Se trata de la canalización lúcida y no de la enajenación; de la expansión de la conciencia y no de la inconsciencia

Se trata de la canalización lúcida y no de la enajenación; de la expansión de la conciencia y no de la inconsciencia; de una expansión del ser real y no de una anulación.
Se trata de la anulación del ego y la ampliación de lo real.

El acceso a la canalización es una vivencia de la sociedad celeste, donde la persona es sabia y verdadera. No necesita esconderse ni mentirse, sino llenar de contenidos la realidad de su ser, de su conciencia. Los contenidos nacen de la plenitud, del amor, de la sabiduría, de la paz.

Por eso la canalización es una sanación, que es lo que viene expresado por la mano, sello 7, y es una resurrección, que es lo que viene expresado por la onda 7, la tormenta.
Pero también es una iluminación, porque el segundo tono 7 en la primera columna, después de la mano 7, es el sol 7.

La canalización es una sanación e iluminación a nivel personal, y una resurrección y el surgimiento de la sociedad de la estrella a nivel de las ondas, ya que la resonancia aparece asociada al 7 y al 20.
El sol, sello 20, es resonante en su primera manifestación, y en su traducción transcendente, la onda 20 es la estrella, siendo en esta onda el sol el tono transcendente.

De modo que la transcendencia es una resonancia y también es una canalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *