Si la realidad que te rodea es un espejo

Si la realidad que te rodea, es decir lo que ves, es un espejo, y lo que ves es enfermedad, comportamientos extraños de violencia, de corrupción, de falta de amor, incluso de ego, entonces quizás hayas encontrado el escenario, el escenario maravilloso, que te estaba esperando.
Si la realidad es un espejo y lo que ves en el espejo, te alarma y no te gusta, estás viviendo la experiencia de Quetzalcóatl. Estás viviendo una experiencia mágica de nuevo nacimiento.

Puedes ser científic@, es decir, experimentar, o sea ser Quetzalcóatl.
Eso es hacer cambios en tu interior y ver cómo la realidad cambia. No se trata de forzar la realidad a cambiar. Ni se trata de obligar a las personas a ser buenas. Eso es integrismo, y te obliga a MATAR a los malos, o a sufrir como una “víctima”, dónde tú eres buen@ y los demás no.
Se trata de ser tú. Se trata de encontrar lo óptimo en ti, en tu interior. Se trata de encontrar que todo está bien. Todo está bien cuando ganas y todo está bien cuando pierdes, porque todo tiene sentido.

Cambios en el interior producen cambios en la realidad exterior. Si cambias algo en tu interior, en tu valoración de la realidad y en tu actitud, se producen cambios en la realidad que te rodea. Los cambios son del tipo “los ciegos ven, los cojos andan”.
Entonces reencuentras tu poder, el poder de colaborar con la maravilla.

Para eso has nacido y es importante que lo encuentres. Si para eso te has encarnado, es importante que lo encuentres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *