El Tzolkin evolutivo

Evolutivo 15 noviembre 2014
Compartimos la respuesta a una pregunta sobre el Tzolkin evolutivo. Aunque ya lo hemos comentado alguna vez, creemos que puede ser interesante para las personas que se estén aproximando a este concepto:

El Tzolkin contiene 260 casillas, que se inician con el dragón. En cada columna van apareciendo los 20 sellos, finalizando con el sol.
El Tzolkin contiene 13 columnas, cada una de 20 sellos, y 20 filas donde cada sello aparece en 13 tonos diferentes.
Si colocamos el Tzolkin por ondas, podríamos situar en la primera fila los 13 sellos de la primera onda, en la segunda línea los 13 sellos de la segunda onda, y así hasta completar en la fila 20 los 13 sellos de la onda 20, completando los 260 kin.

De esta forma, por ejemplo el dragón 4 (fila 1, columna 7) en el Tzolkin tipo, por una parte se corresponde con la MANO 7 (onda 1, tono 7) del Tzolkin de ondas. Por otra parte, si buscamos el dragón 4 (onda 10, tono 4) en el Tzolkin evolutivo y trasladamos esa posición al Tzolkin tipo, encontramos al PERRO 5 (fila 10, columna 4).

Cuando en lugar de considerar las 20 fuerzas horizontales como el lugar de asiento de los 20 dioses, colocamos en cada uno de esos niveles horizontales las ondas, nos encontramos con el TZOLKIN EVOLUTIVO, que ya no está hablando de la fuerza del vector, energía o Dios que haya en cada sello -con un ritmo de 7, que tiene un significado de canalización y sanación asociados al tono 7 resonante o a la mano, sello 7-, sino que estamos situando un enlazamiento transcendente, ya que la onda es un enlazamiento transcendente de 13 sellos, donde ya no cuenta únicamente el valor individual de cada sello sino el valor que aparece dentro de esa colectividad de 13 sellos.

Al situar cada onda como desarrollo del propósito, tono 1, hasta que llega a su forma transcendente, que es el tono 13, lo que aparece ya no son 13 tonos de un mismo sello, cada uno actuando de forma independiente, sino 13 sellos unidos expresando un contenido propio, porque cada sello en la onda adquiere un nuevo contenido por su posición en la onda.

De esa forma ya no es un Tzolkin de sellos y cómo esos sellos van siendo canalizados resonantemente, sino que es un Tzolkin de ondas donde tú eres, en tu despertar de conciencia, el sujeto agente, de modo que te permite participar de forma voluntaria consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *