Las analogías del ADN y el Tzolkin

Al considerar los componentes del ADN y el Tzolkin, nos encontramos con algunas singularidades. Si en nuestro sistema de creencias todo lo que sucede es fruto del azar podemos encontrar que esas singularidades son hechos puramente casuales. Pero si en la explicación que damos acerca de la vida encontramos que todo tiene sentido, quizá sea el momento adecuado para invertir algo de nuestro tiempo en contemplar esas singularidades.

En el Tzolkin, que bien pudiera ser un mapa o plano donde está representado cómo acceder a una expansión de la conciencia que evolutivamente te introduzca o te haga despertar en dimensiones superiores, podemos reconocer 5 castillos que están enlazados de 4 en 4, introduciendo dos niveles de la realidad.
Los castillos 1, 2, 3 y 4 traducirían un nivel de la realidad desde el que acceder a otro nivel “superior”, con más intensidad vital y gozo, que estaría formado por los castillos 2, 3, 4 y 5.

Así encontramos 5 elementos con los cuales podemos establecer dos niveles diferentes, con una estructura basada en el 4.
De la misma manera, en la composición del ADN podemos encontrar que sus componentes, que es lo que se denomina un poco más técnicamente bases nitrogenadas, también aparecen en un número de 5.
Y también van a traducir dos niveles, uno más elemental y menos diferenciado, que sería el ARN, y otro, el ADN, donde la información aparece totalmente diferenciada, ya que va a representar en el nivel humano a una persona concreta. El ADN lleva la información genética de una persona concreta, mientras que el ARN sería un paso anterior.

Es singular considerar que ARN es ácido ribonucleico, y que en este ribonucleico encontramos “rib”, que en inglés es “costilla”, y nucleico. Y en los idiomas que no utilizan vocales, como por ejemplo el hebreo, ADN sería lo suficiente para decir “Adán”.
Entonces nos encontramos ya en ese juego de ARN y ADN, la presencia de Adán y su costilla. Para las personas a quienes les gustan las bromas, esto puede ser como encontrar que aquello que traduce dimensiones superiores de la vida tiene un cierto nivel de hablar en broma. Para las personas que consideran que todos los hechos son fortuitos, o sea casuales, esto es una demostración de cómo todo es fortuito y casual.
Y también hay personas que pueden encontrar que esto forma parte de un diálogo, y entonces están tratando de sintonizar mejor su emisora y eliminar tantos ruidos como sea posible, para que la recepción sea más clara.

¿Qué diferencia hay entre Adán y su costilla? ¿Podemos hablar con la costilla de Adán o quizá esa solo pueda respondernos y dialogar cuando conectamos no con la costilla sino con Adán? O sea, traducido a nosotros que somos gente, si yo tengo una parte de usted, por ejemplo un cabello o una uña, ¿puedo hablar con usted o solo puede hablar con usted cuando está usted?
Parece que algo parecido sucede con el ARN y el ADN. Usted está en su ADN pero en su ARN solo está algo de usted, por lo que en ese hecho casual, en esa broma o en ese hecho dialogante que hace aparecer ese ARN y Adán, también sucede lo mismo, de modo que además de haber un hecho que queremos llamar sincrónico en relación a unas palabras, también existe ese mismo contenido en los hechos que hay detrás de esas palabras.

Esto nos invita a seguir con la antena puesta. Encontramos que la forma más elemental del código Tzolkin sería el dragón, y que podría ser similar al bosón Higgs, que es un fotón que en un determinado campo unificado va a tomar forma y se va a hacer materia.
Es decir que la materia, en esa forma más elemental, sería luz. Nosotros decimos que es luz tomando forma para cumplir una misión, y lo situamos en lo más elemental, es decir en la base que va a dar soporte al resto del Tzolkin.
Este dragón se va a estructurar en 4 formulaciones y entonces hablamos de la familia del dragón, compuesta por el dragón sello 1, enlazador sello 6, mono sello 11 y guerrero sello 16.

Esta familia es absolutamente singular, puesto que es la única en la cual el número que aparece como sello es el mismo que aparece como onda: el dragón es el sello 1 y la onda 1, el enlazador es el sello y la onda 6, el mono es el sello y la onda 11, y el guerrero es el sello 16 y la onda 16. Esto no sucede en ninguna otra familia, ya que el número del sello en todos los demás casos siempre es diferente del número que aparece como onda. Por ejemplo el sello 2 viento aparece como onda 18 y el sello 9 luna aparece como onda 17.

Solamente en los 4 sellos de la familia del dragón coincide el sello y la onda. En los otros 16, no. Eso los hace singulares, pero también hace singular a ese grupo el hecho de que sus ondas aparezcan solamente en los cuatro primeros castillos y no en el quinto.
Los cuatro primeros castillos es donde se encuentra el primer nivel al que nos hemos referido antes, que es el acceso a un segundo nivel sustentado por los castillos 2, 3, 4 y 5, donde encontramos que se produce el salto evolutivo. De modo que la familia del dragón estructuraría un soporte válido para ese salto.

Encontramos que el Uracilo es una base nitrogenada que se combina con la adenina, pero solo en el ARN, es decir en un nivel anterior, porque en el ADN el Uracilo se transforma en Timina.
Si relacionamos la familia del dragón con el Uracilo, encontramos que las ondas de la familia del dragón solo se encuentran en ese primer nivel. Está en los 4 primeros castillos pero no en el 5.

Las bases nitrogenadas son de dos tipos, Pirimidinas, donde se encuentra el Uracilo, y Purinas, donde se encuentra la Adenina.
En las Pirimidinas están Timina, Citosina y Uracilo, y en las Purinas, Adenina y Guanina.
Siempre hay una purina asociada a una pirimidina, formando una pareja, y además del mismo tipo, de modo que el Uracilo o la Timina siempre están con la Adenina, y la Citosina siempre está con la Guanina.
En el Tzolkin siempre sucede algo similar en cuanto al color rojo, que es el color del dragón y significa la materia, ya que siempre forma pareja con el amarillo, asociado a la expansión y al aire. Mientras, lo blanco, que sería el agua, siempre forma pareja con el azul. Y luego estaría el color verde.

Podemos determinar que todas las pirimidinas, donde está el Uracilo, contienen una forma más elemental en algo que las purinas, ya que en la pareja Purina-Pirimidina, la Purina siempre expresa ADN, pero la Pirimidina proviene del ARN, que es una forma más elemental.
Esto puede verse confirmado con las formas que presentan. Los componentes de la Pirimidina se unen entre sí formando un hexágono, mientras que los de la Purina parecen adoptar una forma más compleja, ya que adoptan no la forma de un polígono sino de dos. Los componentes de la Purina se unen formando un hexágono, pero a la vez uno de sus lados forma un pentágono.
Las pirimidinas se unen formando un hexágono, que es algo más simple, y las purinas se unen formando un hexágono y un pentágono.

Hexágono= Pirimidina, que puede ser Uracilo, Timina o Citosina.
Hexágono + Pentágono=Purina, que puede ser Adenina o Guanina.

Efectivamente el Uracilo, que está en el ARN -que es algo anterior al ADN-, adopta una forma hexagonal. También en el ADN hay formas hexagonales que son pirimidinas. La forma hexagonal establece una analogía entre el Uracilo y el resto de las pirimidinas. De esta manera las pirimidinas son como una progresión del ARN, es decir de lo indeterminado. Consideramos que son formas más elementales que aquellas que son un hexágono y un pentágono. El pentágono, que es el 5, trae la luz, pero ya no cumpliendo una misión sino como iluminación.

A su vez, encontramos también otro hecho singular. Las Purinas, que consideramos más complejas que las pirimidinas y que en el código Tzolkin entendemos que llegan al quinto castillo -la única familia que no llega al quinto castillo es la del dragón, que es la que consideramos que da consistencia al nivel de base para saltar al quinto castillo-, adoptan además de un pentágono en la forma en que se unen externa, también contienen una querencia en el número 5, ya que la fórmula de la Adenina sería C5H5N5, es decir 5 átomos de carbono, 5 de hidrógeno y 5 de nitrógeno. No están formando un pentágono, sino un hexágono más un pentágono. Y la fórmula de la Guanina, C5H5N5O, también contiene C5H5N5, y además un átomo de oxígeno.

Entonces encontramos que las pirimidinas toman una forma de hexágono, es decir un polígono regular de 6 lados, que también representa a la familia del dragón, ya que el número 6, tanto en las ondas como en los sellos, es el enlazador. Es decir que de una manera inicial está el dragón, pero luego aparece el enlazador.
Y en las purinas, que ya están en el ADN, encontramos un hexágono más un pentágono, o sea 6+5, o sea 11. El 11, tanto como onda como sello también pertenece a la familia del dragón. Es el mono y el nuevo nacimiento, y también es el centro de la resonancia. Cada pirimidina, que hemos dicho que es un 6, forma una asociación con un 6+5, que son las purinas. Y no es que se superponga al 6 existente en la purina, sino que forma una figura donde se enlaza un hexágono con otro hexágono, el cual está unido a otro pentágono.
Y el 6+6+5, si mi calculadora no se equivoca, es 17, que por un lado como sello es el voluntario, porque es el sello 17-tierra, la alineación con el corazón del cielo, pero en la onda es el inicio del castillo verde, onda 17-luna.

Quizá sea una broma, quizá sea un pasatiempo, quizá contenga parte de un diálogo que despierte resonancias interiores.
Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *