Si la mujer encuentra respeto tiene abierto el camino del placer

Si la mujer encuentra respeto, si la mujer recibe respeto, si la mujer siente que es respetada, tiene abierto el camino del placer.
La mujer tiene cuatro centros del placer a nivel cerebral, mientras que el hombre solo tiene uno. Por eso la mujer pertenece al futuro.
Mientras estamos en una dimensión de sufrimiento, de enfermedad, de carencia y de confrontación, la mujer no puede expandir y abrir sus cuatro centros del placer, pero entonces es el arquetipo humano, es decir todos los seres humanos, los que se ven privados de esa expansión. Si la mujer no puede expandir y abrir sus cuatro centros, toda la humanidad vive por debajo de su posibilidad de placer, entendiendo que estamos hablando de plenitud. Cuando hablamos de placer estamos hablando en una vibración elevada, que convierte todo lo que sucede en algo placentero y que además se instala en un presente continuo, donde todo lo que se inicia continua en una vibración expandida.
No estamos hablando de momentos puntuales, no estamos hablando del placer como algo efímero, sino de algo que se instala en lo continuo. Lo efímero pertenece a la dimensión de la carencia y lo continuo pertenece a la dimensión de la plenitud, que es la dimensión de la inmortalidad.
Si la mujer recibe respeto, abre la puerta a la plenitud y a la inmortalidad. Abre la puerta a los millones de días, a los días sin fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *