Sincronía con el día fuera del tiempo

Hay una sincronía que conviene resaltar en estos momentos en que nos estamos acercando al cambio de año según el Tzolkin.
Según el Tzolkin que seguimos el año termina el 24 de julio y comienza el 26 de julio, de tal manera que en medio queda un día, que es el día fuera del tiempo. Hay un periodo que acaba, de tiempo normal, laboral y existencial de cada persona, y luego hay un recomienzo del tiempo, que sería el 26 de julio.
Este año el periodo que comienza es luna cósmica o luna en forma trascendente, desde la onda de la tierra. Expresa aquella persona que, al estar alineada con el corazón amoroso de la vida, se reconoce como un voluntario y se encuentra en su forma trascendente con el símbolo de la luna, que es ese agua que viene del cielo, más allá del sistema solar.
En nuestra dimensión el agua tiene el poder, de una riqueza extraordinaria, de dar vida. El agua hace florecer todo, a las plantas pero también a los animales y a los seres humanos, a quien les hace tomar vida, porque sin agua cada vez hay menos vitalidad, hasta su extinción.

Ese es el año que comenzamos. La sincronía que queremos resaltar ocurre entre esta ceremonia de fin de año y la ceremonia que realiza Jesucristo, con un final que es el viernes y un reinicio que es el domingo.
Jesucristo es enterrado, una vez que se ha comprobado su muerte, el viernes por la noche, y resucita la noche del sábado al domingo. Es decir, en la noche del viernes al sábado entra en la tumba y en la noche del sábado al domingo se comprueba que ha resucitado, apareciendo su cuerpo glorioso, dejando entre medias un día fuera del tiempo en el cual baja al inframundo a resucitar a los que allí se encuentran, a conectar a todas estas personas que se encuentran allí en el inframundo con el ser siendo de la atemporalidad, con el ser que no se acaba, recibiendo nueva energía y nueva vida justamente de ser.

Eso está relacionado con el inicio de este año, que es el día 9 de la columna 9, siendo el 9 el poder de entrar en el inframundo como una luz.
Entonces, encontramos una similitud entre el día fuera del tiempo y lo que hace Jesucristo al entrar en el inframundo, llevando luz donde no la hay, invitando a todos los que allí se encuentran a estar en la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *