Cada persona somos un mandala

Cada persona somos un mandala.
Un mandala es un objeto mágico y cuando mueves algo en él, lo mueves en la vida.
A través de lo que tú sientes, modificando lo que sientes, sobre todo cuando sientes inquietud, te sitúas en conciencia y entonces puedes hacer rectificaciones en lo que está sucediendo.

Cada persona es un mandala cuando se sitúa en la conciencia de la humanidad, de lo óptimo, de la vida. Puede modificar lo que está sintiendo, reasignar, dar un sentido diferente a lo que está sintiendo, donde ya no esté el miedo ni otras emociones negativas, entregándose a ello porque sabe que cualquier cosa que esté sucediendo es la mejor y la adecuada.

Cada persona somos como un mandala de la vida, cuando te despiertas a esa conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *