El sexto sol y la sexta manifestación del ser humano

Para entender el sexto sol y la sexta manifestación del ser humano tenemos como mapa posible lo que está expresado en el sexto castillo.
Lo primero que sucede con el sexto castillo es que hay que encontrarlo, porque solamente hay cinco castillos en lo visible, de modo que el sexto castillo aparece ya en lo no visible con los ojos de la realidad material.
El sexto castillo sin embargo es el primer castillo, solo que cuando lo colocas como primer castillo es el inicio y cuando lo colocas como sexto castillo ya no es el inicio, sino que es el inicio después del conocimiento. El primer inicio te da conocimiento, por ejemplo cuando aprendes una profesión, a conducir o aprendes algo. Ese inicio es el castillo 1.
El castillo 6 es el inicio, no cuando aprendes algo que no conoces, sino que es el inicio cuando amas lo que conoces y te entregas como un voluntario en esa propuesta, en esa definición.
El primer inicio es salir de la indefinición y el segundo inicio es afirmarte en la definición.

Si volvemos al Tzolkin, vemos que el primer castillo, dragón-mago-mano-sol, te propone, pero como una propuesta y no como una realidad todavía, situarte en la solidaridad y en la energía iniciática del dragón de ocuparte de las demás personas, ocuparte de sus necesidades. Te dice que haciendo eso te situarás como un mago, porque la realidad responderá a tu palabra y a tu visualización, y entonces realizarás y harás como expresa la mano: realizarás y harás sanación. Y esa acción de sanación se transforma en luz, de modo que te propone experimentar que a través de la solidaridad llegarás a la luz, desde la actitud del mago que conoce la otra realidad, aunque quizá inicialmente es solo experimentalmente y luego encuentra que se transforma en sanación real.

Sin embargo, eso en ese momento se sitúa en el nivel de las propuestas y de las apariencias. Cuando has experimentado que todo esto es real y que ha abierto los 5 castillos, te vuelves a situar, como resultado de todas esas experiencias, en un nuevo comienzo, donde ya no estás experimentando. Ya no estás probando. Ya no estás comprobando. Ya no intentas ponerle zancadillas o trabas, sino que ya has comprobado plenamente que la solidaridad se comunica directamente con la luz, y entonces te entregas completamente a la solidaridad, porque es la forma de entregarte a la luz.
Cuando te sitúas ahí estás en el sexto castillo. Vas a hacer lo mismo, pero desde otra actitud. Vas a hacer lo mismo, pero amándolo. Vas a hacer lo mismo, pero desde lo que significa el color blanco.
La entrada en el sexto castillo es la entrada en lo blanco, en la emoción, y entonces lo más importante es intentar conectar con el agua; intentar conectar con el agua cósmica, con la telepatía cósmica, con lo que cósmicamente te une a la realidad amorosamente.

2 pensamientos en “El sexto sol y la sexta manifestación del ser humano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *