El sufrimiento es una elección

El sufrimiento y el sufrimiento emocional son elecciones. Puede parecer que no, puede parecer que son consecuencia del peso de la vida, de las circunstancias, pero en realidad el sufrimiento es una actitud emocional, porque con daño físico puedes no tener sufrimiento.

Eso lo saben muy bien tanto los hombres como las mujeres. Los hombres a lo mejor lo pueden saber fácilmente si son medio peleones, se están dando de tortas con alguien y no tienen dolor ni sufrimiento hasta que no encuentran que han vencido o que les han vencido.
En el momento, no sientes el dolor, aunque luego aparece el dolor y el sufrimiento en el nivel físico.

Y la mujer, como madre a lo mejor atraviesa dolores físicos para rescatar a su hijo, pero en el momento no lo siente. El amor te sufraga todos esos dolores. Luego aparece sufrimiento.
Tanto en un caso como en otro hay un dolor posterior, pero en el momento, cuando estás mirando en una dirección determinada, no te estás permitiendo sufrir.

En el momento en que te empiezas a permitir sufrir, te paras. Eso en el nivel físico, donde parce inevitable el sufrimiento. Hay personas que se rompen una pierna y siguen durante un tiempo sin resentirse, porque están haciendo algo, están salvando a alguien que aman o lo que sea.
Y en el nivel emocional, psíquico o espiritual, sucede lo mismo. En el nivel inmaterial sucede lo mismo. La prueba está en que, si tú estás en este momento triste, deprimido o lleno de conjeturas dolosas, donde ves que todo va en contra tuya, simplemente con que digas “elijo ser feliz, elijo estar alegre, elijo ver la maravilla, elijo la ecuanimidad”, entonces un momento después estás alegre.
No sabes cuánto tiempo pasa entre uno y otro, pero de repente te das cuenta de que entre un tiempo y otro aquellos fantasmas que te atosigaban se han ido.
Esto es una prueba experimental. Hazlo y entonces serás científico. Compruébalo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *