21 septiembre 2017: El espejo, del otro, de nuestra familia o de la sociedad, nos muestra lo que a veces no queremos ver o resuena con nosotros

21 septiembre 2017. DRAGÓN 4 Autoexistente. Onda del Espejo. Mano 7 y Perro 5 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 10 Águila.

Entramos en este día en la columna resonante, conectada a dimensiones superiores, donde no impera la lógica ni lo racional y todo puede pasar.
El espejo (onda del espejo) nos muestra esta otra realidad, más allá de lo aparente, que nos lleva al centro del Tzolkin y lugar del nuevo nacimiento (perro 13-mono 1), que nos permite volver a nacer, pero esta vez de forma voluntaria y consciente.

El espejo, del otro, de nuestra familia o de la sociedad, nos muestra lo que a veces no queremos ver o resuena con nosotros. La ley del espejo es la ley del amor, donde “tú eres otro yo, y yo soy otro tú”, tu alegría es la mía y tus problemas me repercuten a mi.
Y la forma de alcanzar el in lak’ech, es decir, el “cómo” (tono 4), es mediante la solidaridad (dragón con tono 4), acompañando a los demás en sus procesos, escuchando de forma empática, colaborando, nutriendo y protegiendo.

¿Nos parece imposible cambiar nuestra realidad? Pongamos a prueba en este día nuestros valores y prioridades, co-creando lo que hasta ahora parecía lejano o imposible. Las dimensiones están cada vez más cerca.

Gracias y perdón.