Los seres humanos somos muy parecidos a las antenas

26/2/2017
Los seres humanos somos muy parecidos a las antenas. Antes no lo sabíamos porque no había antenas, ya que han comenzado a existir hace menos de doscientos años. Sin embargo, ahora puede haber más de 20 antenas por cada persona. Esto quiere decir que, si hay varios miles de millones de habitantes, puede haber varios miles de millones multiplicado por 20 de antenas.

Las antenas reciben la energía eléctrica y la transforman en energía electromagnética, o bien al revés, reciben una energía electromagnética y la transforman en una energía eléctrica. Quiere decir que las antenas reciben y emiten, o emiten y reciben simultáneamente.

Los seres humanos también reciben y emiten vibraciones. Puede ser que reciban una vibración y la transformen en un discurso, modificando el tipo de energía. O bien reciban un discurso y lo transformen en una vibración emocional. Hay un intercambio entre la emoción y el discurso.
Por eso conviene ir al origen de esa vibración o discurso, para ver de dónde procede lo que estás diciendo o lo que estás sintiendo. Hay un momento en que conviene verificar qué es lo que estás transmitiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *