA COLUMNA. Todos los tonos 4 que van desde la onda 6 hasta la onda 18 también expresan la onda del enlazador, es decir, que el enlazador está asociado al cómo. Hay una manera de ser, una manera de actuar que es enlazadora. Pero también está haciendo referencia a que esa manera de actuar que expresa el tono 4, también se sustenta sobre los otros contenidos del cuatro, que son la semilla, sello 4, como programa, y el sol, onda 4, como iluminación.
Hay una manera de ser que traduce un diseño, pero lo que contiene es la luz. Y algo así es lo que encontramos en la autoexistencia.
En esta dimensión en que nos encontramos tenemos una conexión en el interior que nos conecta con dimensiones superiores. El desapego es una puerta a esa conexión.

Conexión de la onda en el Tzolkin tipo y en el Tzolkin evolutivo

CONEXIÓN DE LA ONDA EN EL TZOLKIN TIPO Y EN EL TZOLKIN EVOLUTIVO

En la familia CARDINAL las ondas de todos los sellos (dragón, enlazador, mono y guerrero) conectan con su onda en el Tzolkin evolutivo en el propósito o primer sello de la onda.
Así, la onda del dragón en el Tzolkin tipo y en el Tzolkin evolutivo se junta en dragón 1; la onda del enlazador en el enlazador 1, en la fila 6; la onda del mono en la fila 11, en mono 1; y el guerrero en la fila 16, en el guerrero 1.
Y en el evolutivo estas coincidencias se producen de la siguiente manera: en la onda del dragón, en el dragón 1 rojo; en la onda del enlazador, en la luna roja 4; en la onda del mono en la tierra roja 7; y en la onda del guerrero en la serpiente roja 10.
De modo que en esta familia se produce la conexión de la onda evolutiva con la onda tipo en el propósito y en el color ROJO.

Por su parte, en la familia POLAR se produce la conexión entre sus ondas evolutiva y tipo en el tono 5 y en el color BLANCO, ya que la onda de la serpiente en su quinto tono, que es luna 5, se transforma en el perro 6 en la onda evolutiva; la onda del perro conecta en el mago 5, que es espejo 9 en el Tzolkin evolutivo; el águila conecta en la tormenta 5, que es el enlazador 12; y el sol conecta en la semilla 5, que es viento 3.

Por otra parte, la familia PORTAL (semilla, luna, mago y tormenta) conecta sus ondas tipo y evolutiva en los tonos 9 y en el color AZUL, y la familia SEÑAL (noche, estrella, caminante del cielo y espejo) en los tonos 13 y color AMARILLO.

Sin embargo, en la familia del humano o familia central no se cruzan las ondas tipo y evolutiva. No se repite el patrón del resto de las familias, entre otras cosas porque los 4 colores ya están ocupados.
En esta familia para conectar las ondas tipo y evolutiva es necesario recurrir a las ondas asociadas. Una de las características que destacan a esta familia es que sus ocultos según las ondas también pertenecen a la familia, de tal manera que son ondas asociadas la mano y el viento así como la tierra y el humano.

El cruce sucede en los tonos 2 y 12 en el Tzolkin tipo, en sellos de la familia del día verde: caminante del cielo 2, estrella 12, noche 2 y espejo 12.

Los tonos 1, 5, 9 y 13 están expresando a los guías y repiten la forma de 4, ya que el color se repite cuatro veces en esos tonos, mientras que el resto de los colores aparece en forma de 3.
Por lo tanto, hacen referencia a los guías y a la cuarta dimensión, que es el lugar desde donde puedes acceder a la quinta dimensión.
En ese sentido sería similar al ARN, que es una base para acceder al ADN, más evolutivo.

Sin embargo, los contenidos de los tonos 2 y 12, de los que hablábamos antes, hacen referencia a un comportamiento en relación a la conciencia.
El “hacer” traduce a la conciencia. El humano puede “hacer” con o sin conciencia, como autómata o como zombi. Pero el lugar donde las ondas de la familia del humano conectan con la sociedad celeste requieren una acción consciente, que respecto al 2 se traduce en el in lak’ech o “tú eres otro yo”, y respecto al tono 12 se traduce como “colaborar con todo lo existente”.
El tono 12 es un hacer respecto a la realidad, que finalmente es la luz cumpliendo una misión, y el tono 2 es un hacer respecto al otro, que siempre es considerado como un ser celeste

Los contenidos del día verde pueden aparecer en cualquier momento, pero que tú accedas a lo verde es otra cosa

LA ONDA ENCANTADA Y LOS CASTILLOS:
Además de los 20 sellos y los 13 tonos, y su correspondencia por lo menos numérica con las 20 filas y las 13 columnas, hay otros dos elementos independientes más, la onda encantada y el castillo.

Podría parecer que la ONDA ENCANTADA es lo mismo que los 13 tonos, pero no, en realidad los 13 tonos son los componentes de la onda encantada, de la misma manera que los ladrillos son los componentes de la casa pero no son la casa.
Es decir, puede haber un contenido que venga expresado por el tono o por el sello, pero puede haber contenidos que vengan únicamente explicados por la onda, traduciendo un nivel diferente, y solamente cuando te sitúas en esa perspectiva recibes ese contenido.
La ordenación propia de las ondas aparece en los castillos, cuando son el camino al quinto color, o sea a lo expresado por lo verde, pero no como sello sino como una dimensión diferente de la vida.

Los contenidos del día verde pueden aparecer como fuerzas angélicas o fuerzas celestes en cualquier momento o circunstancia: cuando eres un bandido o una persona cumplidora; cuando estás jugando al futbol o estás de vacaciones. Pero que tú accedas a lo verde es otra cosa, y ese es el itinerario que aparece expresado por las ondas.
Hay momentos maravillosos, pero el nacimiento y despertar en una dimensión extraordinaria no tiene vuelta atrás; ya está siempre ahí.
Por eso hay contenidos asociados a sellos y a tonos que aparecen dentro de una onda, pero el contenido de la onda transciende al sello y al tono.

Donde las ondas se desligan del contenido asociado a los tonos, y por tanto del contenido asociado a los sellos como propósito, es el CASTILLO.
En el castillo, las ondas se asocian de 4 en 4, de la misma manera que las hebras del ADN. Por eso lo que expresan no está en relación con las vivencias temporales, como pueden estarlo los sellos, sino en relación a la vida de los cromosomas, que no se mide en términos de una persona, sino que habla de un tiempo donde el sujeto es el arquetipo humano, de modo que entra en otro tiempo, y ese es el auténtico camino evolutivo; no el de tus vivencias, sino donde tus vivencias conectan con la vivencia del arquetipo.
En ese sentido, hay que expresar que la entrada en el tiempo sucede en el tercer castillo o castillo azul, o sea del tiempo, y es ahí donde sucede el nuevo nacimiento.
Pero el nuevo nacimiento, y esto hay que quizá recalcarlo, sucede en el horizonte. Por eso era tan importante aquel horizonte que encontrabas en el mundo de los sellos.

El nuevo nacimiento sucede en el perro 13-mono 1.
El perro 13 es la transcendencia de la onda 10, donde el propósito es el espejo, siendo la onda 10 donde aparece el horizonte, en este caso en el mundo de las ondas.
Pero el perro 13, además también contiene al sello 10, que es el perro y expresa el horizonte 10 en el Tzolkin de los sellos.
La onda del espejo es la fila 10 en el Tzolkin de las ondas, que es la línea del horizonte, y el perro es la fila 10 en el Tzolkin de los sellos, que también es el horizonte.
De modo que el horizonte se muestra como algo muy importante en cualquier contenido que quiera expresar el Tzolkin.

Si asociamos al horizonte con Anubis, es decir a aquello que hace presente tu corazón y que te despierta al conocimiento de que tu corazón es demasiado pesado -lo cual significa que eres lo más parecido a un dragón de Komodo y por tanto no puedes despertarte en la estrella- entonces resulta muy importante percatarte de todos los significados asociados al horizonte o sea a la fila 10, tanto del espejo como del perro.

La onda 10 del espejo y su onda asociada, que es la 11 del mono, ocupan la columna 7 en el Tzolkin tipo, que a su vez se transforman en los 20 tonos 7 del Tzolkin de ondas.
De modo que cuando consideramos el Tzolkin según los sellos, donde el perro y su oculto el mono son el horizonte, en realidad de lo que estamos hablando es de la columna resonante, que corresponde también al horizonte.
El dragón 4, que inicia la columna resonante, además de significar cómo ser espejo, o sea cómo realizar el propósito de la onda, también significa cómo ser resonante. Y esa información es una información tipo, es decir programa.

De la misma manera que el dragón 4 inaugura la columna resonante tipo, el tono 4 del sello que aparece como propósito de tu onda natal, inaugura tu columna resonante personal, y te dice algo de cómo entrar en donde Anubis te espera.
Por ejemplo, si naces en la onda del caminante del cielo, entonces el caminante del cielo 4, que está en la onda del perro, inicia tu columna resonante personal, ya que la onda 14 del perro ocupa el décimo lugar si empiezas a contar desde la onda 5 del caminante del cielo.
Si naces en la onda de la noche, tu columna resonante personal comenzaría con la noche 4 de la onda del sol, que de alguna manera es cómo ser noche. En este ejemplo, el lugar que podríamos reconocer como nuevo nacimiento sería donde acaba la onda del sol, humano 13, y comienza la onda del caminante del cielo, es decir caminante del cielo 1.
No son ocultos, pero sí describen el lugar del nuevo nacimiento evolutivo.

Y lo mismo sucede con todas las demás ondas.