Portal 888: la puerta consiste en dirigirse a la luz de la fuerza amorosa que reconstruye la malla

portal 888 astrología
Lo que estamos viendo ahora en el cielo es que Venus retrógrada se dirige hacia el Sol.
Venus por un lado está retrógrada, al igual que Neptuno, Quirón, Plutón y Urano, pero solamente es Venus quien se dirige hacia el Sol.

Esto sucede en el tiempo en que decimos que se abre una puerta, la puerta de los tres ochos, que también puede ser la puerta trina a más allá de lo finito. La puerta trina es como un triángulo, que es donde se suele pintar un ojo, donde “el que ve, te ve”, y “tú ves al que ve”.
Bendición al león. Bendición a Ariel.

Estamos hablando del 8/8/8, que en el Tzolkin es mano 10, de la onda del espejo, es decir, de acceder a la realidad. Por supuesto acceder a la realidad significa ver la realidad, según la ley del amor, donde tú eres otro yo, in lak’ech – ala ken.
Entonces, en ese momento propicio para aproximarse a la realidad, verla, tocarla y sentirla desde la ley del amor es cuando está configurado un portal. Es el momento en que experiencialmente, es decir, según lo que indica el color azul, tu conciencia, que también es color azul, te indica transformaciones, traspasando la puerta cuando vibras desde la incondicionalidad -tono 10 en la onda del espejo-. Y está apareciendo como manik-mano-venado azul, que habla de sanación desde el reconocimiento de las faltas al amor.

El guía en esta configuración es el águila 10 de la onda del enlazador, es decir, una forma de situarte en la incondicionalidad y desde ahí mirar.
El águila 10 es una forma de ver incondicional, que extrae su nutrición y su fuerza de la raíz del propósito del enlazador.
Estamos hablando de que aquello que te guía es la forma emocional de la solidaridad del dragón, que hace aparecer a ese dragón como enlazador blanco.
De modo que ese reconocimiento de las faltas al amor que te produce sanación cuando lo haces desde la incondicionalidad y desde el in lak’ech, viene guiado por la propia solidaridad en forma emocional enlazadora.

Entonces ahora, cuando miramos a Venus, que expresa ese significado amoroso, vemos que la puerta consiste en dirigirse hacia la luz de esa fuerza amorosa, que, como manik, reconociendo sus faltas al amor en el pasado, reconstruye la malla amorosa.
En estos momentos, Venus se dirige hacia el Sol. El amor busca el contento de la iluminación. Y eso va a ocurrir de forma plena también en un momento señalado, como es el 15 de agosto, donde se inicia el segundo vinal, lo cual significa que has podido vivir los 20 sellos contando desde el mago, cuando se produce esa conjunción.

Todo eso forma parte de la puerta, es decir, algo que se presenta a la visión de tu águila. Por supuesto, el 15 de agosto sincrónicamente también se celebra en lo común un viaje, el viaje el alma que ha dicho “así sea” a la voluntad de dimensiones superiores y se dirige a su encuentro.
Es como la entrada trina más allá de lo finito.

También la luna se dirige al encuentro de Venus retrógrado. Por eso sabemos que se trata de algo referente a la luz radiante y también a la luz encarnada en esta dimensión, y que recibe esa luz de dimensiones superiores.
Esta puerta abre esa conjunción y la sitúa también en momentos muy solemnes referentes a la humanidad.

La cuenta del Tzolkin que estamos manejando se asocia con el mes de agosto de un 3113 a.C., que algunos dicen agosto de 3114 a.C., aunque para nosotros es 3113.
También, el viaje enlazador que unía a todos los pueblos se inicia en agosto de 1492. Algunos dicen que para tirarse de los pelos y nosotros que es para que hoy sea hoy y podamos todos vivir el in lak’ech-ala ken, limpiando el karma, es decir, limpiando el pasado para que resplandezca la luz, porque todo lo que impide resplandecer a la luz son hechizos, y nosotros somos limpiadores de hechizos.

Gracias, bendiciones y perdón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.