Onda evolutiva del perro

ONDA EVOLUTIVA DEL PERRO

Al superponer el Tzolkin de ondas, donde cada onda ocupa una fila, sobre el Tzolkin tipo, encontramos que la onda del perro aparece sobre los sellos del mago.
La onda del perro está asociado a los contenidos del mago, que suponen que hay un cierto aprendizaje, afinación o adiestramiento al situarte en esa vibración, pero partiendo de una respuesta personal a una propuesta.
La primera onda, que va del dragón al caminante del cielo en la columna 1, es una propuesta dirigida a cualquier persona de cómo partiendo de la solidaridad y la energía femenina se puede acceder a la transcendencia de la vivencia del cielo.
La segunda onda empieza con el mago y es la respuesta a esa pregunta. Si te interesa dices “sí, quiero” y ahí comienza la intervención del dos, que en este caso somos los seres humanos en esta dimensión, respondiendo a la propuesta.

COLUMNAS 9 Y 10:
Al mismo tiempo, la onda del perro en el Tzolkin tipo, que ocurre en los 11 últimos lugares de la columna 9 y los dos primeros de la columna 10, se sitúa en el Tzolkin de ondas en los tonos 9 de las 11 últimas ondas, completándose con los dos tonos 10 de las dos primeras ondas, en la columna 10.
Es decir, la onda del perro está relacionada con el sello del mago y al mismo tiempo con los tonos 9 y 10, pero fundamentalmente con el tono 9.

El tono 9 significa una fuerza que proviene de dimensiones superiores y que ayuda al pleno desarrollo del propósito, impulsándolo hacia la transcendencia. El tono 9 es una ayuda para lograr la transcendencia.
De esta manera encontramos que hay algo en el perro y en su característica de amor incondicional que en sí es una fuerza dinámica, programada para lograr la evolución de cada individuo y de la humanidad en su expansión hacia la transcendencia.
El amor incondicional es una fuerza ascendente que te arrastra. En un coche sería como cambiar la marcha para lograr más potencia con menos esfuerzo. Meter la cuarta o quinta marcha permite ir más ligero con menos gasto energético. Simplemente metes la marcha y el vehículo ya funciona en ese rango.

El primer sello de la onda, el perro en tono 1, tiene dos expresiones evolutivas, el mago 1, que está marcando ese comienzo como respuesta a la propuesta, y el enlazador 9.
Necesitamos incorporar el contenido del enlazador 9 para comprender qué es el amor incondicional expresado por el perro 1. Vemos que en la incondicionalidad y en el sí quiero adentrarme en el cumplimiento y realización de esa propuesta, hay una fuerza proveniente de dimensiones superiores que te impulsa hacia la transcendencia.
Por un lado hay un reclamo en la actitud del mago, asociado al sí, “sí quiero que suceda tal cosa”, y por otro lado hay una promesa de recibir una fuerza extra que te impulsa al logro de la transcendencia.

Hay que resaltar la secuencia de nueves en esta onda del perro, que son fuerzas procedentes de dimensiones superiores que impulsan hacia la transcendencia. Esa sumación de 11 tonos 9 te impulsa al encuentro de lo expresado por dos tonos 10, el perro 10 y la noche 10.
El perro 10, en la columna 10, expresa el 10 de la onda del dragón. Es decir, esa fuerza proviniendo de dimensiones superiores representada por el tono 9, visualmente conecta con la perfección, tono 10, del amor incondicional, cuya raíz y propósito está en la solidaridad y energía femenina.
En el caso de la onda del perro, el dragón que se encuentra en la columna 10 es el dragón 12, es decir la solidaridad en favor de todo lo existente. Ese contenido hay que añadirlo si queremos comprender y realizar la incondicionalidad del perro.

Todos esos tonos 9, que impulsan desde la forma evolutiva del perro hacia la transcendencia, van a concluir en la noche 10, es decir que la forma transcendente evolutiva del amor incondicional supone una perfección del ensueño. La perfección puede parecer un término que asusta y alguien decir “yo no puedo”, pero perfección es intercambiable con el contenido de incondicionalidad. Perfección e incondicionalidad son lo mismo.
Así, la perfección de la noche, que es el lugar 13 de la onda evolutiva del perro en la columna 10, es traducido por el ensueño incondicional o la incondicionalidad a través del ensueño.

De tal manera que encontramos que en la incondicionalidad de la onda del perro hay una intención, como expresa el mago; una fuerza de dimensiones superiores, como expresan los tonos 9; un enlazamiento con dimensiones superiores como expresa el enlazador 9, primera versión del perro 1; y también ensueño.
La incondicionalidad requiere soñar la abundancia para todos. Y en este caso la prueba o comprobación es soñar la abundancia para tu enemigo concreto, o para aquel que te molesta o que simplemente no te quiere, que actúa como un ángel activando la transcendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *