ONDA DEL MAGO: Del 8 al 20 de noviembre

ONDA DEL MAGO: Del 8 al 20 de noviembre

Es importante considerar la onda del mago, puesto que es la forma en que la persona va a ir evolucionando.

Lo primero que vemos es que la onda del mago es la primera onda blanca, pidiendo que pongas tu atención en lo que significa el blanco como expresión de la parte emocional, que es lo que te permite refinar o encontrar tu ser. A través de la emoción y del desapego refinas tu personalidad, para que se deshaga de los lazos que le unen al depredador, aquello que va contra la vida, y entonces te permita entrar en la sociedad de la estrella, en lo óptimo, en el desapego, en el amor incondicional y en la ley del amor del in lak’ech.
El viento, con esa joya que es la palabra, traduce al corazón y te hace más auténtico, refinándote. El trabajo de refinar es entrar en el tiempo del ser siendo, en el tiempo de la inmortalidad, es decir, entrar en el tiempo saliendo del tiempo. El refinamiento supone que sales del tiempo que te desgasta, te mata y te engulle, para entrar en el auténtico tiempo, que es el del amor.

El oculto del mago 1 es la mano 13, que es el final de la onda del águila, indicando su transcendencia. Pero si miramos el regalo, es decir el tono 2 de la onda, también encontramos al águila, asociada a la creatividad. El águila es el número 2, el siguiente al mago, y sí, valoramos la creatividad como un regalo para potenciar más al mago.
La creatividad está relacionada con seguir tu impulso en el instante en que se produce. Tiene que ver con el impulso y es ahuyentada por el miedo, y también tiene que ver, en el segundo lugar de la onda, con el viento (primer tono 2 del Tzolkin), que es el espíritu y también la comunicación, relacionado con esa capacidad de transmitir la luz a través del sonido de la palabra.
Encontramos algo mágico en la palabra. Consecuentemente, cuando estamos desarrollando la onda del mago, encontramos un regalo para el mago en su palabra.
El regalo del mago es la creatividad. De la misma manera que el espíritu (viento) es imprescindible para reconocer y agradecer la actuación de la solidaridad (onda del dragón), es necesario el regalo de la creatividad para reconocer y agradecer aquello que representa el mago.
El águila está asociada a la visión. La visión y la contemplación son fundamentales para el mago, así como la palabra, sabiendo que las palabras son ondas portadoras de luz.

El espejo se presenta como el tono 5 de la onda del Mago. Da fuerza al estudioso, al que quiere saber, al Mago, al que busca la verdad. La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al mago.
La persona “normal”, es decir “sufriente” y encaminada a ser crónica, vive en una realidad por inercia. El mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
Contemplar la realidad habilita y despierta al mago que está dormido en el interior de cada persona y le abre un camino en su despertar hacia una transcendencia donde se abre el acceso a otra realidad.

La contemplación del mago, que es la contemplación de la realidad, aparentemente puede parecer no activa para las personas que van corriendo detrás de la materia, pero supone máxima actividad y máxima sanación.
La realidad oculta tras la apariencia contemplativa del mago es la acción expresada por la mano, oculto del mago, que parece quizá poco activa pero es porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.
La contemplación del mago es el máximo de salud, máximo de actividad y máxima acción benéfica en favor de la vida.

El primer tono 7 en el Tzolkin está en la primera columna y en la primera onda, y es la mano, la sanación y la canalización. Pero el segundo tono 7 resonante es el sol resonante, situado en la primera columna pero en la segunda onda (onda del mago), mostrando cómo en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
La onda del mago te sitúa como canal de la luz, ya que lo que aparece en séptimo lugar en esa onda, es el sol. Y lo que hace la luz es eliminar la oscuridad, que es el error, la enfermedad y la depresión.
Por ello trabajar voluntariamente en la onda del mago es adentrarse en la sanación, la salud, la iluminación finalmente.

El enlazador en esta onda es un mago enlazador, mago transcendente (tono 13). El mago lo que está aprendiendo es a enlazar, que es la transcendencia de esta onda. La transcendencia, el enlazador, significa que el aspirante a mago ha conseguido su objetivo, que es poder conectar con otras dimensiones siempre. Y la palabra, la fonética (el viento como tono 9), es una fuerza para conseguir esa transcendencia. Toda la humanidad está convocada a ese encuentro con otras dimensiones, sólo que quizá el aprendiz de mago es la avanzadilla.

La perfección del mago, es decir el tono 10 de su onda, nos lleva a la noche, porque soñar la abundancia es la fotosíntesis más poderosa, y, de hecho, puede limpiar todos los karmas, incluso los familiares y los karmas ajenos, porque el mago es alquímico.
En el quinto lugar de su onda está el espejo, que es el que da poder. El manejo del espejo confiere poder al mago, pero el espejo es también espejo-noche (pareja de ocultos), y la noche es soñar la abundancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *