La secuencia de los 20 sellos

Los 20 sellos del Tzolkin forman una secuencia, de modo que cada sello da paso al siguiente. Cada sello tiene un contenido conceptual además de visual. El símbolo se reconoce visualmente, pero si quieres extraer la sabiduría de ese archivo, porque cada sello es un archivo ya que representa un concepto, es decir, una sabiduría, una iluminación, entonces tienes que formar palabras que lo expliquen para que tu conciencia lo asuma.

Se trata de una secuencia, donde lo que significa cada sello es lo que da paso al siguiente. Por eso es un camino iniciático. La formulación básica en la tradición que se sitúa en el ciclo anual, es decir, en el año, comienza con el dragón y termina con el sol.
Esa secuencia propone cómo llegar a la iluminación, sol, y sitúa la parte de entrada de inicio en la solidaridad, que se atribuye al dragón, como concepto. Sería el camino desde la solidaridad hasta la iluminación.
La otra propuesta, donde lo importante es el giro de la tierra sobre sí misma, es decir, el día, comienza con el mono y termina con el perro. Es decir, cuenta algo acerca de cómo desde la inocencia (mono) accedes al amor incondicional, a la incondicionalidad.
Dado que esta tradición cuenta días, sitúa esa tarea de vivir el amor incondicional como en el ritmo de los días, pidiéndote que te sitúes en la inocencia para iniciarlo.
Mientras, la otra propuesta, la del camino a la iluminación, es de larga duración, ya que requiere todo un proceso de maduración, basado en el ritmo del año.

Si nos situamos en esta propuesta y colocamos la luz (el sol) como inicio y quizás con valor cero, ya que el auténtico inicio sería el dragón, encontramos que en el quinto lugar desde cualquier sello de la familia del sol (serpiente, perro, águila y sol) siempre aparece un sello de la familia que inicia el año, ya que el año en esta tradición siempre se inicia con un sello de la familia portal (semilla, luna, mago, tormenta). Esa es la relación entre la familia de la luz y la familia del tiempo.
El valor 5 está representando la quinta energía, la energía del día sin tiempo, la energía verde, del castillo verde, que es la energía de lo óptimo, la energía que hace visible lo invisible. Vemos que el 5 desde el sol es el tiempo, de tal manera que la luz es la que está dando intencionadamente origen al tiempo. De esta manera el tiempo es aliado del ser humano en su tarea de avanzar hacia la iluminación.

El transcurso de los sellos corresponde al trabajo interno de una persona, decisiones, prioridades, sus motivaciones, pero también hay una ordenación de los sellos como representación de las ondas.
Si colocamos de nuevo el sol, la luz, como inicio en la secuencia de las ondas, el tiempo va a aparecer en cuarto lugar, como fase de maduración. El cuarto color corresponde al amarillo, de la misma manera que el quinto lugar correspondía al verde.
El tiempo aparece como algo que intencionadamente crea la luz para que la humanidad pueda madurar, y de la misma manera el tiempo aparece como expresión de lo óptimo, la energía de la quinta dimensión, en la meditación o en el intento individual del ser humano.
El tiempo es oportunidad para que el ser humano conecte con lo óptimo y como maduración del arquetipo.

Cartas con los 20 sellos a la venta. Solo disponible en Europa.

IMG_20170120_185839

IMG_20170120_190528

IMG_20170120_190610

IMG_20170120_190654
Cartas con los 20 sellos:
Ponemos a la venta juegos artesanales de cartas con los 20 sellos.
Permiten acercarse a los símbolos y a su interpretación. También pueden usarse como oráculo, buscando una respuesta o consejo, ya que todas las personas tenemos que vivir los 20 sellos.
Están impresas en cartulina, con dos fundas de plástico contrapuestas para evitar su deterioro, presentadas con una bolsa semitransparente.
Cada juego es ligeramente diferente, en el borde, en el color de las fundas o en el de la bolsa exterior.
Precio: 15 euros más gastos de envío. Solo disponible en Europa.
Pago por paypal o transferencia. Solicitudes:
calendariomaya@viatzolkin.com o 0034 697.666.252 (Ana, whatsapp)

Los 20 sellos en su forma transcendente son las 20 ondas

La secuencia más elemental y más calendárica como medidora del tiempo de los días del Tzolkin es la de los 20 sellos, entendiendo que ha necesitado de una configuración u orden que determine cuál es el 1 para aparecer esa secuencia de 20, que tiene significado de totalidad, como un campo unificado donde la secuencia de los 20 es la totalidad y la frontera de la siguiente totalidad.

Esa secuencia, que traduce el salir el sol y ponerse, y otra vez salir el sol y ponerse, permite posteriormente otras dos secuencias.
Una es la de los 4 colores, que se va a repetir igual que la secuencia de +1 que hay en los 20, y que de manera similar al día no tiene transcendencia si es simple repetición.
Los 4 colores y los sellos, con el ritmo de +1, son similares. Por eso determinamos que expresan el mismo tipo de vivencias, a la cual llamamos dimensión del 4 o cuarta dimensión, entendiendo que anteriormente la simple secuencia de +1+1+1 es la tercera dimensión, donde todavía no hay conciencia.
Esa agrupación en 20 o esa agrupación de 4 ya es un nivel de conciencia y un despertar al diálogo.

La segunda secuencia que aparece es la del 13 como un embarazo o preñez que convierte a los 20 sellos en 260. Es una multiplicación, transformando el +1+1+1 en +13+13+13+13.
Sin embargo no ha hecho aparecer todavía el quinto color. La secuencia de +13+13+13, que hoy sabemos que habla de transcendencia porque atribuimos al 13 la transcendencia, es dar a luz y hacer aparecer otro, pero todavía no está el quinto color, que aparece cuando hacemos la ordenación por los castillos.
Todo esto es una propuesta y no una invención. En algún momento hay una iluminación o iniciación, un ángel o ser espiritual que lo comunica y abre la puerta, sucediendo en el terreno espiritual.

Los 20 sellos en su forma transcendente son las 20 ondas, donde el 20 ha crecido y se ha transformado en 260 al multiplicarse por 13. Cuando aparecen las ondas entramos en otra dimensión. Sabemos que ha empezado algo.
Las ondas se ordenan en castillos. Cada castillo, que pertenece al 5, contiene en su interior la expresión del 4 que configura la realidad básica, donde algo cuadrado y plano adquiere volumen y forma el cubo.
Entonces, vemos cómo cada uno de estos componentes de esto que ya empieza a contener un 5 está compuesto interiormente por 4. Sigue manteniendo la ley del 4 rojo-blanco-azul-amarillo en cada uno de esos niveles, pero hay un momento en que aparece como 5, y es cuando hemos rebasado o completado la frontera, donde el 20, que es un campo unificado, ha tomado volumen.
Cuando el 20 ha tomado volumen se produce un salto dimensional.

En ese nivel los sólidos platónicos nos ayudan. Decimos que el primer castillo es el color rojo, lo sólido, contiene siempre 4 y en forma de volumen es un cubo.
Y cuando aparece el 5 se puede hablar de un salto dimensional, que se produce cuando los 20 sellos se transforman en 20 ondas al añadir ese valor al propósito de la transcendencia, de la preñez que da a luz. Entonces aparece un poliedro de 20 lados, que llamamos icosaedro, y que corresponde con el agua.
Es necesario enlazar el mundo. Es necesario enlazar los valores que se han expresado en una parte del mundo por nuestros ancestros –honra y bendición-, con los encuentros, las iluminaciones y lo que han encontrado nuestros ancestros en la otra parte del mundo.
Encontramos que hay un casamiento o maridaje. El maridaje es imprescindible, pero el que es gozoso y no el forzado.
Hoy en día también manejamos el tema de la ayahuasca, como apertura y sabiduría ancestral del nuevo mundo. La ayahuasca es un maridaje entre la liana, que desciende del cielo, y la planta, que da la tierra.
Hay un maridaje y nosotros estamos tratando de establecer y colaborar con el maridaje, que es la paz, porque el amor es la paz.

Entonces, aparece el icosaedro, con sus 20 lados y 20 triángulos unidos de 5 en 5, con una base 5. En el Tzolkin, el icosaedro como segundo castillo está iniciado por Luke Skywalker, el caminante del cielo, la caña, que también es Quetzalcóatl.
Quetzalcóatl, cuando se ha visto en el espejo violento, violador, usurpador, pendenciero y abusador es cuando se ilumina. El espejo, que desciende del cielo por la tela de araña, le ha ayudado. Un designio celeste desciende hacia ti para convertirte en un caminante del cielo.
Esto está en las entrañas del Tzolkin.

Nosotros no consideramos que maya y azteca sea lo mismo. Consideramos que el último dominador del territorio maya antes del enlazamiento con el mundo global ha sido azteca, pero dominador es discípulo. La víctima transfiere su alma amorosamente; es una conversión. El siguiente, que se asoma y a quien a veces también se sitúa como dominador, es el hombre del viejo mundo, que viene a transformarse y a recibir esa enseñanza – gracias y bendición y perdón-.
Azteca es únicamente alguien que se ha asomado poco antes a esta sabiduría – honra y bendición-. Azteca, como el último mexica y todo el mundo mexica, ocupan el último periodo, similar al que han ocupado con posterioridad la gente del viejo mundo, al ir al encuentro de la sabiduría del Tzolkin.
Cada uno de estos movimientos ocupa unos 500 y pico años o 5 o 6 siglos: la gente venida del oeste, porque los toltecas afirman en su tradición que vienen por mar del oeste, y los venidos por el este a transformarse en caminante del cielo.

Todos vienen. Tzolkin les espera. Gracias Tzolkin y gracias guardianes. Paz y bendición.