La palabra (viento) y el ensueño (noche) permiten el florecimiento de la semilla

“Lo que dices” corresponde al viento, y las imágenes que se crean en tu mente para explicar lo que te sucede, por ejemplo el sentimiento de víctima, de carencia o de injusticia, se forman en tu mente y corresponden al ensueño.

La palabra (viento) y el ensueño (noche) son lo que permiten el florecimiento a la semilla, que es tu programa. Tú puedes florecer, expandirte a ser tú, teniendo en cuenta qué es lo que dices, al expresar lo que sucede y cómo está constituida la realidad. También el ensueño, aquellas imágenes mentales interiores con las que defines tu realidad, están relacionadas con permitir o impedir tu florecimiento.

El viento y la noche favorecen el ensueño. El viento es lo que tú dices y la noche son las imágenes que tu creas.
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *