La chacana es una estrella de Seshat. Pero ¿quién ha puesto una estrella de Seshat en lo alto de los Andes?

Chacana y Seshat
La chacana es una estrella de Seshat. Es una estrella de 8 puntas, como lo es la estrella de Seshat.
La pregunta es ¿quién ha puesto una estrella de Seshat en lo alto de los Andes?, porque la chacana es una estrella de 8 puntas hecha por los hombres con intención de comunicar algo.

En ese sentido es puro VIENTO, con su oculto tormenta. Sabemos que el viento como blanco contiene emoción, celeste, de dimensiones superiores, que abre un tiempo de resurrección asociado a la tormenta.
También sabemos que la zona geográfica de la chacana en un lugar alejado, muy alto. De alguna manera ha permanecido dormido, pero hoy está despierto y sabemos que ese lugar alejado, ELEVADO, es territorio de los Uros, o también llamados “gente del agua”.

La estrella de Seshat de 8 puntas se sitúa en un ámbito donde gente de Ur, como puede ser el señor Abraham proveniente de Ur de Caldea, entran en la historia. Pero ahora la historia busca a todas las personas.
Este pueblo procedente de Ur, como está fielmente atestiguado durante milenios y no como una invención repentina sino antigua, también es gente del agua, en dos versiones. Una, en la versión fenicia, o sea cananea, y otra, a través de una estrella de 6 puntas en que aparece la forma en que el agua cristaliza, como todo el mundo sabe hoy en día gracias a las fotos de un japonés – gracias señor japonés, y de forma personalizada gracias Masaro, ángel del agua-.
Los fenicios, o sea los cananeos, eran la gente del agua de Egipto. Y CONOCÍAN RUTAS QUE LLEVABAN HASTA AMÉRICA, rutas secretas pero reales.

Hoy la estrella de Seshat aparece en este lugar donde vivían PACÍFICAMENTE los hombres del agua.
Sucede una cosa en los Andes, y es que en sus alturas y su interior contiene la kundalini del agua, que va a emerger en la mayor cuenca acuífera del orbe, donde aparece el río Amazonas, el cual enlaza con el Orinoco a través del río Casiquiare, de tal manera que el río Orinoco también está dentro de la cuenca del Amazonas.
Agua procedente de la tierra de los Uros puede desembocar donde lo hacen el Orinoco y el Amazonas.

Por otra parte, en este agua de los Andes, lugar super elevado, habitan gentes del agua, Uros, posiblemente en extinción, aunque quizá aparentemente, porque en realidad no pueden desaparecer, sino que solamente se mezclan pacíficamente con las demás gentes.
Los Aymara y los Quechuas les impedían vivir en tierra y por eso tuvieron que desarrollar una forma de vida sobre balsas de juncos en los lagos. Quizá como forma de expresión del viento, porque estos hermanos Uros son expresión del Viento, para las personas del siglo XXI que buscan la paz, o sea que propicien el amor.

También, ¡QUÉ MARAVILLOSA SINCRONÍA¡, han sido utilizados como sacrificio a la divinidad conocida. Los uros no podían vivir en tierra ni podían poseer tierra. Por eso tenían que vivir en el agua y la única forma en que puede vivir una persona en el agua es sobre algo que flota. Así hacían una superficie de juncos sobre el agua de los lagos.
No podían vivir en tierra porque eran utilizados para los sacrificios. Eran holocausto y decimos holocausto con total resonancia, porque como víctimas eran sagrados; eran víctimas pero eran sagrados. Contienen lo sagrado, pero no desde el opresor. En un mundo donde manda la ley del fuerte, ellos eran la víctima.

También, estas gentes de Ur, o sea de Abraham, se han mezclado con todas las razas en el mundo, y de sus famosas 12 tribus hoy solo podemos hablar de Judá, que creo que es una sola tribu de entre 12, que en realidad son 13. Sí, claro, también podemos hablar parcialmente de Leví –gracias Leví-. Han sido utilizados como holocausto.

De hecho, místicamente se sigue ofreciendo Jesucristo como holocausto. Místicamente quiere decir desde una realidad espiritual, o sea super real. Estos descendientes de Ur a través de Abraham están conectados con Isis, ya que la luna de Isis es la luna de la Pascua y el inicio del pueblo, ya no como pueblo de Egipto sino como pueblo de la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *