La luna, la tierra, el sol y en definitiva el tiempo están instalados en una realidad cambiante

¿Qué es el tiempo?
Podemos pensar que es algo objetivo basado en una constante.
Podemos pensar que la tierra se mueve siempre con la misma velocidad en una órbita, en un recorrido que es SIEMPRE el mismo.
Podemos pensar que el sol también se mueve siempre a la misma velocidad con un recorrido que es siempre el mismo.
Podemos pensar que la luna también se mueve siempre a la misma velocidad, desarrollando un contenido que es siempre el mismo.

Sin embargo, sabemos objetivamente que la luna se está alejando de la tierra, con lo cual sus fases inexorablemente no pueden ser siempre las mismas.
La luna, la tierra, el sol y en definitiva el tiempo están instalados en una realidad cambiante, donde más que siempre, como repetición, lo que sucede es la inexorabilidad de la irrepetición.

La luna se está alejando de la tierra.
La tierra se ha estado formando a partir de polvo estelar, de tal manera que los movimientos que realiza ni han sido siempre los mismos ni van a ser siempre los que están siendo ahora.

Por eso, considerar el tiempo como expresión de una constante es un hechizo. La realidad del tiempo es oportunidad, que abre lo óptimo amorosamente para ti.
Puedes modificar el pasado, que también es un hechizo, y en realidad lo que sucede es que te estás despertando.
Lo que llamamos futuro es el despertar, y eso es algo que está siendo, siendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *