La enfermedad es una puerta a lo óptimo

En la enfermedad hay una oportunidad para ser feliz. La enfermedad es una puerta a lo óptimo. Solo hay que abrirla.
La enfermedad te obliga a vivir el presente y entonces cuestiona tus prioridades, tus valores y tu realidad.
La enfermedad y el fracaso permiten acercarse a tus ángeles y también permite la aparición de la maravilla, de los milagros.
Este es un tiempo de milagros, de maravillas, porque es el tiempo de responder a la pregunta ¿qué buscas?

Hay un momento en la interacción en que te das cuenta de que tu respuesta es capital porque abre puertas. Poco a poco puedes experimentar que de nada te sirve la fuerza, el dinero, el poder y la apariencia, porque te abren puertas no a la vida sino a la muerte, y tienes que cambiar la respuesta, porque lo óptimo no es un sitio donde necesitas ser el más fuerte, el más poderoso y el más aparente, sino que conectar con la vida es conectar con el amor.
Entonces se empiezan a abrir puertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *