La familia del viento se expresa a través de lo blanco, que es el agua y la emoción

FAMILIA DEL VIENTO
El segundo sello, que también es el inicio de la segunda familia, es el VIENTO BLANCO. La característica de ser blanco asociado al viento, al segundo sello, alcanza a toda la familia.
De alguna manera toda la familia es emocional. Todos los colores en esta familia están impregnados en el blanco.

La segunda experiencia o segunda iluminación proviene de la comunicación, que refuerza la unión. Este sello está representado como una lengua, es decir el hablar. Hay una iluminación en cuanto a que con palabras puedes expresarte.
Es posible que a nosotros, que lo hacemos constantemente, no nos parezca una gran maravilla, pero decir “hola” a una persona ya despierta emociones, y al decir “dame esto”, consigues algo.

Toda la magia que hay en la comunicación, incluyendo la no verbal, gestual, mental, telepática y en todos los niveles, está expresada por el sello el viento, y corresponde a la expresión de lo blanco, que es la emoción.
El agua y la emoción están asociados al blanco y son algo que une. La comunicación siempre con alguien, por lo que es una expresión de unión.
Esta familia empieza a expresarse a través de lo blanco, y toda la familia va a estar teñida de este color.

La MANO es AZUL, pero también es una forma de comunicación. Se suele asociar con la sanación y, un poco desde lo que impulsa esta página, con el reconocimiento de las faltas al amor, referidas al otro. Por eso es una forma de comunicación. Una forma de sanar la relación con las demás personas es reconocer dónde no has actuado desde al amor.
En el color azul se abren experiencias vivenciales, donde si primas la comunicación y el reconocimiento de dónde no actúas desde el amor, se abre una cascada extraordinaria de experiencias vivenciales que te modifican y transforman, sacándote del aislamiento y reforzando tu parte uno con todos.

El HUMANO AMARILLO, es decir el ser humano, también forma parte de esta familia, donde prima la emoción. La faceta más importante del ser humano es la emocional. Al humano se le da el valor de libertad y pensamientos elevados, pero también el pensamiento de emoción. La emoción cuando se expande también construye al ser humano.
La emoción -estamos en una familia que es eminentemente blanca- cuando aparece de forma expandida, que es lo que significa al sello amarillo, crea al ser humano y expande su realidad. Entonces es cuando aparece libre, lleno de pensamientos elevados que le relacionan con la parte elevada de la realidad y la parte espiritual de todas las cosas.

El siguiente sello de la familia es la TIERRA ROJA, a quien llamamos voluntario. Su característica principal es un color rojo.
Cuando has interiorizado y vivenciado que estás aquí para ser voluntario, porque estás alineado con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, y te sabes uno con el propósito de la vida, se muestra como rojo y crea la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *