Hay un momento en que te das cuenta de que recuperar la inocencia es el resultado de expandir la conciencia

Hay un momento en que te das cuenta de que recuperar la inocencia es el resultado de expandir la conciencia, porque de alguna manera siempre has sido inocente, incluso cuando actuabas equivocadamente.
Decimos que siempre has sido inocente y eso en algún momento aparece como resultado de tu trabajo espiritual y personal, porque al expandir la conciencia te das cuenta de que siempre ha estado dentro de ti la realidad Dios.
Dios siempre ha estado dentro de ti. La expansión de la conciencia recupera esa conexión. Siempre has sido inocente incluso cuando has sido culpable. Siempre has sido inocente incluso cuando has ido en contra de Dios, es decir, cuando has ido en contra tuyo, en contra de tu esencia.

La expansión de la conciencia te devuelve la inocencia, porque te resitúa en la realidad Dios, que es la única realidad.
La única realidad existente, la única realidad que es, es la realidad Dios. Si no hay otra realidad, si no hay otra existencia, si no hay otra realidad como sinónimo de otra existencia, de otra forma de vida, entonces, la única realidad que existe es la realidad Dios, que es la del ser siendo.

Desde nuestra pequeña óptica, contingente y voluntaria, podemos establecer un juicio, pero la expansión de la conciencia es algo que va más allá del juicio, y al transcender el juicio entras en otra dimensión, la dimensión de la esencia, que no es contingente.
Ahí todos son bienvenidos, todos han cumplido una misión, aunque sea incomprensible. Hay personas que tienen que hacer de malos para que tú no quieras transitar el camino de los malos.
Todas las personas siempre se dirigen a lo mejor que conocen, aunque parezca que están totalmente equivocadas de dirección. Cada persona tiene su misión. O a lo mejor simplemente se trata de que siempre tenemos una oportunidad de acertar.

Quizá podemos utilizar el esquema de los ancestros, el esquema de las múltiples vidas de la misma persona. A lo largo de tus múltiples vidas, o a lo largo de las múltiples vidas expresadas por los ancestros, has cometido barbaridades, de la misma manera que has sido maravilloso, generoso y amoroso.
Entonces, la expansión de la conciencia te lleva a la consideración de la maravilla y no a la consideración del juicio. La consideración del juicio te lleva al error, y solo te servía para identificar el error como forma de no transitar en esa dirección, porque la vida es la vida en dirección al gozo. Y esa es la suma de todas las vidas: cómo desde la conciencia individual llegar al gozo.

El error siempre ha sido parte del aprendizaje. Consecuentemente, lo que sobra es el juicio, que te sitúa en esa misma dimensión. Te resta y no te permite evolucionar.
Hay algo maravilloso en la bendición, pero también hay algo maravilloso en el perdón. Hay algo maravilloso en el reconocimiento del error y hay algo maravilloso en la paciencia. Hay algo maravilloso en el Cristo en la cruz y algo maravilloso en Atlas sosteniendo la bola del mundo, o en Shu, separando el cielo y la tierra. Hay algo maravilloso en Quetzalcóatl mirándose en Tezcatlipoca en el espejo.
Encontrar que todo está bien es el resultado de haber encontrado el amor en el camino. El camino contiene esfuerzo. Caminar supone esfuerzo.

Encontrar que todo está bien es encontrar que todo es maravilloso, incluso el esfuerzo y la contrariedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *