¿Existiría la luz si no existieran los seres humanos?

¿Existiría la luz si no existieran los seres humanos? Podríamos hacernos esa pregunta.
¿Existiría la luz si no hubiese alguien que hablase de la luz? Hay quien puede pensar que la luz es algo objetivo, pero la luz es un concepto. Luz es una palabra y detrás hay un concepto, y detrás de ese concepto está la subjetividad que ha creado ese concepto.

Quizá pueda haber definiciones excelsas de la luz, pero la más aceptada es que la luz es energía electromagnética. Si miramos qué es energía a nivel normal, porque también puede haber definiciones excelsas de ultra sabios, energía se define como fuerza capaz de crear trabajo o movimiento. Entonces, cuando estamos hablando de la luz y al final se transforma en trabajo, porque la energía es trabajo, pues la cosa pierde mucho de la pretensión de objetividad, como si fuese algo que es así para todos.

De hecho, las definiciones han ido cambiando a lo largo del tiempo, con lo cual demuestran ser muy circunstanciales, y todo lo circunstancial está lejos de ser lo que pretendidamente se entiende como objetivo. Pero al mismo tiempo, todo eso, energía y trabajo, son conceptos. A lo más que puede pretender en estos momentos la explicación que da la física es a buscar respuestas, con fórmulas que corrijan las fórmulas anteriores, que eran inexactas.

De esta forma, la física de la relatividad modifica la física de la mecánica, así como la física cuántica aporta nuevas fórmulas donde la relatividad es inoperante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *