Cualquier enfermedad individual es un hecho social y un fracaso social

Hay una gran confusión. Los datos están mezclados formando galletas/cookies tóxicas.

La confusión se presenta visual y gráficamente, a través de las enfermedades autoagresivas y autoinmunes, donde las propias defensas se transforman en tus principales enemigos; incluso las células madre pueden dar origen a tumores.

Esto sucede en el nivel individual, pero que también traduce el nivel social y grupal. En esto es muy claro el Tzolkin: hay sellos que hablan de lo individual y hay ondas que hablan de lo grupal. Muchas personas, siguiendo el Tzolkin, deberían deslindar estos conceptos, porque el objetivo es la sociedad de la estrella, la sociedad celeste y no el individuo poderoso.

Por eso hay algo gráfico, fácilmente visible, en lo que le sucede a una persona, porque está traduciendo el entorno en que vive. De hecho, cualquier enfermedad individual es un hecho social, un fracaso social. CUALQUIER ENFERMEDAD ES UN FRACASO SOCIAL.
Es un fracaso, pero también es un termómetro sensor, que está diciendo que no estamos en el sitio.

Puede parecer incongruente decir que la historia de los gemelos y la historia de Jesucristo narran lo mismo. Para personas que sean “anticristianas” puede parecer hasta algo ofensivo, claro que el anticristianismo es fácilmente una expresión de tu daño emocional, porque el cristianismo es una invitación a todas las personas a la magia y vivencia del mago, pero del mago del Tzolkin, o sea a conseguir que tu corazón no pese y mágicamente, es decir espiritualmente, nazcas a ser hijo de Dios.
La historia de los gemelos que cuenta el Popol Vuh, que posiblemente muchas personas lo conozcan solamente de oídas, narra lo mismo: cómo los gemelos acaban con las enfermedades, es decir cómo sacan a la humanidad el daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *