¿Qué significado tiene la conexión con el corazón del cielo y el corazón de la tierra?

¿Qué puede significar conectarse con el corazón del cielo y con el corazón de la tierra, o sea ser voluntario?
Esas simples palabras pueden despertar resonancias gratas que te hacen sentir bien. Solamente con enunciarlo puede ser que se realice, y esa conexión ponga en marcha procesos nuevos que te introduzcan en un nuevo escenario dimensional de la realidad. Es decir, el simple enunciado de ese deseo inicia el cumplimiento y al ser voluntario encuentras mayor claridad.

Sin embargo, pudiera ser que también en otros momentos lo que acontezca sea la duda y entonces tu vibración se ponga a prueba y disminuya.
También pudiera ser que simplemente te resulte grata la vibración que despierta en ti estas palabras, pero que te suene un poco a fantasía. Claro, la fantasía está bien, pero solo para soñar, y quizá encuentres que la realidad sea otra.

Sin embargo estamos en el tiempo de la información, por lo menos aparentemente, pero sobre todo estamos en el tiempo de la expansión de la conciencia y de las AYUDAS.
Lo que definimos como tiempo de la información es simplemente la realidad contundente del tiempo de las ayudas, porque la información es AYUDA: ayuda para ser, para ser real y para gozar.
Por eso es tan importante preservar y priorizar la libertad de información.

En realidad no se trata de que los gobiernos preserven la libertad de información, porque los gobiernos no existen sino que son pura fantasía. Tú sí existes. Existes tanto que no puedes ni dudarlo. Existes.
La libertad de información solo depende de ti, para permitir que fluya la información y no genere pensamientos y conductas que inhiban la información de aquellas personas que quieren hablarte.
La libertad de información depende de ti, que tu permitas “te a ti mismo” –esto dicho tontamente; les ruego que me disculpen, pero siempre me gusta decir alguna tontería-. La libertad de información depende de ti, de que TE PERMITAS, de que permitas que tu ser interior hable. Por eso es “te a ti mismo”, que tú te permitas aquello de ti mismo que es el alma, se exprese. Eso es libertad de información pura y dura.
La libertad de información creo que contiene algo relacionado con no seguir obligatoriamente una norma. Por eso de vez en cuando digo alguna tontería, como un acto puramente de higiene.

La libertad de información está relacionada con la paz. Todo tiene que poder ser dicho, porque nadie que no esté enfadado se puede enfadar. Y si se enfada porque has dicho algo, eso es puramente una excusa.
Una persona con un corazón amoroso, si están diciendo barbaridades solamente responderá desde su corazón amorosamente. Pero si está enfadado con alguien, a lo mejor inadvertidamente cuando dices alguna barbaridad te mete un puñetazo o te dice una barbaridad mayor. Y encima a lo mejor te echa la culpa, que por supuesto la tienes. Pero la respuesta violenta no es porque tengas esa culpa sino porque esa persona está enfadada.

Cuando hablamos de conectarse con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, además de la vibración y el movimiento energético que despierta, y de asociarlo con una actitud interior meditativa de reconocimiento al corazón amoroso de las dimensiones superiores y al corazón amoroso espiritual de la madre tierra, de lo que estamos hablando es de cosas muy concretas, reales, posibles y actuales, refrendadas por la información.

Hoy todo el mundo conoce el mapa energético que describe la acupuntura, donde hay unas líneas descendentes procedentes del cielo que van a transcurrir en un sentido de arriba a abajo, de lo yang a lo yin, por los canales yang, que traduce el cielo.
También hay un fluido energético de lo yin ascendente, de lo yin a lo yang, por los canales yin, que traduce el corazón de la tierra.

Estamos hablando de realidades desveladas en tiempos recientes a todos sin excepción. Hoy todo el mundo lo conoce.
La energía del cielo desciende por el cuerpo del ser humano y la energía de la tierra asciende por vías y canales concretos en el cuerpo del ser humano.
¿Y de qué habla esto?, ¿qué energías son?
(Si a alguien le interesa que lea el siguiente capítulo, y si no, que simplemente sepa que existe)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *