No nacemos solos. Es imposible. Pero tampoco morimos solos.

No nacemos solos. Es imposible.
Pero tampoco morimos solos.
Alguien viene a recibirte. Siempre.
Tú no abres la puerta. La puerta te la abren.
No estás sol@, nunca estás sol@

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *