Onda del guerrero: El propósito es encaminarte a la expansión, que te permite el acceso al quinto castillo

ONDA DEL GUERRERO (Del 5 al 17 de diciembre):

La onda del guerrero es la cuarta onda del cuarto castillo, y también la cuarta presentación en la familia cardinal (dragón, enlazador, mono y guerrero).
Como vemos está muy asociado al 4, que ya sabemos es el programa diseñado en dimensiones superiores dispuesto a florecer, como la semilla (sello 4) y la luz del sol (onda 4).
El cuatro también está asociado a la cuarta dimensión, estando la onda del guerrero justo en la frontera entre la cuarta y la quinta dimensión.
Representa el final de algo, dando paso a lo óptimo.

El Guerrero cuestiona la realidad y promueve la expansión de la conciencia. No acepta las imposiciones ni sigue las rutinas. Su arma es la luz y su reto es integrarla en la Tierra, que es el tono 2 de la onda.
El propósito, al ser una onda amarilla, es encaminarte a la expansión, que en este caso es la que te permite el acceso al quinto castillo. El Guerrero nos encamina a la Estrella, el ser celeste que trae abundancia y prosperidad; lleva a la armonía, a la belleza, elevando a los pares o sea a nuestro prójimo, al cielo. La Estrella como onda está en el castillo verde y la frontera del castillo verde es el Guerrero.
El castillo verde es el espacio entre la Estrella como sello, en un nivel transcendente, o sea Estrella 13, y la Estrella como onda, siendo el acceso a esa Estrella el Guerrero. Tiene tres herramientas: la alineación de la Tierra, el amor incondicional y el ensueño, que son las ondas del cuarto castillo.

TONOS DE LA ONDA:
La expansión de la conciencia lleva, de forma transcendente, a la armonía, a la abundancia y a la co-creación de la sociedad celeste aquí en la tierra (estrella, tono 13). Ser nosotros mismos, desarrollando el programa interior (semilla, tono 9), nos da fuerza para alcanzar esa transcendencia.
Lo que nos desafía y a la vez hace avanzar (tono 2, tierra) es la alineación cielo y tierra con nuestro interior, descubriendo nuestra faceta de voluntario y cuidando a la tierra como a nuestro cuerpo. De esta manera, la liberación (tono 11, enlazador) se consigue con el desapego mental, físico y material.
Como es obvio, en esta onda da fuerza a la expansión de conciencia el sol (tono 5), es decir la luz.
Pero la expansión de la conciencia se consigue mediante los grandes cambios transformadores (tono 4, tormenta).
También hay que destacar en esta onda la facilidad para expresar verbalmente y canalizar, desde un punto de vista espiritual (tono 7, viento).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *