Hay razones desde el lado de la lógica que explican los sucesos y los acontecimientos en el aquí y ahora

Hay razones desde el lado de la lógica que explican los sucesos y los acontecimientos en el aquí y ahora. Desde el mundo de la lógica, es imprescindible tener una explicación lógica para un acontecimiento, y si no aparece, entonces empieza una investigación, porque la persona desde el punto de vista lógico no puede convivir con lo desconocido. Necesita conocer para sentirse seguro en ese nivel del aquí y ahora, que está gobernado por la lógica y que podemos llamar tercera dimensión.

Pero pronto, cualquier persona puede darse cuenta de que los acontecimientos en el mundo de la lógica son explicados de una forma que inevitablemente, o casi inevitablemente, es desbancado por otra, o sea, que lo que antes se explicaba de una manera, luego se explica de otra. Eso puede significar que cuando antes se explicaba de una manera, era de una manera equivocada y sin embargo parecía correcta. Y cuando esto se ha repetido muchas veces, también cabe la propuesta lógica de que tampoco esta explicación va a ser definitiva. Consecuentemente, también va a ser errónea.

Entonces, hay una relación entre la lógica y el error. Cuando te sitúas evolutivamente en esa posibilidad, empiezas a mirar más allá de la lógica, y pronto te das cuenta de que simultáneamente a que haya una explicación lógica a un acontecimiento, tú has percibido o encontrado en muchos momentos otra que no es lógica y que incluso algunas personas dirán que es fantástico, como queriendo decir que es irreal.
Cuando empiezas a encontrar explicaciones a los acontecimientos que no pertenecen a la lógica, entonces, has entrado en otra dimensión; has encontrado unas leyes diferentes para explicar los acontecimientos. Pero esas leyes que explican esos acontecimientos, también son los que dan soporte a la realidad, permitiendo que la realidad suceda.

De esa manera puedes empezar a explorar esas posibilidades, ese nuevo mundo que aparece, nuevo porque es una realidad diferente.
Eso quizá define el momento actual, la exploración de una nueva realidad que está emergiendo, de un nuevo soporte a lo real, que también podemos llamar fantástico, pero no como irreal, sino simplemente como maravilloso, porque lo maravilloso existe. Lo maravilloso es la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *