Onda evolutiva del Mago

ONDA EVOLUTIVA DEL MAGO
On
La onda del mago es la segunda onda del Tzolkin y la primera de color blanco.
El Tzolkin evolutivo o Tzolkin de ondas aparece cuando se colocan los sellos de izquierda a derecha en vez de en sentido descendente.
Así, la primera onda ocupa la primera fila, situándose sobre los sellos ocupados por el dragón en el Tzolkin tipo, y la segunda onda, que es la del mago, se sitúa sobre los SELLOS DEL VIENTO, de tal manera que hay una correlación, traducción o similitud conceptual entre los sellos del viento y los componentes de la onda del mago.

COLUMNAS 1 y 2
Por otra parte, la onda del mago ocupa el primer lugar de las filas 14, 15,…, y 20. El primer lugar corresponde al propósito como primer tono, por lo que la onda del mago es el lugar del propósito de las 7 últimas ondas.
También ocupa el segundo lugar de las 6 primeras ondas, por lo que la onda el mago ocupa el nivel del propósito en las 7 últimas ondas y el nivel del regalo en las 6 primeras.

Traducido al escenario de los castillos, el contenido expresado por el mago -que potencialmente es cualquier persona que se inicia en el Tzolkin- corresponde a los propósitos de las 7 últimas ondas, que expresan el cuarto castillo y cuarta dimensión, y el quinto castillo o castillo verde en plenitud; y también las 6 primeras ondas, que corresponden al castillo rojo y parcialmente al castillo blanco.
El intento que supone esa apertura donde el mago -esa persona que está adentrándose en el Tzolkin- se abre a nuevas posibilidades, desaprende y se desapega de sus conocimientos y valoraciones para acceder a un nuevo ver, forma parte de lo que significa el acceso a dimensiones superiores expresado en el castillo verde.

LOS SELLOS DEL VIENTO:
La onda del mago se superpone con todos los sellos del viento, pero dentro del primer castillo. De alguna manera el trabajo que hace el mago en el primer castillo adquiere los contenidos asociados a la materia, que es el castillo que representa lo material, que en definitiva es luz cumpliendo una misión.
Todo el trabajo con los sellos te lleva a interactuar con tu parte material y a validar lo que sucede en ese lugar como parte de tu misión. Se trata de ver como bueno todo lo que sucede en el nivel dimensional donde te encuentras, donde el juicio te llevaría a dividir el mundo entre buenos y malos, y a los acontecimientos entre correctos e incorrectos. Sin embargo, si te sitúas ante la posibilidad de que todo lo que sucede sea luz cumpliendo una misión, suspendes el juicio, que es agresivo, y haces la paz.
Cuando haces la paz con todo estás actuando como el viento/espíritu, abriendo el diálogo con las cosas, y no el insulto o la condena.
La forma del diálogo es escuchar, tratando de buscar en tu corazón lo mejor para interpretar las cosas, respetando al otro. De esta forma, aunque lo que vivas sea fácil o difícil, cómodo o incómodo, ya lo haces desde un diálogo.

Eso te va haciendo permeable, refinando ante lo que sucede y quitando todo lo que destruiría lo óptimo desde el juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *