Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo

Cuando no hay salud ni alegría, tampoco hay amor.
Las personas evolucionadas saben que el cuerpo es un vehículo, que solo sirve en la dimensión de la forma, pero que la realidad es espiritual y conectar con ese ser espiritual es parte de la tarea. También esa tarea está asignada a través de la obesidad.

En la obesidad hay una rotura de la forma, apareciendo una debilidad. Cuando la forma y la red de colágeno se rompen aparece la obesidad, expresando que hay una debilidad en la materia.
Hay un no reconocimiento de la forma material como luz cumpliendo una misión. La obesidad está expresando un no cumplimiento de la misión, que quizá sea genético, de los antepasados, siendo la tarea de conciencia la que puede restablecer el lazo.

Cuando las personas no han cumplido su misión como seres de luz se traduce en la red de colágeno, red de materia o red de cubos, algo expresado en el Tzolkin con el color rojo.
Cuando la persona o la ancestralidad no han cumplido o han ignorado la misión, entonces esta red y todo lo que representa lo rojo (solidaridad, dragón, cubo,…) aparece débil y rompible.

Por eso el trabajo con los hechizos es restablecer la malla de colágeno, la red de colágeno y la red entre las personas.
Es importante la solidaridad, expresada en el DRAGÓN; la emoción, expresada por la LUNA; la iluminación de la kundalini, expresada por la SERPIENTE; el voluntario de la TIERRA; o el CAMINANTE DEL CIELO, es decir, la exploración de la transcendencia. El caminante del cielo es un explorador pero también es el 13, la transcendencia, y entonces podemos asociarlo a la exploración de la transcendencia, una actitud que prioriza los valores transcendentes y espirituales.
Todo esto, asociado al rojo, forma parte de la solución a este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *