La chakana y su vocación enlazadora

Desde la vocación, desde la dimensión puente de la chakana, nos encontramos con hechos singulares, hechos que expresan una capacidad de sincronía mágica y maravillosa. Encontramos que la chakana, que se asocia con la cruz del sur, tiene su celebración el 2 y 3 de mayo, que es el momento en que la Cruz del Sur se ve más claramente en su forma de cruz latina.
En sí mismo, eso ya es una sincronía. Nos referimos al valor de la cruz en el viejo mundo y en el nuevo mundo. Nos referimos al valor símbolo no político, sino vibracional.
Pero resulta que, asociado a la fecha del 2-3 de mayo también hay un acontecimiento mítico-mágico que nos sitúa ante la presencia de un personaje arquetípico mundial, como es Buda y el camino de la iluminación desde tu trabajo personal.

En el 2 de noviembre, que es el momento polar al 2 de mayo, nos encontramos con hechos singulares, como es el inicio del calendario celta o calendario de los árboles en la tradición celta, que tiene también una emergencia en la festividad de todos los santos o todos los difuntos, que mantiene y hace presente de forma permanente la unión con tus ancestros.
La unión con tus ancestros es parte de la realidad de cada persona. Cada persona es la consecuencia de todos sus ancestros. Y el despertar de la conciencia en la relación con los ancestros es profundamente sanador para la humanidad.
El enlazamiento, el puente entre dimensiones de la chakana nos está situando ante ese trabajo espiritual búdico, pero también nos enlaza con la sanación de la ancestralidad y el respeto, el reconocimiento de los ancestros.

Mágica, maravillosa o extraordinariamente nos encontramos también con que esa fecha del 2 de noviembre contiene también un momento mágico como es el diluvio. El diluvio y un personaje como Noé que contiene el reinicio de la vida es relatado en la Santa Biblia como iniciándose el día 17 del segundo mes, entendiendo que Rosh Hashaná, el inicio del tiempo, sucede entre septiembre iniciado y principios de octubre.
Los meses del calendario judío son meses lunares, entonces tienen un desplazamiento, pero desde mediados de septiembre a mediados de octubre sucedería un mes, y al añadirle 17 días nos situamos en el principio de noviembre. Habitualmente se considera que esas festividades que se celebran el 1 y 2 de noviembre corresponden a ese momento.
Esta línea polar, diagonal que se forma entre el 2 de mayo y el 2 de noviembre es la compañera de la línea polar diagonal que se forma entre el 2 de agosto y el 2 de febrero, y las dos forman la X que está presente en la chakana.
En la chakana hay una cruz y una segunda cruz en forma de X. En la propia chakana está presente gráficamente, porque cuenta con una diagonal visible en el símbolo.

En la esquina que corresponde al 2 de noviembre se suelen situar los animales y las plantas. Eso hace presente toda una cadena ascensional hasta la aparición de los seres humanos, formando alineación con la luna y las estrellas.
Esas 4 fechas que forman el cuadrado corresponden al nivel del jaguar en cada escalera, porque todas las personas estamos hoy en el nivel del jaguar, paso previo a la elevación del águila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *