Somos seres multidimensionales

Somos seres multidimensionales. Eso está claro. De hecho, se oye por todos los lados. Lo que pasa es que a veces una forma de tu multidimensionalidad está situada en un nivel donde necesita cometer un error y otra parte de tu multidimensionalidad está situada en un lugar donde tiene claro el éxito. Y entonces una parte de ti entra en conflicto con otra parte de ti.

Tu ser multidimensional necesita cometer un error, para quizá aprender dónde no hay camino, y otra parte de tu multidimensionalidad necesita afirmarse en el camino que sus experiencias le han mostrado como acertado. Una parte se dirige inevitablemente al error y otra quiere ir al éxito. Y entonces hay un conflicto.

Cuando te veas en ese conflicto, que es un conflicto interior, entonces es necesario retroceder al centro, a un lugar donde no haces nada; no cometes error ni avanzas en el acierto. Es necesario pararte en ese lugar. Suspendes el pensamiento y suspendes la acción.
“Suspendes la acción” quiere decir que dejas que pase lo que tenga que pasar. Y “suspendes el pensamiento” quiere decir que no buscas soluciones o no intentas afirmarte, sino te sitúas en aquel lugar donde dices: “Todo está bien. Amen, gracias, bendición. Todo está bien”.

Un pensamiento en “Somos seres multidimensionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *