La solución más fácil: Ante el dolor

LA SOLUCIÓN MÁS FÁCIL ANTE EL DOLOR (Extracto del Libro en preparación “Tiempo de ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

No acogerse a la solución más fácil suele ser una estrategia desde la conciencia que te aproxima al éxito.
No acogerse a la solución más fácil, que entonces sería como una rendición o consideración del “no puedo” como parte de tu realidad, te privaría del desarrollo de todo el proceso, que es iluminativo y requiere tu conciencia.

Cuando te acoges a la solución fácil puede ser que evolutivamente no abras la puerta, porque es rendirte y excluir otras posibilidades, y te mantiene en lo cómodo en lugar de conectar con tu ser interior abriendo los escáneres espirituales, soportando esa incomodidad, amándola como parte del proceso del despertar y reconociéndola dialogando.

Nos referimos a la solución fácil que te permite abrir la puerta por ejemplo a lo que supone la analgesia ante un dolor. Podría ser un dolor crónico repitiéndose constantemente, donde la analgesia únicamente consigue camuflarlo, pero para conseguir un efecto cada vez requiere aumentar la dosis.

En un momento determinado es conveniente centrarse meditativamente, abrir el diálogo con el dolor y hacerle preguntas concretas.
Aun en el caso de que no obtuvieses unas respuestas claras el primer día, es interesante mantenerse en ese diálogo y repetir.
Abandonar, desaprender o eliminar los patrones limitantes no es lo mismo que dar al interruptor de la luz y tener ya la bombilla encendida. Desmontar esos hechizos requiere más tiempo, porque se trata de una profunda catarsis, de un renacimiento o resurrección completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *