Limpiar karmas ancestrales

LIMPIAR KARMAS ANCESTRALES (26/2/2017)
Sí, con la intención mantenida se “limpian karmas ancestrales”, porque la intención genera una actitud.
Ante una “estafa, traición o dolor” puedes actuar reactivamente como si tuvieras un enemigo, y entonces tratar de eliminarlo y de conseguir una satisfacción a través de una revancha, pero entonces no aparece el amor, sino lo contrario.

Cuando actúas reactivamente eres como el dragón de komodo, que trata de machacar a su oponente o ponerlo en fuga. La actitud reactiva es contraria al amor, pero cuando te sitúas en el in lak’ech y reconoces que el otro eres tú, es como si estuvieras corrigiendo a tu hijo pequeño que está haciendo una trastada y le dices “no, así no es, hijo, es de esta manera”.
Entonces, ante una traición, una estafa o un daño del que sea, para restablecer y limpiar el karma necesitas situarte desde el amor, y en lugar de acusar, excusar. Puedes decir “esta persona está aprendiendo, no sabe”. Es similar al “padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.
El perdón restaura la malla y limpia el karma. Muchas veces parece difícil, pero si sitúas la intención lo empiezas a hacer posible, y así termina por ser real.
Por eso es un auténtico trabajo de conciencia y desde la lucidez lo mejor es amar el proceso, sin ni siquiera querer que termine cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *