De la sociedad tribal a la conciencia personal

Tenemos por un lado la sociedad tribal pura, donde no hay propiedad privada, donde todo está perfectamente claro y regulado, donde los hombres hacen las actividades propias de los hombres y las mujeres las actividades propias de las mujeres, donde hay personas que son seleccionadas para ocupar el lugar espiritual y sanador como chamán, donde hay personas seleccionadas y educadas para ocupar el lugar de líder y donde todas las demás personas ocupan sus lugares con una conciencia totalmente grupal.

Este estado es similar de alguna manera a la época embrionaria y primera infancia, en la que la persona recibe todo, no tiene que tomar decisiones y siente plenitud en cuanto que recibe todo. Después, hay un momento en que la persona tiene que crecer y empezar a aprender y a ser exigido, pero mantiene un recuerdo de algo maravilloso en el pasado.

Esta sociedad tribal pura que favorece las experiencias grupales pero inhibe las experiencias personales, se ve rota por la aparición de la propiedad privada y la conciencia personal, que también aparece como ego y que es coincidente con ese alejamiento de ese paraíso grupal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *